1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

SEÑALES DE HUMO

La Chueca andalusí

Ana Sharife 26/07/2020

<p><em>La Corte de Abderramán III</em></p>

La Corte de Abderramán III

Dionisio Baixeras Verdaguer

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hubo en la Córdoba Omeya un barrio rico y distinguido habitado casi exclusivamente por homosexuales. Estaba situado en una zona de huertas, cerca del molino de la Albolafia y la mezquita principal, a mano de los centros de poder, junto al puerto fluvial y el puente romano (zona de intercambios), lindando con la muralla en la ribera derecha del Guadalquivir. En Derb Ibn Zaydun el amor entre hombres volaba por las laberínticas callejuelas y la sexualidad se vivía con total libertad, escapando a todo control humano.

La homosexualidad y el lesbianismo era consentido bajo la tolerancia coránica hacia el erotismo y el placer sexual, se cantaban los placeres del vino y la embriaguez pese al reproche de alguna escuela jurídica, y en toda Al Ándalus florecía la poesía homoerótica (mudakarat). Mientras “el reino visigótico se caracterizó por una fuerte oposición a estos comportamientos sexuales, castigados con la castración y el exilio”, escribe Alejandra Agustina en Homosexualidad en Al Ándalus, con la dinastía Omeya (siglo VIII) y el fin de la dominación visigótica, se empezó a hablar libremente del tercer sexo. El propio Avicena (siglo X), médico persa de enorme autoridad en todo el mundo árabe, decía que la sexualidad homosexual, lésbica y heterosexual eran la misma.

Las antologías de poesía medieval de todas las capitales árabes muestran la misma corriente de poesía homoerótica que se encuentra en Córdoba, Sevilla o Granada. Al Ándalus, que ocupaba una mayor extensión que la actual Andalucía, “se constituiría como civilización refinada y cosmopolita desde el siglo VIII al siglo XIII, e incluso se mantendría parcialmente hasta el siglo XVI en el reino de Granada”. 

Abderramán I (Palmira, 731-Córdoba, 788) “tenía un sentido ecuménico de la vida, y cuando entra triunfante en Córdoba con su espléndido caballo blanco, libera de la esclavitud a una visigoda a la que desposó y fue la madre de Hisham I”, señala Manuel Francisco Reina en el estudio preliminar de Antología de la Poesía Andalusí (2007). Con Abderramán II (Toledo 792- Córdoba, 852), el árabe llega a superar al latín. “Aquel emir iniciaría una inmensa biblioteca, para la que encargó le trajeran de Oriente los ejemplares más interesantes y de mayor aportación al saber, atrayendo a Córdoba a los más ilustres sabios de su época”. 

Córdoba se convirtió en una de las capitales mundiales con mayor relieve social y cultural. “En dimensiones, servicios, cultura y economía, no tenía rivales en Europa occidental, y en Oriente solo Constantinopla podía parangonársele”, escribió el historiador estadounidense Stanley Payne en La España medieval (1985). Fue la primera ciudad de la península con las calles pavimentadas y alumbrado público nocturno, que se distribuía mediante una red perfectamente organizada, y alcantarillado (Francisco Azorín), y su topografía se puede estudiar a través de sus almunias, molinos y sus 96 fuentes árabes (Jesús Zanón). La monja alemana Roswita von Ganderheim diría maravillada en el siglo X,: “Córdoba, joya brillante del mundo, celebrada por sus delicias”.

A la antigua Chueca andalusí se le llamó Derb Ibn Zaydun, en honor al mayor poeta neoclásico de Al Ándalus, quien había concebido el amor como una religión

La obra de los peregrinos, eruditos y científicos europeos, relataban fascinados la naturalidad de la homosexualidad entre los refinados musulmanes y la aristocracia judía de la Córdoba de Al Ándalus, la suntuosidad de los edificios públicos, la abundancia de bibliotecas y colegios, incluso la comodidad y limpieza de sus jardines y 600 baños públicos. En el siglo X, “la Granada zirí era el centro de cultura aristocrática y distinguida que involucraba junto al individualismo romántico una exploración intensa de todas las formas de sexualidad liberales, bisexualidad y homosexualidad”, señalan los antropólogos Stephen O. Murray y Hill Roscoe en Aspectos de la cultura judaica en la Edad Media

A la antigua Chueca andalusí se le llamó Derb (camino) Ibn Zaydun (Córdoba, 1003-Sevilla, 1071), en honor al mayor poeta neoclásico de Al Ándalus, quien había concebido el amor como una religión. Zaydun se convirtió en el favorito del emir de Córdoba y en ministro con el último abadí de Sevilla, Al Mutamid, un rey taifa que gobernó con tan inteligencia y elevada sensibilidad estética que en su reinado la cultura floreció y la poesía sevillana adquirió un nuevo grado de exquisitez y belleza formal. Junto a Ibn Ammar de Silves (el Abenamar de los cristianos) gobernarían Sevilla los amantes, como rey y ministro. 

La obra El círculo de los muchachos en blanco (2001), de Magdalena Lasala, recrea las vivencias de un grupo de adolescentes estetas y estudiosos que durante el tercer califato de la dinastía Omeya vivía en dicho arrabal, en un tiempo en que el espíritu era cultivado con el mismo esmero y cuidado que una campiña. Entre aquellos jóvenes se encontraba el historiador y “padre de la religión comparada”, Ibn Hazm (Córdoba 994-1064), autor de El collar de la Paloma, una de las obras más original y completa jamás escrita, y una verdadera joya de la literatura andalusí. 

Reina señala en su Antología que El collar “recoge una detallada visión de la tolerancia del Al Ándalus y supone una valiosa fuente de información social, política y urbanística de la Córdoba de época califal, así como una inigualable antología de poesía amorosa (diwan) andalusí, empedrada de composiciones elegantes y refinadas”. Una obra donde “el amor heterosexual se intercala con historias de hombres que se enamoran de otros hombres”. Para el poeta el amor sería una especie de naturaleza, “lo que los musulmanes llaman al-iftitān bi-l-suwar (trastorno del alma)”. 

Fiestas de vino y poesía

No lejos de la Puerta Osario (Puerta de los Judíos durante el período andalusí) había un jadín donde bajo la noche estrellada se celebraban fastuosas fiestas y certámenes de poesía. Acudía la gente más cultivada del momento, maestros espirituales y mozárabes cristianos, intelectuales judíos y musulmanes –entre ellos, el visir de Badajoz al-Qabturnuh, o lbn Jáqán, secretario del gobernador de Granada–, amantes del verso y el vino, que tenía sus ritos para beberlo, y sus distintas clases de copas y jarras y modos de escanciarlo.

En la Córdoba andalusí hubo una docena de romances memorables entre mujeres, “habiéndose perdido un destacado Tratado sobre el lesbianismo del sIX”

A estos encuentros también asistían poetisas. En la Córdoba andalusí hubo una docena de romances memorables entre mujeres, “habiéndose perdido un destacado Tratado sobre el lesbianismo (Kitab al-Sahhakat) del siglo IX, y trabajos posteriores sobre erotismo árabe lésbico”. La mayor parte de la literatura andalusí se destruyó a manos de los conquistadores, como la gran quema ordenada por el cardenal Cisneros, con la que ardió parte de la memoria de Al Ándalus, poco después del destierro de los judíos. 

“A los cristianos del resto de Hispania les escandalizaba el libertinaje andalusí, especialmente el homosexual, al que consideraban una enfermedad contagiosa e incurable”, escribe Reina. “Un torrente de pasiones sexuales y hedonistas similar al mundo griego y romano”, sin entender que “en Al Ándalus, homosexualidad y devoción religiosa estaban combinadas. Una experiencia mística con Dios en términos eróticos de la que beberían también los místicos castellanos”. 

A las citas poéticas accedían efebos y esclavas no concubinas, liberadas del velo y el harem, que en el amor eran libres. La sodomía impuesta, sin consentimiento, es decir, la violación, era castigada por la autoridad y atacada y ridiculizada por los propios poetas.

Te abrazaba la cintura tierna,
bebía de la boca agua clara.
Yo me contentaba con lo permitido,
pero tú querías aquello que no lo es.
Expondré aquello que ocultas:
¡Oh gloria de la caballería!
Defendiste las aldeas,
pero violaste a las personas

El islam andalusí consideraba necesario que la persona amada (ya fuese sirviente, esclavo o cautivo) tuviera la libertad de otorgar su amor

El islam andalusí consideraba necesario que la persona amada (ya fuese sirviente, esclavo o cautivo) tuviera la libertad de otorgar su amor, y estos asumían, tanto en la literatura como en el mundo real, el papel de señores y dueños de sus amantes. “Este recurso refinado de sublimación neoplatónica y ambigua castidad, llamado amor udrí, daría comienzo con el jurista y literato persa Ibn Dawud y su Libro de la flor, de quien los andalusíes (judíos, musulmanes y mozárabes cristianos) aprendieron las reglas del juego del amor cortés, que se asemeja al romanticismo de caballerías de la Europa cristiana”, señala Rubiera Mara en La poesía árabe clásica en al-Andalus: época omeya (1992). 

El lord Byron andalusí

Al amparo de la dinastía Omeya, florece la obra de cientos de autores de enorme magisterio, entre los que citaremos tres que hacían gala de su homosexualidad (o bisexualidad) y destacaron por su aportación y el atrevimiento de su lírica. Como Ibn Šuhayd (Códoba, 992-1035), un lord Byron andalusí que “cultivó los géneros modernistas y se convirtió en uno de los más grandes líricos y filólogos de Al Ándalus”. 

Nuestra borrachera era tan grande

que nos empeñamos en hacer lo prohibido;

arrojamos al suelo nuestros bonetes

y arrastramos los cabos de nuestros turbantes.

Su teoría y crítica literaria Epístola de los genios es una obra maestra y, a su vez, “una antología de los poetas en árabes que le precedieron, en forma de un viaje sobrenatural, semejante a la Comedia de Dante”, escribe Miguel Pérez Rosado en La época OmeyaHistoria de las literaturas hispánicas. “Se le asocia con el estoicismo senequista por su poesía culta y original, donde muestra un espíritu crítico e inconformista, en contra de lo establecido”. Su cuerpo sería enterrado al lado de su amante el visir y también poeta al-Zayyalĩ. “Jamás se vio, junto a la tumba de una persona, tanto llanto y tanta lamentación como se vieron junto a la suya”, describiría lbn Bassám.

Los poemas del judío converso Ibn Sahl (Sevilla 1212-1251) eran de tal belleza que aparecen en Las mil y una noches. Su obra se cantó en todos los confines del mundo islámico como ejemplo de poesía amorosa. Cuando Sevilla fue tomada por Fernando de Castilla, en 1248, Ibn Sahl tuvo que abandonar la ciudad. Sus versos gozaron tanto del aprecio del gobernador almorávide ceutí Ibn Khallas que lo convirtió en su secretario. Cuando murió en un naufragio, el gobernador exclamaría “la perla ha vuelto al mar”. La antología de Ibn Sahl contiene ejemplos de la más refinada poesía andalusí, casi exclusivamente homoerótica, dedicada a un muchacho judío a quien amaba hasta la locura.

Has cortado mis noches con la espada del insomnio 

hasta el punto que se han convertido, 

mirada de tus ojos negros, en un esclavo ladrón.

Elegante, irreverente y tremendamente atractivo, Ibn Quzman (Córdoba 1080-1160) se alejó de las corrientes clásicas, de las casidas y los cánones del verso clásico árabe, llevando a su más alto nivel el zéjel (un tipo de moaxaja), un estilo sin remilgos y profuso en situaciones eróticas que celebraban el vino, la fiesta y el amor hacia mujeres y hombres. Su obra está recogida en la traducción que hizo el filólogo y arabista Emilio García Gómez de su obra completa Todo Ben Quzman (1972). 

Es necesario recordar que, en 1927, el gran mecenas y bibliófilo aristócrata egipcio Ahmad Zaki Pasha le entregó a un jovencísimo García Gómez un importantísimo manuscrito de poesía bajo el nombre Libro de las banderas de los campeones, del poeta andalusí Ibn Sa‘id. Traducirlo constituyó la base de su conocimiento de la poesía andalusí y de su primer gran éxito editorial, los Poemas arabigoandaluces (1930), de enorme influencia e inspiración en Lorca.

Harenes masculinos

Córdoba, Sevilla y Granada tenía harenes masculinos consentidos por sus reyes y califas, algunos abiertamente homosexuales, como Abderramán III (Córdoba, 891- 961) y Alhakén II (Córdoba, 961-976), quien murió en brazos de su eunuco preferido, además de por visires y soberanos nazaríes, o el último rey de la taifa de Granada, Abd Allah, un hombre pacífico e impresionable, nada aficionado a las mujeres. Claudio Sánchez-Albornoz, en unos de sus ataques de homofobia llegó a decir que “sin la reconquista, habría triunfado la homosexualidad, tan practicada en la España mora”. 

Córdoba se convertiría en la Atenas de Occidente con Abderramán III. Su figura como soberano es recordada por los historiadores como la más tolerante de su dinastía

Sin embargo, en los harenes, salones de carácter privado y cuidadosamente custodiados, se concentraban también los planes militares y las estrategias políticas de los Estados y reinos (“harenes políticos”). Incluso refiriéndose a la Sevilla del siglo XII, un importante tratado del jurista sevillano Ibn Abdūn señalaría que los espacios de libertinaje más frecuente eran “los baños públicos” y “las iglesias cristianas”, pobladas de sacerdotes “libertinos, fornicadores y sodomitas” (Sevilla a comienzos del siglo XII: el tratado de Ibn ʻAbdūn,una herramienta indispensable para el estudio de la sociedad de Al Ándalus).

Córdoba se convertiría en la Atenas de Occidente con Abderramán III. Su figura como soberano es recordada por los historiadores como la más tolerante de su dinastía. El califa crea la primera academia de medicina en toda Europa, una universidad y una escuela de traductores del hebreo y del griego al árabe. Funda 70 bibliotecas públicas y llegan a Córdoba, desde las naciones más alejadas, estudiosos, copistas y libreros, convirtiéndose la capital en el cerebro del mundo. 

Sin embargo, fue Alhakén II (Códoba 915- 976) el mejor de los reyes de cuantos han existido. Rubio, de ojos negros y tremendamente culto, la historia le recuerda como un político pacífico, tolerante y muy preocupado por el bienestar de sus súbditos, que convierte a Córdoba en la primera ciudad de la Península que tuvo pavimentadas sus calles, alumbrado público y alcantarillado. Funda 27 escuelas públicas en las que los eruditos enseñaban de forma gratuita a los pobres y huérfanos a cambio de atrayentes salarios, y decreta la enseñanza obligatoria.  

Sabios y eruditos de toda la Europa cristiana viajaban a Toledo o Córdoba para realizar sus estudios. Toda esta estimulación provocaría una revolución en el pensamiento y en las ciencias por parte de los eruditos de la época como fueron Ibn Masarra, Ibn Tufail, Al-Gafeqi, Averroes o el judío Maimónides, entre otros, que destacarían, sobre todo, en medicina, matemáticas y astronomía. 

Alhakén incrementaría la biblioteca universalista de sus predecesores con más de 400.000 volúmenes que abarcaban todas las ramas del saber. Tenía anejo un taller de escribanía con copistas, miniaturistas y encuadernadores, la mayoría mujeres, y agentes que ojeaban y compraban libros en El Cairo, Bagdad, Damasco y Alejandría. Al frente de la biblióteca puso a la intelectual Lubna de Córdoba. 

 “Pasaron siglos antes de que se reuniera en España una biblioteca como la suya, sólo porque escribía, perdonaba, protegía a los filósofos y pagaba a todos los poetas, incluso a los más desvergonzados”. Alhakén, el mejor de los reyes que han existido, moriría en brazos de su amado eunuco.

Hubo en la Córdoba Omeya un barrio rico y distinguido habitado casi exclusivamente por homosexuales. Estaba situado en una zona de huertas, cerca del molino de la Albolafia y la mezquita principal, a mano de los centros de poder, junto al puerto fluvial y el puente romano (zona de intercambios), lindando con la...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel Angel

    Enhorabuena por el artículo CTXT, la revisión histórica que este reportaje hace de nuestro pasado invita a una reflexión profunda de nuestra desconocida y preciosa historia, enhorabuena también al autor.

    Hace 1 año 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí