1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Pastora Filigrana / Abogada y activista por los derechos humanos

“El antigitanismo es útil para justificar que el sistema capitalista funciona”

Meritxell Rigol 15/07/2020

<p>Pastora Filigrana.</p>

Pastora Filigrana.

Cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Gitaneidad, anticapitalismo y feminismo conforman los vértices desde los que la abogada Pastora Filigrana (Sevilla, 1981) ha escrito El pueblo gitano contra el sistema-mundo (Akal, 2020), un ensayo político en el que recoge estrategias de resistencia cultural gitanas e identifica en ellas “algunas pistas” de cómo construir una alternativa socioeconómica más justa. Con este libro, se dirige a “las personas que creen que podemos tener un orden mundial en el que todas las vidas quepan”, sintetiza. Filigrana, cooperativista y militante del Sindicato Andaluz de Trabajadores y Trabajadoras (SAT), explica que para entender el alcance y profundidad del antigitanismo hoy hay que darse cuenta de que al pueblo gitano se le ha construido históricamente como “la otredad por excelencia en Europa”. Una otredad que el imaginario de la sociedad mayoritaria mantiene en un peldaño de humanidad más bajo, explica. Filigrana se visibiliza como mestiza gitana en los espacios activistas y profesionales. Denuncia que el pueblo gitano, la minoría más grande del Estado español y de Europa, subsiste atravesado por un racismo que impregna todo ámbito de la vida social, desde el sistema judicial a los movimientos sociales. Ser de izquierdas, advierte la abogada y activista, no libra automáticamente de una mirada supremacista.

Consideras que hay que gitanizarse para crear una alternativa socioeconómica más justa. ¿Qué crees que hay que aprender e incorporar del pueblo gitano?  

Gran parte de la persecución del pueblo gitano ha sido por tener formas de vida que osaban desafiar el paradigma de que hay que trabajar para otro

Lo que pongo en valor principalmente es la cooperación en núcleos grandes; una economía basada en la cooperación y en conquistar los máximos niveles posibles de autogestión. Son pistas para empezar a construir un modelo de emancipación. Gran parte de la persecución del pueblo gitano ha sido por tener formas de vida que osaban desafiar el paradigma de que hay que trabajar para otro; por cuestionar la forma de acceder a los bienes básicos para vivir a través del salario. Con el libro, intento enseñar las estrategias de resistencia cultural en medio de siglos de persecución y la historia del pueblo gitano, que creo que es muy desconocida. No está en los libros con los que te enseñan la historia de España en la escuela. El pueblo gitano no aparece por ningún lado. He querido visibilizar que, de esa lluvia, estos charcos: para entender la situación actual de exclusión y marginación del pueblo gitano hay que contextualizarla históricamente. 

Afirmas que al pueblo gitano se le persigue por su ser y por su hacer. ¿Hasta hoy? 

A día de hoy no existe la persecución legal. A partir de 1978 existe una Constitución que establece la igualdad de trato. Hasta esa fecha, se había perseguido el hecho de ser gitano. No los delitos o infracciones que pudieran cometer, sino el mismo hecho de ser y su hacer: sus costumbres, no adaptarse a los patrones de la economía de mercado ni a la regularización de la mano de obra. Lo que se da hoy es un antigitanismo estructural. La población gitana conforma bolsas de pobreza. Nos siguen condenando a tener menos posibilidades de acceder a los recursos básicos para la vida, como la vivienda. Esto hay que entenderlo teniendo en cuenta que las formas de vida gitanas han sido criminalizadas históricamente. Se castiga que el gitano no haya querido trabajarle al payo y haya preferido ciertos niveles de precariedad a cambio de mantener una autonomía económica. Y esto todavía ocurre, lo que pasa es que la exclusión es tal que es difícil ver la línea entre cuando tener formas de economía alternativas al salario es una opción o cuando es una imposición. La población gitana tiene más dificultad de acceder a puestos de trabajo. Muchas profesiones que tradicionalmente habían desarrollado personas gitanas, muchas ligadas a la artesanía, han ido muriendo con el neoliberalismo, por lo que la marginalidad del pueblo gitano ha ido creciendo. El capitalismo ha avanzado tanto que cada vez es más difícil encontrar formas de economía alternativas. El neoliberalismo deja un margen de autogestión escasísimo y es lo que aboca a la clandestinidad, a la delincuencia y a la exclusión total.

¿La idea generalizada en el imaginario de la sociedad mayoritaria de que “los gitanos no quieren integrarse” tiene algo de cierto? 

Los gitanos no quieren perder sus formas de vida culturales y su canon de medir el éxito y el fracaso, lo bueno y lo malo. Los gitanos no quieren dejar de ser gitanos. Ni lo han querido en 1499 ni lo quieren ahora. Lo cruel es que se les exija dejar de serlo para ser sujetos de derechos en igualdad de condiciones.

¿Debe hablarse de políticas asimilacionistas? 

Para ser sujeto de derechos se exige la asimilación de las formas culturales occidentales, tanto a la población gitana como a la población migrante. En las prácticas concretas lo vemos. Por ejemplo, en cómo se afronta el absentismo escolar en un gueto en el que vive población gitana en exclusión. Muchas veces, se exige que vaya al colegio sin entender la realidad del lugar y de la familia. Existen excepciones y hay comunidades educativas que han intentado hacerlo de otra manera, incorporando mediación gitana en los coles. Se habla de integración, no de universalidad de derechos. En la administración de la justicia penal se ve muy claro el sesgo antigitano también.

La pobreza generalizada, los bajos niveles educativos y la informalidad de sus fuentes de subsistencia en muchos casos, llevan a considerar que el pueblo gitano vive subdesarrollado dentro de países considerados desarrollados. ¿Necesita desarrollarse el pueblo gitano? 

El antigitanismo es un racismo basado en que los gitanos son como son y en el hecho de que ahí se mantienen

El pueblo gitano lo que necesita es que la gran parte de personas que no tienen acceso a los recursos básicos para la vida puedan acceder a ellos en igualdad de condiciones. Lo que no puede ser una premisa para conseguir esto es que sus formas de vida tengan que parecerse a otro patrón que se considere desarrollado o superior. La colonialidad es esto, que en el imaginario exista un patrón de normalidad; una vara que mide lo que es lo correcto y lo incorrecto; lo ético y lo no ético; lo estético y lo antiestético. La subjetividad impuesta donde lo europeo, lo occidental, se considera superior, conlleva que aquella mujer con un hiyab quede situada en un escalón inferior de la jerarquía que aquella mujer que no lo lleva, y resulte más subdesarrollada, más primitiva... Estas cosas son importantes para entender el racismo y el antigitanismo. 

¿Qué explica que siglos de antigitanismo, con reiterados intentos de genocidio, de lo físico a lo cultural, no hayan conllevado la desaparición de la minoría gitana?

Gracias a las formas comunitarias de vida, al hecho de haber conseguido mantener un mutualismo de base, es decir, grupos amplios que se apoyan entre sí, que han servido de espejo y que han contado con una economía alternativa, que ha permitido que su subsistencia no dependiera de la economía hegemónica. 

¿De esta economía de resistencia gitana, la venta ambulante sería el pilar que queda actualmente? 

La venta ambulante es un ejemplo de cómo el pueblo gitano ha intentado escapar de ser asalariado. Esta venta sigue manteniéndose como parte de las economías familiares. No es que alguien se dedique a la venta ambulante, sino que un núcleo familiar se dedica a ello. Es uno de los resquicios de oportunidad de emprendimiento que quedan a las familias gitanas. 

Dos familias dedicadas a la venta son las que muestra la película sobre la relación amorosa entre dos jóvenes gitanas Carmen y Lola, de Arantxa Echevarría, muy criticada desde el feminismo gitano. ¿Consideras que el control social, concretamente sobre el cuerpo de las mujeres, que presenta la obra no responde a la realidad? 

No digo que sea mentira. Seguro que ocurre. Ahora bien, presentarlo como el ejemplo de la vida de las mujeres gitanas es sesgado. Lo que nos molestó profundamente fueron las declaraciones en las que la directora dijo que si una paya no hacía esta película las mujeres gitanas no tenían voz, pasándose por lo alto décadas de asociacionismo de mujeres gitanas y que hay un colectivo LGTBI gitano [Ververipen]. La homosexualidad en las familias gitanas se recibe de una manera o de otra, como en las familias payas, dependiendo del grado de religiosidad y de conservadurismo que pueden implicar más actitudes homófobas. El error que comete la directora es la mirada homogeneizadora de la realidad gitana. Está muy estereotipada.

¿Tiene particularidades el racismo contra el pueblo gitano respecto al racismo que pueden vivir personas racializadas provenientes de países del Sur global? 

Creo que el racismo opera igual, porque al fin y al cabo lo que hace es colocar a las personas por su origen o por su identidad en un escalón de humanidad inferior y negar la universalidad de los derechos humanos. Pero los motivos de racismo contra migrantes o contra gitanos son diferentes. Con los gitanos, los argumentos de “que vuelvan a su país” no se pueden usar. Por eso, quizás, es un racismo aún más biologicista y más cruento. El antigitanismo es un racismo basado en que los gitanos son como son y en el hecho de que ahí se mantienen. Y luego está eso de que te nieguen que tú eres gitana cuando no entras en su imaginario de gitana, porque tienes estudios, porque conversan contigo, porque te dicen que eres normal.

Mantienes que el antigitanismo es instrumental al sistema capitalista ¿Qué le aporta? 

El antigitanismo le viene estupendamente al sistema socioeconómico capitalista porque necesita grandes bolsas de pobreza para funcionar. Siempre habrá marginalidad porque el orden económico está planteado para que nunca haya pleno empleo. ¿Qué mejor argumento para justificar las bolsas de pobreza que decir que son pobres porque quieren? Porque son así. Porque quieren ser así. El antigitanismo es útil para justificar que el sistema capitalista funciona. Es decir, deja al sistema intacto: no es que el sistema no pueda erradicar la pobreza, no es que no haya trabajo para todas las personas, es que los pobres lo son porque quieren. 

En tu ensayo planteas la necesidad de unidad de acción de los movimientos sociales para avanzar en una propuesta transformadora que permita alcanzar vidas dignas a todas las personas ¿Cómo ir hacia allí? 

Querer universalizar la experiencia de lucha de Occidente al mundo entero es supremacismo, aunque sea desde la izquierda

Lo primero de todo es que la izquierda blanca tome consciencia de su mirada situada, porque está queriendo desmontar la casa del enemigo con sus propias herramientas. Es decir, estamos cuestionando el sistema económico capitalista pero no estamos cuestionando la escala de valores humanos que el capitalismo impone. El capitalismo dice lo que es moderno, adecuado y desarrollado y lo que no, y en nuestra propuesta disidente, hablamos de economía, pero no hablamos de que, aquello que es moderno, adecuado y desarrollado; aquello que es mejor o peor, también hay que cuestionarlo. Si no, estamos dentro del mismo marco del capitalismo. El capitalismo dice que hay que ser competitivo, cientificista, tener unas determinadas formas de vida y una determinada estética, y quien no lo cumpla está en un estadio de desarrollo inferior.

¿Haría falta contar con más personas gitanas en los diversos movimientos sociales para favorecer este cuestionamiento? 

Lo que hace falta es un diálogo, no decirles “venid a hacer lo que yo estoy haciendo” y convencerlos para que “se desarrollen”. La izquierda occidental es la que dice cuáles son las propuestas emancipatorias y cuáles no, y dice a los grupos que no cumplen con esto que lo primero que tienen que hacer es liberarse de sus identidades culturales para poder ser revolucionarios. Esto es un error. La izquierda blanca tiene que tomar consciencia de que pueden existir planteamientos de lucha muy diferentes. Querer universalizar la experiencia de lucha de Occidente al mundo entero es supremacismo, aunque sea desde la izquierda. Lo que creo que sería prioritario es que se escuche todo lo que tienen que decir las organizaciones gitanas desde un plano de igualdad, no mirándolas a la espera de que tomen consciencia de cuál es el camino de “lucha de verdad”, el de nuestro sindicato o el de nuestro espacio feminista. 

¿Que las personas gitanas lleguen a la política institucional tampoco te parece prioritario, entonces, para favorecer esta transformación? 

La representación institucional gitana la veo en un plano simbólico, pero aún así es bienvenida. Visibilizar a personas gitanas que nos saquen del imaginario de delincuencia y folklore es importante. Visibilizar otra gitaneidad es importante, porque existe, porque es real. Y es tal el nivel de invisibilización que cualquier cosa que lo visibilice es necesaria, porque mostrar la diversidad gitana nos humaniza.

Gitaneidad, anticapitalismo y feminismo conforman los vértices desde los que la abogada Pastora Filigrana (Sevilla, 1981) ha escrito El pueblo gitano contra el sistema-mundo (Akal, 2020), un ensayo político en el que recoge estrategias de resistencia cultural gitanas e identifica en ellas...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí