1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DECAMERÓN LII

Jornada E=MC2. Covid-Titadine

Una mentira, en tanto que es elegida por el mentido como mejor opción, no se puede desarticular mediante la verdad

Guillem Martínez 10/06/2020

<p>El aquí no existe.</p>

El aquí no existe.

G.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Será el cariño, o la lira –angulosa– de las narices, pero cada mañana, cuando me despierto junto a Apolo, tengo el XXXX como un bostezo. Así, precariamente, realizo el deporte helénico del día. Hoy, cuadrigas. Salgo muy perjudicado pues, por pares y nones, a él le toca la cuadriga de Ben-Hur y a mí la de Mesala. O Apolo tiene potra o –que para el caso– es omnipotente, pero siempre pringo. Como puedo, me arrastro hasta la terracita en la que desayunamos, momento en el que, como cada día, realizamos la típica conversación mortal-dios. Son como las conversaciones de enamorados. O, al menos, como los enamorados –y esa es la razón por la que los enamorados y los creyentes no se aburren jamás–, sólo hablamos de nosotros. Es decir, del futuro. En ese sentido, las predicciones de Apolo –la de hoy: "Σήμερα, η ισχιαλότητά σας θα σας γκρινιάξει ξανά, πρωταθλητής"– son chapuceras, pura homeopatía. De hecho, le afeo esa conducta. “Es que el futuro, pollo, es impredecible. Lo que lo relaciona con el presente”, me dice. Pero si en Delfos la clavabas, le digo. “El oráculo de Delfos era un pobre tonto que cada mañana se bañaba en la fuente Castalia y, aluego, mis sacerdotes le dejaban tibio con gases sulfurosos. Decía cualquier cosa, vamos. Y, sí, cuando la acertaba, la adivinaba”. Entonces, ¿no tienes superpoderes? “Sólo uno. Cutre. Transformar a Daphne en laurel. Puedo, en efecto, transformar en matojo a quién quiera”. No es gran cosa. “No. Pero voy tirando”.

2- Los gobiernos planetarios, en el plano sanitario, se parecen a Apolo en esta crisis en que, mayormente, sólo han tenido un súper-poder, lo han ejercido, con mayor o menor intensidad, como posesos y, hasta la fecha, no les ha ido mal. Se trata de la mentira y de su prima sexy, la verdad parcial.

El caso es que la OMS permaneció en silencio al pasar por Wuhan, pues consideró que esa era la mejor manera de obtener información

3- Associated Press afirma, en articulazo no-trumpista, que China retrasó y ocultó información a la OMS. El virus, así, iba a tutiplén en noviembre de 2019, mucho antes –incluso para la GC, una adelantada a su tiempo en sus informes– de la declaración de la pandemia. Un estudio de Harvard –mola, si bien en casa somos más de Princeton– afirma que la bicha ya estaba cachas mucho antes, en agosto, cuando nos comíamos las bocas. La pandemia, por tanto, pudo ser evitable. O no. El caso es que la OMS permaneció en silencio al pasar por Wuhan, pues consideró que esa era la mejor manera de obtener información. Relativa, supongo. O, al menos, el bajo número oficial de fallecidos en China –menos de 4.000, una cifra más de accidente de moto en China que de pandemia en China– puede invitar a pensar eso. En el hemisferio Norte, a su vez, los Estados mintieron. No tanto, diría, al no avanzarse a la alarma, como en no explicar que, tras la austeridad y con la OMS apollardada, no había mecanismos materiales para oler una pandemia en los morros. Ni –y esto es peor, si cabe– para enfrentarse a ella. La gran mentira operativa, no obstante, consistió –lo sabremos, o lo descartaremos en breve, antes de la segunda ola– en intensificar la idea de que el virus afectaba a una generación sobre las demás –lo que no es la opinión de, piticlín-piticlín, Casandra: “Me estoy leyendo autopsias de covid-19 y son clavadas a las del SARS, un virus a favor de las relaciones intergeneracionales”–. Con eso, en Europa, se maquilló el desastre de los geriátricos, imprescindible, parece ser, para que –lo que quedaba de– la sanidad de Italia, Francia, Esp, UK, Suecia, Irlanda...–, recortada, no se colapsara –más–. Quizás por todo ello no hay, ni habrá, estadísticas de defunción fiables en ningún sitio.

4- La mentira surgió en todo el mundo ya en la génesis de la pandemia. Tras la OMS y China, los Estados han mentido así para improvisar frente a una mentira anterior, para evitar el colapso económico, para escaquearse de responsabilidades, para que los recortes en sanidad no fueran perceptibles, o para mitigar la escasa competencia de sus responsables. Según. La crisis económica planetaria resultante es, de hecho, más consecuencia de esas mentiras que del virus, pobre bicho, si seguimos esa secuencia lógica. Lo que ya da igual. Si bien no da igual: esta crisis económica es, en todo caso, consecuencia del neolib. Si les gustan las emociones fuertes, les animo a seguir votándolo. O/y a mezclar en una coctelera glicerina, nitrógeno, angostura y una aceituna rellena.

Lo determinante de la mentira, aplicado al amor, pero también a la política, es que, al contrario que la verdad, requiere la participación del mentido

5- La mentira es un género que exige más que la verdad. A saber: lo determinante de la mentira, aplicado al amor, pero también a la política, es que, al contrario que la verdad, requiere la participación del mentido, al que se le ofrece un producto pensado exclusivamente para él, de manera que el mentido acostumbra a extraer de la mentira lo que desea/lo pensado exclusivamente para él. La frase “he salido tarde la oficina y me he peleado con un payaso, por lo que, cariño, llego tarde y traigo la camisa sucia de algo que parece carmín, pero que en realidad es maquillaje artístico” se parece a “la mani del 8M fue una hecatombe ya esperada”. Se parece en que ambas requieren, para su éxito, de un interlocutor que desee creer que esas son las mejores opciones.

6- Lo son. Chusto suele ser mejor que muette. Salvo que el informe sobre chusto y muette lo haga la GC.

7- El punto 5 –del que estoy muy orgulloso; “he sido yo, pollo, que te he crujido a gases sulfurosos”– es la pera. Este articulete se agarrará a esa joya –que se complementa con otra, que les planteo en el punto 11– y les apuntará el minuto, resultado y las posibilidades del uso de la mentira por aquí abajo y en esta crisis. Han sido tantas mentiras que sólo utilizaré las mejores. Es decir, las que han llegado, como realidad, a Fiscalía. El cómodo acceso del fake a la Justicia y, por tanto, una menor participación gubernamental en el fake en beneficio de otros poderes y sujetos políticos, es la originalidad, en esta crisis y en Occidente, del País Favorito de la Divina Providencia, esa cachonda.

7- La semana pasada, con el reinicio de los plazos procesales, se abrió la veda para que llegaran al TS –a bodas me convidas– demandas contra el Gobierno por la gestión de la crisis sanitaria. Un Gobierno debe ser responsable y, por ello, demandable. De la cincuentena de demandas existentes al respecto, alguna hay que parte de ese planteamiento democrático. Otras –tradicionalmente con mayor trayectoria– parten y utilizan el informe de la GC al respecto. De lo que se deduce que esa era la función del benemérito informe. Ese informe es una metáfora del constitucionalismo, de la unión, en la defensa de valores no constitucionales, de instituciones del Estado –algunas regiones de la Justicia, de Fiscalía, de GC; el deep-State– y partidos nacionalistas esp, y medios. La GC ha hecho un informe –bueno dos, el filtrado, y otro, corrigiendo faltas ortográficas y epistemológicas que aparecieron en el filtrado– profundamente creativo y sesgado. El mayor sesgo es establecer el foco de la pandemia, su razón de ser, en la mani del 8M. O, como señala Xosé Hermida en El País, culpabilizando a Eva, esa vegana. Esto es un abuso policial, aquí y en Lima. En otras culturas, frente a un abuso policial llamativo se pide la disolución del cuerpo. Aquí, la del ministro del ramo. Lo que indica las posibilidades del fake en esta cultura.

8- Antes de la llegada de la bicha, este itinerario –la demanda judicial ante cualquier cosa que emitiera el Gobierno judeo-masónico-bolivariano– era el previsto y el anunciado por PP y Vox. Se podría pensar, por tanto, que estamos donde estábamos antes del confinamiento. Y quizás sea así. Pero hay aspectos que inquietan. Además de las demandas en el TS, también están las investigaciones del juzgado 51 de MAD –pinta una causa general contra el Gobierno–, que parte de lo que farfulla el informe de la GC y lo adorna, por ahora, con declaraciones de un forense, que no puede mentir pues, según afirman algunos medios, es miembro de Legionarios de Cristo, y mentir significaría que el niño Jesús hablaría con los Reyes Magos y no le traerían regalos. Recordemos hermanos que eso –eso: un juzgado cutre, un juez quiere salvar a Esp aunque Esp no quiera o no se deje, y un informe de la GC– es lo que condujo a los all-stars del procés al trullo, bajo la acusación inicial de rebelión, cambiada a sedición y mutada, a su vez, por desobediencia esta semana por la fiscalía en la Audiencia Nacional, en lo de Trapero. Es decir, que lo insostenible conduce a lo insostenible, vía mantenimiento de lo insostenible, en el caso procés, por un juez, un rey, un gobierno, varios medios, un juez instructor, un tribunal y una sentencia. Poca broma con el deep-State.

9- Por cierto, y ya que sale la cosa procés, un par de organizaciones internacionales –entre ellas, Amnisty– han pedido la libertad de Sánchez y Cuixart. Y un juez instructor en BCN ha negado a la Fiscalía el archivo de la causa contra la violencia policial el 1-O, que tira adelante por méritos propios y por la firme voluntad de un juez de enviar, me temo, su carrera a paseo. Los encarcelados no son Gramsci, sino lo contrario, otra región de la misma cultura del fake y postdemocrática que recorre Esp. Pero se ha cometido abuso contra ellos. Es decir, contra usted. Ahora que la derechona esp está entregada a la causa del 8M como guerra biológica, igual es el momento de que el Gobierno acometa el tramo de justicia que le corresponde –la corrección de la injusticia mediante la gracia–, y sacar a esa gente del trullo, y privar, de paso a la derechona cat de la única baza propagandística que le queda en pie.

En otras culturas, frente a un abuso policial llamativo se pide la disolución del cuerpo. Aquí, la del ministro del ramo

10- Sobre las demandas guardiacivilistas en el TS y la cosa benemérita del Juzgado 51: en una democracia tabulada no tendrían mucho recorrido. Por lo que vete a saber. En todo caso, no es necesario que prosperen para tener éxito, entendido el fake como lo dibujado en el punto 5. Y más si pensamos en la mala noticia que les transmite el famoso punto 11.

11- Una mentira, en tanto que es elegida por el mentido como mejor opción, no se puede desarticular mediante la verdad.

12- Las demandas guardiacivilistas, el punto 5 y el punto 11, es lo único, me temo, que puede salvar a los dos gobiernos con mayor emisión de mentiras y de posibles delitos en esta crisis. Los de la CAM y la Gene. Por ahora, el de la CAM se está aplicando con mayor intensificación del fake. Ampliándolo. Defendiendo que las residencias geriátricas eran responsabilidad del Estado –que no– y, más concretamente, de Vicepresidencia –que, de hecho dio 300 millones a las CC.AA. para que hicieran algo al respecto cuando estaba claro que ya estábamos en modo estrangulador de Boston–. En la CAM planea al respecto una moción de censura y una demanda a Ayuso en el TS, emitida por familiares de fallecidos, sin informe de la GC. En Cat no existe, me dicen, la percepción de un crimen. Lo que habla de una mejor gestión del fake. O costumbre. O participación de los medios. Existen, no obstante, investigaciones de la Fiscalía y demandas de familiares, también sin GC que las ampare.

13- La ausencia de informes de la GC sobre lo de las residencias puede ser a) un indicio de que eso al deep-State a) le importa una higa, o de que b) le importa más empurar a unos gobiernos que a otros. En ese sentido, no empurar a la CAM puede ser lo que salve del trullo a la segunda generación de genios procesistas en Cat. Otros trileros incapaces, que en esta ocasión se han enfrentado, sin más herramientas que los puntos 5 y 11, a una crisis humana.

14- Y eso que, en Cat, se hizo, línea por línea, lo que en MAD. Y un poco más. Para el caso que nos ocupa –residencias–, no descolgó el teléfono rojo de residencias durante una quincena, en los idus de marzo, vetó el acceso a la sanidad de una franja de la sociedad, y lo hizo además por escrito, y, ante el desastre en Benestar Social, intentó suplir la falta de trabajadores en residencias con discapacitados y inmigrantes  sin papeles –en MAD, la limpieza de materiales se hizo, vía Ferrovial, en empresas de discapacitados, que son de goma–. Ambos gobiernos hicieron, en ese trance, negocios. En Cat, torpes: subidón-subidón de los pagos a la privada, un intento para que el Estado pagara pastizal a Autopistas –vía apertura, por decreto, de barreras, para facilitar la circulación; en pleno confinamiento, que tiene guasa–. Ahora ha trascendido que han encargado a Ferrovial –donde curra el hermano de Junqueras– la cosa seguimiento del covid. Parece ser que se rajarán. Pero tendrán que pagar a esa empresa una compensación, como pretendían pagarla a Autopistas.

15- Si la percepción delictiva y deshonesta de todo ello cuaja en la sociedad cat, y si hay causas judiciales no guardiacivilistas, sino fundamentadas en el derecho y en los derechos, la cosa tendrá trascendencia. En la estabilidad gubernamental. ERC –las consejerías implicadas en todo este yuyu son suyas– deberá, lógicamente, dejar la metadona procesista y volver al jaco procesista, a la propaganda pura y dura, para salir del bache. Como salieron en 2017, en aquella ocasión sin abuelitos muertos.

16- La conjunción de la menemérita, y de los puntos 5 y 11 parecen, no obstante, un buen seguro de vida para la vida de las opciones neolib/postdemocráticas/fake por aquí abajo. Que igual ni se despeinan. El deep-State y los gobiernos de las dos superpotencias peninsulares no se equivocan. En lo suyo.

17- Sólo tienen una capacidad. Convertir en matojo a quienes quieran, vía informes, fakes, instituciones. O con solo propaganda, sin son canijos. Pero como a Apolo, no les va mal.

18- Rayos, les dejo. Que es la hora del té. Y, ay, uy, de la lira.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí