1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cinco flamencas / Rosario ‘la tremendita’, cantaora

“Lo único que no cabe en el arte son los miedos y los prejuicios”

Enrique Fuenteblanca 8/08/2020

<p>Rosario <em>La</em> <em>Tremendita</em>. </p>

Rosario La Tremendita

Desconocido

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Rosario La Tremendita (Triana –Sevilla, 1984) aúna, en una misma mirada, la transgresión permanente y la claridad de lo jondo. De esta manera, hace de la tradición raíz y de la búsqueda en otras formas culturales una disciplina. Su imagen proyecta un pretendido inconformismo, pero sería demasiado fácil quedarse en esta idea de superficie. Para La Tremendita, mirar hacia afuera supone un acto de enriquecimiento y, como sucedería con el mejor Mairena, un ejercicio de traducción. En un mundo de bastardías, la voz de Rosario (como las mejores traducciones) es capaz de avivar las emociones que nutren a las expresiones artísticas más dispares. Su meta es cantar de forma honesta y sin prejuicios; hacer respetando, en todo momento, la esencia que la caracteriza. 

Cuando se piensa en la Tremendita, frecuentemente vienen a la mente palabras como transgresión o inconformismo. ¿Hasta qué punto crees que esa idea puede enriquecerte o limitarte? 

Realmente no es algo premeditado. Yo me he criado en la tradición desde pequeña, en la base establecida del flamenco: las peñas, los concursos, los festivales flamencos del mantón y la silla. He evolucionado hasta aquí por muchos factores y motivos diferentes, y realmente no he pensado en qué me puede limitar o no. Yo me manifiesto en el arte tal y como soy y lo desarrollo tal y como lo pienso en ese momento. ¿Esto tiene algunos límites? Es posible. ¿Me lleva a algún tipo de ruptura y me abre a otro tipo de campos? También es posible. Pero no es nada premeditado. Yo no me levanto por la mañana pensando qué voy a hacer, sino que hago música, contemplo el arte, me desarrollo y busco la parte creativa de lo más natural que hay en mí, y eso es lo que sale. 

El artista flamenco ha estado vinculado tradicionalmente a la fiesta, pero también a escenarios como el tablao, el teatro y el café cantante. Por esto, siempre ha tenido mucho de performer, de artista que trabaja sobre un ambiente y un espacio determinado. Sin embargo, hablas de una naturalidad, de la ausencia de premeditación en tu forma de entablar la relación con el entorno. ¿Qué buscas en esa forma de ser y de moverte en el ámbito artístico? 

 Tengo la cabeza como la ves por fuera, con un lado rapado y otro largo. Me encanta una reunión tradicional con mi padre, y también un festival de electrónica

Absolutamente, honestidad. Creo que si algo de lo que hiciera estuviera pensado (hasta la cuestión estética y la forma en que me muevo), perdería mucha esencia de lo que realmente es. Evidentemente, me meto en un estudio y paso horas buscando la música y pensando el proyecto, pero todo tiene que partir desde una verdad. Ni con mi música ni con mi estética ni con nada voy buscando aprobación o llenar butacas. Busco encontrarme conmigo misma y si eso llena butacas pues genial. Pero surge desde una cosa muy honesta y nada premeditada. Me visto con un mono porque llevo un bajo, una guitarra y mil aparatos y como vestía antes resultaba muy incómodo. Me pongo unas botas planas y bien amarradas porque doy muchos saltos. Lo del pelo es porque no me gusta peinarme. Entonces busqué una estética cómoda. Todo va en base a mi verdad y a que yo me sienta cómoda y a gusto con lo que hago. 

En tu trabajo adquiere una gran presencia el concepto como una forma de articular el proyecto musical. ¿Qué supone para ti lo conceptual? ¿Te consideras una persona que tiende al conceptualismo? 

No, creo que no. Mi música se ha ido desarrollando a la misma vez que yo iba evolucionando y que algo me generaba interés. Una vez, un periodista me dijo que parecía que mi trabajo estaba cronológicamente pensado, que tenía ideados los próximos diez discos. Por supuesto que no es así, ojalá. Simplemente, trato de ser coherente con el momento en el que estoy y eso es lo que aporto. No me puedo saltar pasos, tengo que pasar por esos diez años y esa es la evolución. Es verdad que, cuando algo me interesa, me gusta entrar a fondo. Hoy en día se le llama concepto pero, realmente, para mí simplemente hay un desarrollo sobre algo que me interesa y me gusta darle todas las vueltas de tuerca hasta agotarlo. ¿Que busco un concepto? Se le puede llamar así, pero lo único que hago es música y, a través de la música, busco un pensamiento. Porque para hacer música necesito un pensamiento. 

Ahora estoy en un momento contrario a eso. En el nuevo proyecto, no estoy trabajando sobre un concepto definido como en Delirium Tremens o en Fatum. En este caso, el álbum se llama Tremenda y es un disco en el que voy a poner en coherencia lo que llevo trabajando en los tres últimos años respecto al tipo de sonoridades, letras, la forma de romper estructuras... pero solo voy a hablar de cómo me encuentro en este momento y de lo que yo le estoy aportando a la música. No voy a tratar de contar nada externo a mí. Voy a hablar de mí misma. Creo que ahora me toca eso. Realmente creo que un artista debe estar conectado consigo mismo y desarrollar eso sin pretender nada. Que luego los demás lo analizan y encuentran algo, perfecto. Pero no creo que deba ser la pretensión del artista. 

¿Qué importancia tiene para ti la reivindicación y qué relación guardas con tu entorno político? 

Creo que es necesario reivindicar desde la verdad, no por el simple hecho de llamar la atención. Para mí, el reivindicar por entrar en una corriente de éxito o ganar audiencia pero no hacerlo desde una honestidad o una verdad carece de interés. Yo hago lo que hago. No intento cambiar el mundo, ni trato de llamar la atención o reivindicar nada. Simplemente intento ser una transmisora de mi verdad y de mi sentido común, de mi lógica en el arte, y así lo expreso. Si en el futuro con ello soy considerada transgresora o reivindico algo es perfecto. Pero si eso se hace de manera pretenciosa carece de sentido. 

Para mí lo más contemporáneo que hay es un cantaor, que supuestamente está dentro de lo puro, que canta una soleá tradicional sintiéndose libre, inconsciente de los prejuicios

Para mí, la polémica buscada tampoco tiene ningún tipo de interés. En el arte, uno se debe expresar con la disciplina que desarrolla. Mi momento de expresarme verdaderamente es cuando estoy metida en un estudio o sobre un escenario. Todo lo demás es verborrea. No es la palabra, es lo que una es, muestra y desarrolla. Para mí eso sí tiene interés. Creo que la verborrea, la polémica superficial y el yo soy no lleva a ningún sitio. El camino se abre andando, desarrollando y exponiendo. Y también siendo tolerante con lo que se expone, porque no solo lo tuyo es válido. 

Rosario 'La Tremendita'.

A nivel político, yo sé que mi estética cuesta más, que mi manera de expresarme con naturalidad y decir lo que pienso y no lo que quieren escuchar tampoco es cómoda. Mi música no es diplomática, ni mis letras lo son. Se juntan muchos factores que hacen que me sea muy complicado establecer conexiones a nivel político. Para otros artistas es de otra manera, su arte es más diplomático y te contarán otra versión. No es algo que lleve mal, no tengo problemas con nadie ni con nada y tampoco me interesa. La relación que tengo con mi entorno político ha de ser como con la música: honesta. Si funciona genial, y si no funciona asumo las consecuencias de ser quien soy. 

Trato de mostrar mis pensamientos de acuerdo a mi desarrollo y a mi forma de ser y de actuar en la vida, tanto personal como profesionalmente. No me gustan los mítines, quedar bien tampoco. Creo que esto está muy presente en la sociedad en la que vivimos y que nos está llevando a la falta de honestidad en la que estamos viviendo hoy en día. Hay mucho egoísmo y falta de verdad. Demasiado ‘quedar bien’. Pero desnudarte y mostrarte tal y como eres, guste o no, eso ya es más difícil. 

¿Qué tipo de contemporaneidad te interesa? ¿Hay algo ahora que puede explotarse y que no ha habido en otros momentos históricos dentro del campo flamenco? 

Yo creo que, ahora mismo, hay muchos caminos abiertos dentro del flamenco, todos válidos, fundamentales. Desde lo más contemporáneo a lo más tradicional. ¿A dónde nos van a llevar esos caminos? No lo sabemos. ¿Son necesarios? Sí, y es algo fundamental, porque si el flamenco está en movimiento es necesario. Algunos quedarán ahí y otros se seguirán desarrollando. Otros caminos serán considerados “una época”. Pero no te puedo contestar a esa pregunta porque no lo sé. Por otro lado, hay algo peligroso en el todo vale. Hay verdaderos genios en este país completamente desconocidos y artistas que no han trabajado nada completamente encumbrados. Tanto los artistas como el público tienen una responsabilidad respecto a la música, eso es algo que no debemos olvidar. 

El flamenco también te encasilla y te genera muchos miedos, y si no te los quitas no puedes ser lo que quieres ser

De todas formas, creo que buscamos demasiadas etiquetas. “Yo soy contemporánea”, “soy pura y tradicional”... Yo tengo ahí un problema, porque cuando me preguntan no sé lo que soy. Tengo la cabeza como la ves por fuera, con un lado rapado y otro largo. Me encanta una reunión tradicional con mi padre y una olla de caldereta, y también meterme en un festival de música electrónica. ¿Tendría que definirme? Yo no me puedo definir. El tema de las etiquetas me cuesta muchísimo porque no me veo en ninguna. Yo soy Rosario Guerrero Hernández, me llaman La Tremendita, mi padre es cantaor. Me he criado en el barrio de Triana. Me encantan Los Chichos, Los Chorbos y Parrita. Me encanta Camarón y Morente, y David Bowie. Todo me genera interés: la olla de garbanzos de mi madre y el sashimi de atún. Me encanta cantar por soleá y coger un bajo. 

No creo que ahora mismo sea momento de etiquetar nada. Creo que debemos abrirnos y entender todo de una manera mucho más libre. Los seres humanos necesitamos pertenecer a un grupo, sentirnos partícipes de algo. Sin embargo, puedo estar cómoda en muchos sitios que podrían parecer opuestos. Se supone que lo contemporáneo es lo que es actual y lo que va avanzando, si yo estoy dentro de eso lo veremos con los años. A lo mejor en el futuro me consideran completamente tradicional, ya lo veremos. 

Lo único que no cabe en el arte son los miedos y los prejuicios. Cuando veo a un cantaor que supuestamente está dentro de lo puro, si está cantando una soleá tradicional pero lo hace sintiéndose libre y completamente inconsciente de los prejuicios que conlleva el flamenco, para mí eso es lo más contemporáneo que hay. No tiene que ser algo a nivel estético y sonoro muy moderno ni tiene por qué ser forzosamente electrónica. Para mí, una guitarra y una voz puede ser lo más contemporáneo del mundo, si está dentro de esa libertad, esa expresión y esa evolución. 

¿Dónde te gustaría hacer un espectáculo? 

No es un lugar, pero a mí me gustaría hacer arte relacionado con la gastronomía. Creo que para mí la música y la gastronomía van en paralelo. Me parece que se está haciendo un trabajo en el mundo gastronómico muy parecido al arte. Me encanta comer. Me gustaría buscar algún lugar en el que se cocine de una determinada manera, algún sitio en mitad de la selva y hacer algo relacionado con ello. 

¿Te sientes feliz respecto a lo que significa La Tremendita en este momento? 

No sé si estoy feliz, eso son momentos. Pero sí estoy cómoda. He encontrado mi lenguaje y mi forma de expresarme después de muchos años de trabajo y ahora siento que soy yo, y eso es muy difícil. Para mí, este disco es un proyecto de luz. Siempre hay algo que te da miedo, que no muestras o sobre lo que tienes prejuicios, pero en este momento y respecto al arte estoy completamente de frente. Lo que hago es absolutamente honesto. A veces me equivoco mucho, pero creo en lo que estoy haciendo. Creer en quien eres y en lo que haces es un punto de partida muy importante. Por algo se empieza y, en este momento, soy coherente con lo que yo quiero ser. Llevo cantando desde que tengo cinco años. He vivido muchas experiencias y también he ido mucho al psicólogo. El flamenco también te encasilla y te genera muchos miedos, y si no te los quitas no puedes ser lo que quieres ser. Pero a día de hoy sí lo soy. Eso no quiere decir que vaya a estar toda mi vida con el bajo y la cabeza rapada. A lo mejor, dentro de unos años me apetece coger el mantón. Pero, si lo hago, va a ser desde la misma honestidad con la que cojo hoy cojo el bajo y me pongo el mono. 

--------------

CINCO FLAMENCAS (I) / ROCÍO MÁRQUEZ, CANTAORA: “Respeto al que crea que para hacer arte hay que sufrir. Yo quiero ser feliz”.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí