1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

memoria

Bogdan Bogdanovic, el recuerdo místico de Yugoslavia

El arquitecto pasó de ser nombrado alcalde de Belgrado en 1981, por su prestigio como autor de la mayoría de monumentos erigidos durante el gobierno de Tito, a tener que exiliarse en 1993 por su oposición a Milosevic

Marc Casals 7/07/2020

<p>Bogdan Bogdanovic, en el memorial del antiguo campo de concentración de Jasenovac.</p>

Bogdan Bogdanovic, en el memorial del antiguo campo de concentración de Jasenovac.

Jasenovac Memorial Site

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Siempre he pensado que un mundo sin memoriales sería más feliz que este, donde son necesarios”, afirmaba el escultor y arquitecto Bogdan Bogdanovic, paradójicamente el principal autor de memoriales de Yugoslavia. Por su aspecto fantasioso, que evoca civilizaciones extraterrestres y quimeras de la ciencia ficción, los spomeniks (monumentos levantados en la Yugoslavia de Tito para homenajear a los muertos de la Segunda Guerra Mundial) vienen despertando una atención creciente: la generación millenial los difunde en las redes sociales y el MoMa de Nueva York les ha dedicado una exposición monográfica. Pese a haber forjado su estética y gozar de una enorme autoridad intelectual, Bogdanovic tuvo que exiliarse por su oposición a Slobodan Milosevic. Después de vivir atrincherado durante meses en su domicilio de Belgrado se fue a Viena, donde residió hasta su muerte. Mientras, sus memoriales quedaban abandonados o eran destruidos por los nacionalistas, hoy hegemónicos en la antigua Yugoslavia.

La Gestapo recluyó en un campo de concentración a una parte de los judíos de Belgrado y luego los aniquiló por el método del furgón para gaseamiento (10.000 personas)

Bogdanovic nació en la parte vieja de Belgrado, edificada sobre una loma en la confluencia de los ríos Sava y Danubio. Los horizontes fluviales de esta ciudad fueron el paisaje de su niñez: creía vivir rodeado de una enorme masa de agua inmóvil hasta que su padre lo llevó a cazar patos en barca y, al sumergir la mano en la corriente, se convenció de que los ríos fluían. Pronto advirtió en las aguas que le circundaban algo turbador. Vivía en una calle en pendiente que terminaba en la orilla del Sava y tenía miedo de que si, al bajarla corriendo, daba un paso más de la cuenta, se precipitaría en su caudal. En su percepción infantil, al anochecer la oscuridad no caía del cielo, sino que emanaba de los ríos, y su mayor terror era que la tiniebla le engullese. Con el tiempo, atribuyó al Sava y al Danubio una influencia mística en su obra: “Comprendí que el mundo se sostiene flotando sobre el agua y que el agua es algo bello e interesante, pero, a la vez, peligroso”.  

Esta amenaza latente se manifestó durante la ocupación nazi de Yugoslavia. Al otro lado del Sava, la Gestapo recluyó en un campo de concentración a buena parte de los judíos de Belgrado y luego los aniquiló por el método del furgón para gaseamiento: de 10.000 judíos belgradenses, apenas medio millar sobrevivió al Holocausto. En 1951, Bogdanovic, arquitecto recién licenciado, ganó el concurso para erigir un memorial en el cementerio sefardí. Aprovechando los escombros de casas judías, levantó un complejo presidido por dos bloques simétricos que fueron explicados como una alusión a las tablas de Moisés. En busca de inspiración, se sumergió en la Cábala y le hechizó el esoterismo judaico por su interpretación simbólica del mundo: “Me parecía que se abría frente a mí una hilera de puertas que me invitaban a franquearlas una tras otra en busca de una inalcanzable ‘puerta al final del camino’”. Desde entonces, sus memoriales serían la némesis del realismo socialista imperante en la época: de vuelo místico y basados en el símbolo como arquetipo de la realidad.

El memorial construido por Bogdan Bogdanovic en el Cementerio Sefardí de Belgrado.

El contexto geopolítico favoreció la labor de Bogdanovic. Tras romper con la URSS en 1948, las autoridades yugoslavas buscaban trazar un rumbo propio en todos los campos, incluidas las artes. La estética de Bogdanovic se adaptaba al nuevo tiempo por su alejamiento del belicismo dramático: partisanos triunfantes sobre el enemigo entre hoces, martillos y estrellas rojas. Además, la reconciliación que promovía el régimen tras las masacres interétnicas de la Segunda Guerra Mundial se alineaba con el uso que hacía Bogdanovic de la simbología arcaica de los Balcanes, preexistente a las identidades nacionales de las que se componía Yugoslavia. Sus memoriales trascendían la historia para encarnar el anhelo universal de una vida perdurable: “Desde siempre, el ser humano ha construido en su imaginación un modelo mágico de la naturaleza para ubicarse en ella de alguna forma y, en ese modelo, ha encontrado una cierta técnica engañosa de la inmortalidad”.

La reconciliación que promovía el régimen tras las masacres interétnicas de la IIGM se alineaba con el uso que hacía Bogdanovic de la simbología arcaica de los Balcanes

Los memoriales de Bogdanovic recordaban a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial, como es el caso del Cementerio Partisano de Mostar, una de sus obras más queridas. En la capital de Herzegovina –ocupada por las fuerzas del Eje y sus colaboracionistas croatas, llamados “ustachas”–, hasta un tercio de la población había contribuido a la lucha partisana, implicación que le valió el sobrenombre de ‘La Ciudad Roja’. Para dar sepultura a los caídos del Batallón de Mostar, Bogdanovic dispuso una serie de terrazas por las que distribuyó lápidas semejantes a flores de piedra. El complejo ascendía de forma escalonada por la ladera de una colina, rematado por un altar con esferas solares que le daba un aire de templo cósmico. Bogdanovic ubicó su necrópolis a una altura elevada sobre Mostar, con la idea de que la Ciudad de los Muertos contemplase la Ciudad de los Vivos para toda la eternidad. 

El Cementerio Partisano de Mostar, construido por Bogdan Bogdanovic con vistas a la ciudad.

Por el prestigio de Bogdanovic, en 1981 el presidente de Serbia, Ivan Stambolic, le ofreció ser alcalde de su Belgrado natal, cargo que ejerció durante una legislatura. Esta “excursión en la política”, como la definía con sorna, le trajo enormes quebraderos de cabeza. En 1987, Stambolic fue derrocado por su ambicioso delfín, Slobodan Milosevic, quien se hizo con el poder azuzando el nacionalismo serbio. En una carta pública ampliamente difundida, Bogdanovic denunció el “nacional-estalinismo” que había traído Milosevic, la recuperación de la mentalidad y las formas de Stalin para apuntalar un proyecto identitario. Veía el nacionalismo como “un fenómeno espiritualmente inferior” que, pese a sus aspavientos en defensa de la Nación, en realidad la perjudicaba, al estrechar sus horizontes. Por eso consideraba que, si había que salvar al pueblo serbio –como proclamaban los nacionalistas–, no era de sus presuntos adversarios, sino de sí mismo, porque corría el riesgo de autodestruirse: “Es la autodestrucción que implica encerrarnos en los círculos viciosos de nuestras propias ficciones, las cuales prometen convertirnos en los últimos mohicanos balcánicos de Europa”.

Para dar sepultura a los caídos del Batallón de Mostar, Bogdanovic dispuso una serie de terrazas por las que distribuyó lápidas semejantes a flores de piedra

La toma de postura de Bogdanovic le valió una serie de campañas mediáticas contra él que desembocaron en el asedio a su domicilio. Primero unos matones que habían empezado a vigilarle desde la tasca de enfrente le llamaban para avisarle de que se había dejado encendida la luz de alguna habitación o para recordarle que se había atrasado respecto a su hora de la cena. Luego en el portal del edificio aparecieron pintadas llamando a su linchamiento y flechas que señalaban el piso donde vivía. Poco a poco, Bogdanovic y su mujer fueron quedando encerrados en casa después de bloquear la puerta con un armario macizo. Dado que vivían un cerco similar, pidieron consejo a sus amigos de Sarajevo sobre cómo tapar las ventanas: colocaron colchones y, detrás, los tomos más gruesos de una enciclopedia para evitar que las balas los atravesasen. De noche los esbirros intentaban forzar la puerta y les rompieron varias veces los cristales, pero, cuando llamaban a la policía, recibían los mismos insultos que les dedicaban sus acosadores.

Por lo insostenible de la situación, en 1993 Bogdanovic se resignó a marcharse. Aunque François Mitterrand, presidente de Francia, puso a su disposición un apartamento en París, escogió instalarse en Viena porque por ella pasaba el Danubio, como en Belgrado. Durante el resto de su vida construyó un solo memorial y dedicó el tiempo a escribir libros sobre la destrucción de las ciudades, que desde siempre había sido uno de sus temas predilectos: “No sé cómo serán las ciudades en el futuro, pero por su belleza se ha vivido y perecido trágicamente durante siglos”. Sin embargo, hasta el estallido de las Guerras de Yugoslavia se trataba de especulaciones teóricas acerca de Sodoma, Gomorra, Troya o Jericó y jamás hubiese pensado que serían destruidas ciudades tan amadas por él como Vukovar o Sarajevo. Para colmo, quien las arrasaba imponía un estigma a todos los serbios al hacerlo en nombre de su nación: “Nos recordarán como destructores de ciudades, los nuevos hunos”.

Bogdanovic diferenciaba entre ciudades destruidas y asesinadas: las primeras eran capaces de resurgir de sus escombros, mientras que en las segundas se ha aniquilado “lo que hace de ella un ser vivo”

En sus teorizaciones, Bogdanovic diferenciaba entre ciudades destruidas y asesinadas: pese a su devastación, las primeras todavía eran capaces de resurgir de sus escombros, mientras que en una ciudad asesinada se ha aniquilado “su metáfora capital, lo que hace de ella un ser vivo”. Según él, la definición se ajustaba a su querida Mostar después de que, en 1993, las tropas croatas destruyesen el Puente Viejo sobre el río Neretva. Con la partición de Mostar en una zona bosniaca y otra croata, el diálogo entre la Ciudad de los Muertos y la Ciudad de los Vivos que inspiró el Cementerio Partisano había sufrido una desfiguración grotesca: “Ahora son dos ciudades muertas en una sola, en ruinas”. Por encontrarse en la parte croata, cuyos líderes reivindican a los ustachas de la Segunda Guerra Mundial, la necrópolis viene siendo vandalizada hasta hoy por ultranacionalistas que periódicamente destrozan las flores de piedra. Con todo, Bogdanovic siempre procuró reprimir el dolor por sus memoriales: “¿Qué derecho tengo a lamentarme por mis monumentos cuando ya no están ni las ciudades ni mis amigos que vivían en ellas?”.

Desde la lejanía, Bogdanovic siempre tuvo presente a su Belgrado natal, unas veces para denostarla, otras para echarla de menos. Se sentía decepcionado con la capital por no haber frenado el ascenso de un nacionalismo ultramontano que había causado una enorme destrucción en las repúblicas vecinas: “Belgrado ha abortado moralmente y la gente tiene que saberlo. No ha estado a la altura del mito que existía sobre ella”. Sospechaba que la nueva Belgrado –“desoladora, terrible, cruda, con el habla degenerada y la inteligencia en descomposición”– padecía un sentimiento de culpa que intentaba disimular mediante “la arrogancia, la estupidez y la falta absoluta de estilo y buen gusto”. Al mismo tiempo, recordaba con añoranza la ciudad anterior al triunfo del nacionalismo: “A mi Belgrado se la llevó el Danubio”. Según un amigo íntimo, caminando junto al río a su paso por Viena contemplaba su fluir con gesto melancólico, sabedor de que, un par de horas más tarde, esa misma agua correría junto a Belgrado.

Cuando, llegada la vejez, un periodista le preguntó si estaba satisfecho con su obra, la respuesta de Bogdanovic fue que no le complacían ni sus memoriales, ni sus libros, ni sus dibujos, ni sus diagramas, ni su época, ni su vida: “Solo puedo estar orgulloso de haber trazado, sin mentir, mi propio ornamentum mundi”. Tras su muerte hace 10 años en Viena por complicaciones de un infarto, las autoridades belgradenses propusieron enterrarle en la Avenida de los Ciudadanos Ilustres, pero su viuda optó por darle sepultura en el memorial que había construido en el cementerio sefardí. La decisión tenía pleno sentido, y no solo por tratarse de su primera obra: pese a su condición de monumentos fúnebres, el objetivo último de los memoriales de Bogdanovic es celebrar lo que describía como “el júbilo indestructible de la vida”, así que era natural que él mismo contribuyese a tal fin como una piedra más. 

“Siempre he pensado que un mundo sin memoriales sería más feliz que este, donde son necesarios”, afirmaba el escultor y arquitecto Bogdan Bogdanovic, paradójicamente el principal autor de memoriales de Yugoslavia. Por su aspecto fantasioso, que evoca civilizaciones extraterrestres y quimeras de la ciencia...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí