1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Señales de humo

El oasis donde se oficiaban bodas de homosexuales

Ana Sharife 23/08/2020

<p>El oasis de Siwa.</p>

El oasis de Siwa.

Mohammed Moussa (CC BY-SA 3.0)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Aislado, en los límites del gran mar de arena, más allá de la cadena líbica que limita el territorio de Egipto por occidente, el oasis de Siwa pasó siglos inalterado, sin recibir apenas visitas del exterior, lo que protegió su belleza y sus costumbres, entre ellas, la celebración de bodas musulmanas de homosexuales desde el siglo XII.

Se sabe que en este lugar remoto en mitad del desierto arenoso del Nilo hubo asentamientos en el X milenio a. C., y hay evidencias que datan del período tardío de Egipto, entre el 664 a.C., cuando el faraón Psamético I funda la dinastía Saíta hasta la derrota de los persas por Alejandro Magno en 332 a.C. El mismo período de tiempo en el que los griegos de Cirene (antigua ciudad de Libia) establecen contacto con el oasis.

A pesar de su cercanía al Mediterráneo, el oasis de Siwa permaneció intacto, entre espejismos de exuberantes palmeras, olivos y manantiales de agua dulce. Algunos estudios apuntan a que siguió siendo un sheikhdom (emirato) independiente gobernado por un jefe tribal libio hasta época romana. Según Plinio el Viejo, desde las inmediaciones de Alejandría se llegaba en trece jornadas de camello y en doce desde Menfis. Se sabe también que entre los destierros a los que el emperador romano Augusto enviaba prisioneros políticos se encontraba el oasis, y cuenta una leyenda que a una de sus termas de piedra natural (Terma de Juba) acudía a bañarse Cleopatra, la última reina del antiguo Egipto.

Siwa (el país de los amonitas) fue un pueblo célebre en la antigüedad por albergar el oráculo de Amón

Siwa (el país de los amonitas) fue un pueblo célebre en la antigüedad por albergar el oráculo de Amón. Entre los persas y su religión de la luz, la adivinación se concebía como un puente entre el mundo real y el mundo divino, se reclutaban magos (sabios) instruidos en ritos sagrados y cultos mistéricos para servir como consejeros de reyes y guías de pueblos. Creso – el rey de Lidia que nadaba en oro y convirtió su reino en el más poderoso de Oriente (siglo VI a.C.)– acudió hasta Siwa para escuchar sus vaticinios. No había entendido la predicción del oráculo de Delfos cuando le advirtió: “Si cruzas el río Halys, un gran ejército será destruido”, y fue derrotado por Ciro II de Persia.

El valle de los huesos

Durante el siglo V a.C., el poeta Píndaro contribuyó a propagar el culto de Amón en la antigua Grecia, y emisarios religiosos de ciudades como Esparta y Atenas acudían hasta Cartago a consultar el oráculo de Siwa. Pitágoras emprendió largos viajes con el propósito de recopilar la información científica asequible de su época directamente de las fuentes. Con este fin habría visitado no sólo Arabia y Fenicia, sino también Egipto. En el 525 a. C. el rey Cambises II de Persia invadió el país. Entre los prisioneros que capturó se encontraba el matemático, que fue conducido a Babilonia. Allí, se asociaría con los magies (adivinos), de quienes aprendió la magia de los oráculos, así como las ciencias matemáticas cultivadas por los babilonios.

Un año después, una vez conquistada Egipto, Cambises se enfureció por un designio desfavorable del oráculo de Amón que vaticinaba el rápido fin del yugo extranjero. Reunió en Tebas a un ejército de más de 50.000 soldados que debían atravesar el desierto líbico para alcanzar el templo de Siwa y destruirlo. Según el historiador griego Heródoto, los aqueménidas tomaron la ruta de los oasis para sorprender a los amonitas, y en algún remoto lugar del desierto de Egipto, el ejército de hombres desapareció en medio de una terrible tormenta de arena. Ninguna expedición ha logrado dar con ellos. Sin embargo, clanes amazigh dicen conocer un valle de huesos entre las dunas.

Los persas dominaron Egipto durante casi un siglo y medio, antes de que Alejandro Magno visitara Siwa. Casi inmediatamente después de establecerse en Alejandría (en el 332 y 331 a.C.), el macedonio se dirigió al oasis para consultar al oráculo. Emprendió el camino desde Paraetonium (Marsa Matruh), a través de un desierto lleno de peligros (300 kilómetros, 8 días en camello), pero se perdió con su ejército y cuando todo parecía indicar que iban a correr la suerte de los persas, dos cuervos con sus graznidos lo guiaron a él y a sus hombres. Alejandro preguntó al oráculo si conseguiría gobernar el mundo a lo que el oráculo contestó que sí, aunque por poco tiempo.

A finales del siglo III a. C., Aníbal Barca, el “Padre de la estrategia” cuyas hazañas en la segunda guerra púnica aún se estudia en academias militares en la actualidad, envió mensajeros hasta Siwa para saber cuándo acabaría su guerra con Roma. El oráculo contestó que sería derrotado y al poco, Escipión el Africano le venció en la batalla de Zama.

El amor entre hombres

En el año 640, los árabes introdujeron la religión y el idioma y gobernaron Egipto durante los siguientes seis siglos. Los pueblos bereberes (imazighen) se islamizaron y fueron dependientes del califato de Damasco gobernado por los Omeyas (primero en Oriente y luego en Al-Ándalus), en un tiempo en que se exaltaba el amor entre hombres y entre mujeres. “Estas concepciones de la homosexualidad, que se encuentran en los textos islámicos clásicos desde Irak, Persia, Afganistán, Turquía y países del norte de África como Egipto, Túnez y Marruecos hasta Córdoba, Sevilla o Granada tras la conquista árabe en el año 711, se parecen a las tradiciones de los greco-antigüedad romana”, escribe el académico estadounidense Louis Crompton en Homosexualidad islámica (1997).

Al-Maqrizi, un destacado historiador egipcio de la época mameluca, estudioso del califato fatimí –que se estableció entre los imazighen en el año 893– y su papel en la historia de Egipto, visitó el oasis en el siglo X y anotó que “un hombre benevolente llegó al oasis y plantó un huerto”, y luego “fue a La Meca y trajo de regreso árabes y bereberes para vivir en el oasis, donde se establecieron”. Eran “siete familias” (los orientales) y “treinta familias” (los occidentales), así que allí “había 600 personas viviendo”. También describió monumentos y bosques de cientos de miles de palmeras y olivos, y “naranjos del tamaño de un sicomoro egipcio, que produce catorce mil naranjas cada año”.

La lengua y costumbres árabes llegan al oasis durante el califato fatimí que se extendía desde Siria y la península arábiga hasta el Magreb oriental

La lengua y costumbres árabes llegan al oasis durante el califato fatimí que se extendía desde Siria y la península arábiga hasta el Magreb oriental, y se construye la fortaleza amurallada que protegió a los habitantes de Siwa durante siglos de los ataques de tribus hostiles, convirtiéndola en una pequeña isla en el océano árabe, entre lagos de sales y manantiales de agua dulce.

Almuˁizz, conquistador de Egipto y fundador de El Cairo, “fue famoso por su tolerancia de otras religiones y diversas sexualidades, y gozó de las simpatías de sus súbditos judíos y cristianos”, según escribe el profesor de estudios de Oriente Medio en la Universidad Bar Ilan (Israel) Yaacov Lev en Los faimíes y Egipto (1988). En la Corte de Almuˁizz, el filósofo y filólogo homosexual Ibn Saˁdūn (Sevilla, 927-972) se convierte en su poeta oficial.  “La característica más importante de la regla fatimí fue la libertad de pensamiento y la razón extendida a las personas, que podían creer en lo que quisieran, siempre que no infrinjan los derechos de otros”. Los califas de esta dinastía adquirieron fama de “bibliófilos y protectores del saber. Su comercio y relaciones diplomáticas se extendieron hasta China y su dinastía Song”. Egipto floreció. 

A los fatimíes les seguirían los ayyubíes reyes de Egipto. “Una dinastía musulmana curda fundada por Saladino y centrada en Egipto que gobernó gran parte de Oriente Medio y norte de África durante los siglos XII y XIII. Saladino fue visir de Egipto fatimí en 1169 y luego sultán, convirtiéndose entre los cristianos en símbolo de cortesía y caballerosidad, incluso para sus enemigos, a los que trataba con juicio y honor”, escribió Yaacov Lev en Saladino en Egipto (1998). Dante lo ubicó junto a Sócrates y Homero, en el Limbo, un espacio destinado a los justos. Hasta el siglo XVI se constituiría el sultanato de los mamelucos en Oriente Próximo con centro en Egipto, “un califato abierto respecto a la cuestión homosexual y lésbica, e incluso travesti, una categoría social aceptada que se ganaba la vida con la danza”.

El manuscrito de Siwa

Tras el edicto de expulsión por los Reyes Católicos en 1492, entre los exiliados árabes y judíos se encontraba el diplomático Hasan, ‘León el Africano’ que se convertiría en el protegido del papa León, quien maravillado por su sabiduría le pidió que hiciera un compendio donde expusiera todo lo que conocía de África, y escribió Descripción de África y de las cosas notables que ahí hay, adentrándose en el oasis de Siwa. Tan importante fue esta obra que durante siglos no existió otro texto de consulta en Occidente.

En 1905, James Henry Breasted publicó Historia de Egipto, el primer trabajo basado en todas las fuentes egipcias disponibles hasta entonces, entre ellas las de Hasan. Cuatro décadas después el egiptólogo Georg Steindorff señaló la necesidad de una nueva discusión, publicando Cuando Egipto gobernó Oriente, recogiendo las nuevas investigaciones. En las expediciones que el arqueólogo realizó entre 1903 y 1931 había encontrado algo extraordinario: el Manuscrito de Siwa. Unos escritos custodiados por una de las principales familias musulmanas del lugar, que recoge sus antiguas costumbres, entre ellas, la de matrimonios entre hombres.

“Según el Manuscrito de Siwa los enlaces entre hombres tuvieron lugar entre el siglo XII hasta bien entrado el siglo XX, cuando la lengua árabe llega al oasis, ejemplo de una larga tradición de tolerancia hacia la homosexualidad en las culturas islámicas clásicas”. Por tanto, “es improbable que se trate de un caso aislado”, escribe el investigador Abdennur Prado en Homosexualidad en el islam (2006).

El siglo XIX fue revolucionario en Egipto. En 1820, las tropas del virrey otomano y gobernante de Egipto, Alí Pasha (más conocido como Mehmet Alí) el padre del Egipto moderno, entraron en Siwa para controlar las rutas de caravanas del desierto líbico, en una época de prosperidad comercial, cuando el califato actuó como intermediario en las transacciones de café, tejidos y especias, potenciando la agricultura e impulsando el comercio y la industria. Asimismo, mejoró el sistema educativo y construyó escuelas.

Al Tahtawi, reformador social y pedagogo del siglo, considerado el padre del pensamiento árabe moderno y fundador del renacimiento cultural de Egipto (nahda), fue un teórico de la educación, pensador político, economista y hombre de letras. Se inscribe en el marco de un movimiento de cambios, que bajo la dirección de Ali Pasha influyó en el conjunto de las estructuras políticas, económicas y culturales del país. Para Tahtawi la educación era el único camino hacia el desarrollo, hacia la civilización.

Le seguirían pensadores como Muḥammad Abduh, muftí (la mayor autoridad religiosa del país) del reino egipcio, un jurista que rejuveneció el islam. Creía que las rígidas estructuras de la cultura islámica estaban frenando lo que esencialmente era una religión flexible. También destacó Qasim Amin, un intelectual egipcio integrado en la corriente del modernismo islámico, considerado como el primer feminista del país. Escribió La liberación de la mujer (1899) y La nueva mujer (1900), y desarrolló toda su obra en torno a las libertades de la mujer egipcia como base para el desarrollo de una nación.

En esa época, Egipto comienza a abrirse a las exploraciones de europeos orientalistas. Entre ellos Frédéric Cailliaud, geógrafo y antropólogo que trabajó como mineralogista bajo el gobierno de Ali Pasha, y emprendió en 1819 un viaje hasta Siwa. Un año después, Bernardino Drovetti, protegido por las tropas egipcias del gobernador, pudo trazar planos y vistas, logrando complementar la imagen que Cailliaud había dado del oasis. Le siguieron muchos más que contribuyeron a forjar la imagen misteriosa del oasis de los amonitas.

En el siglo XX visita el oasis el gobernante egipcio Abbas II cabalgando en su hermoso carruaje con un séquito de 290 camellos y 22 caballos y recibió una cálida bienvenida. Hasta entonces ningún califa o gobernador censuró las costumbres de Siwa, y los enlaces entre homosexuales prosiguieron con normalidad.

 “Un cierto vicio”

Sin embargo, las dos guerras mundiales devastarían el lugar. Durante la Primera Guerra Mundial Siwa se encontraba atrapada entre fuerzas italianas que habían colonizado Libia y los sanusi, una cofradía sufí aliados de los turcos, con quienes sus habitantes simpatizaban. Durante la Segunda Guerra Mundial, Siwa fue bombardeada por los italianos, matando a 100 amonitas. Durante ambas contiendas la población del oasis se refugiaba dentro de las tumbas de la necrópolis de Gebel al Mawta (la montaña de los muertos) para protegerse de las bombas.

En el año 1928, Faruk –un rey corrupto y ladrón dedicado a llevar una vida de excesos–, visitaría Siwa reprendiendo a los lugareños por vivir en “un cierto vicio” –dijo–, y prohibiría las bodas entre homosexuales

Entre ambas guerras, en el año 1928, Faruk –un rey corrupto y ladrón dedicado a llevar una vida de excesos, placeres y lujos–, visitaría Siwa reprendiendo a los lugareños por vivir en “un cierto vicio” –dijo–, y prohibiría las bodas entre homosexuales. Sin embargo, la costumbre continuó hasta los años 60.  Mientras el pueblo pasaba hambre, Faruk organizaba fastuosas fiestas en las que no faltaba de nada. Cuando murió, el gobierno egipcio solo dijo “que Dios pueda perdonarlo”.

En Oriente Medio, en las décadas centrales del siglo XX, ideologías laicas y de izquierdas preponderaron repúblicas que adoptaron como ideología oficial el socialismo árabe (en su versión nasserista o baazista), al tiempo que los bastiones conservadores (monarquías del Golfo y aliados, liderados por Arabia Saudí) trataban de obstaculizar su avance. En 1962 Arabia Saudí crea la Liga Mundial Islámica para impulsar una extremista versión del islam: el terrible “despertar islámico”. Sus huestes (los Hermanos Musulmanes) se habían refugiado en el Golfo huyendo de los regímenes de Egipto, Siria o Irak. La financiación saudí les permitió difundir su ideología islamista (la imposición del velo, la persecución de homosexuales, intelectuales y periodistas) y establecer una red internacional, también en Occidente.

En 1964, el egiptólogo Ahmed Moussa descubre algo extraordinario en la necrópolis de Saqqara (en la ribera occidental del Nilo), una tumba en la que dos hombres se muestran abrazados y con las manos unidas. Su amor sucedió durante el imperio antiguo, en la dinastía V, hacia 2500 a.C. Una cultura que los respetó hasta después de la muerte.

Aislado, en los límites del gran mar de arena, más allá de la cadena líbica que limita el territorio de Egipto por occidente, el oasis de Siwa pasó siglos inalterado, sin recibir apenas visitas del exterior, lo que protegió su belleza y sus costumbres, entre ellas, la celebración de bodas musulmanas de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí