1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DECAMERÓN LXV

Jornada pabernosmatao: Oráculos

La opción del neolib en esta pandemia ha sido el negacionismo. El negacionismo es, a la que lo desnudas, primacía del beneficio sobre la salud y sobre los derechos

Guillem Martínez 3/09/2020

<p>Largas colas ayer en Madrid para realizar los test serológicos a los docentes.</p>

Largas colas ayer en Madrid para realizar los test serológicos a los docentes.

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- A los cuatro días de haber nacido, Apolo ya era adulto. Escapó de la isla en la que estaba confinado y llegó al continente. Fue al oráculo de Gaia, mató con una flecha a Pitón, el monstruo que lo custodiaba, y se quedó con todo. Llamó a todo aquello ‘Delfos’ y, al nuevo oráculo, el ‘Oráculo de Delfos’. Lo divertido de este mito es que la arqueología le da la razón. El culto a Apolo en Delfos se sitúa en el siglo VIII a.C. Pero debajo de ese culto antiguo hay edificaciones, del siglo XVI a.C., dedicadas a Gaia.

2- Siempre hay un templo, pero con el paso del tiempo, con cultos diferentes, incluso contradictorios. Del punto 1 se desprende que los cambios radicales nacen en el mismo punto/templo en que está edificado todo lo anterior. Por eso cuesta un güevo ver los cambios radicales. No son lo de siempre, pero sí donde siempre, lo que despista.

3- Desde marzo estamos viviendo un cambio radical. Sucede en el mismo sitio en el que acaecía todo lo anterior. Por lo que no se ve.

4- Sobre el concepto el-mismo-sitio. Tras la última gran pandemia mundial, la gripe española, nació la sanidad pública. Evolucionó con el Estado desde entonces. Creció y se moduló levemente con las constituciones, muy sexis, de la primera postguerra europea. Eclosionó como derecho funcional con las constituciones post-45. Desde el 73, cuando Apolo salió de su isla con la forma neolib, y empezó a lastimar al monstruo que la custodiaba –Leviatán, una suerte de Pitón–, fue abandonando la funcionalidad. La cosa covid es la primera gran pandemia gestionada en el mismo sitio de siempre tras la I Guerra Mundial, pero desde la nueva lógica y época. El neolib.

El Estado es un centro de negocios y fuente de beneficios. Es el socio del neolib. Desregula la sociedad, pero regula, a niveles extremos, la economía

5- El neolib carece de definición. Algo por otra parte usual en las ciencias políticas, que en los últimos 200 años no han dado con una definición universal de todo lo contrario, la democracia. Por lo que ahí les endoso una: el neolib es la negación de las democracias post-45. Consiste en que el Estado se hace un ERE con sus atribuciones post-45. Transforma esos gastos, previstos en sus constituciones, en beneficios, a través de la privatización de derechos como la educación, la sanidad, o la asistencia social. El Estado es, así, un centro de negocios y fuente de beneficios. Es el socio. Desregula la sociedad, pero regula, a niveles extremos, la economía. A niveles nunca vistos en el orden financiero. Es, de hecho, el orden financiero que ni siquiera en tiempos de Dickens se había dotado de tanta libertad. Es, así, un Estado consagrado a las empresas reguladas. La ciudadanía pasa a ser, de manera explícita, una mercancía. Por primera vez no es necesario su consumo, sino su deuda. Haber nacido. La democracia, con todo ello, deja de ser una cosmovisión, y pasa a ser, únicamente, el voto. El voto es el gol de esta democracia futbolizada, apasionada, en la que la pasión elide su funcionalidad. 

6-  Como el templo de Gaia o el de Apolo, el neolib no existiría si no existiera, previamente, en millones de cabezas. Es una mentalidad. Es la época. Para que suceda en las instituciones debe suceder en millones de hogares, en los que alguien, o todos, se interpretan a sí mismos como mercancías. En tanto que mentalidad, sucede en todas las ideologías, si bien es la banda sonora de la ultraderecha. Es la esencia de los nuevos nacionalismos, en tanto el nacionalismo es la ideología que mejor encaja en el neolib: ofrece sentimientos y sensación de participación, aventura y velocidad donde no la hay ni puede haberla.

7- La opción del neolib en esta pandemia ha sido el negacionismo. El negacionismo es, a la que lo desnudas, primacía del beneficio sobre la salud y sobre los derechos.

8- El negacionismo, como el pasodoble, admite variantes. Consiste en el radicalismo de Brasil, del gobierno federal y de algunos estados USA –Florida brilla con luz propia–, o de Hungría, hasta formas más matizadas de UK –ojo, ahora vuelven a la situación, epistemológica, anterior a marzo: el nuevo ideólogo inglés del ramo ya ha especificado que la tercera edad es un lujo prescindible–, hasta la afuncionalidad sanitaria y la mezcla de medidas keynesianas y de todo lo contrario en la UE, o hasta sistemas que han mezclado la teatralidad con la ausencia de medidas razonables –MAD, Cat–. 

9-  En Europa –Esp está en Europa– parece ser que han convivido restos del antiguo culto a Gaia –en este caso, el respeto a la vida, cierta tradición del Estado como garante y planificador de la sanidad y el bienestar– con el nuevo culto a Apolo/el neolib –primacía del beneficio, sentimiento de responsabilidad del Estado frente a las empresas reguladas que pagan, o no, el impuesto de sociedades en su biotopo–. En Esp, el Gobierno ha optado por Gaia con la cosa ERTE, autónomos, asistentes del hogar. Con cierta funcionalidad y voluntad. Es la primera vez que hay una meditación social en una crisis. No es una medida original. Se ha hecho lo mismo o algo parecido en Europa. Lo original es que se hizo desde un primer momento, a pelo, con planificación anterior al estado de alarma, desde el Ministerio de Trabajo, el ministerio, tal vez el objeto, más funcional en esta crisis. Parece ser, al menos, que no hay otro. Otros negociados, como los inquilinos, han quedado abandonados a su suerte, otra vez. La segunda originalidad es que los ERTE se prolongarán en el tiempo. Tal vez hasta Semana Santa. Pero también se ha optado por el nuevo culto a Apolo en otros tramos. Como en la cosa IMV. Un chiste, una orientación de lo que es el culto a Apolo. O una orientación a las posibilidades del Estado como corrector en la época neolib.

La covid continuará afectando por código postal, que no genético. Y con escasas herramientas correctivas y, visto lo visto, limitadas al trade-mark del Ministerio de Trabajo

10- Posibilidades del Estado como corrector en etc. En los años 30, un gobierno en Francia, zas, nacionaliza los ferrocarriles y establece las vacaciones pagadas. En los años 40, otro zas, se establecen en Europa la sanidad y educación universales, y la capacidad de corrección de la pobreza a partir del IRPF. En el siglo XXI un gobierno esp no puede establecer un IMV en modo Cáritas Diocesanas, que supone calderilla. Si eso es así, esa incapacidad habla de la época. Las épocas son esa cosa confusa que dibuja lo posible y lo imposible. El alma. Sus movimientos, su percepción de la realidad. 

11- Ningún gobierno europeo, en lo que es un símbolo, parece poder garantizar la normalidad del nuevo curso escolar. Es decir, la universalidad de la educación. Tal vez solo Dinamarca, si bien es pronto para asegurarlo. Lo que explica la capacidad de los gobiernos en estos temas y en esta época/alma. El desinterés, la afuncionalidad por ese negociado –que agrupa a 19 Gobiernos autónomos y uno central en Esp– orienta también sobre un componente importante en esta crisis. La ausencia de oráculos. La UE no ha supuesto una inteligencia tangible en esta crisis. Ni los gobiernos. Algo inquietante cuando la única inteligencia palpable es el neolib, y cuando el futuro, definido por la enfermedad, es sumamente variable e incalculable. 

12- Sobre lo variable. En agosto el PIB esp cayó un 18%. Se dice rápido. Para el próximo trimestre está prevista una recuperación del 10%. Se dice rápido, indeed. El paro, aun aumentando tras la campaña de verano, no lo hace tanto. La situación es catastrófica, pero con líneas que avisan de lo contrario, localizadamente, de forma no uniforme. Pinta un desastre en la Esp hostelera y turística. Y algo más sostenible en los sectores sociales que puedan aplicarse al teletrabajo. Por lo mismo, pinta más aciaga la situación de los trabajadores analógicos, que continuarán más expuestos al contagio, al azar y a la pobreza. La covid, en fin, continuará afectando por código postal, que no genético. Y con escasas herramientas correctivas y, visto lo visto, limitadas al trade-mark del Ministerio de Trabajo.

13- No volverá a haber oráculos hasta el fin de la crisis sanitaria. Lo único que sabemos es que es más probable que sean oráculos de Apolo que de Gaia. Y eso vendrá con la normalización de la enfermedad –con su posible evolución hacia un virus más benigno– o con la vacuna. Este agosto ha aparecido el primer estudio científico sobre la reinfección. Sucede. Los anticuerpos generados en la infección sólo duran unos meses. Lo que orienta sobre la vacuna. Sólo creará, en el mejor de los casos, anticuerpos por unos meses. Por otra parte, será una vacuna de Apolo, no de Gaia. Un negocio privado, lo que matizará su universalización. Incluso su calidad. Y la salubridad. Hay indicios de que las primeras vacunas no han apurado el plazo científico que garantiza la ausencia de yuyu. Incluso la OMS que, en esta crisis, se ha revelado como apolínea, como un sujeto relacionado más de lo decoroso con las farmacéuticas, ha advertido sobre esa posibilidad peligrosa.

Una PCR tiene un valor de menos de 10 euros. Se factura a casi 200 euros. Su carácter aleatorio carece de operatividad

14- La metáfora de la planificación sanitaria local siguen siendo Cat y MAD, respectivamente las CC.AA. con la sanidad más privatizada, y con menos capacidad, e interés, por la planificación.  Exponentes de los posicionamientos más neolib, ambas CC.AA. han optado por el negacionismo, entendido como se explica en el punto 8, como un alineamiento variable por el beneficio y contra la sociedad. Incapaces, por recortes y por cultura, de grandes planificaciones, en ambas CC.AA. se vivió el abandono de las residencias –una deslocalización en lo privado de un servicio social–, más matizada en Cat, donde, tras las dos primeras semanas de desastre, se procedió a la medicalización de algunas  plantas de estos centros. Tras el estado de alarma, en ambas CC.AA. fue imposible el rastreo de infectados, confiado a la misma empresa privada. Las diferencias posteriores entre ambas CC.AA. son mínimas, pero importantes. MAD apuesta por el conflicto con el Estado, con lo que se intenta tapar la ausencia de medidas. Cat ha reducido el conflicto con el Estado, y opta por una teatralización de gesticulaciones que, a falta de otra cosa, parece dar algún tipo de resultados. Se trata de análisis masivos –MAD parece optar por esa solución desde esta semana–, encargados también al sector privado. Una PCR tiene un valor de menos de 10 euros. Se factura a casi 200 euros. Su carácter aleatorio carece de operatividad. Pero la decisión de la ciudadanía analizada de permanecer aislada durante 14 días tras el análisis produce, cuando se produce, el distanciamiento necesario para evitar el crecimiento de la infección. Con ello se evita planificar medidas de distanciamiento más meditadas. Parece que, de alguna manera, pita. Y da pasta al cuñado de las PCR. En Cat se ha suplido la inversión en sanidad, en centros de atención primaria y hospitales, recurriendo a la escuela MAD. En vez de invertir dinero público en un IFEMA, se construirán cinco hospitales, por 10 millones de euros cada uno. Muy poco para un hospital operativo, me dicen. Esos hospitales satélite ofrecen el servicio de un hospital Wuhan construido en un par de semanas. La sensación de que el Partido cuida de nosotros. Y una nueva intromisión de lo privado –del beneficio– en ellos. Todos contentos.

15- Con el culto a Apolo, el cambio de época edificado en pleno centro de la época, estamos un tanto solos. 

16- Se inicia el curso. Donde lo dejamos, con Apolo. Con dos centros de interés. El mayor son los presupuestos, ensayo general de la estética que se gastará cuando se planifiquen los fondos europeos. Ambas discusiones serán un combate descomunal entre los fieles a Gaia y los de Apolo. Es decir, que a falta de fieles de Gaia no será necesariamente descomunal. El punto menor, es el de siempre. Cat. Sinopsis: el procesismo, bajo la forma de independentismo sentimental, es el nuevo autonomismo. Se cierra la pugna por la hegemonía del catalanismo, iniciada en 2010. Ha ganado la derecha neolib/Puigde, parece. Deberá asegurarse esa victoria en las próximas elecciones, en las que no está en juego, como siempre, la indepe, sino el único beneficio de un poder autonómico en la época de Apolo. Detentarlo. Detentar sus cargos. Y gestionar las PCR, como quien dice.

17- Debajo del ruido, me temo, habrá esos dos ruidos desnudos. Y, debajo de todo ello, el estertor de Gaia, el advenimiento de Apolo.

1- A los cuatro días de haber nacido, Apolo ya era adulto. Escapó de la isla en la que estaba confinado y llegó al continente. Fue al oráculo de Gaia, mató con una flecha a Pitón, el monstruo que lo custodiaba, y se quedó con todo. Llamó a todo aquello ‘Delfos’ y, al nuevo oráculo, el ‘Oráculo de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí