1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Solos ante el peligro

Todos responsables, ningún responsable

Nos estamos comportando de manera cívica en esta pandemia, pero ¿dónde está la responsabilidad de las instituciones políticas y mediáticas?

Juan José Ruiz Blázquez 23/09/2020

<p>De Madrid al cielo.</p>

De Madrid al cielo.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La letanía en tiempos de pandemia reza así: “Hay que ser responsables”. La responsabilidad individual se ha convertido en el nuevo mantra que nos protegerá del coronavirus y evitará el aumento de los contagios. Frente a la responsabilidad social, nos imponen la pesada carga de sabernos cada uno de nosotras y nosotros los únicos responsables de acabar con esta maldición bíblica. El frágil cemento que nos mantiene unidos como sociedad ha sido sustituido por la distancia entre cada uno de los individuos aislados en sus miedos y, sobre todo, en la  desinformación y la perplejidad dominantes.

Los ciudadanos y las ciudadanas somos responsables, estamos siendo responsables,  nos estamos comportando de manera cívica, no hay más que salir a la calle, además de que hemos aguantado estoicamente el confinamiento más duro de Europa. La pregunta, una de las preguntas que nos puede arrojar luz acerca de lo que está sucediendo sería: ¿dónde está la responsabilidad de las instituciones políticas y mediáticas? No están a la altura de sus representados y de sus audiencias, necesitamos mensajes sencillos pero elaborados, reales, y no tributarios de un sentido común dominante en el que todo depende de nuestra exclusiva responsabilidad individual. La pereza intelectual de quien nos gobierna es preocupante. Las declaraciones del vicepresidente de la Comunidad de Madrid, por ejemplo, no dejan lugar a dudas acerca de la pobreza de tal estilo de pensamiento: “Vais a poder elegir entre ser virus o vacuna. Podemos decidir con nuestros comportamientos a extender y propagar el virus”. Tan burdas declaraciones, sin embargo, esconde un sentido común que sustenta una forma de entender la complejidad de lo real.

La crisis provocada por la covid-19 es una nueva expresión de un modelo de convivencia en el que la sociedad no existe, sólo individuos a los que culpabilizar

La responsabilidad sin sociedad, sin los grupos de referencia y de pertenencia en los que nos movemos –y que dotan de sentido todo lo que hacemos,– es sólo vacío, una pesada carga de abstracción que termina por no tener ningún efecto para la contención vírica, pues finalmente no significa nada: todos responsables sin que nadie se responsabilice, aunque claro está, la responsabilidad tiene grados. Solo se puede enfrentar la pandemia si estamos unidos en un propósito común, que por supuesto no es la responsabilidad individual sino la responsabilidad social, que es algo muy diferente. Sólo unidos podemos hacer frente a la extensión de los contagios. Lo único que nos vincula es la distancia agotadora que en apariencia nos iguala, pues todas y todos, nos dicen, independientemente de nuestra procedencia y origen social, podemos contribuir a parar los contagios. El virus ha operado la ficción de hacernos iguales, a ricos y a pobres, a poderosos y a humildes. Pero la realidad es tozuda, y los distritos del sur de Madrid han sido los primeros en ser confinados. O el poder político, en este caso la Comunidad de Madrid, ha abandonado la pretensión individualista en favor del tratamiento social, de clase, de ingresos, de modos de convivencia barrial en el tratamiento de la pandemia, o es una estrategia política-ideológica encaminada en el futuro a proyectar de manera renovada la culpa sobre los individuos díscolos, disconformes, peligrosos, sólo por el hecho de pertenecer a entramados sociales complejos, es decir, por su condición de trabajadores, desempleados, estudiantes, jubilados, inmigrantes, consumidores, etc. Si fuera así, habría un salto cualitativo pero determinante en el tratamiento de la pandemia: de individuos iguales, estadísticamente normales y responsables, pasaríamos a la consideración de individuos anormales y tarados, contaminados por sus adscripciones sociales. Al final más de lo mismo. A partir de ahora habrá que estar atentos a quiénes se confina.

A pesar de las grandes diferencias, a pesar de las grandes distancias sociales que nos separan, la actual crisis provocada por la covid-19 no es sino una nueva expresión de un modelo social de convivencia en el que la sociedad no existe, sólo individuos a los que culpabilizar desde las instancias públicas, mediáticas y médicas. De uno en uno. Y una de las consecuencias del menoscabo de las relaciones sociales como fundamento del mundo social es la exculpación de los propios poderes con sus propias lógicas, para que no se les  pueda responsabilizar de ninguno de los errores de la mala gestión que cada uno de los estamentos con capacidad real de decisión han cometido, como tampoco poner en duda el proceder de las  instituciones médicas-científicas, que con sus discursos médicos-biológicos no hacen más que compartimentar e individualizar un fenómeno que ha dejado de ser exclusivamente médico-sanitario. Vivimos en grupos, el virus entra en el organismo en función de un entramado contextual-social, y se propaga en función de cada uno  de los sistemas de representaciones sociales propios de cada uno de estos grupos. El virus penetra en sociedad,  y su contagio es social,  se difumina en aquellas estructuras ideológicas y materiales que conforman nuestra visión del mundo, y sin cuya comprensión por parte de los poderes políticos, mediáticos y en menor medida científicos, cualquier medida sanitaria, con ser de suma importancia, está condenada al fracaso.

 

Sólo podemos ser responsables en grupo, en cada uno de los roles sociales que representamos como miembros de la sociedad: como padres, como hermanos, como trabajadores, como desempleados, como jóvenes, como estudiantes, es decir, como tantos grupos puedan existir y a los cuales estamos adscritos. Los estilos de vida, las estructuras mentales, las formas de pensar y sentir asociadas a cada uno los grupos a los que pertenecemos, los espacios que habitamos y los tiempos que modelamos y  en los que depositamos nuestras expectativas, descansan en un sistema de valores que hacen posible que dicha responsabilidad pueda ser compartida, evaluada y contrastada con los demás, es decir, pueda ser asumida de manera colectiva. La responsabilidad individual a la que constantemente nos interpela el discurso político y mediático obvia nuestra condición social, nuestra condición de ciudadanas y ciudadanos libres pero sujetos al peso de lo social, a las determinaciones sociales pero que sin embargo es la condición de posibilidad para que seamos libres, autónomos y, ahora sí, verdaderamente responsables. Frente a la responsabilidad que descansa exclusivamente en cada uno de los individuos, y que puede ser interpretada de tantas maneras como subjetividades puedan existir, hay que oponer la responsabilidad social, real, concreta, objetiva. En ella se dirimen puntos de vista diferentes, contradictorios, pero que finalmente pueden ser asumibles, compartidos, en un proceso de dialogo intrafamiliar, entre amigos, entre compañeros de trabajo, entre consumidores de noticias, en fin, más allá de la soledad que significa ser responsables sin más, por decreto oficial de una ideología que proyecta su sombra en cada una de las decisiones para hacer frente a la pandemia.

Digámoslo claro, la cuestión social y el imaginario correspondiente a cada una de las clases sociales, con sus códigos de representación e interpretación de la realidad, son determinantes para hacer frente a la catástrofe biológica, sanitaria y social, donde las gentes elaboran estrategias de resistencia a los mensajes y representaciones oficiales acerca de la emergencia social en la que nos encontramos. Cuanto más nos hablan de responsabilidad individual más escépticos nos volvemos, al ver el trasiego desmesurado  de pasajeros en el transporte público en horas punta, la falta de personal médico en los ambulatorios, la falta de rastreadores, las diatribas que se lanzan nuestros representantes políticos, opinadores de la pandemia, sobre todo televisivos, que por supuesto no saben más que el resto de los ciudadanos. Y, por paradójico que parezca, la realidad toma su revancha, la astucia de la razón que diría Hegel, pues en la propia dinámica social, conflictiva y contradictoria, la responsabilidad cívica se convierte en algo real, es decir, en desobediencia ciudadana, como estamos viendo cada vez con más frecuencia.

Se hace necesaria y de manera urgente una correcta política de comunicación de gobiernos regionales, municipales, gobierno central  y medios de comunicación, para que esa desobediencia ciudadana sea fuente  de acuerdos comunes para hacer frente a tan desolador panorama. Hay que saber lo que motiva a los individuos, entendidos como personalidades sociales, a llegar a ser responsables, quiénes son, cómo piensan, cómo actúan. Ante fenómenos complejos nos recetan el bálsamo de Fierabrás: la responsabilidad individual desconectada de su condición de posibilidad, es decir, la sociedad, abandonada a su propia suerte, individuos sin lazos sociales, individuos unidos exclusivamente por ¿su responsabilidad individual?

--------------------

Juan José Ruiz Blázquez es doctor en Sociología.

Autor >

Juan José Ruiz Blázquez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí