1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Responsabilidad dolosa

El mandato de los muertos

Ahora somos más conscientes de que la muerte es el reverso de la vida, de que somos vulnerables y de que la memoria de quienes fallecieron nos obliga al respeto recíproco de quienes seguimos vivos

José Antonio Pérez Tapias 16/06/2020

<p>Aparcamiento de ancianos.</p>

Aparcamiento de ancianos.

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No hace falta creencia alguna en la inmortalidad para hacerse cargo del mensaje que nos envían los muertos, nuestros muertos, como son los que en España han fallecido por decenas de miles a causa de la pandemia Covid-19. Aunque no deja de ser inquietante y penosamente cierto que hay razones para dudar que quienes han perdido la vida sean considerados en verdad por algunos como muertos nuestros, de todos nosotros, pues tenemos abundantes y confirmadas noticias de cómo en muchos casos hay quienes han hecho lo indecible –literalmente- por “quitarse el muerto de encima”. De suyo, esos muertos que nos remiten un mensaje lo hacen porque, al modo que dejó escrito Francisco Ayala desde su exilio, tras la fratricida guerra civil, en Diálogo de muertos, conversan entre ellos sin necesidad de un trasmundo más allá de éste: sus cuerpos, fundiéndose con la tierra o elevándose al cielo con las columnas de la incineración, se aúnan en ejercicio post mortem de común humanidad recordando a los aún vivos que, si se desentienden de los muertos y desprecian su  mensaje, son de suyo “sombras errabundas” cuya alma “la tienen muerta”. No es necesario que los humanos nos pensemos como “compuesto” de cuerpo y alma –es más, no conviene para nada pensarnos de ese modo dualista tan perjudicial– para reconocer cuándo nos comportamos como “desalmados”. Es lo que debe hacerse ante la lacerante situación que se ha dado en tantas residencias de personas mayores –en no pocos casos reducidas a ser tristes “aparcamientos de viejos”, si no objetivamente, sí subjetivamente–, convertidas en antesalas de la muerte para muchos de sus huéspedes, cuando no en escondidas morgues con cadáveres a la espera de entierros sin ritos de duelo.

Es criminal el olvido de la dignidad de los moribundos 

Es escandaloso el “agujero negro” que desde las residencias de mayores se nos ha abierto en la sociedad española dados los incontables decesos que en ellas han tenido lugar sin que, al parecer y aún hoy, haya manera humana de contar decentemente los miles que en ellas han fallecido a causa del coronavirus que nos aflige, lo cual es culpable indolencia política para el cómputo, como está comprobado que es constante en todas las epidemias, de modo que incluso bien queda recogido en ficciones literarias. Sería cínico invocar tal constatación como consuelo respecto a una condición humana que una y otra vez desciende al abismo que cava. Más allá de listados en disputa, podemos recordar que el mismo Thomas Mann que en La muerte en Venecia escribía que, respecto a las muertes, “los diarios locales contenían rumores, aducían cifras poco claras, reproducían negativas oficiales y dudaban de su exactitud”, es quien en La montaña mágica ofrece la razón profunda del trato sin piedad que se da a los muertos cuando pone en boca de Hans Castorp, el personaje central de dicha novela, lo que se olvida en el impío descuido con que se maltrata a quienes fallecen, antes y después de perder la vida: todo moribundo merece el máximo respeto:  “es, por así decirlo, sagrado”. 

Es escandaloso el “agujero negro” que desde las residencias de mayores se nos ha abierto en la sociedad española dados los incontables decesos que en ellas han tenido lugar

El olvido de lo que exige la dignidad humana, con imperativo que ante los moribundos acrecienta su condición de deber inexcusable, es el que, salvo excepciones de instituciones que a tiempo y de la manera más encomiable se anticiparon a la extensión de la pandemia, ha gravitado sobre geriátricos y residencias de ancianos cuando el azote del letal virus de la covid-19 se cebaba sobre ellos. Si dicha descarga moral no es atribuible a cuidadores y mayoritariamente cuidadoras de las personas mayores residentes en tales centros, paganos en sus propias carnes del limbo sanitario donde se recluyó a las residencias en las que trabajaban, es a todas luces en el ámbito político de los decisores, tanto en el campo de la salud como en el de las medidas sociales, donde radica la desatención a miles de contagiados por el coronavirus que iba a ser mortal para ellos. Habiéndose dado tal situación a lo largo y ancho de toda España, aunque, como la misma pandemia en sus efectos, no por igual en todos sus territorios, es hecho cierto que en algunas comunidades se ha producido con mayor incidencia y, en algún caso, con tal gravedad que autoriza a hablar de acciones y omisiones de connotaciones criminales. 

Responsabilidades por residencias de ancianos convertidas en corredores de la muerte

De todos es sabido que el caso de la Comunidad de Madrid es el más destacado en tan lamentables episodios, sobre todo desde que trascienden a la opinión pública las indicaciones –los conocidos protocolos de actuación que se han querido presentar como “borradores”– para que personas gravemente enfermas por Covid-19 no fueran trasladadas a hospitales públicos de la Comunidad –no así si podían ir a hospitales privados, cruel discriminación atentatoria contra elementales exigencias de igualdad–. Se dejó entrever como motivo una saturación de los mismos al borde del colapso, e implicando la conclusión de que se les dejara morir en sus residencias, dando indebidamente por supuesto que su avanzada edad o las discapacidades acumuladas  no hacían de ellas candidatas a una supervivencia probable. Estando el personal de las residencias sin recursos para afrontar tan graves situaciones, y dándose éstas en establecimientos asistenciales que ni siquiera aplicaron en muchos casos las medidas de cautela obligatorias para evitar el incremento de contagios, todo quedó a expensas del trágico azar de una muerte a la que no ponía freno tampoco una atención médica mínimamente suficiente para ello. En tal cúmulo de circunstancias, en las que a las responsabilidades políticas de las instancias concernidas hay que sumar, si las hubiere, las responsabilidad de los gestores o de los responsables empresariales de los centros, lo ocurrido derivó, desde el deshumanizado olvido de lo que un moribundo reclama, a la profanación de su sagrada dignidad por cuanto de la manera más inhumana se decidió sobre su vida, sabiendo su destino como seguro e inmediato final de muerte. Ni siquiera corresponde enmarcar tal decisión bajo lo que en la jerga sanitaria se llama “triaje” o lo que en el entorno hospitalario se denomina fríamente “criba” al decidir por personal especializado y según criterios médicos si un paciente tiene o no capacidad de respuesta a un determinado tratamiento, máxime en circunstancias de recursos al límite del agotamiento. Fue decisión que, situada en la órbita ideológica de Johnson (antes de caer enfermo), de Trump o de Bolsonaro, alentó un darwinismo social tan acentuado –promoción de la supervivencia del presuntamente más apto, sin asomo de compasión-–que los excluidos en tan cruenta lucha por la vida quedaron a la espera de su final en una suerte de inopinados corredores de la muerte. 

Lo acaecido en Madrid, fehacientemente documentado, tiene que ver, por tanto, con una apriorística decisión política, sin ninguna deliberación pública, acerca de quiénes tenían o no derecho a tratamiento médico adecuado a la gravedad de su enfermedad. Es por eso que, como se ha sabido, el consejero de Políticas Sociales advirtió al consejero de Salud del gobierno autonómico de Madrid sobre la ilegalidad de la medida prescrita y de la “muerte indigna” que iba a suponer para muchos de los ancianos afectados. En las antípodas de lo que sería una práctica de eutanasia –defendible como coherente con exigencias de muerte digna–, y no habiendo ningún caso de suicidio comprobado, se ha ubicado tal inmisericorde proceder bajo el rótulo de eugenesia, aunque tampoco parezca el más adecuado –no hay pretensión de supuesto “perfeccionamiento” de la especie humana– para decisiones que mejor parecen aproximarse, desde el establecimiento de una culposa pauta temeraria, a alguna suerte de inducción a conductas homicidas (considerémoslas involuntarias), lo cual será asunto que, si procede y llega el caso, serán los jueces quienes vean la calificación penal que merece tan luctuoso modo de afrontar una situación sanitaria crítica. Mientras tanto, la responsabilidad última en el caso de la comunidad madrileña llega a su presidenta, la cual, con la cínica frivolidad de la que hace alarde no hace más que delatar no sólo su incompetencia, sino también su deshumanizada falta de compasión. Incluso si se aceptara que el gobierno central no estuvo a la altura de sus obligaciones en lo que respecta a residencias de mayores, eso no justifica un malévolo decisionismo –cual si malignos dioses lo ejercieran– sobre vida y muerte de humanos que de ninguna manera se justifica. Ni que decir tiene que políticamente hay razones de peso más que sobrado para una moción de censura inaplazable a una presidenta que dista de la talla moral y la capacidad política exigibles para el cargo que ostenta. Asombra negativamente que la siga amparando el ciego “patriotismo de partido” de la formación política a la que pertenece.  

Lo acaecido en Madrid tiene que ver con una apriorística decisión política acerca de quiénes tenían o no derecho a tratamiento médico adecuado a la gravedad de su enfermedad

Ante los hechos conocidos no vale apelar a la imposibilidad de resolver una situación dilemática diciendo que por salvar unas vidas se tuvo que elegir que otras se extinguieran. Cuando además se plantea un presunto dilema en términos genéricos, considerando unas vidas menos valiosas que otras sin más razón que la edad, la falacia llega a un extremo criminal, muestra de una muy preocupante insensibilidad moral. No ha de pasarse por alto que los genocidios se llevaron a cabo desde la terrible premisa de que hay humanos cuyas vidas merecen ser protegidas o potenciadas al precio de aquellas que para eso han de ser sacrificadas. No vamos a elevar ahora el tono al nivel de acusación de genocidio, aunque no una gens, pero sí una generación se ha visto en escandaloso número de sus individuos tratada desde los parámetros de una “nuda vida” al modo denunciado por Giorgio Agamben. A eso conduce una política necrófila cuyo burocratismo no se detiene al considerar determinadas vidas como desechables. Cómo se cae tan bajo lo describe así José Saramago en Intermitencias de la muerte: “Desgraciadamente, cuando se avanza a tientas por los pantanosos terrenos de la realpolitik, cuando el pragmatismo toma la batuta y dirige el concierto sin atender lo que está escrito en la pauta, lo más seguro es que la lógica imperativa de la villanería acabe demostrando, a la postre, que todavía quedaban unos cuantos escalones por bajar”. 

Sería injusto extender de manera indiscriminada la culpa por un abandono tal de personas que comportó, si no directamente la muerte de muchas de ellas, sí la muerte en tales condiciones de penuria y soledad –más allá incluso de la soledad que padecieron tantos fallecidos en hospitales y sus UCI por las exigencias para no contagiar más aún el virus que a ellos les mataba– de quienes en sus residencias de ancianos ignoraban incluso la causa de sus males. No, no se puede expandir la culpa, aunque bien haría alguno y alguna en recoger el dicho de Dostoievski para decir que si, en cierto sentido todos somos culpables –bien haría la sociedad española en replantearse radicalmente qué hacemos con nuestros mayores–, “yo soy más culpable que nadie”. Si así fuera se podría empezar a salir de la hipocresía con que se proponen lutos por las víctimas de la pandemia y se sacan a los balcones banderas con crespones negros. Más aún, si desde el Partido Popular se dejara de amparar la frivolidad inaudita con que se trata a los muertos, y no sólo de residencias –muchas de las cuales fueron dejadas de las manos de las administraciones públicas para ponerlas en las de empresas con afán de lucro por encima de deberes insoslayables–, sino a unos muertos que en su cuantioso número y cada uno con su nombre y apellidos son utilizados de la manera más desvergonzada como munición en la contienda política, entonces se podría hablar con seriedad del duelo que colectivamente debemos a las víctimas, apoyando además a familiares y amistades que en su día no pudieron ni acompañar los féretros de sus deudos. 

Mensaje de los muertos frente a la manipulación de su memoria

La manipulación de la memoria es una ofensa de tal calibre que los muertos se revuelven en sus tumbas. Si los rituales, con su carga simbólica, son necesarios en nuestra existencia, y especialmente en nuestra vida en común, los mismos rituales de duelo pierden toda razón de ser –con ello bloquean el sentido que todo ritual decentemente celebrado, laica o religiosamente, trata de revivir– cuando no están apoyados sobre un verdadero sentimiento de comunidad que permita, como Hegel subrayaba, hacer frente al “terror de lo negativo” que la muerte supone, rescatando la memoria de los finados de la absorción por una impasible naturaleza en un “recordar ético” que, por lo demás, compensa, según el autor de la Fenomenología del Espíritu, la frialdad también de una historia cuyo decurso pasa por encima de las vidas de los individuos. Ya sabemos que, desde nuestra inmanencia, ningún “agujero negro” de la historia se justifica por el hecho de que sirva para, negando lo negativo, avanzar en su progreso. Si se nos ha abierto socialmente este “agujero negro” que denunciamos no es para decir que la pandemia nos brinda lecciones que, aprendidas, nos harán mejores. En vez de tan ingenuo meliorismo, más vale, como nos viene insistentemente planteado por el filósofo Reyes Mate, escuchar el mandato de unos muertos cuya autoridad moral, sobre todo en tanto que víctimas injustamente arrojadas a esa condición –no somos los humanos “seres para la muerte” por más que tengamos que afrontarla ineludiblemente desde nuestra finitud– nos interpela de forma ineludible. Si somos para la vida, y vida digna –sin dignidad se hunde todo sentido–, a pesar de la muerte, lo que nos toca hacer es evitar aquello que Albert Camus señalaba en La peste: cómo el olor de muerte embrutece a los que (aún) no mata. 

Hay razones de peso más que sobrado para una moción de censura inaplazable a una presidenta que dista de la talla moral y la capacidad política exigibles

Así, pues, si tras la dramática ausencia de rituales de despedida y duelo que en su momento no pudieron celebrarse, incrementando el dolor en medio de la tragedia, ponemos en el orden del día de nuestra política homenajes a los muertos, éstos requieren como condición de veracidad unirnos en nuestro sentir, apoyando a quienes sufren la pérdida irreparable de personas a las que amaron, con las que vivieron, con quienes trabajaron y gozaron, mas también la actitud de disponibilidad para hacernos cargo del mandato que a los vivos nos dirigen quienes en estas terribles circunstancias han muerto, y más aún si el óbito se produjo en medio del horror vivido en tantas y tantas residencias de ancianos. 

El mandato de los muertos, el que resulta de su diálogo, amén de un mandato de responsabilidad individual y colectiva ante la doble tarea de salvar vidas y reconstruir una realidad maltrecha, es un mandato de fraternidad, es imperativo de asumir la tarea del cuidado recíproco con criterios de justicia. Ahora somos más conscientes de que la muerte es el reverso de la vida, de que somos vulnerables y de que la memoria de quienes fallecieron nos obliga al respeto recíproco de quienes seguimos vivos. Honrar a los muertos nos dignifica y debe ser acicate para, cuidándonos en nuestras vidas, procurar la vida digna para todos y cada uno. Por ello, conscientes también de lo común que nos une como humanos más allá de fronteras, hacer duelo hoy obliga moralmente a ampliar nuestro recuerdo solidario a quienes han muerto y mueren a causa de la covid-19 en las más diversas latitudes. La humanidad que nos une es la que hoy nos convoca a la unidad en el duelo y al compromiso solidario en el vivir. Y si la memoria siempre convoca a alguna esperanza, aunque dejemos en suspenso aquello a lo que apunta el simbolismo de la resurrección –no se identifica con inmortalidad–, nos podemos comprometer a ese recuerdo que obliga para quienes pensamos, con Emmanuel Lévinas, que “ninguna lágrima debe perderse”. 

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí