1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica

“Dos personas por mesa. Prohibido bailar (en los cabarés de La Habana)”

Historias de pandemia en la capital cubana. El país ocupa el segundo lugar en el índice de pacientes recuperados de América Latina, con un 91,4%, solo después de Uruguay

Eileen Sosin Martínez 3/08/2020

<p>Actuación del cabaret Parisien en el Hotel Nacional de La Habana (2011).</p>

Actuación del cabaret Parisien en el Hotel Nacional de La Habana (2011).

Linus Henning

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El mazo de perejil estaba fresquito y tupido. Me encantan las especias, por eso había caminado varias cuadras para comprarlo. Lo acerqué a la nariz –en gesto de triunfo– y no olía a nada. A nada. 

Se me había olvidado que llevaba puesto el nasobuco. 

Algo parecido ocurrió días después, cuando intenté soplar una hormiga que me caminaba por la mano. O cada vez que algún vendedor contesta: “¿eeeh?”, en su franca manera de decir que no me entendió. 

Supongo que la nueva normalidad también debe ser eso: ínfimos dramas de dos segundos, fallo temporal de los sentidos. 

 ***

Antes de que todo se pusiera tan feo, yo era de quienes se sentían objetivas y pragmáticas, repitiendo “calma, pueblo”, “don’t panic”. Luego hubo que morderse la lengua. El coronavirus atacó la carne y la sangre, inyectó miedo, atizó desigualdades. 

La enfermedad y el consecuente aislamiento han socavado la vida en comunidad y el trabajo: los cimientos mismos de la civilización. 

“Es tan duro, tan duro, que a veces me limito a hablar de esto”, cuenta la doctora cubana Patricia Sánchez*, desde Londres. Se le corta la voz. Y enseguida se anima relatando lo agradecidas que se muestran las personas con los médicos, y las iniciativas para enviar donaciones a Cuba. 

Su madre aún vive aquí, y se escriben más de 10 veces por día. “Mi mamá está un poco desinformada, pero la prefiero así que preocupada”, afirma. 

Mucha gente que uno quiere ha sufrido la pandemia por allá, lejos. La hermana de Cristian* lleva poco tiempo en Estados Unidos. Para confortarlo le recuerdo que ella tiene una suerte que le sirve además contra las enfermedades. “No es el virus la cosa –rebate–, sino pagar la renta y la comida, sin trabajo”. 

A las 12:20 de la madrugada Ernesto me envió un mensaje: “Asere, me botaron hoy”. Contratado en una empresa de paquetería en la Florida, Ernesto se incorporaba de pronto a los millones de desempleados en la Unión. 

En Tampa, Alina trata de mantenerse tranquila: cose nasobucos y organiza la alacena, aunque la haya organizado una semana atrás. Alina también es cubana y doctora, y observa la debacle sin poder ayudar en absoluto, porque todavía no ha recibido la residencia norteamericana. Pasarán años antes de que se le permita ejercer. 

“Y menos mal que esto me cogió aquí, porque aquí me lo hacen todo gratis”, vocifera Yunia mientras camina de lado a lado por la acera. Dentro de su casa, al final del pasillo, casi no llega señal, de modo que ella sale teléfono en mano a intentar comunicarse con su esposo. Los dos estaban en Guyana, en un viaje de compras (que al regreso serían ventas). Ella pudo volver; él no. 

Yunia se desespera. Del otro lado no responden. ‘Round’

***

Los contrastes en este país resultan frecuentes y pronunciados. Por ejemplo: exportamos vacunas, pero nos cuesta producir boniato. La pandemia –desde luego– concibió sus propias, furibundas, contradicciones. 

Muchas medidas fueron tomadas a tiempo: el cierre de fronteras, la suspensión de impuestos y del curso escolar, el teletrabajo... Sin embargo, más de unos cuantos no acataban lo de ‘quédate en casa’. “El otro día yo iba en una guagua tan llena –comentaba una mujer– que pensé: aquí voy a coger hasta piojos”. Apenas 48 horas después se paralizaba todo el transporte público. 

El sistema sanitario para controlar la covid-19 ha funcionado harto eficiente. La estrategia de aislar a los enfermos, rastrear a quienes tuvieron contacto con ellos, e igualmente confinarlos, permitió que los contagios (2532 hasta el 27 de julio) se hayan mantenido lejos de los peores pronósticos (alrededor de 4500 casos). 

Además, grupos de estudiantes de Medicina realizaban visitas casa por casa, otro filtro para detectar síntomas. “El trabajo consiste en ir a buscar la enfermedad directamente, para prevenir su propagación”, explica Jorge Javier Pérez, estudiante de Enfermería. “Antes de comenzar las pesquisas una profesora de Higiene y Epidemiología nos expuso toda la información acerca del virus”.  

Hacia finales de junio, Cuba ocupaba el segundo lugar en el índice de pacientes recuperados en América Latina (con 91,4 %, después de Uruguay), según cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). 

Entretanto, la gente se expone durante horas en sempiternas colas para comprar alimentos y artículos de primera necesidad. Si ya desde mucho antes el desabastecimiento era a las tiendas lo que la sombra al cuerpo, ahora el “salir de cacería” ha escalado hasta lo insufrible. 

Una señora rubia pasa por mi lado y propone en tono subrepticio: “Niña, pasta dental… oferta especial”. Los artículos de aseo figuran entre los más codiciados; ni siquiera pregunto el precio

Al principio tal vez las filas guardaban cierto orden, con policías que reclamaban: “Vaya, vamo a dejar un metro ahí…”. Pero no tardaron en aparecer los turnos, a veces el número marcado en la piel, otras mediante carnés de identidad y algún oficial que llama a las personas por nombre y apellidos, según el orden anotado en su libreta. 

“Por un grupo de WhatsApp avisaron que había varias cosas, y fuimos para allá –narra Elena–. Cuando llegamos aquello era una longaniza de gente, hombro con hombro… Tuvimos que virar”. 

Elena iba con su hija. En el afán de que todo el mundo alcance, hay una lista de productos básicos racionados, a tantas unidades por persona. Siendo así, comprar se ha vuelto un acto filial. 

La escasez trae a sus parientes: los revendedores y la inflación. Si uno pretende ahorrarse la cola, acude a los primeros. De cualquier manera, no se escapa de la segunda. 

Una señora rubia pasa por mi lado y propone en tono subrepticio: “Niña, pasta dental… oferta especial”. Los artículos de aseo figuran entre los más codiciados; ni siquiera pregunto el precio. 

Es cierto que la mano dura de Trump nos ha apretado más en estos meses, tanto como que la producción de alimentos y la dependencia de las importaciones constituyen problemas de larga data. 

Con todo, intento no agobiarme demasiado –soberbio ejercicio psicológico–. Me aferro a aquella frase de mi abuela: mejor comer huevo con alegría que jamón con tristeza. 

Caigo en cuenta de que mi familia y mis amigos están sanos; no me ha faltado comida, ni trabajo, ni pasta de dientes. Y eso me infunde una llana sensación de tranquilidad, de privilegio.

***

Puntualmente, como de costumbre, el primero de enero se publicaba la Letra del Año, profecía de los religiosos yorubas para los próximos 366 días. En tanto fenómeno viral, su tránsito por el boca a boca cotidiano suele ser efímero. 

Sin embargo, a mediados de marzo ciertos vaticinios resurgían en las conversaciones. Entre los acontecimientos de interés social, los babalawos (sacerdotes) habían anunciado la proliferación de epidemias debido a la mala higiene y la indisciplina social. El año venía “osorbo”, que significa mala suerte. 

Algo por el estilo decía una señora que hablaba por videollamada en una de las concurridas zonas Wi-Fi: “Oye, yo quería un año sabático, pero no así…”. 

La buena noticia es que ya pasamos la mitad. 

Cuando las semanas parecían una infinita procesión de sábados y domingos, Mónica creó en Facebook el grupo #Miraloqueyoveo. Postres, gatos, niños, macetas con flores… la intimidad asoleándose en las ventanas de Internet. A fuerza de likes y comentarios muchos encuentran compañía, acaso nuevos amigos. 

Ojalá duraran esas y otras ganancias después de la recuperación; que “cuando esto pase” se convierta en “qué aprendimos de esto”. Sembrar en la tierra disponible, por ejemplo; tal como Mayté y su familia, quienes se acostumbraron a desayunar con las guanábanas y el café de su patio; y Paola, que obtuvo su primera cosecha de cebollinos. 

De nuevo vimos las redes sociales transformarse en vehículo de la solidaridad; y a las redes de toda la vida –vecinos, estudiantes–, reorganizarse para ayudar a los más necesitados. 

A estas alturas, creo que las manos se adaptan al enjuague con solución de hipoclorito –en la entrada de cada establecimiento–, aunque se les quede el olor a piscina. Menos fácil ya resulta navegar los límites entre lo pertinente y lo absurdo: en la puerta de un cabaret habanero, un cartel indicaba: “Dos personas por mesa. Prohibido bailar”. 

Al igual que a medio planeta, nos sigue impactando el superávit de gente irresponsable, tanto que logramos un día sin nuevos contagios, cero; y a la semana teníamos 37. 

Algunos empezaron a combinarse los nasobucos de tela con la ropa (me incluyo). Si una lo asume en clave fashion, la ubicua mascarilla parece menos demencial. Tampoco es que haya muchas opciones, pero prefiero el optimismo quijotesco de un letrero que vi en Facebook: “Estamos hecho puré pero estamo (sic)”. Supongo que la nueva normalidad también debe ser eso. 

––––––– 

*Nombres cambiados a petición de los entrevistados.

El mazo de perejil estaba fresquito y tupido. Me encantan las especias, por eso había caminado varias cuadras para comprarlo. Lo acerqué a la nariz –en gesto de triunfo– y no olía a nada. A nada. 

Se me había olvidado que llevaba puesto el nasobuco. 

Algo parecido ocurrió días después, cuando...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Eileen Sosin Martínez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí