1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Charnego power revolution

Carecía de ese sentido del personaje que gasta el grueso de novelistas por aquí abajo, tan interesanteZzzzz. La expresión seria, cabreada, de las fotos, era una suerte de timidez. De vez en cuando se le iluminaba la cara, y hablaba de liarla

Guillem Martínez 19/07/2020

<p>Juan Marsé, fotografiado el 20 de agosto de 2012. </p>

Juan Marsé, fotografiado el 20 de agosto de 2012. 

Elisa Cabot

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Las novelas no hablan de países. Ni siquiera Guerra y Paz describe un país. La primera gran novela americana, así, no habla de América, sino de un cetáceo. Es decir, de otra cosa. Lo que da un apunte del género: es otra cosa a la esperada. Un truco. El Quijote, la invención del género, habla de un inadaptado, tal vez un tonto. Y ese es el género, hasta que Musil se lo carga. Con otra novela con tonto muy tonto. La novela, en fin, son tontos, personas en colisión violenta con la realidad. Lo que posibilita –y este es el gran qué– hablar de los listos. De la realidad, incluso de realidades más profundas que la realidad, que la realidad esconde. Tanta inteligencia a partir de la materia prima del tonto –tan común en todos los trabajos y oficios– apunta la excepcionalidad del autor que lo consigue. En este párrafo aparecen unos pocos al tuntún. Tostoi, Melville, Cervantes, Musil...  Marsé es otro. Uno de los grandes. Se dice rápido.

Juan Marsé, nacido Juan Faneca, y adoptado por los Marsé, su familia –en una peripecia que retrata un país en el que nada es lo que parece o lo que se dice; antaño, con mayor intensidad incluso; hoy, con mayor extensión–, iba para joyero, un oficio con otros tontos. Su ruptura biográfica con sus orígenes obreros y populares fue la escritura, a la que accede influenciado por el estilo más que por la trama, a la francesa de aquel momento. Ahora que lo releo, no es eso, pero es algo de eso. Sus tramas son, no obstante, complejas, y facilitan la erosión con la realidad. Autor-rumor, esa fuerza de la que todo el mundo hablaba, tenía un acceso al público prestigioso, pero dificultoso –su Si te dicen que caí, 1973, estaba editada en México; o en BCN con sello mexicano; no era fácil encontrarlo en puntos fáciles–. Accedió a la velocidad crucero –velocidad crucero en la novela: la capacidad de tener un público mayor, de hablar con él, de ofrecerle una obra individual, de ser más libre– con el Premio Planeta –La Muchacha de las bragas de oro, 1978–. El Planeta, ya puestos, se portó muy bien en los 70. Legalizó, por decirlo de alguna manera, autores raros de los 60, y que conformaban una normalidad cultural conflictiva, e internacional. Desde los 80 hizo lo contrario. Construir un mercado fundamentado en otras series culturales, no problemático, inexportable, anecdótico. Marsé, por cierto, ha sido el único miembro del jurado Planeta en dimitir y salir huyendo.

En su segunda novela –Últimas tardes con Teresa, 1966; gana el Biblioteca Breve, un premio de los que ya no hay, orientado a relacionar la literatura española con lo que sucedía en el exterior; un intento de buscar un lector nuevo; el interior era asfixiante, y sus novelas, sus Gironellas, sus Salisachs, como señala Ignacio Echevarría, se parecían al grueso de novelas actuales en estructura y temas y trayecto corto; lo que tal vez habla de un fracaso colectivo–, plantea un tonto nuevo y unas fricciones con la realidad nueva. El charnego, el Pijoaparte. Y un subgénero novelístico. La Novela de Barcelona. Un corpus al que ahora ya estamos habituados, lo que nos impide observar su carácter gamberro y poco habitual. Originalmente fundado en catalán, y con una sola novela –la descomunal, extraña, original Vida Privada, de Josep María de Sagarra–, vive después, mayormente, en el castellano, ante el desinterés por él por parte de la literatura en catalán. Tal vez tiene su origen, a su vez, en otro género. La revolución teatral que vivió BCN en 1835, que liberó el teatro del poder real, y que provocó una ola de obras extrañas, populares, en las que se mezclaba el catalán y el castellano, la vida privada, las opciones personales, con los posicionamiento sociales y políticos, y la formalización de las reglas, discretas y crueles, de una ciudad. La Novela de Barcelona agrupa a autores como, entre otros, Montalbán, Mendoza, Casavella, o el último Torné. Son novelas que, por género, facilitan la explicación de la violencia social –inaudita, ruidosa, feroz–, en una ciudad que tiene mecanismos centenarios, como todas, para no verla. Posibilitan ver el conflicto carnal, social y económico, donde no se le espera, y donde las reglas del juego, silenciosas, no se explican. Todo ello, lo dicho, a partir del charnego –un origen, una clase social, una cosmovisión–, un ser que no existe, por lo que debe disimularlo continuamente. Un ni ser ni estar. Lo que garantiza un espectáculo grandioso.

Sus charnegos se construyen patinetes y descienden la empinada calle Verdi a todo trapo, encuentran el cadáver de Carmen Broto, rubia y abandonada en un solar; se explican aventis que, a su vez, explican cosas no calculadas, follan con quien no deben, falsifican veraneos para codearse con los ricos y brutales, apuestan, juegan, pierden; se les rompe las piernas en una ciudad que, hasta ese momento, les reía las gracias. Explican una ciudad hostil, que no volverá a permitir nunca, jamás, que los que se construyen patinetes se queden con tu fábrica o con tu hija. Con esos personajes Marsé describe a los listos y a los tontos. Y en ese trance, a la BCN del franquismo unplugged, la del Franquismo Pop, la de la democrática, pujolista, y con su izquierda consagrada a sus negocios y al optimismo no fundamentado.

Fugaz militante comunista, compañero de viaje longevo, amante de la vida, esa cosa que sólo sucede una vez –la diferencia entre las izquierdas y las futuras derechas democráticas, o no, en la BCN de los 70 era el whisky, esa metáfora–, practicó el periodismo, en artículos, o en ese proyecto colectivo que fue Por favor–elaborado, entre otros, junto a su amigote Montalbán–, tal vez el último objeto rupturista en la prensa española de la Transición. En ocasiones coincidía con él en algún cenorrio o copón. Carecía de ese sentido del personaje que gasta el grueso de novelistas por aquí abajo, tan interesanteZzzzz. La expresión seria, cabreada, de las fotos, era una suerte de timidez. De vez en cuando se le iluminaba la cara, y hablaba de liarla. En BCN, en fin, se dejó de liarla con el pujolismo, esa apisonadora gregaria y derechista, que ha ido creciendo desde 1980, hasta convertirse en un cetáceo de novela americana. Hablábamos catalán, ese catalán no normativo, desgarbado, ágil, macarra, charnego, que en su día salvó al catalán. Liarla, ahora que lo pienso, es una palabra que aparece mucho en sus novelas, en las que alguien, por ejemplo, se viste para liarla, la lía y, lo dicho, le rompen las piernas. En 2017, en alguna biblioteca pública, aparecieron sus libros mutilados, por haberse posicionado en contra de la Nueva Iglesia Procesista. Aquel hombre de izquierdas, beligerante, contra la identidad, alejado de lo identitario, posicionado por lo mismo en contra del nacionalismo español, fue tildado de españolista y toda la pesca. Parecía un fragmento final de una Novela de Barcelona.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí