1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FAKE NEWS

Bolsonaro miente ante la ONU y los diarios no aprenden

El presidente brasileño acusó falsamente a los pueblos indígenas de los incendios provocados por grandes terratenientes y mintió sobre la covid-19 en la Asamblea General de Naciones Unidas La prensa habla de “declaraciones polémicas”

Bruno Bimbi 30/09/2020

<p>Jair Bolsonaro durante la grabación de su discurso para el 75º aniversario de la Asamblea de la ONU.</p>

Jair Bolsonaro durante la grabación de su discurso para el 75º aniversario de la Asamblea de la ONU.

Marcos Corrêa (Palácio do Planalto)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En su discurso ante la asamblea general –este año, virtual– de la Organización de las Naciones Unidas, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, hizo lo que mejor sabe hacer: mentir. Mintió en cada frase de su discurso, palabra por palabra, como si fuera su habitual stand up en la puerta del Palacio de la Alvorada, pero esta vez ante el mundo.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Bolsonaro mintió porque no estaba hablando para los demás presidentes, primeros ministros, y cancilleres, ni para la comunidad internacional, ni para la prensa, sino, como de costumbre, para sus seguidores y votantes. La propaganda fascista, en Brasil, se realiza a través de una red muy bien organizada que articula los bulos que llegan de a millones por Whatsapp, los sitios que simulan ser portales de noticias y distribuyen fake news, miles de cuentas falsas y robots en las redes sociales, youtubers e influencers digitales ligados al gobierno, pastores evangélicos que repiten las mentiras en sus cultos, diputados y senadores que las incorporan a sus discursos en el Congreso, medios de comunicación de extrema derecha –aunque no son los únicos, como veremos– y, como no podía ser de otra forma, la palabra del presidente, que le pone su firma a todo eso cuando habla.

Bolsonaro mintió sobre las acciones de su gobierno frente a la pandemia, trató de echarles la culpa al Supremo y a los gobernadores por las más de 140.000 muertes

Por eso, no importa que esté haciendo una live en Facebook o dirigiéndose a la asamblea general de la ONU: su retórica es la misma. Bolsonaro necesita mentir en cada aparición pública porque la mentira es su forma de mantenerse en el poder y, como buen alumno de Goebbels, aprendió que funciona.

Como si fuera una broma de mal gusto, lo primero que dijo el psicópata de la República, luego de saludar a las autoridades y al resto de los miembros de la asamblea de la ONU, fue que “el mundo necesita la verdad para superar sus desafíos”. Luego, comenzó el show de horrores. Leyendo con dificultad, formando grupos de palabras en los que la pausa muchas veces no coincidía con el final de la frase, Bolsonaro mintió sobre las acciones de su gobierno frente a la pandemia, trató de echarles la culpa al Supremo y a los gobernadores por las más de 140.000 muertes provocados por su gabinete, se atribuyó la autoría del auxilio de emergencia que consiguió la oposición en el Congreso a pesar suyo, mintió sobre su valor (dijo que cada beneficiario recibió 1.000 dólares) e hizo propaganda de la hidroxicloroquina, que insiste en recomendar a pesar de que la ciencia y el resto del mundo saben que no sirve para el tratamiento del coronavirus. También, insistiendo en su guerra contra el periodismo independiente, dijo que “una parte de la prensa politizó el virus, diseminando el pánico entre la población” –aunque, como veremos, esa misma prensa parece no enterarse de que van por ella.

No fue solo sobre la pandemia que mintió el genocida. Buena parte de su discurso estuvo dedicada a rebatir las críticas internacionales por su política de destrucción del medio ambiente y, en especial, por los incendios en el Pantanal, que ya quemaron más de 20% de este bioma preservado en el que viven por lo menos 4.700 especies, entre árboles, vegetación acuática y terrestre, peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos. Brasil es hoy un paria mundial en cuestiones ambientales y ello amenaza la viabilidad de acuerdos comerciales, como el de la Unión Europea con el Mercosur, perjudicando la economía brasileña. Bolsonaro lo sabe y no está dispuesto a hacer nada para cambiar su política, pero necesita echarles la culpa a otros por las consecuencias.

Localizado principalmente en los estados brasileños de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul –aunque también llega a Bolivia y Paraguay–, el Pantanal es la mayor área húmeda continental del planeta, cumple un papel fundamental en la provisión de agua y la estabilización del clima y está considerado Patrimonio de la Humanidad por la ONU. En lo que va de 2020, mientras el presidente brasileño actúa como protector de los terratenientes que quieren acabar con las leyes ambientales para aumentar sus negocios sin control y su ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, continúa boicoteando a los técnicos de su propio ministerio, atacando a las ONG's ambientalistas y “pasando con el ganado por encima” de las normas de preservación –como él mismo dijo–, ya se quemaron 23.000 kilómetros cuadrados de la superficie de este bioma, diez veces más que el total quemado en los dieciocho años anteriores. Es el mayor número de focos de incendio de la historia y una de las mayores tragedias ambientales de las que se tenga memoria.

No hubo, en la historia de Brasil, un gobierno más enemigo de la preservación ambiental que el actual, cuyo ministro del área es un lobista descarado de los sectores económicos más depredadores y un fanático antiambientalista. De acuerdo con las investigaciones de la Policía Federal, los incendios que están devastando el Pantanal comenzaron en cuatro grandes haciendas en Corumbá, Mato Grosso do Sul, que prendieron fuego la vegetación para incorporar esas tierras a su negocio. Se trata de grandes propietarios que se dedican a la exportación de ganado vacuno, soja, maíz transgénico y otros monocultivos, uno de los sectores económicos aliados del presidente. En la región Centro Oeste, donde Bolsonaro obtuvo una de sus mayores victorias en 2018 –66,5% de los votos en el balotaje–, los dueños de la tierra nunca tuvieron un gobernante que fuera tan suyo, tan servil a sus intereses y tan enemigo de sus enemigos.

Desde la época en que Bolsonaro era un ridículo diputado fascista, los grandes medios brasileños han lidiado de la misma forma con sus mentiras y su discurso de odio

Bolsonaro nunca los decepciona. En la ONU, dijo que quienes iniciaron los incendios no fueron sus amigos, sino los pueblos indígenas. “El indio y el caboclo prenden el fuego”, afirmó el presidente, combinando sus vocaciones por la mentira y el racismo. Acusó falsamente a los indígenas, que ya perdieron casi la mitad de sus tierras en la región bajo las llamas y ahora, expulsados de sus casas, se exponen al desamparo y a la covid-19, que los está diezmando frente a la inacción militante de un gobierno genocida que los quiere muertos. Dijo también que, como la floresta es húmeda, “no permite la propagación del fuego”, como si los incendios fueran una alucinación colectiva –como la pandemia, ¿no existen?– y culpó otra vez a la prensa. Recurriendo a un argumento típico de dictadores, habló de una conspiración mundial contra Brasil, movida por intereses foráneos que quieren quedarse con el Amazonas, con la complicidad de ONG's brasileñas que trabajan contra su propio país: “Somos víctimas de una de las más brutales campañas de desinformación sobre la Amazonia y el Pantanal”, aseguró.

Que Bolsonaro mienta no sorprende a nadie. Lo que cada día resulta más difícil de entender, sin embargo, es la complicidad o estupidez de los principales diarios brasileños al presentar la noticia. No aprendieron nada, o no quieren aprender.

“Bolsonaro se defiende en la ONU sobre pandemia y quemas”, tituló en su portada Folha de São Paulo el miércoles. “Bolsonaro adopta tono defensivo en discurso en la ONU”, tituló O Globo. “Una brutal campaña de desinformación”, puso en tapa Estado de Minas, citando entre comillas la frase del presidente. “En discurso, Bolsonaro dice ser víctima de desinformación”, fue el título del diario paulista Agora. “Bolsonaro dice en la ONU que Brasil es blanco de 'desinformación'”, puso el gaúcho Correio do Povo. “Bolsonaro bajo críticas y elogios tras discurso en la ONU”, fue la tapa del Correio Braziliense. “Brasil es 'víctima' de 'brutal campaña de desinformación' sobre Amazonia y Pantanal”, tituló el Diário de São Paulo, sin ni siquiera ponerle comillas a la frase entera. “Bolsonaro: discurso polémico en la ONU provoca reacciones”, puso Folha de Pernambuco. De los grandes diarios brasileños, apenas el conservador Estado de São Paulo mencionó en tapa que Bolsonaro no había dicho la verdad, aunque recurriendo a un eufemismo para no llamar a la mentira por su nombre: “En la ONU, Bolsonaro distorsiona datos sobre quemas y covid”. Más explícito fue O Dia, competidor menor de O Globo en Río de Janeiro: “Discurso de Bolsonaro en la ONU es una obra de ficción”, se jugó. El cearense O Povo, recurriendo al mismo estilo del Estadão, puso un pequeño titular sobre el tema en la esquina inferior izquierda de su portada: “En tono de confrontación, Bolsonaro distorsiona datos en discurso en la ONU”.

El único de los medios escritos que conseguí chequear que había llamado a las cosas por su nombre fue el Meio, un excelente newsletter dirigido por el periodista Pedro Doria. Su título del miércoles fue: “Bolsonaro miente ante la ONU”. ¿Tan difícil era? Cinco palabras, fácil, directo, verdadero, pero los diarios no lo ponen en tapa. No vaya a ser cosa que alguien piense que están haciendo periodismo.

Simplemente lo dejaron hablar. Las mentiras y el odio, que antes daban audiencia, ahora dan clics, comentarios y RT, aumentando la recaudación de los medios en internet

Desde la época en que Bolsonaro era un ridículo diputado fascista y nostálgico de la dictadura que integraba el corrupto bajo clero de la Cámara de Diputados y formaba parte del partido de Paulo Maluf, los grandes medios brasileños han lidiado de la misma forma con sus mentiras y su discurso de odio. O bien simplemente reproducen sus palabras, buscando audiencia y clics, o bien la presentan como una voz “polémica”, o recurren a eufemismos. Fue así como, cuando Bolsonaro decía que tener hijos gays era por falta de golpes, que su hijo no se pondría de novio con una mujer negra porque recibió una buena educación y que los familiares de desaparecidos son como perros, porque buscan huesos, los canales de televisión lo invitaban a explayarse en vivo, porque levantaba la audiencia. Fue también así como, cuando inventó la mentira del “kit gay”, los medios hablaban de ese objeto imaginario como si realmente existiera, y cuando él y los pastores clin-caja divulgaban teorías conspirativas como la “ideología de género” y la “dictadura gay”, esas expresiones se incorporaron al vocabulario de la prensa como si se refirieran a cosas reales y concretas frente a las cuales había que tener opinión. Titulaban, entonces, que “Bolsonaro criticó la ideología de género”, que sería como decir que un diputado criticó a los hombres lobo y los vampiros.

De entonces para acá, vimos al ya candidato presidencial en el noticiero de mayor audiencia de la televisión, el Jornal Nacional de la cadena Globo, mostrando en vivo un libro cualquiera y exclamando “¡Esto es el kit gay!”, sin que los periodistas que estaban sentados frente a él fueran capaces de confrontarlo y decirle a la audiencia que eso era mentira, que ese libro era apenas un libro y que el “kit gay” no existía. Simplemente lo dejaron hablar. Las mentiras y el odio, que antes daban audiencia, ahora dan clics, “me gusta”, comentarios,  RT y compartidas, aumentando la recaudación de los medios en internet. A eso se suman los intereses políticos de algunos empresarios de la comunicación, la maldición del antipetismo y la absoluta mediocridad y estupidez de algunos periodistas que publican cualquier barbaridad sin chequear si es cierta.

Así funciona, también, la reacción frente a las campañas difamatorias del  “gabinete del odio” (que describimos en nuestra columna “La Gestapo de Bolsonaro”). Cuando el presidente, sus hijos y aliados dicen que alguno de sus adversarios es traficante, pedófilo, asesino, ladrón o lo que sea, en vez de titular: “Bolsonaro ataca Fulano con mentiras”, muchos medios titulan: “Bolsonaro acusa a Fulano de tal cosa”, ayudando a desparramar la mentira. Después, en la página ocho, párrafo cinco, aclaran que no es verdad, pero la mayoría de la gente sólo lee tuits y, como mucho, titulares.

Y así estamos, en medio de una pandemia, con más de 140 mil muertos y cientos de bulos y discursos negacionistas de la ciencia circulando, salidos de las entrañas de un poder que aspira a ser absoluto y del que los grandes medios de comunicación parecen no haber advertido aún que también están en su lista de enemigos a destruir cuando llegue el momento. Cuando tengan la soga al cuello ya va a ser tarde.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Autor >

Bruno Bimbi

Periodista, narrador y doctor en Estudios del Lenguaje (PUC-Rio). Vivió durante diez años en Brasil, donde fue corresponsal para la televisión argentina. Ha escrito los libros ‘Matrimonio igualitario’ y ‘El fin del armario’.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí