1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ana Pinto / Trabajadora del campo y activista de Jornaleras de Huelva en Lucha

“En Huelva se da toda la explotación posible: racismo, machismo y destrucción del medio ambiente”

Meritxell Rigol 9/06/2020

<p>Ana Pinto, trabajadora del campo y activista de Jornaleras de Huelva en Lucha.</p>

Ana Pinto, trabajadora del campo y activista de Jornaleras de Huelva en Lucha.

Foto cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En su pueblo, trabajas en el campo o te vas. Diecisiete años ha pasado Ana Pinto por distintas fincas de Huelva. “¡En la vida había pensado dejar de hacer este trabajo!”, explica. Pero alzar la voz contra los abusos que, denuncia, plagan el sector agrícola, ha sido una decisión que le ha cerrado las puertas y ya no le dejan trabajar como jornalera por su actividad sindical. Es una de las impulsoras de la organización Jornaleras de Huelva en Lucha y, recientemente, ha empezado a ejercer de mediadora sindical con Abogadas Sociedad Cooperativa Andaluza. “Ha sido la oportunidad de quedarme, si no, tendría que haberme ido ya a otro lugar a intentar buscarme la vida”, asegura. Con lo único que cuenta, dice, es con sus manos, y, lo que querría es desarrollar un proyecto agroecológico en su tierra, cada vez más despoblada a golpe de degradación laboral. “Mantengo la esperanza de que podamos recuperar la dignidad en los campos y volver a trabajar sin que se nos rechace por pedir algo que no creo que sea nada del otro mundo: que se cumplan nuestros derechos, salario digno y que nos respeten”, afirma la activista. 

La campaña de Inspección del Trabajo en los campos, anunciada por la ministra Yolanda Díaz hace unas semanas, fue recibida como un ataque entre el empresariado del sector e incluso por parte de algunas administraciones ¿Qué explica tanta indignación?

Lo que se pide es que se compruebe si existen abusos laborales en los campos y eso ha hecho que pongan el grito en el cielo quienes tapan los abusos y la explotación. Cuando se asustan tanto es porque tienen algo que esconder. Las inspecciones han empezado hace unos días y ya ha habido dos casos de fincas en las que han detectado que no se cumplían derechos de las personas trabajadoras. ¡Menos mal que han decidido ya de una vez meterle mano a esto! 

¿Hasta el momento, cómo ha sido la intervención de Inspección del Trabajo ante las denuncias de vulneraciones de derechos de las trabajadoras en los campos?

El trabajo que ha hecho en Huelva la Inspección Laboral es lo mismo que nada. Hemos denunciado vulneraciones de derechos en un montón de ocasiones y, para ellos, todo funciona correctamente. Aquí las empresas actúan con total impunidad. Hemos puesto más de una decena de denuncias y en las que se han pronunciado han dicho que todo está bien.

Muy pocas empresas han garantizado mascarillas y guantes. Con denuncias públicas, hemos conseguido que pongan agua y desinfectante

¿Los abusos laborales y los malos tratos a las personas jornaleras es algo generalizado en las empresas del sector?

Es vox populi. Aquí todo el mundo trabaja en el campo y es lo que cuenta la gente en cualquier encuentro con amigos o familia. Está generalizado y no solo aquí, también en otras provincias: Almería, Valencia, Murcia, Lleida. Los casos de explotación están saliendo en toda España. Va incorporada a la agricultura intensiva de la agroindustria, aquí y en otros países. 

¿Una persona que haya trabajado siempre en el campo ha notado una caída de sus condiciones laborales en los últimos años? 

El sueldo sigue siendo el mismo que hace años, pero nos ha subido el sello agrícola, que te permite cobrar 430 euros los meses en los que no hay trabajo, y cada año suben también las normas abusivas que nos obligan a firmar el primer día de trabajo. Y la presión para que produzcamos más. Para ir al baño tienes que pedir permiso a la manijera, que te apunta en una lista y tienes que esperar a que te avise, si no, te castigan o te echan. Los baños no tienen buenas condiciones higiénicas. Muchísima gente coge infecciones de orina. Está prohibido comerte una fruta. Vas directa a la calle. También ponerte la radio para hacer el trabajo más ameno. Nos han prohibido hasta hablar con los compañeros. Otra norma: prohibido pantalón corto y chaleco de tirantes, cuando estás trabajando debajo de un plástico a más de 50 grados.

¿Cómo ha afectado el coronavirus a las condiciones de las trabajadoras? 

Ha evidenciado la vulnerabilidad y la explotación que sufrimos. No se han respetado las medidas de seguridad. Muy pocas empresas han garantizado mascarillas y guantes. Con denuncias públicas, hemos conseguido que se tomen algunas medidas, como que pongan agua y desinfectante. Pero hay tajos aún en los que no hay y en los que tampoco se cumplen las distancias de seguridad. Tenemos constancia de empresas que han ocultado casos de contagio y han amenazado a las trabajadoras para que no hablen de ello. Hay empresas que han falsificado firmas de trabajadoras para darles una baja voluntaria, como si no quisieran ir a trabajar, cuando la realidad es que no han podido, en muchos casos por tener criaturas o mayores a cargo, y estas mujeres no han optado a ningún subsidio.

¿La situación en Huelva tiene particularidades?

En Huelva se da toda la explotación posible: el racismo, con la explotación de personas migrantes; el machismo, porque es un sector muy feminizado; y la explotación del medio ambiente. Con los pozos ilegales, el acuífero de Doñana está prácticamente seco y los pantanos de la zona los tenemos totalmente secos. Además, lo que conlleva la cantidad de plástico que se desecha, los químicos y el monocultivo. Ahora hay producción de muchísimas toneladas de frutos rojos, pero si en algún momento esto se quita de ahí, nos vamos a quedar con unas tierras totalmente áridas. No van a servir para cultivar nada más. Nuestra lucha engloba estos frentes. 

¿Hay cierta normalización de las condiciones extremadamente precarias de las trabajadoras del sector agrícola? 

Aquí las mismas trabajadoras han normalizado la situación porque es el único sustento que tienes. En los pueblos no tenemos mucha más opción que trabajar en el campo y las empresas actúan con total impunidad, con la protección de la Administración, de los sindicatos mayoritarios y de los partidos políticos. Por otro lado, la gente va a comprar fruta y verdura y parece que crea que sale de allí mismo, del supermercado. Nunca se ha valorado el trabajo de las personas jornaleras, que recogen esos frutos para que los demás coman. Es una de las tareas de cuidados más importante que hay. Preocupa mucho el PIB, pero la gente parece que no entiende que lo que necesitamos es comer y que las personas que trabajamos en los campos somos una pieza fundamental. Sin embargo, somos las más invisibilizadas y castigadas. 

¿Cuál ha sido la chispa que ha encendido vuestra organización? 

Lo que nos decidió a tirar adelante fue la denuncia de nuestras compañeras marroquíes en 2018. Coincidí ese mismo año con cincuenta mujeres marroquíes en una cuadrilla y cuando me di cuenta de la realidad que viven ellas… mucho peor que la que vivimos nosotras, que ya nos parece horrible. Decidí comenzar con el activismo para sacar a la luz esta situación. Me fui encontrando con otras mujeres que denunciaban lo mismo. Nos organizarnos y, a principios de este año, nos constituimos de manera pública.

Cuentan que las mantas que les han dado tenían chinches y que en el contrato había una cláusula que les obligaba a pagar 2,5 euros diarios por la vivienda

¿Qué relación tenéis con los sindicatos? 

Descartado cualquier contacto con los mayoritarios porque no se han personado nunca en el campo. Mantienen silencio absoluto ante la situación que vivimos. Y los minoritarios, intentan ayudarnos, pero hay egos, divisiones, machismo… Decidimos que somos nosotras las que tenemos que dirigir la lucha, que somos las que la conocemos y la vivimos. Estamos haciendo de sindicato como podemos, y ojalá que en algún momento podamos llevarlo a cabo como tal.

¿Entonces, qué alianzas habéis encontrado para ganar fuerza en vuestras reivindicaciones?

Nos arropan colectivos migrantes y feministas, aunque tengo que decir que el  movimiento feminista no se echa igual a la calle cuando las que sufren agresiones sexuales son las compañeras temporeras marroquíes que cuando las sufre una mujer de aquí. Por otro lado, está siendo fundamental la Cooperativa de Abogadas Andaluzas, que nos permite ofrecer asesoría jurídica y denunciar abusos. También lo es el trabajo de un medio de comunicación pequeño, La Mar de Onuba, el único de aquí que saca a la luz lo que ocurre en el campo. Poco a poco se nos está sumando gente de los pueblos, compañeras de Rumanía, compañeras de Marruecos, y estamos en una lucha hermanada con los compañeros africanos, por los derechos de las personas trabajadoras del campo.

¿Habéis detectado esa actitud que culpa del empeoramiento de las condiciones a las trabajadoras migrantes?

Romper con este discurso es algo que nos está costando. Nosotras vamos a pedir trabajo y hay empresas que nos dicen que no quieren españoles. Tal cual. Lo tienen muy bien planteado desde la patronal y hace falta pedagogía con los compañeros y compañeras locales. Se está creando un discurso de odio terrible y se ha visto reflejado en las elecciones andaluzas. A la vez, durante la pandemia, hemos visto también una solidaridad que muestra que la semilla que hemos plantado va germinando.

Palos de la Frontera es de los pueblos más ricos de España y tiene a miles de personas trabajadoras del campo viviendo en chabolas

Miles de mujeres provenientes de Marruecos no han podido trabajar esta campaña de recogida de frutos rojos por el cierre de fronteras. ¿Cómo ha afectado al trabajo?

Ha pasado algo muy curioso. La patronal hizo un llamado de socorro a la población española para trabajar en el campo. Vinieron estudiantes y personas que tienen sus carreras y sus trabajos pero que, por lo que sea, han ido a probar, y se han encontrado la situación que tienen las mujeres de Marruecos todos los años. Por ejemplo, en la empresa Los Mimbrales han metido a setenta personas de Córdoba, Sevilla, Cádiz y muchos sitios en una vivienda con tres cuartos de baño y con tres o cuatro fuegos de hornilla. Cuentan que las mantas que les han dado tenían chinches y que en el contrato había una cláusula que les obligaba a pagar 2,5 euros diarios por la vivienda, que es totalmente ilegal. Y se han encontrado con el trato que recibes en el campo. Han quedado horrorizados y mucha de la gente está denunciando lo que ha vivido, porque no van a volver, y piensan en quienes, año tras año, trabajan aquí de esta manera. 

¿Es el miedo a posibles sanciones por formar parte de un espacio de lucha laboral una barrera que encontráis?

La gente tiene mucho miedo. Soy yo la que está dando la cara porque ya me tiré a la piscina hace dos años y me dije “tira para adelante”. A pesar del miedo, creo que estamos creando una buena estrategia para denunciar de la mejor manera, sin perjudicar a quienes lo hacen. Y también es cierto que hay personas que están perdiendo el miedo; que esta situación de abuso no la aguantan más.

A finales de 2018, se puso en funcionamiento el Plan de Responsabilidad Ética, Laboral y Social  (PRELSI). ¿Qué ha aportado en términos de protección a las trabajadoras?

Este plan es como poner al zorro a vigilar las gallinas. Lo ha creado la patronal y lo financia la Junta de Andalucía... El objetivo, supuestamente, es proteger y defender a las trabajadoras, creado por la patronal. Tienen contratado a un equipo de mediadores que hablan árabe y están por las fincas. Si hay una mujer que denuncia un abuso, este mediador debe trasladarlo a Interfresa, el lobby de la patronal; Interfresa lleva el caso a la empresa en la que ocurrido y, entre ellos, deciden si se traslada o no a las autoridades. Cada vez que hay un problema aparece el PRELSI y la mujer retira la denuncia o ya no quiere hablar. Han montado un sistema de vigilancia para quitar los problemas del medio. No han presentado ni una denuncia, cuando tenemos contrastado que no se están cumpliendo las medidas de seguridad en las empresas y mucha gente vive en chabolas sin luz ni agua. El relator de pobreza extrema y derechos humanos de la ONU, cuando estuvo aquí a principio de año, puso el grito en el cielo porque los asentamientos de jornaleros son peores que algunos campos de refugiados. La empresa tiene la responsabilidad de ofrecerles una vivienda digna por trabajar su finca. El beneficio económico que generan para los pueblos es inmenso. Palos de la Frontera es de los pueblos más ricos de España y tiene a miles de personas trabajadoras del campo viviendo en chabolas.

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí