1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Tamara Kamenszain / Escritora

“Lo abyecto se puede pensar como un modo de lo sublime”

Esther Peñas 18/07/2020

<p>Tamara Kamenszain.</p>

Tamara Kamenszain.

Cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Libros chiquitos (Ampersand) es un rosario de nombres convocados desde la gratitud de quien se siente no solo discípula sino libre, plena, ensanchada gracias a ellos. Pizarnik, Fogwill, Vallejo, Lezama Lima, Celan, Gombrowicz, Parra… Algunos de los apellidos que sustentan la vocación vital de Tamara Kamenszain (Buenos Aires, 1947), poeta, escritora, crítica literaria, ensayista, antes bibliotecaria, por momentos periodista y docente. 

Los libros, ¿nos hablan o nos escuchan?

Yo diría que nos hablan y nos escuchan porque mientras nos hacen partícipes de sus vicisitudes soportan todo lo que nosotros les proyectamos a ellos. Cada lector lee como quiere, entiende lo que quiere, imagina lo que quiere, y el libro es capaz de absorber esas diferentes interpretaciones. Justamente un libro es bueno cuando permite diferentes lecturas (es decir, cuando escucha al lector) y no cuando admite una dirección unívoca para ser leído; ahí ni nos habla ni nos escucha.

Cada lector lee como quiere, entiende lo que quiere, imagina lo que quiere, y el libro es capaz de absorber esas diferentes interpretaciones

Cuando se desconoce todo sobre un libro, ¿qué decide su lectura, el título, el autor, la editorial, la sinopsis?

Depende de la experiencia que cada uno tenga como lector. Diría que el título, aunque es importantísimo, sirve para pescar lectores muy neófitos si estamos hablando de ficción, claro. Para la no ficción un título que venda el contenido del libro ayuda y mucho (o por lo menos, si el título es metafórico, hay que apelar sí o sí a un subtítulo que apunte al lector interesado en el asunto del libro). El autor es un número puesto si pensamos en lectores más experimentados, los fans de un autor son un público cautivo que no tiene precio, seguidores a muerte y exigentes, sobre todo en poesía. La editorial ayuda, hay lectores de colecciones a los que les da cierta tranquilidad si un libro pertenece a tal o cual colección y, en el caso de que desconozcan la editorial, sospechan de la calidad del libro. La sinopsis dejémosla para las series de Netflix.

El género por el que uno sienta querencia (poesía, ensayo, narrativa…) ¿define más que otra cosa la identidad del lector?

Creo que sí, el lector de poesía es minoritario pero de una fidelidad extrema, hasta se siente traicionado si el poeta incursiona en otro género. El lector de ensayo es un poco más ecléctico porque está buscando algún asunto en el que está pensando o investigando y necesita respuestas. El de narrativa en general quiere que lo entretengan pero, cuando ya se trata de un lector más formado, exige otras cosas, quiere que lo sorprendan, que el autor no se repita y acepta incluso con placer no entretenerse…

Hay libros que requieren, para entrar en ellos, un noviciado entregadísimo, como El museo de la novela de la eterna, de Macedonio Fernández, que usted menciona en su ensayo. ¿Cómo saber si merecerá la pena hacer ese esfuerzo en ocasiones extenuante que requieren algunos títulos o autores?

Son lo que yo llamo textos de culto. Cargan un aura que depende de muchas cosas: recomendaciones boca a boca, entrada en el canon académico, posiciones programáticas respecto de la literatura (como los textos vanguardistas), etc. Si esos textos nos los imponen por obligación, son una pesadilla, pero para los que encuentran ahí un placer extra narrativo, diría que un placer casi conceptual, como es el caso de los lectores macedonianos, la dicha es total. 

Idea Vilariño decía que cuando coincidió con Borges decidió no conocer a ningún otro autor cuya obra le hubiera fascinado. ¿Tiene usted esa misma visión?

Sí, suele pasar. Es que entre el autor y la persona puede haber un desfase peligroso. Tendemos a idealizar a nuestros autores preferidos y en realidad son gente como cualquiera de nosotros, no les pidamos que también nos fascinen como personas. De todos modos, si vamos al encuentro de ellos –por ejemplo, en una entrevista periodística, como me ha pasado muchas veces-, sin grandes expectativas de que nos caigan bien, suelen darse sorpresas maravillosas donde autor y persona ya se confunden.

El que la poesía acompañe el duelo, nos asista en la muerte, ¿tiene que ver con su parte de inefable, de misterio?

El exceso que fastidiaba a Gombrowicz cuando se burlaba de los poetas era sobre todo un exceso de engolamiento y yo eso no es otra cosa que un exceso de ego

Así parece, se dice que en el repertorio de un poeta sus momentos más altos suelen tener que ver con poemas relacionados con muertes cercanas, con grandes pérdidas, tal vez porque la poesía tiene más recursos para dar cuenta de las ausencias, de la falta, en fin, está más cerca del silencio. No por nada se dice que los adolescentes escriben poesía amorosa después de que cortaron una relación y perdieron al objeto amado. La poesía se lleva bien con el amor y con la muerte, ¡qué dúo!

Cita usted los versos de Aragon (“Los dos escupamos los dos / sobre aquello que hemos amado”). Si escupir puede ser un acto estético, ¿todo es susceptible de serlo?

Ah, claro, eso seguro, todo es susceptible de serlo, y esto se ve todavía más en las artes visuales. Desde la irrupción del movimiento surrealista, del que Aragon era parte, a un siglo de la irrupción del surrealismo, los materiales que se dan en llamar “abyectos” tienen hoy un lugar cada vez más destacado en las obras de arte. Pero bueno, ya Kant diferenciaba entre lo bello y lo sublime y lo abyecto se puede pensar como un modo de lo sublime.

Habla en su ensayo de lo que Gombrowicz calificó de “exceso”. No sé si allá está sucediendo algo similar a lo que ocurre en España con la poesía, que además de ese ‘exceso’, se ha ‘colado’ en la poesía una suerte de mediocridad absoluta (una manera de escribir entre adocenada, cursi, previsible, hueca…) que además vende muchísimo. ¿Cómo detectar a un intruso en la poesía, que era de los pocos terrenos que el capitalismo no había conseguido rentabilizar?

La verdad es que no sé bien a qué tipo de poesía se refiere usted, pero qué bueno que esa poesía por lo menos venda muchísimo, porque esa suerte en Argentina no la tenemos con nada de lo que se publica en ese género… Me parece que el exceso que fastidiaba a Gombrowicz cuando se burlaba de los poetas era sobre todo un exceso de engolamiento y yo agregaría que eso no es otra cosa que un exceso de ego. 

Cuando un escritor “se vuelve poderoso”, ¿su obra se resiente?

No sé, tal vez ese afán de poder patriarcal, lo llamaría yo, es decir, de creer que lo que se escribe es la verdad revelada y viene de la cabeza de un genio que no duda de nada, que no tiene fisuras, que no se pregunta nada, ya se vea de entrada en su obra. Aunque a veces hay primeros libros donde todavía la fama no se solidificó y conservan la capacidad de ser “chiquitos”, es decir, de ser vulnerables, de no querer convencer a nadie de nada. 

¿Qué nos dicen de una obra y un autor los premios?

Creo que no nos dicen nada en especial, son un golpe de suerte más que un reconocimiento al mérito. Sabemos que dependen de los jurados, de intereses varios muchas veces aliados a instituciones y/o a editoriales. Además, me llama la atención la escasez de escritoras que acceden a esos premios, sobre todo aquellos que suponen un desembolso grande de dinero. Sin ir más lejos, de los 116 que obtuvieron el Nobel de Literatura, sólo quince fueron para mujeres.

Leer por placer o hacerlo de manera retribuida, ¿en qué modifica nuestra mirada sobre las líneas?

Las dos cosas me gustan pero obviamente leer por placer permite el encuentro sorpresivo, la felicidad de encontrar algo inesperado. Leer por dinero (que así se llama la segunda parte de mi libro) tiene lo suyo pero es más arduo. Ser asesora editorial, ser jurado de concursos o coordinar clínicas de obra y hasta dirigir tesis académicas, son actividades que, además de ayudarnos a vivir de algo, requieren de una torsión de lectura donde tenemos que alejarnos lo más posible de nuestros gustos personales, y eso suele ser útil.

¿De qué sana la lectura?

En esta época de cuarentena diría que sana del encierro, nos hace volar un poco por fuera de las cuatro paredes de nuestras casas. Y eso no es poco.

Autora >

Esther Peñas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí