1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MUJERES, RACISMO Y CAPITALISMO (II)

De Huelva a California, jornaleras explotadas, jornaleras en lucha

A un lado y otro del mapa, asociaciones de trabajadoras del campo exigen regularización inmediata sin condiciones, anulación de las leyes de extranjería, viviendas dignas, salario mínimo, derecho a sindicarse o reducción de las jornadas

Josefina L. Martínez 9/08/2020

<p>Una protesta de jornaleras.</p>

Una protesta de jornaleras.

JORNALERAS DE HUELVA EN LUCHA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En los campos de fresas de Huelva y de tomates en la Puglia italiana, en los frigoríficos alemanes o en los valles frutales de California, trabajadoras y trabajadores inmigrantes sostienen tareas esenciales en la industria agroalimentaria, hacinados en espacios laborales que se han transformado en focos de contagio. Con bajos salarios, sin atención sanitaria y durmiendo en chabolas, están experimentando una moderna esclavitud. Las múltiples cadenas del racismo, el machismo y la cruda explotación capitalista se refuerzan entre sí, delimitando los contornos de una fuerza laboral deshumanizada y privada de derechos. Pero la multiplicación de los agravios, en medio de la pandemia, ha dado paso también a huelgas, organización y resistencia.

“Durante el confinamiento, las temporeras no podían salir de la finca, era como una cárcel”

Ana Pinto, 33 años, es la portavoz de Jornaleras de Huelva en Lucha y mediadora sindical de la sociedad cooperativa andaluza de abogadas. Vive en Escacena del Campo y ha trabajado desde los 16 años como jornalera. “Era un trabajo tan digno como otros, y a mí de hecho me gusta el campo. Pero con el tiempo las condiciones fueron empeorando. Yo empecé a protestar porque la verdad es que nunca me he callado cuando han intentado explotarme, tanto a mi como a otros compañeros”.

Conversamos sobre la situación de las 7.000 temporeras marroquíes que quedaron varadas en Huelva, después de la campaña de recolección, sin poder regresar Marruecos. “Imagínate llegar a otro país donde las condiciones de trabajo y de vivienda ya son duras, y encontrarte con una pandemia mundial y la frontera cerrada. Ha sido un auténtico horror”. Durante el estado de alarma, las temporeras siguieron trabajando, encerradas en las fincas, alejadas de los núcleos urbanos. Una vez terminada la cosecha, Marruecos no las dejaba volver por la crisis de la covid y ellas tuvieron que seguir pagando por viviendas miserables –con altísimas temperaturas, en habitaciones no preparadas para épocas de tanto calor–, sin cobrar jornal, comiéndose lo poco que habían ganado. “Y nos cuentan que este año no han tenido ni un día de descanso, han estado trabajando horas extras y la presión ha sido mucho peor que otros años”, comenta Pinto. “Hay una zona donde no les llega el agua potable, entonces tenían que ir andando con garrafas de cinco litros de agua un montón de kilómetros. Ha sido un auténtico caos, al estar tan alejadas y no tener tampoco una tarjeta sanitaria”.

Recién a finales de julio han comenzado a salir los primeros contingentes de mujeres de regreso a su país. La lucha ha tenido efecto: “Se ha conseguido gracias a la valentía de estas mujeres, que se han estado grabando a cara descubierta y organizando protestas”. Entre otras acciones, 300 jornaleras se concentraron en las puertas de la empresa Fresón de Palos para exigir soluciones. 

¿Quiénes se benefician de esta explotación? Mientras la pandemia ha permitido visibilizar ese ejército de temporeras y temporeros migrantes, pocas veces se habla de los que cuentan los billetes detrás del escritorio. La Cooperativa Santa María de La Rábida, a través de la marca Fresón de Palos, es la principal empresa fresera en Europa, con una producción que en 2019 alcanzó 71 millones de kilos, de los que más de la mitad se exporta a mercados internacionales. Durante las campañas de recolección, emplea de forma directa a 600 trabajadoras, entre recolectoras y envasadoras (el 60% de la plantilla son mujeres), pero llega a ocupar hasta 5.000 trabajadoras a través de sus socios. Otra de las grandes es Cuna de Platero, que cultiva cerca de 900 hectáreas anuales y emplea a una media de 2.270 trabajadoras. El 85% de su producción se destina a la Unión Europea: Alemania, Reino Unido, Francia, Austria y Suiza.

Las grandes empresas no solo se benefician de la precariedad laboral, sino que reciben millonarias ayudas a través de la PAC

Ana Pinto nos revela otro dato importante. Las grandes empresas no solo se benefician de la precariedad laboral, sino que reciben millonarias ayudas a través de la PAC, la Política Agrícola Común de la UE. “Todas las grandes empresas más explotadoras, a las que hemos estado poniendo denuncias este año y las que conozco de primera mano que explotan a los trabajadores, que imponen normas abusivas y que no cumplen con el convenio, ni con ningún derecho, son las que reciben millonadas de las ayudas de la PAC”. La principal beneficiaria de estas subvenciones en Huelva es Moguer Cuna de Platero, que recibió 5.078.595 de euros solo en  2019. Y si miramos la lista de las 10 empresas frutihortícolas con sede en Huelva que más ayudas recibieron ese año, entre todas suman 26.649.966 de euros.

“En las grandes empresas ocurren los grandes horrores y el trato vejatorio, porque nos tratan como si fuéramos animales. Imagínate, las trabajadoras a algunas les han puesto nombres de cárceles. A una la llaman Guantánamo, a Las Posadillas la llaman Las Pesadillas, a otra la llaman Alcatraz… Nosotras nos reímos, por cachondear un poco, pero la verdad es terrible” cuenta Pinto.

“No somos carne de matadero”

“¡No somos carne de matadero!”. Con este grito, cientos de braceros, en su mayoría migrantes, los braccianti, salieron a la huelga el pasado 21 de mayo, en el pico de la pandemia, convocados por el sindicato de base USB. Trabajan para algunas de las principales empresas frutihortícolas de Europa, pero padecen condiciones laborales que parecen de hace dos siglos. 

“Somos útiles cuando se trata de recoger tomates y calabacines para su distribución a gran escala para las mesas (no sólo las italianas), pero molestamos mucho cuando pedimos derechos para las personas sin importar su origen, como un salario decente, la posibilidad de inscribirse en el registro civil para tener acceso a un médico, a una vivienda decente y a una vida humana”, aseguraban en su convocatoria.

Según varios estudios, el 80% de las jornaleras de California han experimentado algún tipo de acoso o “chantaje sexual” en el trabajo

Según el informe Agromafia y caporalato del sindicato Flai-Cgil, en Italia hay 405.000 trabajadores extranjeros en la agricultura, y un alto porcentaje se encuentra bajo el control de la mafia. Los caporali, intermediarios entre los temporeros y los empleadores, cobran una comisión por reclutar cuadrillas, y también por conseguir transporte o vivienda a los migrantes. La mitad de las que trabajan en el campo son mujeres, reciben jornales más bajos y están expuestas a constantes abusos. En la región de Vittoria, Sicilia, 5.000 temporeras rumanas trabajan cerca de 10 horas diarias en la recolección de tomates cherry. Según las ONG locales, las violaciones son frecuentes, aunque pocas trabajadoras se animan a denunciar. El gobierno italiano aprobó una regularización de emergencia para inmigrantes, pero colectivos antirracistas, sindicatos de base y organizaciones de izquierda denuncian que es totalmente insuficiente, ya que deja a mucha gente fuera.

Los abusos sexuales y violaciones a las trabajadoras del campo son un fenómeno extendido en otras partes del mundo. En las fincas de California, unas 270.000 jornaleras están expuestas a este tipo de agresiones. Según varios estudios, el 80% de ellas han experimentado algún tipo de acoso o “chantaje sexual” en el trabajo, algo que se incrementa por el miedo a ser deportadas, ya que en su mayoría son migrantes indocumentadas.

Un cóctel de racismo, patriarcado y capitalismo

Siguiendo la ruta de la precariedad y el racismo, los rebrotes del covid se multiplican en la industria agroalimentaria. En el norte de Marruecos, uno de los focos más importantes del virus se produjo en junio en la planta de la empresa española Frigodar, donde cerca de 500 trabajadoras de la fresa se contagiaron de coronavirus. En Alemania, uno de los rebrotes más importantes comenzó en las instalaciones de la empresa cárnica Tönnies en la localidad de Gütersloh, donde dieron positivo por covid al menos 1.500 trabajadores, en su mayoría migrantes de Europa del este. Alemania es el segundo exportador mundial de carne porcina y el grupo Tönnies tiene una facturación anual de cinco mil millones de euros.

También en Estados Unidos los focos de covid impactan especialmente en la industria cárnica y en el trabajo agrícola. El biólogo Rob Wallace, autor de Big Farms Make Big Flu, explica que el contagio es mayor en sectores “cuya disciplina laboral y remuneración son remanentes de los días de la esclavitud”. Estas industrias “dependen de la mano de obra negra, latina e inmigrante. La demografía está impresa en las incidencias de covid resultantes. Incluso antes del covid, cuanto mayor es la fuerza de trabajo latina, especialmente en la producción de alimentos y en los almacenes –los puntos calientes de Covid– más numerosos son los agravios registrados y menores los controles”.

A lo largo de toda su historia, el capitalismo ha promovido y utilizado a su favor el racismo y el machismo como formas de diferenciar sectores ultra precarios y con peores salarios. También, han sido mecanismos para dividir a las personas oprimidas entre sí. Por ese motivo, las cuestiones raciales y de género se encuentran entrelazadas a la cuestión de clase, y aún más en el siglo XXI, cuando la clase trabajadora se ha extendido a nivel mundial, con mayor precarización, racialización y feminización. Las leyes de extranjería, los muros fronterizos y las vallas son nuevas formas de segregación, funcionales a un capitalismo globalizado donde se han multiplicado las migraciones.

A un lado y otro del mapa, aparecen reivindicaciones similares entre grupos antirracistas y asociaciones de trabajadoras del campo: regularización inmediata y sin condiciones, anulación de las leyes de extranjería, viviendas dignas, un salario mínimo acorde con las necesidades, derecho a la libre sindicalización y reducción de la jornada laboral, para empezar. Y aunque estas cuestiones, si se lograran, permitirían mejorar las condiciones laborales de toda la clase trabajadora, tanto inmigrante como nativa, los sindicatos mayoritarios no suelen darles importancia –a diferencia de sindicatos más pequeños como el SAT de Andalucía, que lleva años recorriendo los tajos y haciendo denuncias–. “Es parte también de nuestro problema, la pasividad y el consentimiento de los grandes sindicatos con lo que ocurre aquí en nuestra provincia”, asegura  Pinto.

En Jornaleras de Huelva en Lucha han optado por un camino distinto, uniendo a trabajadoras nativas, inmigrantes y racializadas en la misma organización, para dar una pelea en común. “Es verdad que empezamos con mayor grosor de jornaleras autóctonas, pero ahora mismo tenemos compañeras de Marruecos y compañeras de Rumanía que se han sumado también. Estamos trabajando en conjunto con los trabajadores y las trabajadoras africanas, con mujeres de los asentamientos, que también están en la lucha con nosotras, y se está creando algo muy bonito, donde hay mucha diversidad y respeto entre todas nosotras”.

 

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí