1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PATRIMONIO IDEOLÓGICO

Los monumentos caen, pero los pueblos se levantan

Reescritura de la “historia del héroe” en tiempos de #BlackLivesMatter

Mariano Martín Zamorano 16/06/2020

<p>Los manifestantes a punto de arrojar al río la estatua del esclavista Edward Colston (Bristol, Reino Unido).</p>

Los manifestantes a punto de arrojar al río la estatua del esclavista Edward Colston (Bristol, Reino Unido).

BBC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Desde el asesinato de George Floyd, cometido por un grupo de policías de Minneapolis el pasado 25 de mayo, venimos presenciando la vandalización colectiva del patrimonio histórico en diferentes ciudades de los Estados Unidos. Un caso notorio al respecto fue la destrucción del monumento que homenajea a Robert E. Lee, general del ejército confederado, en Richmond, Virginia. Se trata de una figura clave de las fuerzas secesionistas que, entre 1861 y 1865, se enfrentaron a los “constitucionalistas” liderados por Abraham Lincoln. Los soldados de Robert E. Lee encabezaban la defensa de la expansión de la esclavitud de la población negra en el país, en muchos casos bajo principios evangélicos (Faust, 1987).  Este hecho ha formado parte de múltiples ataques que se han dirigido particularmente contra memoriales confederados y arquitectura urbana con emblemas de la supremacía blanca. Este fenómeno se extendió a diversas ciudades europeas, como cuando manifestantes británicos arrojaron una estatua del comerciante de esclavos Edward Colston a las aguas del puerto de Bristol.

Este tipo de acciones reivindicativas no son nuevas, pero poseen una potencia simbólica que sirve de catalizador para movilizaciones populares en todo el globo. Por ejemplo, remiten a acontecimientos como los ocurridos los últimos meses en Santiago de Chile, en la plaza céntrica donde se encuentra el monumento al general Manuel Baquedano. Este soldado actuó en la llamada “ocupación de la Araucanía”, una campaña militar que supuso el etnocidio de diversos pueblos indígenas, así como la “reducción” del pueblo Mapuche a zonas territoriales pequeñas. Su estatua fue vandalizada durante semanas por los manifestantes durante las protestas previas a la erupción de la covid-19, en la ahora renombrada “Plaza de la Dignidad”. Dichos eventos forman parte de manifestaciones sociales espontáneas y tienen en común el cuestionamiento de las bases históricas del racismo actual. Comparten la apropiación del espacio público como terreno de lucha popular y utilizan, en este marco, la destrucción de representaciones celebratorias de figuras clave en el sometimiento de los pueblos africanos o aborígenes. Las lógicas invisibles de la autoorganización colectiva en el espacio urbano, a las que se ha referido Manuel Delgado (2013), dan en este caso lugar a manifestaciones que encuentran en la destrucción monumental una forma de reificación simbólica.

El patrimonio es una invención y construcción social de carácter cambiante. Su constitución es un ámbito de lucha por el poder

Las críticas a los hechos ocurridos en el marco del movimiento #BlackLivesMatter han venido desde diferentes posiciones ideológicas, pero suelen compartir una impugnación de los actos vandálicos, bajo criterios legales, institucionalistas o patrimonialistas. Sajid Javid, exmiembro del gabinete de Boris Johnson, indicó en un tuit sobre el caso de Colston “Crecí en Bristol. Detesto cómo Edward Colston se benefició del comercio de esclavos. Pero esto no está bien. Si los habitantes de Bristol quieren eliminar un monumento, debe hacerse democráticamente, no mediante daños criminales.” Como en el caso del político inglés, distintas figuras públicas sitúan dichos monumentos como emplazamientos de consagración que poseen una legitimidad democrática. Estos testimonios urbanos también han sido defendidos poniendo el foco en su importancia estrictamente patrimonial. En este marco, se recurre a los argumentos clásicos de la política cultural en el ámbito del patrimonio, como la longevidad y tradición de estos monumentos. Según esta lectura, se trataría de acervos públicos cuyo valor trasciende las lecturas meramente contextuales, que no deben ser leídos de forma a-historicista y que poseen una función didáctica. En este marco, la llamada “revolución iconoclasta” ha sido también criticada desde una perspectiva civilizatoria.

No obstante, como indicó Prats (1998), el patrimonio es una invención y construcción social de carácter cambiante. Además, lejos de la neutralidad, su constitución es un ámbito de lucha por el poder. En este sentido, puede emerger de las propias bases constituyentes de un proceso político como las protestas sociales ocurridas en estos días. La política cultural ha debatido intensamente esta materia desde orientaciones filosóficas contrapuestas.

Por un lado, existen interpretaciones esencialistas y preservacionistas, que pueden manifestarse en los modelos de política cultural de tradición centroeuropea o en diferentes concepciones patrimoniales centradas en los sujetos de representación identitaria. El sistema internacional también se ha dotado de instrumentos de defensa patrimonial bajo principios similares. Por ejemplo, bajo el amparo de la UNESCO, la destrucción sistemática y deliberada del patrimonio cultural ha sido enmarcada como “genocidio cultural” (Novic, 2016). En este marco, la base de legitimidad patrimonial suele plantearse desde una perspectiva que sitúa a cada individuo o hecho enaltecido en el marco de los valores dominantes en su contexto histórico-social. Al mismo tiempo, el recurso patrimonial se sustenta en elementos como su valor temporal o en su autenticidad. Finalmente, puede ser inscrito en diversas visiones y relatos actuales sobre lo comunitario. Las políticas del reconocimiento, prescritas por la teoría multicultural, sirven para ilustrar una posición compatible con esta visión. Desde este prisma es posible situar la condición singular de un monumento a un ícono esclavista en la esfera de los derechos colectivos a la identidad nacional o local. No obstante, cabe preguntarse: ¿El derecho a la identidad cultural ampara la preservación de monumentos históricos que, al día de hoy, admiten lecturas patentemente racistas? 

La operación ideológica y conceptual de la unidad cultural nacional permite amparar políticas racistas

Por otro lado, encontramos diversas lecturas deconstructivistas, como el hibridismo cultural. La defensa de estos sitios de conmemoración presupone frecuentemente una visión de la cultura entendida como un elemento detenido en el espacio-tiempo. En esta línea, como subrayó Homi Bhabha (1994), la trayectoria colonial británica en la India fue conceptualizada como una historia de superioridad nacional.  Dicho enfoque asumía la cultura colonial y la hindú como estáticas, homogéneas y no sujetas a transformaciones e hibridaciones constantes. Por este motivo, las tesis de la hibridez cultural desarrolladas por Bhabha desenmascaran el intento colonial de considerar la cultura en términos de superioridad e inferioridad. La operación ideológica y conceptual de la unidad cultural nacional permite amparar políticas racistas bajo la pretensión de una suerte de relación histórica “natural” y desigual entre culturas. Estas diferencias, cristalizadas en la constitución de identidades nacionales sobre la base de relaciones históricas de dominación, son frecuentemente afirmadas en las ciudades mediante los monumentos a los héroes.

Así, distintas concepciones no institucionalistas del patrimonio plantean una transversalidad superadora del marco nacional. Pueden, asimismo, prescribir de forma más dinámica transformaciones en las relaciones materiales de poder. En una línea similar, la destrucción de la estatua de Colston ha sido interpretada como una forma de generar conciencia social sobre su figura histórica. Del mismo modo, la historia del patrimonio puede ser interpretada como una sucesión de luchas que tienen origen y consecuencia en procesos de hibridación cultural, así como en litigios simbólicos y socio-políticos. Eventos históricos que han supuesto el avasallamiento de ciudades enteras, como la azteca Tenochtitlán, son codificados, institucionalizados y celebrados mediante nuevos monumentos. En este sentido, una crítica que sirva de base a posibles procesos de transformación patrimonial debe considerar los fundamentos políticos y éticos que sustentan aquellos relatos históricos desplegados en el espacio público. Repensar el urbanismo monumental, caracterizado por los “héroes blancos”, supone una negociación política que no sólo atañe a las políticas patrimoniales, sino también a las bases simbólicas para un tipo de orden social.

En este sentido, reflexionar sobre qué escenifican los monumentos vandalizados en las últimas semanas implica también deconstruir aquellos discursos que utilizan la violencia supremacista ejercida en diferentes periodos históricos para apuntalar, mediante la mitificación del pasado, proyectos políticos racistas y xenófobos en la actualidad. Un caso explícito al respecto es la alusión reciente de Vox a la figura de Cristóbal Colón. En un tuit sobre el derribo de un monumento al navegante se lee “Los terroristas callejeros del #BlackLivesMatter no solo son violentos. También analfabetos. Gracias a Cristóbal Colón y los Reyes Católicos millones de personas se liberaron de la esclavitud, la barbarie y el canibalismo en América.” Dicho relato pone en evidencia el alcance y la carga simbólica del patrimonio en disputa. Revela también que la movilización contra el crimen ocurrido en Minneapolis, y en repulsa a la desigualdad estructural, se desarrolla en un escenario internacional donde diversas fuerzas iliberales utilizan el racismo secular como medio para ejercer la política hoy. Esta política cultural reclama para sí una interpretación de la historia colonial que permita edificar una idea de pueblo nacional abierta a la exclusión de diversos grupos sociales, incluidos los inmigrantes. Pero estas estrategias no parecen contemplar que, en ocasiones, cuando los monumentos caen es porque el pueblo se levanta.

------------------

Mariano Martín Zamorano es  doctor en Gestión de la Cultura y el Patrimonio e Investigador del CECUPS, Universidad de Barcelona.

Autor >

Mariano Martín Zamorano

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí