1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Adiós al 10

El laberinto de Messi

El deseo de marcharse del argentino ha generado una disputa con el club que en caso de acabar en los tribunales genera numerosas incertidumbres de cara al futuro

Ricardo Uribarri 2/09/2020

<p>Leo Messi durante el 2-8 contra el Bayern de Múnich. </p>

Leo Messi durante el 2-8 contra el Bayern de Múnich. 

Miguel Ruiz

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Que el mejor jugador de fútbol de la actualidad, y puede que de la historia, quiera marcharse del club en el que ha estado los últimos 20 años es una noticia de alcance mundial con grandes connotaciones deportivas y sentimentales. Si, además, esa intención de continuar su carrera en otro equipo no viene acompañada del visto bueno de la entidad deportiva a la que todavía pertenece, se produce una compleja disputa jurídica que multiplica aún más la resonancia de la decisión. En el caso de que las partes en conflicto, Leo Messi y el FC Barcelona, no lleguen a un acuerdo, parece inevitable que la discrepancia tenga que ser dirimida en los tribunales, lo cual genera numerosas incertidumbres de cara al futuro.

Los dirigentes del equipo argumentan que Messi no comunicó su decisión en la fecha que correspondía, exigiéndole los 700 millones

El jugador argentino mandó un burofax el pasado martes 25 de agosto al club azulgrana en el que señalaba que debido a “motivos personales” deseaba acogerse a la cláusula 24 de su contrato, que le permite resolverlo sin tener que pagar cantidad económica alguna, siempre y cuando lo comunicara en un plazo de tiempo que finalizaba el 10 de junio, es decir, once días después de que acabara la temporada. Sin embargo, la aparición de la covid-19 provocó que el final de la campaña se retrasara y que el Barcelona jugará su último partido el 14 de agosto. Los dirigentes del equipo argumentan que Messi no comunicó su decisión en la fecha que correspondía, exigiéndole los 700 millones de euros que recoge su contrato como cláusula de rescisión si quiere marcharse a otro equipo. Los asesores del jugador estiman, por el contrario, que el espíritu del contrato firmado hacía referencia a la finalización de la temporada, fuera en la fecha que fuera. Tras comunicar su decisión al club, Messi no se presentó a las pruebas PCR, ni a los primeros entrenamientos de la pretemporada, al entender que no tenía obligación de hacerlo.

Llegados a este punto, ¿puede irse Messi a otro equipo sin tener el visto bueno del Barcelona? ¿Qué papel juegan los organismos deportivos internacionales en este caso? ¿Qué opciones tiene el Barcelona para defender sus derechos? ¿Es un riesgo que un club fiche a Messi sin saber la cantidad que tendrá que pagar por él en el futuro y que, dependiendo de la decisión del juez, puede ir hasta los 700 millones de su cláusula? Para intentar conocer las respuestas a estas preguntas y a otras hemos hablado en CTXT con Enric Ripoll, experto en derecho deportivo. 

La clave del asunto y lo que puede decantar una futura sentencia judicial está en la manera en que esté redactada la cláusula del contrato que da a Messi la posibilidad de marcharse sin tener que pagar los 700 millones de rescisión. No es lo mismo que solamente ponga el 10 de junio como fecha tope o que incluya la frase “a la finalización de la temporada”. Sobre esto, Ripoll considera que “la cláusula puede tener muchas maneras de leerse, muchas consecuencias y muchas interpretaciones. O incluso ninguna interpretación en el caso de que las partes hayan dejado escrito algo tan claro que no haya lugar a ello. El cómo esté redactado puede decantar el fallo judicial hacia una de las partes. El quid está en que hay dudas sobre qué se entiende por final de temporada. FIFA lo define como el periodo que va entre el primer y el último partido de Liga de cada país. En España, el artículo 187 del Reglamento General de la Federación Española especifica que va desde el 1 de julio al 30 de julio de años consecutivos. Ahí tenemos ya una diferencia de definición. Pero, además, en España, por el tema de la covid-19, se aprobó una modificación del Reglamento General y en la disposición tercera que decía que la referencia al 30 de junio quedaba suspendida hasta nueva orden. El problema es que no ha habido nueva orden, porque todavía no se ha determinado oficialmente y por escrito cuando empieza la temporada 2021-2022. Hasta que eso no suceda, no ha terminado, estrictamente hablando, la 2019-2020. Si en el contrato pone antes del final de la temporada, estamos en un escenario en el que aún no ha terminado”.

La Liga de Fútbol Profesional añadió más leña al fuego al emitir un comunicado en el que señalaba que no realizará el trámite de dar el visado previo de baja federativa a Messi si no abona previamente el importe de su cláusula. Sobre esto, Ripoll asegura que “Messi es libre para firmar un nuevo contrato, no es un esclavo. Si se va a un equipo extranjero, la federación del país de ese equipo solicitará el transfer internacional a la Federación Española, que le trasladará la petición al Barcelona. Si dice que no, hay una disputa. En ese caso, el jugador puede pedir un Certificado de Transferencia Internacional (CTI) provisional a la FIFA, que lo suele conceder siempre porque prevalece el derecho al trabajo. Esa concesión simplemente permite al futbolista jugar con un nuevo equipo sin entrar en el fondo del asunto. El Barcelona podría recurrir ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) la concesión de ese CTI, pero esa apelación no se suele hacer porque pocas veces se justifica imponer a un jugador seguir en un equipo. Otra cosa sería si Messi fichara por un equipo español. En ese caso, sería una transferencia nacional y entonces la Liga si podría bloquear el trámite si no se paga la cláusula”.

Dicho esto, Ripoll no entiende el proceder que ha tenido Messi a la hora de comunicar su intención al Barcelona. “Me choca que primero se solicite una resolución, porque normalmente no se hace así. Y luego me extraña que, después de hacerlo, se quede. Si Messi tuviera tan claro que su cláusula decía lo que dice, hubiese resuelto el contrato. Normalmente no pides la resolución, porque si lo haces puede que te digan que no, que es lo que ha pasado. Tú ejerces la resolución contractual y te vas. Resuelvo y punto. En ese caso, el asunto de si iba o no a hacerse las pruebas PCR y a los entrenamientos sería irrelevante. Pero al no haber resuelto el contrato sigue siendo jugador del Barcelona y está incurriendo en faltas de disciplina internas. Si realmente no va a los entrenamientos porque se considera libre, nada le impide fichar por otro equipo y dentro de un tiempo asumir lo que venga”.

Una vez conocido el trámite que debe seguir Messi para poder proseguir su carrera profesional si no llega a un acuerdo con el Barcelona, hay que saber que pasos puede dar la entidad culé para defender su postura. En relación a esto, el experto jurídico explica que “los contratos de todos los jugadores españoles están sometidos al Real Decreto 1006, lo que significa que están sometidos a los tribunales españoles, en concreto a la jurisdicción social. Sobre esto he tenido discusiones con colegas extranjeros que se dedican al derecho deportivo, porque dicen que el artículo 22.1-A del Reglamento FIFA de transferencia de jugadores señala que cuando la disputa sea sobre la emisión de un CTI la FIFA asume la jurisdicción. Pero la ley de arbitraje española especifica que están excluidas aquellas materias sobre las cuales no se puede disponer y no incluye entre los ámbitos de aplicación de la ley el arbitraje laboral. Es decir, no puedes ir a arbitraje en materia laboral. En mi opinión, el Barcelona no puede recurrir a la FIFA, porque no tiene jurisdicción”.

¿Qué factores puede tener en cuenta el juez para cuantificar la cantidad que el nuevo equipo de Messi tenga que abonar al Barcelona?

Y llegado el caso de que tenga que ser un juzgado de lo social el que falle sobre el tema, ¿qué factores puede tener en cuenta el juez para cuantificar la cantidad que el nuevo equipo de Messi tenga que abonar al Barcelona? Enric Ripoll señala que “tienen que ser elementos objetivos que ayuden al juez a decidir si la cláusula es desproporcionada o no, como la edad del jugador, su salario, o los años que le quedan de contrato. El artículo 16 del Real Decreto 1006 establece que la indemnización se fijará ‘en función de las circunstancias de orden deportivo, perjuicio que se haya causado a la entidad, motivos de ruptura y demás elementos que el juzgador considere estimable’. Una cláusula de 700 millones puede parecer una barbaridad, sí. Pero es que él gana 100 millones brutos al año. ¿Es desproporcionado entonces tener 700 millones de cláusula? No lo sé. En Brasil, por ejemplo, la ley establece que la cláusula será 200 veces su salario si la transferencia es entre equipos del país y 400 veces su salario si es a un equipo extranjero”. A lo largo de los últimos años ha habido algunos precedentes de este tipo de casos que han recibido fallos dispares. Por ejemplo, el futbolista Pier o el jugador de baloncesto Albert Miralles tuvieron que hacer frente al importe total de su cláusula, mientras que Zubiaurre o Bernardello vieron rebajadas las cantidades reflejadas en sus contratos.

Es importante aclarar que las consecuencias de la aplicación del Real Decreto 1006 no se pueden imponer a ciudadanos o personas físicas extranjeras. Es decir, que, si un juez falla en el futuro que Messi debe pagar una cantidad en concepto de indemnización, solamente se le puede reclamar a él. Otra cosa es que el jugador tenga un acuerdo privado con el club en el que esté para que sea el que aporte ese dinero. Pero será un acuerdo privado. El fallo judicial solo atañerá al jugador. Situación distinta sería si Messi fichara por un club de nuestro país. El principio de subsidiaridad que recoge la ley española, provocaría que primero se le reclamara el dinero a Messi, pero si después de embargarle todos sus bienes quedara parte de deuda pendiente, se podría reclamar al equipo. 

¿Es un riesgo fichar a Messi sin saber la cantidad que tendrán que pagar por él en el futuro, que dependiendo de la decisión del juez puede llegar a los 700 millones?

Cabe preguntarse si habrá algún club que se arriesgue a firmar a Messi sin saber qué cantidad tendría que hacer frente. Ripoll reconoce que “si yo fuera asesor de ese equipo lo primero que haría sería pedir una copia del contrato de Messi para saber las posibilidades reales de acudir a una vía u otra y les recomendaría negociar con el Barcelona y con el jugador una salida pactada, porque eso va a ahorrar tiempo, dinero y quebraderos de cabeza”. Por otro lado, si el Barcelona va hasta el final exigiendo los 700 millones a Messi, puede quedarse sin el jugador y sin un dinero importante en el actual contexto económico, porque el recorrido judicial puede durar, al menos, unos tres años. Puede llegar a darse la paradoja de que Messi termine su nuevo contrato con otro equipo antes de que haya una sentencia. “Los flecos que puede darse son muchísimos. Hay un millón de opciones”, afirma el abogado.

Llama la atención que, en un mundo tan profesionalizado, donde los contratos son revisados varias veces por expertos abogados, se produzcan situaciones que permitan varias interpretaciones. Quizá sirva de lección y suponga un antes y un después en las relaciones contractuales. “Hay que tener en cuenta –explica Ripoll– que es la primera vez en décadas que el 30 de junio no significa el final de la temporada. Los contratos están adaptados a una realidad que no tiene nada que ver con la pandémica. Estoy seguro que a partir de ahora todos los contratos incluirán provisiones de fuerza mayor, donde se verá cuáles son las consecuencias en el caso de que por una causa de este tipo se alargue la temporada”. 

Que el mejor jugador de fútbol de la actualidad, y puede que de la historia, quiera marcharse del club en el que ha estado los últimos 20 años es una noticia de alcance mundial con grandes connotaciones deportivas y sentimentales. Si, además, esa intención de continuar su carrera en otro equipo no viene...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí