1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Derechos trans

Debates que podrían ser (pero no son) dentro del feminismo

Hay reconocimientos fundamentales que deberían ser ya una realidad. No es de mi gusto tener que salir a denunciar que todavía no lo son y ocultar de forma indirecta otros problemas

Rosa María García 6/07/2020

<p>Manifestación del 8 de Marzo (2020) en Ciudad de México.</p>

Manifestación del 8 de Marzo (2020) en Ciudad de México.

Samantha Pantoja

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En medio de la tormenta que vive la comunidad trans, en medio del cuestionamiento de los pocos derechos que tenemos y los muchos derechos que nos quedan por conseguir, aparece un mensaje: “Se habla demasiado sobre esto”.

No podría estar más de acuerdo. Me molesta, y mucho, que tengamos que ser el centro de un debate que es desagradable por violento, por deshumanizador. Nuestros derechos no se debaten. Hay reconocimientos fundamentales que deberían ser ya una realidad, y no es de mi gusto tener que salir a denunciar que todavía no lo son y ocultar de forma indirecta otros problemas. Mucho menos cuando la posición contraria, por defecto, es la simple negación de mi vida, de mi experiencia, de mi existencia como tal. En otros espacios he comentado lo mucho que me molesta ser un titular o un tema de debate, sobre todo cuando se piensa en las vidas como si fueran simples conceptos de una teoría abandonada.

Hay debates fundamentales que podríamos tener, si los discursos que debaten los derechos trans se centraran en las cuestiones de fondo y no en discutir realidades que, al margen de todos los estereotipos rancios, existen y son irrenunciables. Quiero mencionar sólo algunos, que creo que serían muy enriquecedores para un movimiento emancipatorio como es el feminismo que muchas tratamos de construir. Por supuesto, estos son debates en la medida en que son realidades que todavía hay que pensar y transformar en común.

El primer debate que podría ser es diametralmente opuesto al bulo del “lobby trans” en torno a las farmacéuticas. Como sabe cualquier persona que lea o escuche a gente trans, una de las reivindicaciones base de nuestra comunidad se resume en la demanda feminista de la autonomía corporal. Es decir, que no se nos exija seguir procesos de modificación corporal (ya sean tratamientos hormonales o cirugías, pero también, y más en general, una expresión de género determinada) para ser reconocides como trans. Partimos de la base de que nuestras realidades son diversas y complejas, y que fiscalizarlas es una herramienta que históricamente se ha adscrito al sistema social hegemónico y sus bases: el capitalismo patriarcal y colonial de corte capacitista. En este sentido, esta demanda feminista aplicada al colectivo trans (pero también al resto de siglas, y especialmente a las personas intersexuales) toca elementos clave del sistema que pretendemos transformar.

El colectivo trans, pero especialmente las mujeres trans, nos quedamos sin medicamentos disponibles para nuestro tratamiento hormonal periódicamente

¿Cómo se traduce esto en lo concreto? Para comenzar, esta demanda pone en el centro de la discusión la medicalización, fuertemente feminizada. Diagnósticos, producidos tanto en torno al cuerpo como en torno a la conducta que son relegados al tratamiento farmacológico, y que cruzan con la organización del trabajo y de la vida en que estamos, con nuestro esquema de producción-reproducción y con el rol asociado a las mujeres en él. Por supuesto, con ello también se trata de cuestionar la producción de fármacos: cómo y qué se produce, en quiénes se investiga, bajo qué clase de modelo de trabajo, cuánto dinero vale ese tratamiento, cómo de útil es en realidad y, sobre todo, quién se lleva la mayor parte de los beneficios. El colectivo trans, pero especialmente las mujeres trans, nos quedamos sin medicamentos disponibles para nuestro tratamiento hormonal periódicamente. Obviamente, la idea de que somos un interés fundamental para las farmacéuticas es un absurdo, pero la cosa va más allá. ¿No pone esta misma realidad en cuestión el control capitalista de recursos clave para nuestra salud? ¿No implica directamente repensar los intereses económicos y sociales de fondo desde el conflicto entre el capital y la vida? ¿No es, aunque de forma indirecta, un alegato contra el trabajo en una sociedad dominada por la mercancía y no por las personas?

Un segundo debate es el del tutelaje, tanto material como simbólico. Se nos roba la voz, nos secuestran las palabras y hasta el relato de nuestras vidas: quedamos al amparo de un diagnóstico de “disforia de género” que nos tiene que dar un psicólogo o un psiquiatra. Por supuesto, la comunidad trans está en general totalmente en contra de esto, por varias razones bien claras y evidentes. En primer lugar, desde luego, está el tutelaje como tal: no tenemos la más mínima autonomía y se entiende nuestra condición (una realidad constante en la historia y las sociedades humanas) como una patología. Aquí vemos el problema de confundir el malestar que supone lo que clínicamente se llama “disforia de género” con el hecho de ser una persona trans, asociación de ideas que es errónea de partida. Pero de fondo está el problema de la patologización y la pérdida de autonomía a través de ella, asociada al capacitismo, y más concretamente al cuerdismo. La psiquiatrización, con sus dinámicas de control y negación de la autonomía, ha jugado un papel fundamental en la represión de las sociedades occidentales modernas, siendo un eje clave para la construcción de exclusiones, también desde un órden de sexo-género y en base a principios capitalistas. Igualmente, el estigma que rodea a muchas patologías ─unido siempre a la victimización─ permea el modo en que las concebimos y las incorporamos a nuestros esquemas de pensamiento. Lo que hay de fondo es un modelo social de discapacidad, una sociedad que incapacita al ofrecer un modelo de normalidad capitalista e ignorar las herramientas clave para vivir en común.

Las mujeres trans que sufren mayor riesgo de vivir violencias y tienen un acceso más limitado a recursos sociales y económicos son siempre las racializadas y migrantes

Como tercer debate fundamental, está el orden de sexo/género. Las feministas llevamos más de medio siglo pensando cómo funciona y cómo transformarlo desde lo concreto. Hemos visto que, evidentemente, las mujeres nos encontramos en una situación estructural de lo que llamamos opresión. Sin embargo, no hay nada más lejos de la realidad que la idea de que esta opresión se da siempre igual. Este orden cruza en lo concreto con el fundamento de clases de nuestra sociedad, y se alinea de modos específicos con regímenes de raza, capacidad, edad o sexualidad. Las mujeres trans que sufren mayor riesgo de vivir violencias y tienen un acceso más limitado a recursos sociales y económicos son siempre las mujeres trans racializadas y migrantes, muy presentes en la prostitución y otras formas de trabajo sexual. Estas realidades desvelan a su vez el régimen de racialización eurocéntrico sobre el que se ha construido la modernidad capitalista, y en particular el pasado colonialista de España, aún presente en la mitografía nacionalista. También son las personas migrantes, procedentes esencialmente del Sur Global y la periferia del capital en general, las que no tienen los derechos fundamentales que otorgan la nacionalidad y el trabajo en la “economía formal”. Y aunque la situación más difícil a nivel laboral la viven sin duda las trabajadoras migrantes, también muchas mujeres trans nacionales tienen presencia en la prostitución de forma alarmante, jugando un papel fundamental la capa socioeconómica de procedencia y el apoyo familiar y de amistades. Cabe recordar que han sido el orden colonial y el patriarcal los que han encerrado nuestros modos de pensar el sexo/género en dos clases excluyentes y nos han forzado a darnos sentido sólo a partir ─con o contra─ de esta norma social, alimentada por el capitalismo moderno.

Todos estos son debates clave, realidades que, planteadas desde una perspectiva radical, tocan los elementos que han construido nuestro modo de vivir, de ser y estar en un mundo que nos ha expulsado, de una forma o de otra. Por supuesto, se puede concretar mucho más. Es necesario pensar, por ejemplo, en nuestros modelos relacionales, en los afectos y cuidados, y en cómo eso se debería traducir en reconocimiento jurídico y políticas sociales; es necesario que hablemos de trabajar muchas menos horas y, sobre todo, que ese trabajo sea útil, que no esté dedicado a engordar el bolsillo de un parásito; es necesario que hablemos de transformar las políticas de migración, de nacionalidad y de derechos políticos fundamentales como votar; es necesario que hablemos sobre el deseo, el consentimiento y la sexualidad en general; etc.

Son muchos los debates que podríamos tener si todas tuviéramos claro cuáles no son los necesarios y pensáramos desde lo concreto, desde la vida ordinaria de una persona que podría ser cualquiera. Y todos estos debates podrían hilarse de mil maneras distintas, porque están de hecho relacionados de mil maneras distintas. La cuestión es en qué trabajamos, de qué vamos a hablar, qué es lo que nos importa en realidad. Yo lo tengo claro: quiero una cotidianeidad digna. A mí me gusta llamarla “comunismo”. El lector, la lectora o le lectore puede llamarlo como le dé la gana.

-----------------------------

Rosa María Garcían es activista trans, compañera y portavoz de la Asamblea del Orgullo Crítico de Murcia.

En medio de la tormenta que vive la comunidad trans, en medio del cuestionamiento de los pocos derechos que tenemos y los muchos derechos que nos quedan por conseguir, aparece un mensaje: “Se habla demasiado sobre esto”.

No podría estar más de acuerdo. Me molesta, y mucho, que tengamos que ser el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí