1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Maddalen Iriarte / Candidata a lehendakari por EH Bildu

“El modelo del PNV y PSE es enriquecer a empresas hasta límites estratosféricos”

Gorka Castillo 9/07/2020

<p>Maddalen Iriarte.</p>

Maddalen Iriarte.

G.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Maddalen Iriarte (Donostia, 1963) no se muerde la lengua cuando habla de las dos cuestiones que han centrado el debate electoral en Euskadi. Primero, el vertedero de Zaldibar donde dos trabajadores aún continúan sepultados desde el pasado 6 de febrero y que le sirve para poner el foco en unas elecciones “donde no se elige entre el PNV o el caos” sino, según la candidata a lehendakari por EH Bildu, “para acabar con un modelo que enriquece a empresas hasta límites estratosféricos”. Después de ese drama llegó otro mayor, la maldita pandemia. Ahí se detiene y reflexiona: “No solo es una crisis sanitaria. Es de todo el sistema”. Iriarte, reputada periodista de ETB desde hace casi 30 años, reclama “un cambio radical en la forma de hacer política”. No es la única candidata que lo dice pero sí la más contundente a la hora de mostrar su consternación por la unión sin fisuras entre el PNV y el PSE “ya que ambos carecen de un proyecto alternativo a la crisis del sistema”. Conversadora frugal, Maddalen piensa en euskera antes de hablar en castellano. Y aunque pueda intimidar por la pasión que imprime a sus argumentos, posee una intensa simpatía y un hambre de saber insaciable. “El periodismo me ha permitido descubrir personas de todo tipo, de diferentes procedencias e ideologías y con problemas tan distintos que, al final, terminas desarrollando una empatía interesantísima”, sentencia.

Euskadi celebra unas elecciones cruciales sin haberse sacudido aún del impacto de la pandemia. ¿Ha cambiado algo en estos tres meses de confinamiento? 

Efectivamente, hemos estado confinadas tres meses y aún se siguen produciendo brotes importantes como el de ahora en Ordizia. Ha sido mucho tiempo que me ha permitido reflexionar sobre nuestra posición en la vida y dar una vuelta a mi escala de valores. Nos creíamos invencibles, los dueños del planeta, pero ha resultado que no era así. Somos muy vulnerables. Y la naturaleza ha demostrado su enorme capacidad de regeneración. Venecia ya no parece Venecia. Todo esto nos debería obligar a pensar qué prioridades tenemos y qué mundo queremos. Nos enfrentamos a una crisis que no solo es sanitaria. También es económica y psicosocial. Cuando empezó parecía inimaginable, como de ciencia-ficción, pero aquí está.

¿Y qué prioridades han quedado cuestionadas para usted?

En mi entorno personal, el valor real del dinero. Tengo una anécdota preciosa con mi hijo pequeño que lo resume muy bien. Un día salimos a pasear durante una hora al inicio de la desescalada y me suelta: “Ama,  tú siempre has dicho que el dinero no es lo más importante y he visto que durante este tiempo había cinco euros encima de la mesa que no los ha cogido nadie porque no han hecho falta”. Para mí fue la revelación de cómo un niño de 13 años es capaz de poner en orden su escala de valores. Y de la misma manera que el confinamiento le ha servido para entender eso, a los demás también nos debería haber ayudado para analizar en qué estamos convirtiendo nuestras vidas y nuestro entorno.

Por el momento, no se perciben muchos cambios. El objetivo de la mayoría de los gobiernos es regresar cuanto antes al desarrollismo anterior a la pandemia.

Si miro a mí alrededor no veo gente con la suficiente capacidad de liderazgo para enfrentarse a cuestiones como el cambio climático o la sanidad

Yo siempre dejo un resquicio para la esperanza aunque, es cierto, que si miro a mí alrededor no veo gente con la suficiente capacidad de liderazgo para enfrentarse a cuestiones trascendentales como es, por ejemplo, el cambio climático o la sanidad pública. No podemos robar la vida a nuestros hijos e hijas de esta manera. Tenemos la obligación moral de dejar un planeta mejor a las generaciones venideras. Ese es uno de los motivos que, en su día, me empujaron a sumarme al proyecto político de EH Bildu.

¿Cuál es la esencia de ese proyecto político?

El de poner en marcha políticas que permitan a todas las personas vivir mejor en un planeta, en un entorno, que es respetado. No me resigno a pensar que lograrlo es imposible.

¿Y lo cree posible si, como parece, se reedita en Euskadi el gobierno de coalición entre el PNV y el PSE? 

El vertedero de Zaldibar es la muestra de el modelo PNV/PSE está al servicio de intereses privados, de determinadas personas y empresas

No, porque ambos partidos carecen de legitimidad y no tienen un proyecto alternativo a la crisis del sistema. El vertedero de Zaldibar es la muestra de que su modelo está al servicio de intereses privados, de determinadas personas y empresas, que sólo piensan en enriquecerse. Y en este punto quiero recordar a dos personas, Joaquín Beltrán y Alfredo Sololuze que, desde el mes de febrero, están sepultadas bajo toneladas de basura en el vertedero de Zaldibar. Por esto digo que el pacto PNV-PSE carece de capacidad para liderar un cambio de modelo en este país. Lo han demostrado con unas políticas que nos están hipotecando a todos los ciudadanos para los próximos 30 años. No vale plantar un árbol y decir que ya somos verdes. No vale llegar a un acuerdo sobre la energía para reducir las emisiones de CO2 pero no invertir un solo euro. Porque esto sí va de dinero. Por eso le digo de manera contundente y muy convencida: este país necesita una transformación política radical.

El término radical invita a muchas interpretaciones en estos tiempos.

Lo sé. Todo aquello que molesta al poder se califica rápidamente de radical para darle un sentido negativo. Pues bien, lo repito de nuevo: necesitamos urgentemente cambios radicales en la manera de hacer y entender la política porque no existe otra forma de mejorar la vida de todas las personas.

En medio de esta crisis y en este sistema, ¿cree posible hacer cambios a corto plazo?

Claro que sí. Y, además, serán muy beneficiosos para la mayoría de las personas. Estamos en un momento en que cada día me importa menos lo que pida o deje de pedir Europa. El compromiso medioambiental más importante es el que tenemos que adquirir con nuestras hijas y nuestras nietas, que son quienes van a heredar este planeta. 

Sin embargo, la leyenda política en Euskadi sigue siendo el PNV o el caos. Y la calle así parece percibirlo. ¿Hay alternativa?

La prueba de que se puede gobernar de otra forma diferente a la del PNV es el trabajo que estamos haciendo en Rentería, Oñati o Durango

Primero tendremos que votar el domingo pero la prueba de que se puede gobernar de otra forma diferente a la del PNV es el trabajo que estamos haciendo en ayuntamientos como el de Rentería, Oñati o Durango, donde se han presentado planes de gobierno con las aportaciones realizadas por los agentes sociales de las localidades, con los partidos políticos que han querido aportar ideas y con los vecinos. Yo no entiendo otra manera de hacer política que no sea con participación. Por lo tanto, no es el PNV o el caos. Mire cómo gestionan las residencias de personas mayores. Para mi es el PNV o algo mejor en cuanto a derechos y servicios públicos para este país. Yo, que trabajo cada día por una república vasca independiente y el derecho a decidir, creo que quien mejor puede articular ese cambio es EH Bildu. 

Entonces, la política participativa ¿será su forma de gobernar si gana las elecciones?

Evidentemente existen unas directrices que ya están marcadas en función de los compromisos que he adquirido y también de mi propia ideología pero insisto en que no concibo la política como un ejercicio de ordeno y mando. Hay que cambiar esa manera de trabajar. Debemos salir a la calle para escuchar las preocupaciones de las personas a las que, muchas veces, no se hace ni caso. Mi aspiración es juntar a toda la inteligencia social que tenemos y construir con ella una alternativa que supere cualquier proyecto preestablecido, incluido el que yo misma he podido poner encima de la mesa al inicio de esta campaña. Creo que las decisiones que se toman de esa forma siempre son bien recibidas porque la ciudadanía se siente partícipe de la acción política.

Usted es periodista. ¿Considera que esa condición le aporta una visión distinta de la política?

Mi aspiración es juntar a toda la inteligencia social que tenemos y construir con ella una alternativa que supere cualquier proyecto preestablecido

Me aporta muchísimo. Durante casi 30 años ponía a diario en marcha el “horno” informativo en ETB para hacer un programa y esa experiencia me ha permitido descubrir personas de todo tipo, de diferentes procedencias e ideologías y con problemas tan distintos que, al final, terminas desarrollando una empatía interesantísima. Esa es una de mis diferencias con el resto de candidatos. Quien ha realizado una carrera política desde joven termina aislándose de las preocupaciones reales de toda esa gente que cada día se busca la vida como mejor puede. El valor más importante de todos esto es que he aprendido su lenguaje e intento trasladarlo a la política, demasiado acostumbrada a utilizar un idioma abstruso para no decir nada ni comprometerse con nada. 

Esa experiencia también le permite conocer cómo funcionan los medios de comunicación. ¿Qué opinión tiene de ellos?

Antes de estar a este lado de la trinchera también tenía mi opinión sobre los medios de comunicación.

Pero ahora quizá los vea de otra manera

Yo siempre he concebido mi profesión como un dique al poder y, al mismo tiempo, como un puente para que la ciudadanía exprese sus problemas cotidianos. Ahora, indudablemente, son malos tiempos para el periodismo porque las grandes empresas lo han precarizado todo, con sueldos bajísimos. Ver esto es doloroso porque un periodista solo puede trabajar con honestidad si tiene la garantía de no perder su empleo por su ideología y por contar la verdad. Sin embargo, hoy están a expensas de lo que la empresa le impone. Conozco a profesionales que no están pasando ahora por su mejor momento pero en los que confío plenamente. Mikel Ayestaran resumió muy bien esta situación cuando dijo que ya no somos periodistas multimedia sino periodistas multimierda

¿Cree que en Euskadi ejercen su función de crítica al poder o están un poco domesticados? 

La prensa tiene maneras de distraer a la opinión pública sobre los problemas graves que existen. Y en ese sentido, los 40 años de poder del PNV en Euskadi han articulado una red de clientelismo bastante claro cuando esos mismos medios no eran tan dóciles con los casos de corrupción que ocurrían en España.

Volviendo a las elecciones vascas. ¿Están dispuestas a negociar un pacto de gobierno con el PSE y Elkarrekin Podemos?

El PNV sabe perfectamente que el Tren de Alta Velocidad que está construyendo es una chapuza colosal

Estamos dispuestas pero siempre y cuando el pacto se ciña a lo que hemos prometido a la ciudadanía durante esta campaña electoral. Los acuerdos se suscriben en base a contenidos. Y los nuestros son diez compromisos perfectamente asumibles para cualquier formación progresista que quiera mejorar la vida de las personas. Queremos acabar con la precariedad laboral, especialmente en la sanidad, tras años de recortes; con las inversiones inmorales en cemento que dilapidan recursos públicos que hoy necesitan otros sectores sociales básicos y con la privatización de servicios esenciales como las residencias o la gestión de los vertederos. El PNV sabe perfectamente que el Tren de Alta Velocidad que está construyendo es una chapuza colosal y que el cemento no se come por eso ha empezado a hacer recortes en educación. Es un hecho. Nuestra propuesta de transformación es absolutamente aceptable por otras fuerzas de izquierda pero no veo al PSE dispuesto porque ellos mismos se han descartado. Lo han dicho Idoia Mendia y Pedro Sánchez. El PSE se presenta con el PNV a estas elecciones porque tienen aseguradas consejerías, plazas y puestos de trabajo. Pero le diré una cosa: no sé si dirían lo mismo si EH Bildu ganara estas elecciones.

Urkullu ha ofrecido su “probada” capacidad de gestión frente a la inestabilidad de ese posible tripartito entre EH Bildu, Podemos  y el PSE. ¿No descarta un giro de los socialistas en el último momento?

Me pregunto qué entenderá Urkullu por inestabilidad. ¿Inestabilidad para quién? ¿Para los empresarios? Pues que pregunte a los jóvenes por la inestabilidad que les provoca no poder emanciparse, no poder alquilar una vivienda o tener tantas dificultades para empezar un proyecto de vida. Que pregunte a las personas que tienen que pagar miles de euros al mes por entrar en una residencia. O a quienes aguardan en listas de espera para ser atendidos en Osakidetza (Servicio vasco de Salud). ¿Qué hay más inestable que esto? En Euskadi hay más de 100.000 personas en riesgo de pobreza y otras 200.000 que no pueden hacer frente a un gasto imprevisto.  ¿Qué les decimos? Porque le recuerdo que muchas de ellas no quieren ni votar. A esta gente tenemos que darles respuestas desde las administraciones públicas.

Muchos sociólogos alertan que ahí es donde se encuentra el granero de votos de la ultraderecha.

Efectivamente. La izquierda tiene que dar respuesta a las necesidades de esa población. Y la forma de hacerlo es invirtiendo en servicios públicos de calidad, no en un tren de alta velocidad que no tiene viabilidad de conectarse a Europa hasta dentro de 20 años. Esta crisis también ha sacado a la luz el colapso del sistema de cuidados que se vive en Euskadi.  El modelo del PNV está agotado. 

Hay quien asegura que en EH Bildu coexisten dos almas. Una es más proclive a llegar acuerdos con fuerzas progresistas; la otra se inclina por aproximarse al PNV para iniciar un procès a la vasca. ¿Qué opina?

Defendemos una república vasca independiente. A partir de ahí le diré que llevamos cuatro años tendiendo la mano a Elkarrekin Podemos y al PNV porque ambos dijeron en la anterior campaña que estaban de acuerdo con el derecho a decidir pero EH Bildu es la casa de todos los soberanistas que quieran cambiar el modelo económico actual. Somos una organización abierta que nunca renunciará a las políticas soberanistas y de izquierda.    

En el Congreso, han llegado a un acuerdo con el Gobierno para derogar la reforma laboral. ¿Cuánto ha cambiado EH Bildu en estos últimos años?

En Euskadi hay más de 100.000 personas en riesgo de pobreza y otras 200.000 que no pueden hacer frente a un gasto imprevisto

Aunque alguien, del PNV, lo ha planteado, nosotros no concebimos como una competición el trabajo que hacemos en Madrid. Todo lo que sea bueno para los trabajadores y trabajadoras de este país y del Estado es bienvenido en EH Bildu. Y si logramos que el PSOE mantenga su palabra, algo difícil de conseguir, habremos conseguido una demanda largamente esperada por miles de trabajadores y trabajadoras que han hecho huelgas generales y que han sufrido todos los rigores de las dos últimas leyes laborales. Para nosotros será una victoria. En Madrid tenemos una triple misión: trabajar por los derechos de la gente, trabajar por la autodeterminación y el derecho a decidir de este país, y trabajar a favor de la paz y convivencia que también pasa porque los presos sean trasladados a cárceles de Euskal Herria y porque los presos de más de 70 años y los que han cumplido tres cuartas partes de sus condenas puedan empezar a salir a la calle.

Ese es un tema que sigue provocando duros enfrentamientos.

La impostura de la derecha española es absoluta, con numeritos semanales impresentables. Las idioteces no se deben hacer nunca en público. Y no quiero añadir más sobre este tema. Ya vale. 

Zaldibar. El drama del vertedero salpica directamente a Iñaki Arriola, alcalde de Eibar durante 15 años y hoy consejero socialista de Medio Ambiente. ¿La gestión de este trágico suceso puede pasarle factura al PSE en una comarca donde siempre ha ganado?

Ya se verá pero la realidad es que su gestión ha sido lamentable. Hay dos personas desaparecidas desde el 6 de febrero y creo sinceramente que ese señor, Iñaki Arriola, debería haber dimitido hace tiempo. Tendría que haber tenido la honradez suficiente para decirnos a todos que el control de los vertederos es del Gobierno Vasco y que asumía el fracaso. Y lo que es peor: durante los días inmediatamente posteriores al derrumbe, varios operarios estuvieron trabajando sin protección alguna pese a saberse que allí había gran cantidad de residuos altamente peligrosos como el amianto. Lo de Zaldibar ha sido un desmadre pero es la consecuencia del modelo que PNV y PSE han impuesto para que empresas privadas hagan un negocio sin control público que les ha enriquecido de forma estratosférica. La gestión ha sido malísima pero no solo de Arriola. Quiero recordar que el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, dijo después del suceso que la calidad del aire en localidades como Eibar o Ermua, donde viven casi 40.000 personas, era buena cuando sabía perfectamente que le faltaban datos. Luego, cuando se descubrió la realidad y comenzaron los incendios, tuvieron que restringir la movilidad de la población por el riesgo tóxico. Todo ha sido un despropósito.

Usted ha criticado la falta de empatía de Urkullu en este suceso. 

Es que no hizo ninguna declaración pública hasta varios días después cuando compareció para convocar las elecciones. Y lo hizo sin el más mínimo recordatorio hacia las dos personas que hoy siguen desaparecidas. Al contrario. Reaccionó de una forma abrupta y fuera de lugar cuando un periodista le cuestionó por la situación del vertedero. Hubo una falta de control absoluta.

En Euskadi, existe un movimiento ciudadano muy politizado y numeroso que exige responsabilidades por esta tragedia, incluso algún sindicato como ELA que aún conserva la caja de resistencia para sostener en el tiempo este tipo de conflictos. Sin embargo, la abstención en estas elecciones puede ser alta y el favorito indiscutible vuelve a ser el PNV. ¿No es extraño?

No es fácil de entender. Es algo que nos ocurre a todas las izquierdas. Somos tan críticas que tendemos a retirar la confianza a un partido cuando no colma nuestras expectativas en un momento concreto. A veces somos más implacables con los nuestros que con nuestros rivales potenciales. Por eso creo que es tan importante trasladar los valores que nos unen. Las siglas quizá ya no son suficientes.     

¿Mensajes como el de que “ya no existen ni izquierdas ni derechas” rebajan la intensidad de la política?  

Es la estrategia del PNV para difuminar sus objetivos porque las diferencias son bastante evidentes. Ellos hacen políticas de derechas, neoliberales, las que generan bolsas de pobreza y debilitan la cohesión social. Yo les aconsejo un retiro espiritual para que refresquen su cabeza y aprendan lo importante que es cuidar los derechos de todos los ciudadanos.

¿Quién es Maddalen Iriarte?

Una persona normal que está muy ilusionada por cambiar la realidad para que todos podamos vivir mejor. Soy muy resiliente e inconformista. Lucho por aquellas cosas en las que creo de corazón.

Maddalen Iriarte (Donostia, 1963) no se muerde la lengua cuando habla de las dos cuestiones que han centrado el debate electoral en Euskadi. Primero, el vertedero de Zaldibar donde dos trabajadores aún continúan sepultados desde el pasado 6 de febrero y que le sirve para poner el foco en unas elecciones “donde no...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí