1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

POLÍTICA BAJO TIERRA

Los intereses mineros de Canadá en Bolivia y Chile

La influencia del sector lleva al gobierno de Trudeau a ignorar la violencia y la represión en estos países

Urooba Jamal (The Baffler) 11/08/2020

<p>Mina abandonada en Cajón del Maipo, Chile.</p>

Mina abandonada en Cajón del Maipo, Chile.

Deensel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Para Ana Ruzo la vida anterior a la pandemia de la covid-19 ya era una incierta cifra de muertes. Antes de que el virus confinara a los chilenos en sus hogares, la cineasta y fotógrafa salió a las calles de Santiago durante meses, junto con más de un millón de personas en todo el país, para protestar contra la desigualdad generalizada. Unas manifestaciones inicialmente desencadenadas por el aumento de la tarifa del metro en octubre de 2019. “Tengo imágenes en mi cerebro que no podré olvidar fácilmente”, dijo sobre la represión estatal que siguió a las protestas. “Vi personas que habían perdido un ojo y muchas otras que sangraban”.

Ruzo relató la dificultad de presenciar la violencia: “Era difícil volver a casa después de ver todo eso sabiendo que [algunas de]… esas personas [en las calles] no iban a estar allí al día siguiente”.

“Lo describiría como una experiencia de guerra absoluta”, agregó. “Absolutamente”.

Por esa misma época, el vecino al norte de Chile, Bolivia, estaba experimentando su propia crisis tras la toma de la presidencia del país por parte de Jeanine Áñez, una diputada de la oposición, después de que el primer presidente indígena de América del Sur, Evo Morales, fuera presionado para que presentara su dimisión tras unas controvertidas  elecciones a finales de octubre de 2019. Thomas Becker, de la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de Harvard, estaba entonces en primera línea. También describió la situación de Bolivia bajo el nuevo gobierno interino como algo similar a una guerra. “Olía a muerte y sufrimiento”, dijo al describir las secuelas de la masacre de Sacaba, una de las dos masacres perpetradas desde la toma de posesión de Áñez, en la que al menos ocho personas fueron asesinadas después de que las fuerzas del Estado, según se dice, dispararan contra un grupo de manifestantes que en su gran mayoría eran indígenas. “He trabajado en zonas de guerra… y me recordó más a una zona de guerra que a un país en un período democrático”.

La mayoría de las empresas mineras del mundo tienen su sede en Canadá y el 41% de las grandes compañías mineras de América Latina son canadienses

El abogado, que ayudó a llevar el caso contra el expresidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada y el exministro de Defensa José Carlos Sánchez Berzaín por una masacre similar de manifestantes indígenas en 2003, recordó su visita a un hospital cercano después de la masacre de Sacaba. Vio el cuerpo de un hombre cuya cabeza había “literalmente… explotado a causa de una bala”. Habló con otro hombre que se había escondido en una casa hasta que los militares “simple y llanamente derribaron la puerta”. El hombre comenzó a asfixiarse por los gases que los agentes habían lanzado, pero “permaneció allí porque tenía demasiado miedo de que lo mataran o le hicieran desaparecer si salía al exterior”, dijo Becker. Los agentes golpeaban al resto de personas que había en la casa, le dijo el hombre a Becker, mientras proferían a gritos insultos en contra de los indígenas.

Becker explicó que mucha gente en Bolivia llama al gobierno de Áñez dicta-suave. Existe el temor de que la pandemia de coronavirus agudice su agresividad.

La respuesta internacional a estas crisis actuales ha sido variada. Canadá ha adoptado un enfoque más proactivo hacia América Latina bajo el mandato del primer ministro Justin Trudeau. Sin embargo, más allá de condenar las “irregularidades electorales en Bolivia”, el gobierno no ha hecho ninguna declaración acerca de la represión estatal en ninguno de los países, aparte de las advertencias a los viajeros de nacionalidad canadiense, a pesar de la creciente evidencia de violaciones de derechos humanos aportadas por la ONU y las organizaciones internacionales. Por el contrario, acordó trabajar con Áñez y ha mantenido sus lazos con Chile. El papel de la minería canadiense –y cómo informa del modo en que Canadá elige formar o mantener aliados– puede explicar su enfoque en la región.

Existe un importante vínculo entre la minería canadiense y la política exterior canadiense. Según los registros de los grupos de presión política obtenidos por el Proyecto de Justicia y Responsabilidad Corporativa (JCAP, por sus siglas en inglés) –una asociación de dos facultades de derecho canadienses que defiende los intereses de las comunidades afectadas por la extracción de recursos (particularmente las comunidades indígenas)–, los representantes de la industria minera realizan campañas de presión potentes e insistentes dirigidas al gobierno canadiense. Muchos de estos contactos incluyen aquellos que forman parte de Global Affairs Canada, el departamento de asuntos exteriores del país, y Natural Resources Canada, el departamento gubernamental del que forma parte la industria minera de Canadá.

Además, Canadá domina este sector: la mayoría de las empresas mineras del mundo tienen su sede en Canadá, mientras que el 41% de las grandes compañías mineras de América Latina son canadienses, según el JCAP. Estas compañías también se han visto envueltas en controversias en los últimos años. Un informe histórico que el JCAP publicó en 2016 encontró que veintiocho de estas compañías estuvieron implicadas en cuarenta y cuatro muertes, 403 lesiones y 709 casos de criminalización en trece países latinoamericanos durante un período de quince años.

Dos compañías mineras canadienses se vieron involucradas en dos de los conflictos mineros más importantes que han tenido lugar en el país en las últimas tres décadas

La organización canadiense MiningWatch ha sugerido que el silencio del país ante los abusos por parte del Estado en Chile es estratégico: “Los intereses mineros canadienses podrían estar en el centro de esta decisión de hacer la vista gorda ante la represión más feroz desde la dictadura de Pinochet”. Según Natural Resources Canada, hay más de cuarenta empresas mineras canadienses en Chile, lo que lo convierte –junto con México–  en el país donde Canadá realiza la segunda mayor inversión extranjera directa después de Estados Unidos. La represión que Ana Ruzo presenció allí ha sido documentada por varios grupos internacionales en defensa de los derechos humanos; sin embargo, Trudeau respondió a una llamada telefónica del presidente chileno Sebastián Piñera a finales de octubre durante el apogeo de las protestas. En su conversación, Trudeau no parece que tratara explícitamente el asunto de las manifestaciones. En cambio, ambos líderes expresaron su preocupación por las elecciones en Bolivia y discutieron los continuos esfuerzos para “abordar la crisis de Venezuela”, según un comunicado de prensa del gobierno canadiense.

Vladimir Díaz-Cuellar, un experto en economía política boliviana de la Universidad Carleton de Ottawa, Canadá, está de acuerdo en que la reacción de Canadá ante los sucesos que han tenido lugar en América Latina debe analizarse desde la perspectiva de sus intereses económicos.  “Que no digan nada sobre la crisis de un país [donde han muerto muchas personas] dice mucho sobre el sesgo del gobierno canadiense”, dijo, refiriéndose a Chile.

Ruzo tampoco duda de dicha conexión al manifestar que ello explica el silencio de Canadá sobre su aliado clave.  “Hace un tiempo, Piñera dijo que Chile era un paraíso”, dijo, “Y es un paraíso: para hombres de negocios y para todos aquellos que quieran sobreexplotar la tierra y a la gente, y enriquecerse destruyendo la herencia de todo un país”.

La actividad minera canadiense en Bolivia, en comparación, no es tan importante, pero ha tenido profundas consecuencias sociales en el país, explicó Cuéllar. Dos compañías mineras canadienses se vieron involucradas en dos de los conflictos mineros más importantes que han tenido lugar en el país en las últimas tres décadas: el conflicto de Amayapama en 1996 y el conflicto de Mallku Khota en 2012. “[Con respecto a] los intereses mineros canadienses en Bolivia, lo que realmente importa históricamente son las consecuencias sociales y políticas de ese pequeñísimo capital invertido en el país y que de hecho costó algunas vidas en algunas comunidades rurales –centros mineros– en Bolivia”, dijo Cuéllar.

En un artículo académico de 2016 que Cuéllar coescribió con Kirsten Francescone titulado “Intereses mineros canadienses en Bolivia, 1985–2015: trayectorias de fracasos, éxitos y violencia”, los dos detallan el impacto de estos conflictos. En el primero, el de Amayapama, también conocido como la masacre de Navidad, se vieron implicados Vista Gold (una compañía creada tras la fusión entre la empresa canadiense Da Capo Resources y Granges, una empresa estadounidense más pequeña), sus trabajadores y las comunidades indígenas de la zona. El conflicto se intensificó entre estos grupos cuando, el 19 de diciembre de 1996, tres mil agentes de las fuerzas de seguridad fueron enviados al yacimiento después de que los empleados tomaran el control de la mina y expulsaran al personal de la compañía. El accionista de Da Capo David O’Connor había presionado al gobierno de Bolivia para que tomara medidas. En tres días de disturbios, nueve personas fueron asesinadas por los militares, incluidos estudiantes, mineros y campesinos indígenas. El CEO de Vista Gold, Michael B. Richings, dijo más tarde que la acción había sido “necesaria”.

En los 90, el sector del gobierno canadiense dedicado al desarrollo ayudó a Bolivia con una serie de iniciativas de privatización, junto con el Banco Mundial y el FMI

En 2012, South American Silver Corp. (SASC) y su filial boliviana, la Compañía Minera Mallku Khota (CMMK), estuvieron detrás de otro conflicto a gran escala. CMMK había estado intentando explotar una de las minas de plata más grandes del mundo en Mallku Khota, al norte de Potosí, a pesar de la resistencia de las comunidades indígenas de la zona durante años. Las tensiones aumentaron el 7 de julio de 2012, cuando cuatrocientos policías fueron enviados a la zona para recuperar a los rehenes de la compañía que presuntamente habían sido detenidos por la comunidad, lo que se saldó con una muerte y trece heridos. En consecuencia, el gobierno –entonces dirigido por Morales–  anuló el derecho de CMMK a explorar en Mallku Khota y calificó la medida de nacionalización. La oficina del entonces ministro de comercio internacional de Canadá, Ed Fast, envió una carta al gobierno boliviano criticando esta campaña de nacionalización y advirtiendo de que obstaculizarían las inversiones extranjeras en Bolivia. SASC pronto llevó a Bolivia al tribunal internacional alegando que había incurrido en pérdidas como resultado de la acción del gobierno boliviano. En 2018, el Tribunal Permanente de Arbitraje con sede en La Haya otorgó a SASC (ahora propiedad de TriMetals Mining) 28 millones de dólares, aunque había solicitado una compensación por un total de 385,7 millones de dólares.

Canadá se ha opuesto durante mucho tiempo a la campaña de nacionalización en Bolivia. Como explican Cuéllar y Francescone, en la década de 1990, el sector del gobierno canadiense dedicado al desarrollo ayudó a Bolivia con una serie de iniciativas de privatización, junto con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Esto incluyó la desnacionalización de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), entre otras reformas neoliberales. Tras la aplicación de estas reformas, la presencia de empresas mineras canadienses empezó a proliferar en Bolivia.

Con estos antecedentes, explicó Cuéllar, “Este gobierno de transición… y muy probablemente el gobierno que vendrá después [estará más abierto] a la inversión extranjera directa, y eso incluye los intereses mineros canadienses”.

La crisis global provocada por la covid-19 ha planteado retos únicos tanto para Bolivia como para Chile.

Las elecciones bolivianas del 3 de mayo se pospusieron después de que el país emitiera una orden de confinamiento en marzo para sofocar la propagación del virus, lo cual avivó los temores de una represión mayor. “Los críticos con el gobierno están enormemente preocupados ante la posibilidad de que utilicen esto [para] ganar más tiempo para reprimir a más opositores”, dijo Becker. Grupos de derechos humanos como Human Rights Watch ya han expresado su preocupación por el nuevo decreto sobre la COVID-19 que el gobierno de Áñez implementó el 25 de marzo, con una disposición contra la información errónea que creen que podría usarse para procesar a quienes critican al gobierno. Funcionarios del gobierno boliviano, afirma la organización de derechos humanos, han mencionado a los opositores políticos como posibles objetivos de esta disposición.

En Chile se ha pospuesto hasta octubre un plebiscito para cambiar la constitución de la época de la dictadura del país, y asimismo se han detenido las manifestaciones callejeras, aunque la gente lo ha cambiado por las caceroladas con ollas y sartenes desde los balcones en continua protesta.

En la capital Ruzo se ha dado cuenta de algo más esperanzador. “Lo que está comenzando a suceder es que las mismas personas que estaban en las calles… defendiendo a las personas desarmadas de los ataques terroristas del Estado y la policía chilena”, explicaba, “son las mismas personas que ahora salen pertrechadas con botellas de cloro y spray… para desinfectar las calles, las paradas de autobús”.

“Así que, ya ves”, agregó Ruzo, “la gente protege a la gente”.

La pandemia también ha afectado a la industria minera canadiense. En Bolivia, la compañía canadiense Pan American Silver suspendió sus operaciones a finales de marzo de 2020 para cumplir con las regulaciones bolivianas. Pero los preparativos para reiniciarlas están en marcha. En Chile, la empresa canadiense BHP ha impedido que los trabajadores de alto riesgo acudan a los yacimientos y ha incorporado medidas de distanciamiento social en sus campamentos de trabajadores, pero por lo demás, han permanecido abiertos. Un nuevo informe publicado este mes por Mining Watch junto con otras seis organizaciones sin ánimo de lucro de Estados Unidos y Reino Unido, titulado “Voces desde el terreno”, ha criticado a la industria minera canadiense por sus acciones. Las organizaciones acusan a la industria de propagar la covid-19 tanto entre sus propios trabajadores como a las comunidades alejadas en las que operan sus minas, tanto en Canadá como en el extranjero.

Una cosa parece clara: ni la pandemia ni la represión continua en Chile o Bolivia verán a Canadá suspender sus operaciones mineras en la región en el futuro próximo.

––––––

Este artículo se publicó en The Baffler.

Traducción de Paloma Farré.

Para Ana Ruzo la vida anterior a la pandemia de la covid-19 ya era una incierta cifra de muertes. Antes de que el virus confinara a los chilenos en sus hogares, la cineasta y fotógrafa salió a las calles de Santiago durante meses, junto con más de un millón de personas en todo el país, para protestar contra la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Urooba Jamal (The Baffler)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí