1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ABUSOS EN EL DEPORTE

El final de la ‘omertá’ en la competición

Deportistas de varios países y disciplinas deciden contar los maltratos que han padecido de sus entrenadores tras la emisión del documental ‘Athlete A’, sobre los abusos sexuales del médico Larry Nassar a gimnastas estadounidenses

Ricardo Uribarri 23/08/2020

<p>La exgimnasta británica Jennifer Pinches, en 2015, cuando aún competía.</p>

La exgimnasta británica Jennifer Pinches, en 2015, cuando aún competía.

UCLA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La triatleta surcoreana Choi Suk-Hyeon sufrió durante muchos meses abusos, palizas y acoso por parte de su entrenador, un fisioterapeuta y dos deportistas de su equipo. Presentó una denuncia a la policía y también ante la Federación de Triatlón y el Comité Olímpico de su país, pero la lentitud de las investigaciones y la negativa de algunos compañeros a hablar por miedo a las represalias le llevó a la frustración. En su diario llegó a escribir: “Prefiero morir antes que ser golpeada como un perro”. El pasado 26 de junio se suicidó. Es un ejemplo de las consecuencias que pueden llegar a tener los maltratos físicos y psíquicos, una situación que se ha estado dando durante años en diferentes disciplinas deportivas y distintos países y que nadie se atrevía a destapar por miedo a las consecuencias. Hasta ahora.

La emisión del documental Athlete A, que relata las investigaciones periodísticas realizadas a raíz de las acusaciones de abusos sexuales contra Larry Nassar, el médico que durante más de dos décadas ejerció en el equipo nacional de gimnasia de Estados Unidos y que tras ser denunciado por 156 mujeres recibió tres condenas judiciales por posesión de pornografía infantil y agresiones sexuales a menores que le mantendrán toda su vida en la cárcel, ha sido el detonante que ha roto la ley del silencio sobre los comportamientos inadecuados utilizados por muchos entrenadores. Unidas en redes sociales bajo la etiqueta #gymnastalliance, gimnastas de Reino Unido, Bélgica, Holanda, Australia y Nueva Zelanda han comenzado a contar sus dolorosas experiencias, lo que ha llevado a algunas federaciones de estos países a abrir investigaciones al respecto.

Gimnastas de Reino Unido, Bélgica, Holanda, Australia y Nueva Zelanda han comenzado a contar sus dolorosas experiencias, lo que ha llevado a algunas federaciones a abrir investigaciones al respecto

El primer paso de este movimiento global lo dieron varias gimnastas británicas, que difundieron un comunicado en el que afirman que “el entrenamiento de gimnasia es un trabajo duro, pero se puede realizar de la manera correcta para generar resultados hermosos, alegres e impresionantes, sin sacrificar el bienestar de los jóvenes ni silenciar sus voces. El éxito se basa en la confianza, la ciencia y la comunicación, no en el control y la obediencia temerosa, incluso a través del dolor”. Saben bien de lo que hablan. Una de ellas, Catherine Lyons, recuerda que recibió golpes hasta con una vara, que fue encerrada en un armario y que durante horas las dejaban en una habitación con cerrojo y sin comida. A los 15 años abandonó la gimnasia con un diagnóstico de estrés postraumático. Lisa Mason, denuncia que la “obligaron a entrenar hasta que mis manos sangraron y entonces me echaban alcohol por encima”. La ex olímpica Jennifer Pinches asegura que en este deporte “ha habido un nivel normalizado de abuso emocional, que a veces progresa al abuso físico, y que debe detenerse”. El también británico Nile Wilson, medallista olímpico en Río 2016, no puede ser más contundente en su afirmación sobre la cuestión: “Somos tratados como trozos de carne. La cultura de querer ganar a toda costa supone una manipulación emocional a través del dolor físico”.

Esa búsqueda de la excelencia deportiva que lleve a lograr el sueño de las medallas en los grandes eventos es a lo que se agarran responsables técnicos que reconocen haber ido mucho más allá de donde debían. Uno de ellos es el holandés Gerrit Beltman, que dirigió al equipo nacional belga entre 2000 y 2008 y también entrenó en su país y Canadá. Después de ser señalado por dos exgimnastas holandesas por sus métodos abusivos, admitió que “nunca tuve la intención consciente de golpear, regañar, herir o menospreciar. Pero lo hice. Pensé que era la única forma de cultivar una mentalidad deportiva de alto nivel”. El país natal de Beltman ha paralizado el programa de preparación y competiciones de su selección femenina de gimnasia a raíz de que la exgimnasta Joy Goedkoop acusara a Vincent Vewers, actual entrenador del equipo nacional, de propinarle patadas y golpes y de que varias compañeras denunciaran también abusos y malos tratos por parte de miembros actuales del cuerpo técnico. “Simplemente, no te veía como un ser humano. Tenías que funcionar como una máquina”, afirma Goedkoop sobre el trato recibido de Vewers.

En Australia, 30 gimnastas en activo y retiradas han contratado a un abogado para presionar a la Federación a que realice una investigación independiente sobre el abuso que han tenido que sufrir. Pretenden el reconocimiento del maltrato, una disculpa y la garantía de que no volverá a pasar en el futuro. Tienen miedo de que la situación se perpetúe porque “esta cultura insidiosa no desaparecerá de la noche a la mañana. Los entrenadores de la vieja escuela y las metodologías obsoletas todavía existen hoy”, según Mary-Anne Monckton, ganadora de cinco títulos nacionales. Una de las gimnastas, Chloe Gilliland, ha afirmado que “a los 17 años sentí que era más fácil terminar con mi propia vida que ceder a lo que ellos querían que fuera”. Conociendo sus historias, el letrado ha señalado: “Los caballos de carreras son tratados mejor que estos atletas”.

La gimnasia es uno de los deportes más afectados por esta situación, pero no el único. Otro donde se ha vivido esta cultura del abuso por parte de los entrenadores es el patinaje artístico. Tras ver Athlete A y el movimiento de las gimnastas, la china Jessica Shuran Yu ha confesado que desde los 11 años sufrió maltrato. “Mi entrenador me golpeaba usando las guardas, que son unas fundas de plástico que cubren las cuchillas. Cuando se enfadaba conmigo, cuando consideraba que cometía el más mínimo error, me pedía que elevara la mano. A veces me golpeaba en las piernas y los brazos sin aviso. Podía pasar en medio de un entrenamiento, delante de todo el mundo, o después, en zonas apartadas donde me gritaba y golpeaba aún más fuerte. En días especialmente malos, me golpeaban más de 10 veces seguidas hasta dejarme la piel en carne viva”.

En la práctica totalidad de los casos, los abusos se producen cuando los deportistas son menores de edad, incluso a edades muy tempranas

La patinadora francesa Sarah Abitbol, diez veces campeona de su país y medallista mundial, declaró a principios de este año en un libro que el que fue su entrenador, Gilles Beyer, un célebre expatinador, la violó repetidamente desde que ella tenía 15 años. Incluso señala que una vez retirada le comentó el caso al entonces ministro de Deportes, Jean-François Lamour, y que éste le dijo que no iba a hacer nada, cuestión que el político dice no recordar. A raíz de la manifestación de Abitbol, otra patinadora también acusó a Beyer de haber cometido con ella abusos sexuales y otras dos lo hicieron con otro técnico, Michel Lotz. Estos casos hicieron que la actual ministra de Deportes francesa, Roxana Maracineanu, encargara una investigación que ha tenido como resultado que una veintena de entrenadores de patinaje estén bajo sospecha por acoso, agresiones sexuales o violencias físicas o verbales. De ellos, tres ya habían sido sentenciados a penas de cárcel en el pasado. El Gobierno francés ha puesto estas informaciones en conocimiento de la justicia.

En la práctica totalidad de los casos, los abusos se producen cuando los deportistas son menores de edad, incluso a edades muy tempranas. Esa diferencia de edad entre el entrenador y su pupilo produce una relación desigual entre el poder de la persona que debe enseñar y el deportista, que es fácilmente manipulable y por eso termina normalizando el abuso como algo necesario para llegar a ser campeón. El gimnasta británico Louis Smith explica que “cuando eres joven, a veces la línea entre lo que es un entrenador duro pero bueno y otro abusivo, se desdibuja”. Y el que llega a cuestionar los procedimientos no denuncia por miedo a las represalias. La gimnasta belga Laura Waerm reconoce que “le prohibí a mi madre hablar con los entrenadores u otras personas responsables por temor a no tener más oportunidades y a que me quitaran mi mayor sueño. Había una atmósfera en la que las gimnastas sabían que si hablaban de comportamientos abusivos serían saboteadas, poniéndose en peligro su selección para los Juegos. Eso preservaría la omertá” (la ley del silencio).

Un informe de la organización no gubernamental Human Rights Watch desvela que, en Japón, país que acogerá los próximos Juegos Olímpicos, muchos niños que realizan deporte sufren abusos verbales, físicos y sexuales. En el informe, titulado “Me golpearon tantas veces que perdí la cuenta’: el abuso de niños deportistas en Japón”, más de 800 menores, que representan a 50 deportes, cuentan haber sido objeto de golpes en la cara, golpes con bates de béisbol, patadas, privación de agua, simulación de ahogamientos, azotes con raquetas y abusos sexuales.

En toda esta problemática no se puede dejar pasar el papel que juegan organismos como las federaciones deportivas y sus responsables. En la mayoría de las ocasiones sabían que se estaban produciendo este tipo de hechos, pero prefirieron callarse. La realidad es que nadie se preguntó durante todos estos años por el precio a pagar por conseguir medallas. La que fuera medallista olímpica británica en remo, Cath Bishop, manifiesta al respecto que “cuando sólo cuentan las medallas, la forma en que se consiguen se vuelve menos importante. De esta forma se desarrollan ambientes tóxicos y culturas del miedo, en donde las medallas tienen prioridad sobre el bienestar”. En este aspecto es relevante la demanda que han puesto 140 gimnastas estadounidenses, incluida la referencia mundial de este deporte, Simone Biles, contra el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos, en la que piden que dirigentes de la institución declaren sobre el conocimiento que tenían de los abusos cometidos por Larry Nassar, además de solicitar una indemnización. Hace unos meses, abogados de la federación de gimnasia estadounidense ofrecieron a las afectadas 215 millones, una cantidad que rechazaron, ya que la condición era liberar al Comité Olímpico de cualquier reclamación económica y a sus responsables de tener que declarar.

Muchos deportistas señalan la importancia de que haya organismos independientes a los que recurrir en un caso así. Especialmente viendo que los que supuestamente están designados para ayudar no siempre responden como se espera. Es el caso de la presidenta de la comisión de atletas de la Federación Internacional de Gimnasia, la exgimnasta bielorrusa Liubov Charkashyna, que hace un año dijo que la cantidad de mujeres que denunciaron a Nassar era exagerada y que algunas solo buscaban dinero.

Es de esperar que esta ola de indignación que recorre el deporte mundial sirva para que realmente se tomen las medidas adecuadas que eviten que se repitan estos hechos. Por muy exigente que sea el deporte que se practique, el mensaje que transmiten los deportistas es claro: para intentar ganar no hace falta maltratar. Como expresó Almudena Cid, la exgimnasta española de rítmica, “los cambios suceden de dos maneras: cuando pocas personas con poder lo deciden o cuando muchas personas con poco poder lo desean. Quizá lo segundo lleve a lo primero”.

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital y Marca. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí