1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

COTIDIANIDAD COLECTIVA

Por una épica de las pequeñas cosas

El fin del hechizo del capitalismo puede que surja cuando los vecinos tiendan, de casa a casa, de balcón a balcón, los hilos relacionales y cuidadores que hacen barrio al barrio, ciudad a la ciudad y comunidad a las personas

Bernardo Gutiérrez 15/07/2020

<p><em>Epic Domestic (Bobby Baker).</em></p>

Epic Domestic (Bobby Baker).

La Casa Encendida

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Quien haya salido a comprar los productos básicos en el momento más rígido de la cuarentena no podrá olvidar aquella odisea. Salir a la calle con guantes y máscara. Esperar filas gigantes para conseguir pan, frutas, verduras. Controles de seguridad. Limpiar los productos al llegar a casa. Tardar horas en una labor que demoraría minutos. El sentido común formulaba frases grandilocuentes: “Nunca realizar tareas cotidianas tan simples había sido tan heroico”, “nunca cuidar a los seres queridos o mantener los hogares habitables había sido tan épico”.

A finales de marzo, el telediario de Televisión Española acabó con una pieza impensable antes de la pandemia. Sobre una frase rotulada (“Gracias por protegernos”), veíamos a gente (sobre todo, mujeres) limpiando oficinas, supermercados, vagones de metro, calles, hospitales, y a otra gente (principalmente hombres) aplaudiendo a quienes limpiaban. Unos días antes, Valentina Cepeda, la ujier del Congreso, arrancó los aplausos de los diputados mientras desinfectaba con su bayeta el atril, los micrófonos y la barandilla de la tribuna. Los invisibles gozaron efímeramente de visibilidad. La narrativa épica se dirigía por primera vez a quienes limpiaban y cuidaban.

Pocos meses después, la nueva normalidad ha relegado al olvido a los héroes y heroínas de la pandemia. Incluso al personal sanitario, que sigue denunciando su precariedad laboral y ya aparece poco en las noticias. Las preguntas se apelmazan en la mente de quienes vivimos aquella cotidianidad confinada: ¿quién cuida a los que cuidan? ¿Por qué aplaudimos en la dirección equivocada durante tantos siglos? ¿Tiene sentido volver a aplaudir a un político, a un deportista, a un famoso? ¿Por qué la narrativa épica está construida sobre la heroicidad, odiseas y hazañas? ¿Por qué los héroes, fuera del paréntesis pandémico, están tan alejados de la vida cotidiana? ¿Por qué usamos palabras como épica o héroe incluso en los contra-relatos contra el capitalismo?

Epic Domestic (Bobby Baker, 2019).

El Partido Doméstico Revolucionario

La artista británica Bobby Baker inició el año pasado en la Casa Encendida de Madrid su proyecto Epic Domestic (épica doméstica). Para la exposición, Baker diseñó un mural en el que ella misma enarbola una bandera roja y lidera una manifestación en un entorno natural y comunitario. De su boca salen frases que invocan el nacimiento del Domestic Revolutionary Party: “The time has come for a Domestic Party. ¡Viva la daily life!, ¡viva!”. El embrionario Partido Revolucionario Doméstico  otorga épica a lo doméstico, a las labores de las mujeres que sostienen la vida cotidiana. Desde la perspectiva feminista, Bobby Baker colocó siempre la vida cotidiana en el epicentro de su obra. La artista expone los tabúes que no deben verse en público, aquello que ofrece una imagen descompuesta, antiheroica, poco grandilocuente. En los años setenta, Baker cocinó una tarta amarilla y la presentó como obra de arte. Desde los años ochenta, la artista organiza performances en colegios, iglesias barriales o incluso en su propia cocina. Y puso en marcha Daily Life Ltd, una institución benéfica para apoyar el trabajo de artistas con problemas de salud mental.

Con el Partido Revolucionario Doméstico, Bobby Baker busca adaptar el formato partido al siglo XXI y llegar a un nuevo mundo donde finalmente “seamos recompensadas por nuestro trabajo doméstico subvaluado”. El Partido Revolucionario Doméstico de Baker retroalimenta y/o continúa la trayectoria de Mierle Laderman Ukeles, que publicó en 1969 el Manifiesto por un arte del mantenimiento. En las diferentes acciones que fueron configurando la tendencia del denominado maintenance art (limpiar escaleras de entrada a museos o las aceras de las galerías de arte de Nueva York), Ukeles asociaba el feminizado trabajo doméstico reproductivo a la práctica del arte. Bobby Baker aseguraba el año pasado en una entrevista que limpiar las calles, fregar el suelo o cocinar sostienen la vida y son el cimiento de la sociedad.

La épica domestica abre el juego a una disruptiva épica cotidiana que revierte la tradición occidental que apenas acepta las prácticas cotidianas cuando ofrecen valores morales, casi siempre trágicos o heroicos, en forma de auto retratos o biografías. Si no presentan estos valores, dicha cotidianidad cae en la esfera de la irrelevancia. El viva la daily life de Bobby Baker hace aflorar otras cotidianidades posibles: cotidianidades reproductivas, solidarias, empáticas, subversivas, vecinales, corporales, íntimas. Cotidianidades que retoman la relación de los cuerpos con la tierra y de los cuerpos con los cuerpos. Cuando la filósofa Isabelle Stengers pide reactivar el animismo está llamando a acabar con la gran narrativa épica que presenta el “mundo desencantado por la ciencia”. La magia, afirma Stengers, sobrepasa cualquier versión de esa narrativa épica. La vida diaria colectiva deshace el hechizo del capitalismo, legitima lo no productivo con magias compartidas y favorece otros tipos de épicas.

El arte de vivir

El proyecto The aesthethic of protest, que estudió la cultura visual de la insurrección en defensa del parque Gezi de Estambul en 2013, se encontró con una sorpresa: el peso de las imágenes de la vida diaria de la acampada de Gezi era muy importante. Mientras los medios de comunicación ponían el foco en la espectacularidad, muchas fotografías captadas por los participantes en la acampada retrataban actividades como comer, dormir, limpiar, leer o hacer ejercicio. Las imágenes de la cotidianidad de las plazas ocupadas del ciclo abierto por las protestas árabes, el 15M español y Occupy Wall Street en 2011 eran una forma de construcción de mundo y de ensalzar el placer de los vínculos sociales. Mientras los medios de comunicación intentaban fabricar imágenes icónicas de líderes individuales, los acampados se reconocían en las fotos del huerto urbano o de la guardería cooperativa de la Acampada Sol. Los medios buscaban gestos épicos, pero en el vértigo de la red apenas sobrevivían las imágenes que capturaban la no-acción de la protesta y la colaboración entre desconocidos en el espacio público. Algunos dibujantes como Enrique Flores en Madrid, Inma Serrano en Sevilla o Victoria Lomasko en Moscú se involucraron con el cuerpo en aquellas acampadas, produciendo crónicas mínimas que reflejaban una expresividad nueva que tenía que ver “con las voces pequeñas, los yoes pequeño, las palabras pequeñas, con lo anónimo, lo blando, con el no destacar”.

La cotidianidad insurrecta de la ola de acampadas subvirtió el orden de los espacios y los tiempos, hizo visible lo invisible y construyó un lugar político para ser ocupado. Desplegando su “cotidianidad otra”, los indignados de las acampadas aparcaban el futuro de la revolución y se centraban en los presentes de la gente, en micro utopías en red que conectaban prácticas cotidianas. Las acampadas, así como las diferentes formas de ocupación del espacio público, presentan un prototipo de vida social alternativa basada en el horizontalismo, la cooperación y la inclusividad. 

En los preámbulos de la insurrección de mayo de 1968, el filósofo situacionista belga Raoul Vaneigem afirmaba que “existe más verdad en 24 horas de un ser humano que todas las filosofías”. En su aclamado Tratado del saber vivir para uso de las nuevas generaciones, que publicó en 1967 tras ser rechazado por trece editoriales, Vaneigem formula una “revolución sin nombre de la vida cotidiana”. Frente al espectáculo y la subjetividad del capitalismo, Vaneigem defendía una insurrección tejida con gestos cotidianos y una nueva subjetividad radical de la cotidianidad que posibilita “tornar los momentos leves por el placer, de extraer de ellos la promesa de la vida”. En su fase final, la revolución de la vida cotidiana deviene el Arte de Vivir. También en 1967, el artista carioca Helio Oticica presentaba su obra Parangolé P15, Capa 11, Incorporo a Revolta. Los parangolés eran una especie de trajes realizados con tejidos, telas, paja u otros materiales que Oticica iba descubriendo en su deambular por Río de Janeiro. Al vestir parangolés, los espectadores descubren sus propios cuerpos como artefactos artísticos multisensoriales. Oticica incorpora la revuelta a cuerpos que ya no se inspiran en lo intelectual para rebelarse, sino en la vida de la calle, en las cosas inacabadas y en las celebraciones populares. La revolución de la cotidianidad, obra inconclusa del situacionismo, del tropicalismo brasileño y del sesentayochismo, reaparece y desaparece a lo largo del tiempo. Y en medio de la peor pandemia del último siglo resurge de nuevo esa posibilidad. Ahora que el feminismo ha acercado “los cuidados” a categoría de paradigma, ¿la revolución de la vida cotidiana podría representar una ruptura radical? 

Desplegar cotidianidades cooperativas y colectivas significa también rechazar la narrativa épica individualizante del emprendedor

Propiciar una “cotidianidad otra”, una épica de las pequeñas cosas y gestos, desvisualiza de golpe estructuras y jerarquías. Para Raoul Vaneigem el gesto de rechazo es clave, porque “puede llegar a suscitar huelgas en las fábricas”. Desplegar cotidianidades cooperativas y colectivas significa también rechazar la narrativa épica individualizante del emprendedor, del hombre autosuficiente. Valorar el mundo doméstico, las labores que sostienen la sociedad, catapulta el universo del Epic domestic de Baker hacia una revolución sin nombre que puede desmercantilizar buena parte de la vida. Por pequeños que parezcan, los gestos cotidianos pueden desencadenar imágenes y acciones de largo recorrido. La épica de las pequeñas cosas abre horizontes, cosmovisiones, mundos. Cuando Rosa Park rechazó cederle un asiento a un hombre blanco en 1955 en un autobús de Alabama desvisualizó de golpe un sistema con posos racistas, provocando el fin de leyes que parecían inmutables. Cuando José Martí escribe que “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz” o Lenin sintetiza los malestares de la Rusia zarista en el “pan, paz y tierra”, un mundo empieza a desmoronarse y otro comienza a nacer. En un gesto minúsculo –un huerto en una plaza ocupada, desobedecer una orden injusta, consumir productos de proximidad– cabe toda la inmensidad del cosmos. Y una oleada de pequeños-inmensos gestos puede provocar cambios estructurales importantes.  

Los hilos de la vida

Durante la cuarentena, los vecinos del madrileño barrio de Lavapiés colocaron hilos con banderolas de colores para entrelazar los balcones de ambos lados de las calles. Según avanzaba el confinamiento, las calles del barrio se llenaban de hilos, de colores, de casas enlazadas. Después de aplaudir cada tarde al personal sanitario, mucha gente se quedaba hablando en los balcones, escuchando música, compartiendo cotidianidades. Los hilos de balcón a balcón visibilizaban los vínculos vecinales de todo un barrio. Porque para tender un hilo a la casa de enfrente hace falta que haya alguien al otro lado y alguna relación. Tras las elecciones municipales españolas de 2019, se habló mucho del cinturón naranja: barrios nuevos de Madrid que se volcaron a votar al derechista Ciudadanos. En los barrios del cinturón naranja priman las grandes avenidas, las manzanas cerradas, las piscinas privadas, los centros comerciales y el coche. En el cinturón naranja es muy difícil tender hilos de una casa a otra del lado opuesto de la calle. Están lejos o es casi imposible encontrar a alguien al otro lado. A contramano del estilo de vida neoliberal, Lavapiés, como muchos otros barrios, forja su esencia en la cotidianidad compartida y la solidaridad vecinal. El Arte de Vivir de Vaneigem es también un estilo de vida.

El fin del hechizo del capitalismo puede que surja cuando los vecinos de los barrios cocinen juntos épicas domésticas y cotidianas para reconocerse. Y cuando tiendan, de casa a casa, de balcón a balcón, los hilos relacionales y cuidadores que hacen barrio al barrio, ciudad a la ciudad y comunidad a las personas. Como en Ersilia, la ciudad invisible de Italo Calvino en la que los habitantes extendían hilos desde las casas para visibilizar los tipos de relaciones, saldremos de la crisis postpandemia si en nuestros barrios, ciudades y pueblos cuidamos y creamos las “telarañas de relaciones intrincadas que buscan una forma”. Larga vida al Partido Revolucionario Doméstico. Larga vida al Partido Revolucionario de la Épica Cotidiana de las Pequeñas Cosas.

Quien haya salido a comprar los productos básicos en el momento más rígido de la cuarentena no podrá olvidar aquella odisea. Salir a la calle con guantes y máscara. Esperar filas gigantes para conseguir pan, frutas, verduras. Controles de seguridad. Limpiar los productos al llegar a casa. Tardar horas en una...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bernardo Gutiérrez

es periodista, escritor e investigador hispano brasileño. Ha cubierto América Latina desde el año 1999, como corresponsal en Brasil la mayoría de ese tiempo. Es el autor de los libros Calle Amazonas (Altaïr), #24H (Dpr-Barcelona),  Pasado Mañana (Arpa Editores) y Saudades de junho (Liquid Books).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí