1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL DECAMERÓN (XXXIX)

Jornada chorrocientos: fin del segundo acto covid

No se sabe si las políticas gubernamentales serán sostenibles. Todo depende de la UE. La UE es como el coronavirus. Sabemos poco de ella y su información es lenta y a través de los hechos

Guillem Martínez Madrid , 22/05/2020

<p>Un capullo en fase cero y pico.</p>

Un capullo en fase cero y pico.

G.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Nos aproximamos al tercer acto del drama. Un tercer acto que puede durar mucho. Tanto que podrá ser la gran carga biográfica de varias generaciones. Una época. Varios millones de millones de vidas. Se sabe que es el tercer acto porque ha concluido el segundo, aquel en el que todos los personajes y circunstancias han aparecido y han aportado ya sus posibilidades, de manera que todo el público –incluso la crítica– han entendido que la chica y el chico lo tienen crudo.

En la desaparición de ancianos parece que no ha participado tanto el virus como los Estados resultantes de los últimos recortes que, sencillamente, les han abandonado a su destino 

2- La covid es quizás el personaje menos conocido de este drama. Clama al cielo –es decir, describe la Tierra– que se sepa tan poco de ella. Un virus que se pasea por tres continentes y pico carece de información fehaciente. Lo que en primer lugar habla de la información, e indica que la época de la información instantánea puede coincidir con la época de su aplazamiento. Glups. De lo poco que sabemos es que el virus es chungo. No se ceba en una generación. En la desaparición de ancianos, así, parece que no ha participado tanto el virus como los Estados resultantes de los últimos recortes que, sencillamente, han abandonado a su destino a una generación. Así ha sucedido en Esp, Italia, Francia, UK –más del 50% de fallecidos del total, guau–, USA, etc. En esos Estados se ha llegado al pensamiento Pol Pot por el otro lado. Lo que debe llegar, a su vez, a juicio. O estamos perdidos. El virus se encuentra a gusto dentro de nosotros. Posee cierta inteligencia. Brutal. Deja hechas polvo lo que los gourmets denominan vísceras. Y le gustan los trombos e ictus. En muchos casos se requiere rehabilitación posterior, lo que habla del tributo que exige. Es extraordinariamente contagioso y, todo apunta a ello, ha venido para quedarse. La buena noticia es que, siendo una psicópata, la covid es un tanto estable. Su ADN, al menos. Lo que, me dicen, no tiene por qué hacer presagiar mutaciones radicales. Está por saber –lo que es otro chiste que habla de la información y la desinformación en esta época–, si los afectados por el virus poseen o no un contingente de anticuerpos que les pueda ser útil en el futuro. No hay tratamiento. Ni siquiera –otra vez la información y su contrario–, terapias unificadas en el planeta Tierra. No hay vacuna. Puede no haberla –hay virus, recuerden, que carecen de ella–. En todo caso, la vacuna no existirá antes de dos años. Desconfíen de las vacunas rápidas que hacen subir la bolsa, pues tal vez esa es su única función. Los Estados que han apostado por la inmunidad de rebaño con todas las letras –en USA la presidencia, que no los Estados, UK en un principio, y Suecia a tutiplén–, han fracasado, y han creado una factura ética vistosa. La inmunidad de rebaño puede suponer el 10% de una sociedad con ojos de carnero, segundos antes del sacrificio.

3- La semana pasada trascendió que el 5% de la población esp ha sido infectada. La mala noticia es que hemos hecho todo este sacrificio colectivo –confinación, soledad, pobreza, silencio– por un 5%. Pero la buena es que hemos hecho todo este sacrificio colectivo –confinación, soledad, pobreza, silencio– por un 5%. Sin confinamiento, en fin, podríamos hablar hoy de más de 100.000 muertos. Es decir, de más dejación en ancianos, de más sanitarios infectados, y de un colapso nunca visto –es decir, aún mayor que el visto en marzo– en hospitales y UCIs. La confinación ha supuesto, por tanto, un respiro. Metáfora: se está dando vacaciones a los sanitarios –a algunos, y esto tiene guasa, definitivas; son despedidos, en MAD, por ejemplo–. Se les dice que para que tomen aire hasta que todo vuelva, en octubre. No tiene por qué volver. Ni queda descartado. En todo caso, los sanitarios lo dan por hecho. Ya veremos. Ese 5% –muy poco– determina las políticas futuras. Establece futuros confinamientos y vueltas al sistema del fases. Y al estado de alarma como herramienta democrática. Muy mejorable, por otra parte –el rol gore de la policía, GC, policías autónomicas y municipales ha sido muy inquietante en el estado de alarma; se tendría que hacer algo con esos cuerpos; o no hacer nada, y que nos lo hagan ellos en cada crisis–. 

4- Esta semana se ha renovado el estado de alarma. A lo grande. Durará más que unas rebajas. Por el mismo precio se ha dibujado la época previa a la gran época que viene, tras el tercer acto. En el Congreso, en ese sentido, han sucedido varias rarezas. Ahí van.

El Congreso, ahora que está vacío, emite. Emite posibilidades del parlamentarismo, exóticas desde 1945 en Europa, y desde 1978 por aquí abajo

5- Está sucediendo –en el Ejecutivo, en el Legislativo– algo inverosímil. Existen. Son poderes políticos. Pasan cosas en ellos. Se trata de una situación exótica. De lo que se deduce que no durará mucho. Tras el tercer acto, cabe suponer, todo volverá a sus cauces normales en un Estado muy próximo al IBEX / la empresa regulada. Lo que pase tras el tercer acto será salvaje, tal vez. Por ahora, el IBEX, el poder real, está quietoparao. Y el Ejecutivo, desde su nuevo rol, ha emitido lo de los ERTES, lo de las PYMEs, lo de los autónomos, lo de la renta mínima. Con autoridad, sin grandes oposiciones, de manera incalculable hace tres meses. El Congreso, a su vez, y ahora que está vacío, emite. Emite posibilidades del parlamentarismo, exóticas desde 1945 en Europa, y desde 1978 por aquí abajo. No todo el mundo se ha enterado. Es evidente que así lo ha hecho C’s –en su lecho de muerte ha entendido las posibilidades determinantes de un partido bisagra en este contexto–. También saben que pasa algo raro PNV, Bildu, UP. Es posible que lo sepa PSOE –o no; no se pierdan el punto 6–. PP y Vox están a por otras, en la Nueva Política de las ultraderechas europeas. Sólo necesitan el Congreso como plató, en el que vertebrar indignación y sentimentalidad –no se pierdan el punto 9–. JxC y ERC, también en realidad paralela, participan de la lógica de la ultraderecha europea por dos razones. Razón a) porque uno –o un poco más– de esos dos partidos ya tiene tatuadas esas arrugas en su cerebro, de tanto usarlas. O porque b) el agujero negro del procesismo cat lo chupa todo hacia esa cosmovisión. Ese agujero ha acabado con varios oficios, como el de Conseller de Sanitat, president de la Gene, diputat, o parlamentario en el Congreso. 

6- El sello de esa autonomía parlamentaria ha sido el pacto con Bildu para pelarse la reforma laboral. Indica que, lo dicho, Bildu conoce y aprovecha –como quien dice en campaña electoral vasca– la nueva situación. Indica que el GP PSOE conoce esa situación. O que al GP PSOE –o, no nos hagamos ilusiones, a Moncloa– le importan una higa las reglas de juego no escritas y anteriores en la política esp. Es decir, que conoce la situación. En todo caso, el pacto con Bildu a cambio de la abstención en lo del estado de alarma –algo que, diría, ya ofrecía Bildu, que en esta pandemia ha ofrecido una lógica clara–, el GP PSOE –o, lo dicho, Moncloa–, ha roto la tradición y la ceremonia local del diálogo social. Omitida, por cierto, por el PP para elaborar leyes como la reforma laboral. Es decir, se ha acercado a riesgos escenográficos y comunicativos que el PSOE, al contrario que el PP, no suele permitirse. En ese trance, el GP PSOE –o Moncloa– ha trabajado, en todo caso, en contra de su Ministerio de Trabajo –partidario que derogar la cosa, pero con otro timing y no sobre el vacío–, el de Economía/Calviño –la persona que demuestra al mundo la familiaridad de este Gobierno con el IBEX o con la Comisión Europea–, o a espaldas de socios de legislatura, como el PNV. Sí, la cosa no es para mucho. Estaba en el programa del Gobierno de coalición. De hecho, ya había desaparecido algún articulito. Y la derogación no será instantánea, podrá someterse a pasteleos habituales –como la lentitud, como la reproducción de algunos aspectos de lo derogado en una nueva ley–. Pero supone una pirueta, una ruptura de tradiciónZzzz, que será utilizada por las derechas para explicar una ruptura mayor y más vistosa, supongo. Sólo el tiempo dirá si lo que ha pasado es descoordinación gubernamental y parlamentaria, o una voluntad.

7- Otra rareza que sucedió en el Congreso, imprevista, fue la irrupción de algo no frecuente. La realidad. La portavoz de Coalición Canaria –algo muy parecido a la derecha– explicó, con mayor virulencia y realismo que las izquierdas presentes en la Cámara, lo que pasará en breve, tras la no-campaña turística de este verano, que Canarias, dedicada al turismo invernal, ya saborea. Hambre. La desaparición del mercado de empleo en servicios y hostelería, como poco. La aparición de conflicto social virulento –el hambre tiene eso–, en zonas no previstas y sin gran tradición reciente en el género, como lo sería todo el litoral peninsular y dos archipiélagos. Las grandes ciudades pueden ser puntos más alejados del conflicto. En MAD, ciudad alejada del conflicto, y a modo de indicio, se sirvieron, en el mes pasado, más de 100.000 comidas. Lo que supone el total de comidas ofrecidas en todo el año pasado. La cosa ERTEs y ayudas y renta puede paliar ese desenlace, o hacerlo más amable, hasta seis meses después del acceso de los territorios a la Fase 3. Entre septiembre y diciembre tendría que aflorar la desesperación, si no hay cambios. Y con ella afloraría también la política real –la habitual en crisis hasta esta crisis–, aplazada en estos momentos de pandemia y de poderío del Ejecutivo y el Legislativo.

MAD y BCN hace años que no estaban tan cerca. Son dos gobiernos colapsados en pandemia, y en lucha por la permanencia en el poder. En ambos el poder posibilita negocios

8- Sobre política real. El Banco de España prevé un descenso del PIB en un número que parece telefónico. Y propone como solución mayores recortes sociales. Es importante que esto lo diga el BE, en tanto es una institución independiente. Es decir, deep State. Es decir, la política real, la política-Estado. La única opción democrática, en absoluto revolucionaria y carente del componente necesariamente izquierdista incluso, sería el aumento del gasto, y la mutualización de la deuda. La Comisión Europea, en todo caso, ha hecho público su plan de ayudas a los Estados. Se sabía que eran proporcionales al PIB de cada Estado, y no al gasto realizado en la pandemia. Yupi. Pero no que Alemania se llevaba más del 50% del pack. Lo que dibuja lo que es la solución de la UE a la crisis. Proteger a Alemania, ese motor europeo que bla-bla-bla. Los ministros de economía suelen tener ese discurso incorporado. Parece que, desde Alemania –y Francia–, viene la posibilidad de un plan B. Que no dependerá del alcance de la crisis –creo que ya no se puede discutir que será descomunal–, sino de su percepción en los Estados del Norte de la UE. La propuesta inicial sería un fondo de medio billón –es decir, la mitad de lo calculado por Esp, por ejemplo–. Pero, importante, sin retorno. Sería pagado con emisión de deuda, una suerte de deuda mutualizada de alguna forma. Si eso se confirma, se confirmaría el optimismo del Gobierno, que cree que la deuda será mutualizada sí o sí, tan solo por la gravedad sin precedentes de la crisis. Sabremos el desenlace real de esa propuesta en breve. Por ahora, me inclino a valorar la propuesta franco-alemana como una suerte de Espíritu de Mayo, en homenaje a aquella propuesta democratizadora, emitida en febrero del 76, por Arias Navarro, y que por la trayectoria del emisor nadie creyó. 

9- En MAD se suceden las manifestaciones ultraderechistas. Supongo que cercanas al PP. O, al menos, el votante de Vox se manifiesta poco. Son, por tanto, originales. El PP ha tenido, en el pasado, ciclos propagandísticos. El mayor, el iniciado en 2000, y continuado durante el primer y segundo Gobierno ZP. El eje era el constitucionalismo y, en 2004, siendo ya oposición, se centraba en movilizaciones anti-ETA, pro-confesionalidad, antiabortistas, o antimatrimonios gays. Es decir, en constitucionalismo. De vuelta al poder, abandonó la racha. Abandonó, de hecho, cualquier tipo de propaganda. La retomó, sin ganas, sin éxito, pero con energía, en 2017, para la cosa Procés. Por lo que esta vuelta es importante. Como lo es su parecido al procesismo. Liderazgo de la clase alta, presentación de un movimiento horizontal, defensa de la democracia frente a un elemento externo, no-nacional y distorsionador, autopresentación de un componente social y democrático superior al de las izquierdas, utilización del sentimiento y de un sistema tan autorreferencial que se centra en declaraciones indemostrables y chorras. El “pues que coman croissants del siglo XVIII hoy es “los techos altos de IFEMA facilitan la sanación”. En MAD sólo falta la asociación peronista que substituya a los políticos en el fango del día a día. Es posible que ahora se esté creando. Lo veremos en breve. MAD y BCN hace años que no estaban tan cerca. Son dos gobiernos colapsados en pandemia, y en lucha por la permanencia en el poder. En ambos el poder posibilita negocios. En MAD grandes negocios –Ayuso ha elaborado la primera ley pandémica; facilita la construcción en suelo urbanizable–. En BCN, más decadente, el negocio es cobrar un sueldo público. Eso mantiene a dos partidos. MAD miente en sus infectados. En BCN esta semana, alehop, han sacado 3.000 fiambres de las estadísticas. Están tan cerca que, en la última reunión de presis autonómicos, Torra pareció ofrecer a Ayuso sus planes para facilitar manifestaciones en pandemia. La Gene necesita, como el agua, ese símbolo de orden, disciplina y adhesión gubernamental que supone el 11-S, o el cierre diario de la Meridiana. Tanto como la CAM y el PP necesitan las nuevas manifestaciones por la libertad, la esencia nacional y los croissants. Parece que la derecha que llegará al poder tendrá esa forma ultraderechista europea. 

10- No se sabe si, tras el tercer acto, las políticas gubernamentales serán sostenibles. Todo depende de la UE. La UE es como la covid. Sabemos poco de ella y su información es lenta y a través de los hechos. Pero sí lo serán las de la actual oposición derechista, pues no tienen nada que ver con la realidad, por lo que no precisan ser sostenibles. Son un estado de ánimo. Socorro.

1- Nos aproximamos al tercer acto del drama. Un tercer acto que puede durar mucho. Tanto que podrá ser la gran carga biográfica de varias generaciones. Una época. Varios millones de millones de vidas. Se sabe que es el tercer acto porque ha concluido el segundo, aquel en el que todos los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí