1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EDITORIAL

El miedo del Gobierno a los ricos

26/06/2020

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hay algo que la mayoría de la gente tuvo claro cuando se supo que la pandemia, además de riesgo para la vida, iba a traer una durísima crisis económica. Esta vez no podía ocurrir lo que en la anterior: que los más ricos saliesen indemnes o favorecidos a costa del empobrecimiento de grandes capas de la población. Ahora les tocaría arrimar el hombro a los que acaparan grandes fortunas. No era, ni mucho menos, un afán de revancha. Era simplemente actuar con normalidad frente a la desvergüenza de que los más ricos tengan bula para eludir el pago de impuestos. No es sólo una frase: empresas y millonarios españoles tienen 190.000 millones de euros en paraísos fiscales. 27 grandes multinacionales españolas tributaron en todo el mundo tan sólo el 0,3 por ciento de sus beneficios. Y sin salir de España, el 20 por ciento más rico de los ciudadanos paga por todos los impuestos el mismo porcentaje que el 20 por ciento más pobre.

Esto, en la vida real, significa que el 20% más pobre de la población paga muchísimo más, porque el impacto de los impuestos depende del tamaño del bolsillo de cada uno. Para el 20% más rico, la carga impositiva actual significa apenas un pequeño descuento sobre unas rentas altísimas que dedica a ahorrar, aumentar su patrimonio o invertir para ganar aún más. En cambio, ese mismo porcentaje, aplicado sobre los ingresos de quien los usa para pagar un alquiler, servicios básicos y compras en el supermercado, con una capacidad de ahorro nula o prácticamente nula, significa reducir su calidad de vida y la de su familia.

Tristemente, todo indica que de nuevo los ricos van a seguir saliéndose con la suya. Unidas Podemos ha renunciado a incluir la implantación de un impuesto a las grandes fortunas en sus propuestas conjuntas con el PSOE en la Comisión parlamentaria para la Reconstrucción. Se desdice así de la que presentó nada más constituirse el citado grupo de trabajo. La explicación del paso atrás es el deseo de llevar una propuesta conjunta con el Partido Socialista y mantener de ese modo la unidad de acción de los partidos que forman el Gobierno. En resumidas cuentas, el PSOE se negó a que el impuesto a los muy ricos prosperase en la resolución final.

Si había una ocasión propicia para establecer un impuesto a las grandes fortunas, era esta

Se pretende, con esa renuncia, lograr el consenso con el PP y Ciudadanos en la Comisión de Reconstrucción. Un propósito que no está en absoluto garantizado, pero que, de conseguirse, sería a costa de abandonar la iniciativa más ambiciosa de todas las planteadas, la más simbólica, la que marcaba nítidamente la diferencia con la anterior crisis: que los ricos, esta vez sí, contribuyeran a sacar al país de hundimiento provocado por la pandemia, gracias a un Gobierno auténticamente de izquierdas, con la presencia de Unidas Podemos como garante de que no se cedería ante los poderosos.

Se podría aducir que este no es el momento más adecuado para establecer un impuesto a las grandes fortunas, que ya se abordará más adelante. Es todo lo contrario. Si había una ocasión propicia, era esta. Los ciudadanos son conscientes ahora, cuando ha llegado el peligro, de que las arcas públicas deben contar con recursos suficientes. Desde hace mucho no se había producido un consenso social mayor en favor de lo público. Atender este deseo se consigue con impuestos, y los ciudadanos de a pie y las Pymes ya pagan el límite de lo posible. Los ricos no.

Hay que recordar que, por efecto de la crisis, España va a tener un déficit público 82.000 millones superior al del año pasado. Y que, como consecuencia de ello, la deuda pública aumentará hasta el 115 por ciento del PIB, la mayor tasa desde 1902. Esto habrá que pagarlo. El dinero de la Unión Europea y del Banco Central Europeo ayudarán, pero no será suficiente. Un impuesto a las grandes fortunas, con el que se pretendía recaudar 11.000 millones de euros, contribuiría notablemente. Y solo afectaría a 114.000 personas, el 0,5 por ciento de los contribuyentes del IRPF. Los que declaran tener un patrimonio superior a un millón de euros, descontando la vivienda.

Hay que buscar la responsabilidad primera en el PSOE, que es quien impone su criterio en una coalición donde su poder es notablemente mayor que el de su socio UP. Y sobre todo en el sector del Gobierno más recalcitrante por que las cosas sigan como hasta ahora: la vicepresidenta Nadia Calviño y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Pero también es responsable de la decepción Unidas Podemos, cuya seña de identidad debería tener una línea roja consistente en que los ricos no sigan saliendo indemnes o reforzados de los desastres sociales a costa de que los paguen los demás ciudadanos.

A todas estas explicaciones hay que sumar otra que en cierto modo las resume. Sigue habiendo miedo a molestar a los ricos y a la derecha que los representa. Un miedo en cierto modo irracional. Basta recordar la reciente aprobación del Ingreso Mínimo Vital en el Congreso con ningún voto en contra y el apoyo del PP. Según el último barómetro del CIS, el 81 por ciento de la población está a favor de la medida. Hasta hace no mucho era considerada una apuesta estrafalaria de la izquierda radical imposible de implantar. Hay que recordar que, tras la Segunda Guerra Mundial, Japón, Alemania y Francia implantaron fuertes impuestos sobre la fortuna. Estados Unidos gravaba a los más ricos por encima del 90 por ciento de sus ingresos y el Reino Unido con el 89 por ciento.

Después de esto, ¿con qué fuerza moral volveremos a decirle a la población que siempre arrima el hombro que Hacienda somos todos? La justificación moral de quienes incurren en fraude podría ganar peso ante esta nueva decepción. Y no sólo eso. El resultado de esta decisión, si no se corrige, puede ser grave por la decepción que producirá en muchos votantes del PSOE e Unidas Podemos. “Nadie va a quedar atrás en esta crisis”, ha repetido una y otra vez el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. A la vista del miedo de su Gobierno a las grandes fortunas del país, cabría añadir: pero los ricos seguirán siendo intocables.

 

Hay algo que la mayoría de la gente tuvo claro cuando se supo que la pandemia, además de riesgo para la vida, iba a traer una durísima crisis económica. Esta vez no podía ocurrir lo que en la anterior: que los más ricos saliesen indemnes o favorecidos a costa del empobrecimiento de grandes capas de la población....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Eugenia

    Todavía tengo la esperanza que se llegue a formalizar este impuesto a los ricos, somos muchos los que esperamos que se realice esta justicia social.

    Hace 1 año 4 meses

  2. itnas

    No sé si he comprendido bien qué significa tener 5 ministros entre 18. Es decir, me puedo poner lo cabezota que me dé la gana, pero el recuento numérico al tomar decisiones es impepinable. No sé si me explico.

    Hace 1 año 5 meses

  3. patgarrido

    Para tragarse a diario todos los sapos que les sirve en bandeja el PSOE y luego venir llorando diciendo que ellos querían hacer tal y cual y pascual, pero no les han dejado los malísimos de los socialistas caviar, los de Unidas Podemos se podían haber quedado en la oposición como han hecho el resto de partidos que apoyaron la investidura de Pedrito y que luego renegocian cada decreto y cada ley, punto por punto… pero claro, ellos tenían que pillar sillón y cartera ministerial como fuera. Y mientras, siguen echando la culpa al electorado, que como es ciego y estúpido y no les ha dado nada más que 35 escaños, pues con eso poco pueden hacer, además de estar de convidado de piedra del PSOE en el gobierno. El pequeño problema es cómo utilices los escaños que tienes…fíjate cómo le lucen a Cuñadanos la mierda de 10 que tiene, o los 13 de Rufián y sus muchachos de ERC, o los 6 del PNV y 5 de EH Bildu (que además tienen, respectivamente, a 2 de los mejores oradores de la tribuna del Congreso, Aitor Esteban y Mertxe Aizpurua) Pero vamos, mientras tanto los demás seguimos para bingo, pagando religiosamente todos nuestros impuestos, dado el pastizal que ganamos…

    Hace 1 año 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí