1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Miren Gorrotxategi / Candidata a lehendakari por Elkarrekin Podemos

“No hay que ser muy astuta para ver que el PNV es el vocero de la patronal”

Gorka Castillo 5/07/2020

<p>Miren Gorrotxategi. </p>

Miren Gorrotxategi. 

G.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Miren Gorrotxategi (Durango, 1967) es una fustigadora de conciencias. Tal vez porque deja traslucir su contumaz idealismo o, quizá, porque asume su papel de brújula para dejar atrás las discordias que han trazado la trayectoria de Elkarrekin Podemos desde que la formación resultara la más votada en el País Vasco en las elecciones generales de 2016. Como candidata a lehendakari por la formación morada, esta doctora en Derecho Constitucional por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) especializada en justicia social, tiene ante sí una tarea descomunal donde poner en práctica sus habilidades contra la desigualdad rampante pero sin perder un ápice su fama de “optimista y metódica”. Algo que parece insólito en unos tiempos en los que sigue siendo necesario luchar a brazo partido contra la evidencia y es que, en estas elecciones inminentes en Euskadi “vuelvan a gobernar los de siempre”. Gorrotxategi no oculta su frustración por el candado mediático que se ha echado al dramático derrumbe del vertedero de Zaldibar desde hace cuatro meses “en el que hay responsabilidades políticas pero también criminales”, afirma sentada en una austera oficina de la sede de su partido en Bilbao. Cree profundamente en las posibilidades de desbancar al PNV del gobierno si socialistas y EH Bildu aceptan su oferta de conformar una mayoría de izquierda. Algo difícil de imaginar, tal y como evoluciona esta campaña atípica donde el miedo a la crisis venidera se ha convertido en la receta más predicada desde la poderosa patronal vasca y sus aledaños. Preocupada por estos mensajes intencionados, esta aguerrida mujer de ojos vivaces concluye: “No hay que ser muy astuta para ver que el PNV es el vocero de Confebask”.

¿Con qué objetivos llega Elkarrekin Podemos a estas elecciones atípicas?

Es innegable que las circunstancias son excepcionales. Pero no solamente por la crisis sanitaria y económica, sino porque van a celebrarse en un contexto poco favorable, muy poco propicio para una contienda electoral. Nosotras hubiéramos preferido esperar a que terminara la desescalada para decidir si realmente podíamos afrontar un proceso electoral con todas las garantías y, entonces, poner una fecha.

Entonces, ¿cree que no hay garantías?

Podían haberse trasladado perfectamente a septiembre u octubre. Además de la seguridad, temíamos que el PNV aprovechara la situación derivada del confinamiento en un estado de precampaña constante, como así ha sido. Ha hecho una utilización brutal de todo su aparato propagandístico, con buena parte de los medios de comunicación a su disposición y una estrategia de intervención política dirigida a obtener una mejor posición electoral. El ejemplo puede encontrarlo en la apertura de la frontera con Cantabria. Se produjo dos días antes que en el resto del Estado pero, mira usted por dónde, Revilla, que habla mucho, reveló que había sido Urkullu el que le había insistido para adelantarse a la “nueva normalidad”.  Todo lo que ha hecho el PNV a lo largo de los últimos meses ha sido una campaña incesante, incluso en el Congreso de los Diputados. En una de sus últimas comparecencias, el lehendakari desgranó el contenido de cada una de las 14 reuniones que ha mantenido en las conferencias de presidentes durante la pandemia para construir una narrativa electoralista pura y dura.

¿Por qué cree que la fecha del 12 de julio beneficia al PNV? 

El retorno a las aulas será complicado y vamos a necesitar más recursos para garantizar la seguridad pero el PNV ya ha decidido que lo mejor es reducir las plantillas

Convocar unas elecciones en pleno estado de alarma no es lógico. Es una contradicción en sus propios términos pero tenían prisa por celebrarlas cuanto antes. En mi opinión, se debe a que el conocimiento que tendremos los ciudadanos sobre su gestión de la crisis será mayor en septiembre o en octubre y eso no les beneficia. Ahí tenemos la educación. En septiembre comienzan las clases y nadie sabe aún cómo se va a organizar el sistema público. Sin embargo, el Gobierno vasco ya ha remitido a las direcciones de las escuelas la relación de puestos de trabajo para el próximo curso y lo que se aprecia es que habrá recortes. Es una muestra de sus intenciones. Todos sabemos que el retorno a las aulas será muy complicado y que vamos a necesitar muchos más recursos de los que se han empleado hasta ahora para garantizar la seguridad pero el PNV ya ha decidido que lo mejor es reducir las plantillas en la escuela pública. 

¿Teme que estos recortes afecten al sistema educativo público?

Un estudio de Save The Children sobre el impacto del confinamiento en la educación infantil advierte que el llamado “olvido veraniego” –el deterioro de conocimientos y habilidades aprendidas durante el periodo estival– será mayor que otros años y afectará especialmente a la infancia en situación de vulnerabilidad porque, en muchos casos, no han contado con los medios necesarios para acceder a la educación a distancia impartida estos meses. Por lo tanto, será necesario implementar más recursos para reforzar el sistema público, no reducir los que ya había. Es un hecho indiscutible.

El Gobierno vasco tanteó la posibilidad de acabar este curso educativo de forma presencial.  

Porque formaba parte de la sensación de falsa normalidad que el PNV trata permanente de trasladar a la gente. ¿Por qué? Porque cuando la Consejería de Educación tomó la decisión de abrir las escuelas estábamos en pleno debate sobre si se podía o no convocar elecciones durante el estado de alarma y el objetivo del PNV era mostrar que en Euskadi había normalidad. La primera consecuencia de la pandemia fue cerrar las escuelas, antes incluso del confinamiento general. Por eso, su apertura también era algo simbólico e indicativo de una situación de normalidad.

El lehendakari también era partidario de flexibilizar la actividad productiva para minimizar el impacto económico de la pandemia. ¿Qué opina?

En Euskadi se han vivido dos momentos clave durante el confinamiento que no gustaron nada al PNV. Uno fue cuando el PSOE y Unidas Podemos negociaron con EH Bildu un acuerdo para derogar la reforma laboral y para elevar el techo del gasto a todas las corporaciones locales para hacer frente a las necesidades provocadas por la covid-19. 

Pero todos sabían que derogar la reforma laboral antes del fin del estado de alarma era técnicamente imposible

Sí, pero tiene un valor ideológico muy importante porque establece una intención política.

¿Cuál fue el otro contratiempo para el PNV?

Cuando el Gobierno de España decidió parar la actividad económica no esencial. A Confebask le sentó fatal. De hecho, me sorprendió muchísimo la reacción beligerante que tuvo la patronal vasca. Y ese enfado se trasladó al PNV y el lehendakari lo puso sobre la mesa de la conferencia de presidentes. No hay que ser muy astuto para ver que el PNV siempre ha sido el vocero de Confebask. 

Al menos ustedes coinciden con el PNV en la organización interna. Los candidatos a lehendakari no presiden el partido

Claro, ¡hasta el enemigo tiene cosas buenas! (risas). Creo que esa diferenciación es muy importante. En Euskadi hay tradición en ese sentido. También EH Bildu tiene esa separación de liderazgos.

¿No es usted muy analítica?

Es que soy Virgo.

Pero, ¿cree en las predicciones astrales?

No, para nada. Pero me gusta Virgo. Es racional, ordenado y flexible (risas). Me hace gracia.

¿Se atreve a hacer un pronóstico para estos comicios?

No, porque siempre me parece que me quedo corta. Aspiro a ganar y luego ya veremos.

Pues los análisis preelectorales apuntan que el PSE puede beneficiarse del “efecto Pedro Sánchez” mientras que a Elkarrekin Podemos no le sucede lo mismo con el “efecto Pablo Iglesias”. ¿A cree qué se debe?

Habrá que verlo. Yo lo pongo en duda. Las encuestas no son votos pero, en todo caso, aún tenemos tiempo para explicar a la ciudadanía vasca que sin Unidas Podemos en el Gobierno de España difícilmente existiría ese “efecto Sánchez”. Si a alguien le corresponde capitalizar la gestión social es a Unidas Podemos.  

Quizá en Euskadi no ha tenido tanto impacto el Ingreso Mínimo Vital (IMV) porque ya existe un sistema de protección social aceptable.  

La Renta General de Inserción (RGI) es algo que el PNV pasea con orgullo por todas las plazas como si fuera una creación suya cuando, en realidad, se trata de una iniciativa legislativa popular presentada en su día por un movimiento ciudadano fuerte para que el poder público asumiera los ingresos básicos de los sectores más vulnerables. Por lo tanto, es un producto de la sociedad politizada vasca, no del Gobierno vasco ni del PNV. Me parece fundamental incidir en esto porque algunos se colocan medallas que no le corresponden. De hecho, desde la crisis de 2008 se han producido recortes muy grandes en la RGI. Y, por eso ahora, una de las demandas de los colectivos sociales en Euskadi que nosotros asumimos en nuestro programa es revertir esa política para equipararla al salario mínimo profesional, que es la filosofía original de la RGI.

¿Le parece insuficiente la RGI?

Me parece que ha disminuido la cobertura, no sólo en cuantía sino también en el número de potenciales perceptores que se queda fuera. Las exigencias burocráticas son muy duras. Hablas con gente potencialmente receptora y muchos te cuentan los enormes problemas que les plantea la administración, siempre con nuevas exigencias. Hay todo un protocolo de dilación desde que alguien solicita la RGI hasta que se la entregan. Y eso resulta muy estigmatizante, muy frustrante y muy deprimente. Hay miles de familias que viven en el umbral de la pobreza y que han quedado excluidas por un baremo de adjudicación tan exigente como el que se aplica aquí. En contraposición, ahora se ha puesto en marcha el IMV que, aunque de menor cuantía, tiene unos requisitos más ligeros y una amplitud mayor que la RGI.

La pandemia cubrió con un manto de silencio la tragedia ocurrida en febrero en el vertedero de Zaldibar. ¿Considera que la Administración está haciendo lo suficiente por esclarecerlo? 

El tema vertederos es otro ejemplo de la gestión de servicios que deberían ser públicos pero que se han dejado en manos de empresas privadas. Como ocurre con las residencias de personas mayores. Aquí vuelve a aplicarse la lógica de la ganancia y se ha convertido en un campo ideal para las puertas giratorias en Euskadi con los resultados que todos estamos viendo. Lo de Zaldibar es dramático. Desde el 6 de febrero hay dos trabajadores desaparecidos y dos familias destrozadas. Lo más grave es que lo que allí ocurrió se veía venir. El atestado de la Ertzaintza lo describe como un agujero donde se echaba de todo y de cualquier manera. Por lo tanto, han fallado los controles públicos a la gestión de un negocio privado de residuos. Pedimos que se esclarezca completamente. Porque claro que hay responsabilidades criminales pero también políticas, que habrá que depurar.   

¿Cree que el mensaje de Elkarrekin Podemos llega con nitidez a la sociedad vasca?

No gozamos de una visibilidad en los medios privados y  públicos equitativa y proporcionada a nuestra representación institucional. Y no deja de ser un tanto paradójico

Es posible que nos cueste más que a otras formaciones llegar a la opinión pública. No gozamos de una visibilidad en los medios privados y  públicos equitativa y proporcionada a nuestra representación institucional. Y no deja de ser un tanto paradójico porque, a diferencia del Estado español, en Euskadi está asentado el pluripartidismo y los gobiernos de coalición están normalizados desde hace años. En ese escenario surge Podemos, un partido de ámbito estatal que gana dos elecciones generales. ¿Por qué? Porque existe la necesidad de trascender esas pesadas “mochilas” que acarrean los partidos de izquierda en Euskadi.  

Pero su espacio político parece que lo ocupa EH Bildu. El ejemplo es el acuerdo alcanzado en el Congreso para derogar la reforma laboral. ¿Qué le queda a Elkarrekin Podemos?

Bienvenidos sean estos acuerdos porque aquí llevamos 40 años de victorias electorales del bloque de izquierda pero siempre han gobernado las derechas. Por eso nuestro eje en esta campaña es resaltar esa gran contradicción para superarla definitivamente.

¿Considera posible que el PSE, Bildu y Podemos lleguen a un acuerdo de gobierno en Euskadi?

Fácil no es. Desde luego, al PSE le va a costar muchísimo. Pero también a EH Bildu, donde algunos de sus líderes siguen mirando al PNV para reforzar el polo soberanista de la política vasca. Tentaciones por parte de sus élites dirigentes hay muchas en ambos partidos. Pero no cejo en la propuesta porque soy muy cabezona. ¿Quién hubiera dicho hace unos meses que Podemos iba a estar en el gobierno de España después de que Sánchez revelara que no podría dormir tranquilo con Pablo Iglesias en el Consejo de ministros? Esa resistencia del PSOE a pactar con otra formación a su izquierda ideológica terminó cuando la realidad se impuso, es decir, que Vox ha llegado a 52 diputados.

A diferencia de Els Comuns en Catalunya o el resto de confluencias territoriales, en Euskadi nunca ha cuajado una corriente propia. ¿Por qué?

Podría simplemente negar esa atribución que algunas formaciones de ámbito autonómico nos hacen sobre que somos una sucursal de la dirección de Madrid. No necesitamos esas alforjas para seguir con nuestra aventura política en Euskadi y que, repito, nos llevó a ganar dos elecciones. Yo lo interpreto como la crítica facilona que hacen los partidos autonómicos para exagerar nuestras diferencias y convertirlas en algo peyorativo. Pero es puro electoralismo. No somos sucursal de nadie, se lo aseguro.

En más de una ocasión, su partido parece atenazado por las contradicciones, con muchas disputas internas y cambios en la dirección.

Somos un partido con un alto nivel de democracia interna.

Pero eso lo dicen todos los partidos.

Pero es mentira. En otros partidos son las direcciones quienes nombran a sus sucesores, toman las decisiones y marcan estrategias, empezando por EH Bildu y terminando en el PSOE. En nuestro caso no es así. Somos una formación donde las disputas y las contiendas son abiertas y donde los inscritos e inscritas tienen un papel clave. Por lo tanto, la dialéctica siempre será visible en Podemos. En nuestra cultura organizativa, creo que es un factor positivo aunque a veces pueda parecer que exacerbamos las diferencias. 

Pili Zabala, excandidata a lehendakari por Podemos y hermana de una víctima del GAL, ha censurado con dureza la postura inicial de Podemos sobre la posibilidad de crear una comisión de investigación sobre el GAL.   

UP no rechaza una comisión de investigación sobre el GAL. La verdad, la justicia y la reparación son la garantía de la no repetición

No ha entendido las palabras de Echenique, que sólo pretendió decir que sacar ahora el GAL resultaba sospechoso. Y me parece lógico porque su respuesta no fue afortunada. ¿Cómo lo va entender? El alcance de la respuesta de Echenique es mucho más amplio que la perspectiva de la cual surge. Y, sobre todo, después de que algún medio de comunicación local próximo a Bildu se hiciera eco en unos términos que no eran exactos. Lógicamente, a Pili Zabala le dolió mucho. Y a mí también. A todos nos dolió. Unidas Podemos no rechaza una comisión de investigación sobre el GAL. Esa es la verdad objetiva. Tenemos un líder como Pablo Iglesias que no ha podido ser más claro respecto al terrorismo de Estado y nunca ha hablado con tapujos sobre esta cuestión. La verdad, la justicia y la reparación son la garantía de la no repetición.

¿Por qué la cuestión de la “guerra sucia” contra ETA afecta más a Elkarrekin Podemos que al PSE?

Probablemente, porque a alguno le conviene destacar que por formar parte del Gobierno hemos cambiado de chaqueta. Para nada es así. Simplemente no es verdad. 

¿Quién es Miren Gorrotxategi?

Uy, ¡Es una putada de pregunta! Pues soy hija de este pueblo, muy metódica y crítica con los demás y conmigo misma. Pero, sobre todo, me gusta ser feliz y hacer feliz a los de alrededor. Hay un lema en euskera con el que me identifico totalmente: Jan, edan ta pakea eman, es decir, comen, bebe y danos paz, que en castellano sería algo así como vive y deja vivir. Es precioso. Si esa leyenda la cumpliéramos todos, ¡seríamos de felices! Ahí reside el secreto de la vida.

Miren Gorrotxategi (Durango, 1967) es una fustigadora de conciencias. Tal vez porque deja traslucir su contumaz idealismo o, quizá, porque asume su papel de brújula para dejar atrás las discordias que han trazado la trayectoria de Elkarrekin Podemos desde que la formación resultara la más votada en el País Vasco...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí