1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MEMORIA

Ruanda, a un cuarto de siglo del infierno

Los números del genocidio cometido en 1994, con la complicidad de Occidente, aún estremecen. Unos 800.000 muertos en cien días. 8.000 cada 24 horas. Cinco cadáveres por minuto

Marcos Pereda 14/06/2020

<p>Exhibición de los cráneos de las víctimas en el patio de la Iglesia Memorial del Genocidio en Karongi-Kibuye (Ruanda).</p>

Exhibición de los cráneos de las víctimas en el patio de la Iglesia Memorial del Genocidio en Karongi-Kibuye (Ruanda).

Adam Jones

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Nosotros, la comunidad internacional, teníamos que haber sido más activos durante los primeros momentos en que se cometieron las atrocidades de Ruanda en 1994, y haberlas llamado por su nombre: genocidio”. Son palabras de Madeleine Albright, secretaria de Estado, administración Clinton. Año 1997, discurso en Addis Abeba ante la Organización para la Unidad Africana. Meses más tarde, ya en 1998, fue el propio presidente yanqui quien abundó en esas disculpas. “No fueron resultado de antiguas luchas tribales (…), sino que derivaron de una política dirigida a la destrucción sistemática de un pueblo”. Occidente llegaba tarde, muy tarde. Aún sigue haciéndolo.

En aquel momento nadie habló de genocidio. Daba miedo. “Hay expresiones que usamos con las que intentamos ser coherentes”, dijo en junio de 1994 Christine Shelley, portavoz del Departamento de Estado americano. Si existe genocidio, hay obligación de actuar para quienes firmaron la Convención sobre el Genocidio de 1948. Después de la Segunda Guerra Mundial. Quién iba a pensar que aquello se fuera a repetir, ¿no? Así que nada, no hay genocidio.

Si existe genocidio, hay obligación de actuar para quienes firmaron la Convención sobre el Genocidio de 1948

Aún más directo fue François Mitterrand. Año 1994, en mitad de todo el “asunto”. Francia enviaba pistolitas a Zaire y Zaire se las vendía a los manhamwe. “En estos países el genocidio es poco importante”, dijo el presidente galo. Que su hijo Jean-Christophe se ganase sus buenos francos haciendo llegar fusiles a aquel lugar igual influyó. También había sido, qué cosas, asesor del Elíseo para asuntos africanos entre 1986 y 1992. Años después sería condenado por tráfico ilegal de armas. Casualidades. Mitterrand reconocía el genocidio, pero venía a decir que era una costumbre ancestral, algo típico de aquellas tierras, como el café o los gorilas de montaña…

¿Quieren una explicación histórica? ¿Una génesis? No la hay. Resulta tentador hablar de violencias atávicas, conflictos tribales (fíjense que en África las guerras nunca son civiles, porque el lenguaje habla más de la cuenta). Dos etnias enfrentadas desde que el tiempo es tiempo. No. Dos etnias enfrentadas desde que los europeos llegaron allí para enseñar cómo se cuenta el tiempo a quienes el tiempo ya contaban. Eso sí.

Los europeos se repartieron Ruanda antes de que ningún europeo hubiese puesto pie en Ruanda. Ya ven, somos así de graciosos, y lo del Congreso de Berlín cundió un montón. A esa parte de África le correspondió, hop, así por las buenas, ser alemana. Qué risas. Y un alemán… ¿cómo será?, se hubiesen preguntado los habitantes de las mil colinas. En el caso de haber sospechado siquiera que existían, vaya.

Mitterrand reconocía el genocidio, pero venía a decir que era una costumbre ancestral, algo típico de aquellas tierras

Allí en realidad estaban gobernados por mwamis, jefes de clanes que regían sobre comunidades donde convivían pigmeos, hutus y tutsis. Centrémonos en estos dos últimos. Más estilizados los unos, más bajitos los otros. Nariz chata para los hutus, puente fino para los tutsis. Piel más oscura, piel más clara. ¿Es cierto? Bueno, a los blancos se lo pareció, seguramente porque resultaba cómodo. La única diferencia entre hutus y tutsis era su forma de vida tradicional. Los primeros trabajaban la tierra, los segundos cuidaban ganado. Los europeos lo vieron muy fácil. Ya lo dijo John Hanning Speke, los tutsis descienden del rey David, han llegado al corazón de África a través Abisinia, son, por lo tanto, parientes lejanos de nosotros, sabios civilizados protestantes. Por lo tanto, promocionémosles. Porque siempre tiene que haber alguien por encima y alguien por debajo. ¿Igualdad? No me hagan reír, hippies.

(Speke no fue el más chiflado, ojo. Algunos hicieron descender a los tutsis de la Melanesia, la Atlántida o, directamente, otro planeta. Ya ven).

Así que los alemanes (y los belgas tras la Primera Guerra Mundial, que dejó pelín perjudicado al antiguo káiser y su camarilla) pusieron el control del gobierno y la administración en manos tutsis. Pero si nosotros mismos somos incapaces de distinguirnos, señor. No pasa nada, hagan un esfuerzo, pongan en sus cédulas de identidad que uno es esto o lo otro. ¿Y los pigmeos? Bueno, a ellos les puede joder cualquiera, claro. Todo son ventajas. 

¿Saben quiénes potenciaron abiertamente esa discriminación? Efectivamente, la iglesia católica, los misioneros. Y aquí es donde se complica aún más el asunto, porque tras la Segunda Guerra Mundial la mayoría de esos sacerdotes y monjas van a ser flamencos. Flamencos. Se identificarán con los hutus, por aquello de la clase oprimida (ya sé, ya sé, pero lo de Bélgica y su embrollo es cosa de otro artículo), alentando para que forzasen el cambio político. Y manifestándose abiertamente racistas con los tutsis, añadimos. Buena solución, ¿verdad? Los europeos es que lo hicimos genial en África, oigan.

Así que en 1959 empezó esa revuelta social. Hutus contra tutsis. Golpe de estado de Guy Logiest (coronel de la metrópoli) para que retorne la paz. Y un nuevo gobierno impuesto. Al frente, Grégoire Kayibanda. Hutu. Buenas intenciones al principio, pero la cosa se va desgastando. Digamos que desde entonces hasta los años noventa ninguna generación de tutsis se mantuvo a salvo de malos recuerdos. Pero lo de 1994 fue otra cosa. Porque allí lo que se buscaba era, sencillamente, que no existiesen más generaciones de tutsis.

Presto a desencadenarse. ¿Recuerdan lo que contamos sobre los tutsis y Abisinia? En noviembre de 1992 Léon Mugesera, figura intelectual (es un decir) del Poder Hutu instó a los “suyos” para que devolvieran a los tutsis hasta su tierra de origen a través del río Nyabarongo, afluente del Nilo. Menos de dos años después eran miles los cuerpos sin vida que bajaban, como troncos empapados, por esas aguas. El mismo Mugesera dejaba otras perlas a la misma altura. “¿A qué estamos esperando para diezmar esas familias?” o “destruidlos, no los dejéis escapar. Recordad que la persona a la que perdonéis la vida seguro que no perdona la vuestra”. Todo ello recibía abundante exposición mediática en prensa y radio. En las ondas también triunfaban (lo juro) canciones que llamaban al exterminio desde su apariencia de tonadillas pop. “Odio a esos hutus, esos hutus deshuitizados”, entonaba el simpático Simon Bikindi, haciendo referencia a los hutus que… en fin, a los hutus que no querían asesinar a vecinos, amigos y familiares. 

Día 6 de abril de 1994. El avión donde viaja el presidente Juvénal Habyarimana es abatido mientras sobrevuela Kigali. Habyarimana era hutu, y rápidamente se culpa al ejército tutsi en el exilio del magnicidio (a día de hoy la teoría más extendida es que fueron las élites de su propio gobierno quienes perpetraron el asesinato para forzar la situación). Esa misma tarde desde la radio se escuchaban cosas tan tranquilizadoras como “cucarachas, tenéis que saber que estáis hechas de carne, no os dejaremos matar. Os mataremos nosotros”. También se advertía que no podía haber compasión, ni mujeres ni niños. Todos ellos culpables, exterminio total. La madrugada fue un infierno. El primero. Partidas de interhamwe (“los que pelean juntos”) aparecen como por arte de magia y se aplican a lo suyo con una meticulosidad extrema. Sobre qué es lo suyo nos habla su otra denominación: génocidaires.

El doctor Gérard cortó el suministro de agua a un hospital. Un hospital convertido en imán para refugiados tutsis. Nada de farmacia, nada de tratamientos. Cucarachas

Cada historia es un mundo. Cada superviviente tiene su propio abismo. La mejor forma de acercarse al genocidio son, seguramente, los testimonios recogidos en Queremos informarle de que mañana seremos asesinados con nuestras familias, la magnífica obra periodística de Philip Gourevitch editada aquí por Debate. El doctor Gérard que cortó el suministro de agua a un hospital. Un hospital convertido en imán para refugiados. Tutsis. Nada de farmacia, nada de tratamientos para ellos. Cucarachas. O el alborozo de Elizaphan Ntakirutimana, pastor de la iglesia adventista del séptimo día, al saber la fecha en que se atacaría la clínica en una fecha cercana. “Vuestro problema ya tiene solución. Tenéis que morir”.

(Ambos, Ntakirutimana y Gérard eran padre e hijo. Ambos fueron declarados culpables de genocidio y crímenes contra la Humanidad. El primero falleció en 2007. Gérard cumple condena en Cotonou, Benin. Más de 3000 kilómetros hasta Ruanda. Según información de  la ONG contra la impunidad por crímenes internacionales, Trial International, debería ser liberado el 23 de octubre de 2021). 

Los números estremecen. Unos ochocientos mil muertos en cien días. Ocho mil cada veinticuatro horas. Cinco cadáveres por minuto. Piense en su círculo social, calcule, aproximadamente, las personas que lo componen. Y luego multiplique. En menos de lo que tarda en tomar un café mientras lee este artículo todo eso, todos los seres que habitan su mundo, habrían desaparecido…

(Sumen después mutilados, mujeres víctimas de violaciones, hambre, violencia de todo tipo. Y vuelvan a leer).

Una imagen más. Solo una. Cuenta Gourevitch que en Ruanda, año 1995, apenas se veían perros. Que los miembros del Frente Patriótico Ruandés habían ido matando a todos los que encontraban. Y ¿por qué? Los muertos, se comen a los muertos. Y eso no está bien. Así que los eliminaron. 

Decíamos del Frente Patriótico Ruandés. Ellos eran el “ejército” tutsi en el exilio, el mismo que fue acusado de estar tras la muerte de Juvénal Habyarimana. Disciplinados y con buenos pertrechos militares, lograron entrar en el país y avanzar casi sin oposición. En julio conquistan Kigali. Han pasado tres meses desde que empezó todo. El veinte por ciento de los habitantes del país ya no existen. 

El 23 de abril de 1995, más de 6.000 hutus mueren, la mayoría aplastados por una multitud que pisaba vidas

A la cabeza de ese FPR está Paul Kagame. Vicepresidente de Ruanda cuando los suyos volvieron al gobierno. Presidente desde 2003, actualmente en el cargo. También acusado, en su día, por crímenes de lesa humanidad. Lo sucedido en 1995. Campo de refugiados de Kibeho, suroeste del país. Refugiados hutus, claro. “A veces pensamos que estábamos ayudando a genocidas, que quizá lo más justo era que todo aquel campo fuese sepultado por una erupción volcánica”, dijeron años más tarde miembros de la Cruz Roja, de ONGs. No fue una montaña escupiendo fuego, sino el ejército nacional. Sangre y caos. El 23 de abril de 1995. Disparos, sí, pero sobre todo asfixia. El terror, las carreras, suelo de fango que en realidad es carne. Más de 6.000 hutus mueren, la mayoría aplastados por una multitud que pisaba vidas. 

Epílogo.

El primero.

Tim Lewis habla sobre bicicletas y personas. En Ruanda. La reconstrucción de un territorio imposible de reconstruir. Lo hace en el maravilloso La tierra de las segundas oportunidades. El imposible ascenso del equipo ciclista de Ruanda (Libros de Ruta). Allí hay un párrafo prístino. Revelador. Lo cuenta Jeanne Nyirantogorama, hermana mayor de Adrien Niyonshuti, joven ciclista tutsi cuya epopeya va persiguiendo Lewis a lo largo de la obra. Ella, Jeanne, tiene un bar, y su pelo esconde cicatrices que recuerdan el milagro de seguir viva. En mitad de la entrevista un cliente entra a su establecimiento. Elegante, unos cincuenta años. Vaso de leche, buñuelo. Ambos, Jeanne y el desconocido chismorrean con ligereza. El tiempo, los últimos asuntos locales, quién se va a casar con quién. Luego él se marcha y Jeanne se vuelve a Tim Lewis. Ese hombre tuvo un papel muy importante en el genocidio, dice. Era juez, quizá no llevase ningún machete, pero conocía todo lo que estaba ocurriendo y pasó siete años en prisión. El periodista se asombra, interroga con la mirada. ¿Te sorprende que deje entrar a alguien así? Lo que yo necesito es dinero, cómo voy a sobrevivir si no permito comprar a nadie que participase en eso.

Eso es la vida, aún hoy, en Ruanda. El genocida comiendo buñuelos en el bar de la chica llena de cicatrices…

“Nosotros, la comunidad internacional, teníamos que haber sido más activos durante los primeros momentos en que se cometieron las atrocidades de Ruanda en 1994, y haberlas llamado por su nombre: genocidio”. Son palabras de Madeleine Albright, secretaria de Estado, administración Clinton. Año 1997, discurso en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí