1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Disrupción electoral

Votar en tiempos de covid

Celebrar unas elecciones en época de pandemia no solo presenta dificultades logísticas, sino que la disrupción en la normalidad también afecta la salud de las democracias

Mar Calpena Barcelona , 6/07/2020

<p>Elecciones en Serbia, el pasado 21 de junio.</p>

Elecciones en Serbia, el pasado 21 de junio.

Andrej Cucik

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1918 fue año de elecciones. Cuando la primera guerra mundial estaba en las últimas, el sufragio universal no estaba tan extendido por el planeta como ahora, pero con mayor o menor grado de democracia, países como Gran Bretaña, España, Irlanda o Estados Unidos tenían citas electorales programadas. La llegada de la gripe española obligó a cancelar actos de campaña, enfermó a candidatos –de hecho, Brasil tuvo que repetir las elecciones, al ponerse enfermo el presidente electo– y dificultó el acceso a las urnas. Elecciones y pandemias las hemos vuelto a tener a menudo desde entonces, aunque quizás no a una escala tan global.  

102 años después, dificultades similares hacen temer que en algunos países la covid-19 pueda tener una víctima inesperada: la democracia. Porque celebrar unos comicios en tiempos de gripe, de ébola o de covid conlleva no solo una gran dificultad logística en términos de salud, sino riesgos en cuanto a la participación y a la transparencia. 

Queda muy poco para que se vuelva a votar en Galicia y en el País Vasco. Las elecciones de las dos Comunidades, que debían haberse celebrado el 12 de abril, van a tener lugar pasada la primera ola de la pandemia. Otros países, como Corea o Francia, también se han encontrado en esta tesitura en momentos en los que el virus era más prevalente, y la pandemia ha supuesto un esfuerzo organizativo suplementario que, sin embargo, no logró, en el caso de Francia, que la participación llegara al nivel de  votaciones anteriores. Sí ocurrió en Corea, donde se registró casi un punto más de participación. “La logística de unas nuevas elecciones se planifica casi desde el día siguiente a que un gobierno salga elegido”, explica Ismael Peña-López, director general de Participación Ciudadana y Procesos Electorales de la Generalitat. De hecho y, pesar de que en Cataluña no hay, de momento, elecciones a la vista, dice que “hay que hacer preparativos por si se diera la eventualidad”. Peña-López explica que hay una parte del dispositivo que ya está preparado desde hace mucho tiempo, pero que otros aspectos “como la comunicación o la recogida de datos, tiene que adaptarse. No sabemos cuándo y si habrá elecciones, pero debemos prever desde cosas tan prosaicas como dónde meter el equipo gestor si tenemos que respetar las distancias sociales. No contemplamos que organizar los cincuenta y cuatro días de campaña telemáticamente sea una opción. Claro que buena parte del dispositivo cambiará dependiendo del escenario en el que nos encontremos.” Sin embargo, Peña-López deposita mucha confianza en la idea de que las elecciones bajo el signo de la pandemia puedan abrir la puerta al voto electrónico, de momento solo posible en unos pocos países del mundo, como Estonia “Tenemos la experiencia de que con el voto rogado, el del exterior, siempre cae la participación por los problemas que genera. La tecnología para el voto electrónico está preparada y no tiene más riesgos que el voto por correo tradicional. Y además se puede auditar mejor que el de papel; si alguien te engaña, anulas el boleto corrupto y no hay que deshacerse de toda la urna.No se puede falsificar un millón de votos. Fallan los miedos, y que no tenemos ley de voto electrónico, pero en todo el mundo pasa algo parecido”.

En las elecciones vascas y gallegas la Junta Electoral Central ha reforzado el voto por correo, ha simplificado los trámites, y ha hecho que, de facto, los carteros actúen como mesas electorales móviles y fedatarios. En Euskadi, las peticiones de voto por correo se han multiplicado por ocho respecto a otros años. Pero ¿cómo llegar hasta poblaciones envejecidas o vulnerables? La digitalización de la democracia ¿no crearía una nueva brecha digital? Peña-López cree que no. “En primer lugar, hay una parte de la población que se abstiene tradicionalmente porque no es ya que no tengan acceso a internet, sino que tienen una serie de problemas que les dificultan participar en el sistema democrático, y que tenemos que resolver antes. En cuanto a la brecha por edad, más allá de que el voto electrónico no excluye las formas tradicionales de funcionar, tenemos la posibilidad de llevar la urna al votante, porque nos permite, por ejemplo, convertir la salida de un supermercado en una mesa electoral. Puede suponer una brecha, claro, pero nos permite ir a hospitales, prisiones, y a otros lugares donde ahora existe ya una brecha; además, es más barato”. Concuerda con él el asesor en relaciones internacionales Adam Casals, quien apunta, sin embargo, que el voto digital “tiene todavía algunos problemas, pero que van por el camino de resolverse mediante el blockchain”.

Curiosamente, un aspecto positivo que sí podría tener la pandemia –y opuesto al que tuvo, por ejemplo, en 1918 en Estados Unidos, donde la propaganda electoral por correo jugó un rol fundamental en la campaña– es la desaparición o la reducción del papel que recibimos en casa. “Depende de un factor muy prosaico”  –comenta Peña-López– “que es que lo que se paga a Correos para hacer el envío, porque ahora a los partidos no les sale a cuenta hacerlo de manera conjunta”. De hecho, se ha prohibido la entrega en mano de propaganda electoral en las dos comunidades que ahora encaran elecciones, y los actos de campaña también tienen serias restricciones. Muchas otras mecánicas también han tenido que cambiar, comenta Emilio de la Iglesia, coordinador de prevención de la Xunta. “Nosotros hemos aprobado un protocolo con una serie de medidas, desde itinerarios señalados, zonas de espera separadas, cabinas situadas contra la pared de manera que no tengan una cortina para garantizar el secreto del voto, limpieza constante... también daremos mascarillas y pantallas a cada miembro de la mesa, y habrá bandejas para dejar el DNI y no tener que tocarlo. Naturalmente, solo se podrá acceder al colegio con mascarilla, y habrá accesos preferentes para algunos colectivos. Nuestros técnicos en riesgos laborales han examinado ya los locales y lo volverán a hacer el día antes de la votación”. La Junta Electoral Central no ha respondido a las demandas de información, pero remite a las normas que ya han publicado y que ofrecen indicaciones en la misma línea que las de la Xunta. Las campañas también han cambiado. En la comarca gallega de A Mariña, nuevamente confinada, la primera medida fue que algunos grupos políticos –PSdG, Galicia en común y BNG– decidieron suspender los mítines. De momento, hay 80.000 personas aisladas y se ha prohibido que las personas con diagnóstico o síntomas de covid voten, pero la situación se revisará en unos días.

Pero celebrar unas elecciones en tiempos de pandemia no solo presenta dificultades logísticas, sino que la disrupción en la normalidad también afecta a la salud de las democracias. En Galicia, se estima que la participación puede hundirse a mínimos históricos, aunque las previsiones iniciales la situaran cinco puntos abajo. “Es muy probable que incida en las participaciones”, dice el sociólogo Aran Solé, “porque no es lo mismo hacer cola debiendo guardar la distancia que no hacerlo, tener que llevar mascarilla…”. Solé no se atreve a hacer previsiones de cómo  puede condicionar el signo del voto la pandemia, pero apunta a que la abstención de la franja de personas mayores de 65 años “puede afectar en las opciones más conservadoras. En líneas generales, se trata de un voto que no quiere cambios y busca estabilidad”. Solé cree que en España es posible que la gestión de la pandemia y del confinamiento sean bien valorados, a la luz de las primeras encuestas, “pero esto no tiene por qué ser extrapolable: en Estados Unidos se detecta el proceso contrario”. Hay pocos estudios sobre la incidencia de las epidemias en las afiliaciones políticas. Estos días ha circulado por la red un estudio que ha levantado mucha polvareda, elaborado por un economista de la Reserva Federal de Nueva York, que vincula las peores tasas de mortalidad en Alemania por la pandemia de gripe de 1918 con un menor nivel de gasto público municipal y una subida en el voto a la extrema derecha. La tesis es provocativa, y el estudio es riguroso, por lo que no extraña que haya provocado un cierto revuelo. Pero los mismos autores sugieren que hay que tener cuidado con extraer conclusiones sobre la actualidad.

Y, además, la pandemia actual causa ya dificultades muy reales y observables. Adam Casals comenta sobre todo “el problema de la homologación de elecciones. Uno de los efectos negativos de la pandemia es que dificulta la llegada de observadores internacionales. En África, en particular, la situación empieza a ser un poco preocupante tanto por la escalada de casos como porque coincide con que este año hay muchas elecciones”. Casals, sin embargo, señala que la participación también depende de factores intrínsecos de cada país, no necesariamente relacionados con la pandemia. “Por ejemplo”, dice, “en Serbia ha habido una mayor abstención, pero ha sido por un boicot de la oposición”. Concuerda con él un veterano observador que ha trabajado en diferentes elecciones en todo el mundo, quien señala que “muy posiblemente la participación no decaiga en aquellos lugares donde la población percibe que hay legitimidad democrática, pero la pandemia sí puede utilizarse políticamente en algunos casos, por ejemplo, posponiendo o avanzando elecciones a conveniencia de los partidos de gobierno”. Este observador recuerda el caso de la República Democrática del Congo, donde hace dos años el Ébola sirvió de excusa para posponer las elecciones en la región de Nord Kivu –y poco afín al gobierno– hasta unos meses después de la proclamación del presidente.

La ODIHR (Office of Democratic Institutions and Human Rights, el ente dependiente de la OSCE que envía equipos de observadores internacionales en procesos electorales de todo desde Europa) ha reducido las misiones de observación y en su lugar ahora envía “misiones de evaluación especiales”, con menos expertos, a trabajar sobre el terreno. En Burundi, por ejemplo, las elecciones de finales de mayo se llevaron a cabo sin observadores –en este caso, de la Unión Africana– a quienes el gobierno quería imponer una cuarentena obligatoria de catorce días, impidiendo de facto su trabajo. En otros países, como Etiopía, al Parlamento se le acaba el mandato y hay que encontrar una salida jurídica que permita cambiar la normativa electoral. Algo similar ha ocurrido en Bolivia, donde se ha dado un intenso debate sobre la fecha de las elecciones. Aunque en otros, como Ecuador, donde el voto es obligatorio, se estudian soluciones técnicas que puedan garantizar el sufragio sin poner en peligro a la población. Y algunos más han mantenido la fecha de las elecciones a pesar de todo. Como afirma un informe de la International Foundation for Electoral Systems, refiriéndose a las lecciones aprendidas de las elecciones de 2014 en plena epidemia de ébola “votar es posible incluso en las circunstancias sanitarias más duras”. Un motivo, al menos, por la esperanza.

Autora >

Mar Calpena

Mar Calpena (Barcelona, 1973) es periodista, pero ha sido también traductora, escritora fantasma, editora de tebeos, quiromasajista y profesora de coctelería, lo cual se explica por la dispersión de sus intereses y por la precariedad del mercado laboral. CTXT.es y CTXT.cat son su campamento base, aunque es posible encontrarla en radios, teles y prensa hablando de gastronomía y/o política, aunque raramente al mismo tiempo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí