1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

CELESTÍ ALOMAR / EX CONSELLER DE TURISME DEL GOVERN BALEAR

“Baleares tiene la obligación de demostrar al mundo que el turismo se puede reconvertir”

Kike Oñate 28/09/2020

<p>Celestí Alomar.</p>

Celestí Alomar.

K.O.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Celestí Alomar (Llubí, 1949) es muy claro: Baleares debe demostrar al mundo que es posible reconvertir el turismo de masas reduciendo la oferta y diversificando la economía para alcanzar un equilibrio entre calidad y consumo de recursos naturales. Su discurso puede parecer moderado para algunos pero supone un planteamiento radical en el mundo empresarial. La experiencia acumulada da más valor a sus palabras: fue director general de Turismo durante el gobierno de Gabriel Cañellas (PP) y director general de Estrategia Turística en el último mandato de Felipe Gonzalez. Su etapa más conocida es la de conseller de Turisme del Govern balear con el PSIB-PSOE durante el primer Pacte de Progrés (1999 y 2003), que desbancó a la derecha del ejecutivo autonómico. En esa legislatura impulsó el proyecto de la ecotasa y se enfrentó a Gabriel Escarrer (Meliá) afirmando que se había lucrado a base de explotar a sus trabajadores. Alomar invita a repensar cómo se concibe el turismo proponiendo ideas pensadas en Baleares pero perfectamente extrapolables a otros destinos.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

¿El coronavirus cambiará para siempre el turismo de masas?

La pandemia ha provocado que desaparezca el corto plazo. Hasta ahora ninguna crisis lo había hecho tan rápido y a escala global. Cada día se presenta una situación nueva. Al no poder hacer planes futuros, los objetivos de desarrollo sostenible marcados por las instituciones europeas para 2030 o 2050 están cada vez más cerca y esto nos obliga a limitar todavía antes el consumo, en todos los sentidos. En Baleares no podemos seguir liderando el sector con 14 millones de visitantes al año. No sé si el modelo cambiará pero sí que tendrá que adaptarse para ser más respetuoso con el medio ambiente.

¿Cómo?

La gente no viajará en función de un indicador de calidad, buscará un hotel ecológicamente sostenible.

¿No es una visión demasiado optimista?

No es fácil de implantar pero no veo otra salida. En el futuro, en la carta de los hoteles, se tendrá que indicar la huella ecológica del plato que te vas a comer. Se podrá escoger en función de cuánto produce. Lo visualizo como la evolución lógica de lo que es realmente la calidad.

El turismo de masas es paradójico: permite a muchas personas disfrutar del placer de viajar y a la vez genera un gran impacto consumiendo ilimitadamente recursos naturales que son finitos ¿Cómo se soluciona esto?

Si defendemos la felicidad de la gente, una pequeña parte corresponde al conocimiento. Visitar otras partes del mundo siempre es positivo y por eso el turismo no puede ser elitista. La solución pasa por una racionalización del turismo de masas y el espacio visitable, que es limitado. No todos los turistas pueden venir de golpe a Mallorca porque se crea un perjuicio más grande del beneficio que pueda generar su visita. El turismo de masas implica compartir. Además, es imprescindible establecer unas normas para una nueva sociedad de consumo.

No todos los turistas pueden venir de golpe a Mallorca porque se crea un perjuicio más grande del beneficio que pueda generar su visita

Baleares es la cuna del modelo turístico de masas que empresas mallorquinas como Meliá, RIU e Iberostar exportaron por todo el mundo. Dice que esta posición de liderazgo implica una “responsabilidad”.

El modelo turístico español y balear se erigió sin control democrático durante la dictadura. Cuando llegó la democracia, la comunidad con una base empresarial turística más curtida era la balear y desde aquí se impulsaron políticas muy avanzadas de protección ambiental y ordenación de la oferta turística. Se valoraba el espacio como elemento esencial para el sector. La posición de liderazgo que tenía Baleares –y que todavía mantiene– supuso que otros destinos copiasen estas medidas. Todo esto implica una responsabilidad frente a la sociedad y tenemos la obligación de demostrar al resto del mundo que el turismo se puede reconvertir a través del decrecimiento del sector y la diversificación económica.    

¿En qué consiste el decrecimiento de la oferta en las zonas turísticas más saturadas?

Hay que perseguir a los alojamientos que venden habitaciones por encima de su capacidad. De hecho, durante el primer Pacte de Progrés, una veintena de hoteles tuvieron que cerrar hasta que no adaptaron sus plazas. Cambiar el uso de los hoteles es otra opción a tener en cuenta. El decreto ley de reactivación económica aprobado por el Govern balear durante el estado de alarma incluye que los hoteles puedan ser reconvertidos en Viviendas de Protección Oficial (VPO) y en equipos sociosanitarios públicos o privados como geriátricos, centros de día y de discapacitados. También prevé su reconversión en espacios de investigación científica y de innovación tecnológica.

Y recuerda que no es algo nuevo.  

En el paseo marítimo de Palma hay apartamentos residenciales que antes fueron hoteles y en Can Pastilla existe una residencia que también fue un alojamiento turístico. Para reducir más plazas, el Govern se podría implicar todavía más comprando hoteles que luego serían reconvertidos en zonas verdes o en equipamientos públicos como, por ejemplo, una sala cultural. 

¿Qué medidas propone para diversificar la economía balear, tan dependiente del turismo?

Hay que buscar un valor social al dinero público con el que se paguen estas adquisiciones. Habría que crear mecanismos para que el empresario invierta en la diversificación económica, intentando que un porcentaje de ese dinero público recibido lo invierta en sectores que no tengan que ver con el turismo. Si el Govern balear paga doce millones por un hotel, nueve se podrían pagar en bonos, garantizando un 4% anual durante algunos años, que irían a un fondo de inversión de la economía. Todo esto no es utópico y complementa las medidas de decrecimiento turístico.

Para garantizar la redistribución de los beneficios del turismo reclama que la belleza del territorio vuelva a ser la “materia prima” del sector ¿Qué quiere decir?

El modelo turístico de Mallorca previo a la Guerra Civil no se quería establecer de forma agresiva y violenta, como sucedería con el franquismo. Durante la primera mitad del siglo XX se tenía muy claro que la materia prima para desarrollar el sector en las islas era la belleza del territorio y que esta se debía respetar. A partir de los años sesenta la lógica cambia y la referencia pasa a ser el envío de turista. Se pasa del poder comunitario de la belleza al poder colonial de los touroperadores, pues son Reino Unido, Francia y Alemania los que enviarán turistas y España solamente se encargará de alojarlos. Hay que tener claro que la materia prima es la belleza y que el propietario principal es comunitario.

A partir de los años 60, se pasa del poder comunitario de la belleza al poder colonial de los touroperadores

Pese a que la economía dependiente del turismo de masas fue “impuesta” en Baleares durante la dictadura reivindica con orgullo el papel que tuvieron las islas después de la Segunda Guerra Mundial ¿En qué sentido?

Desde la lógica capitalista enviar de vacaciones a un trabajador es positivo porque se puede recuperar y seguir produciendo cuando vuelva. Nunca se ha reconocido el papel importantísimo que tuvo Baleares en la reconstrucción de Europa después de la Segunda Guerra Mundial porque el lugar predilecto donde el capital enviaba a sus trabajadores para que descansaran y recuperaran la fuerza de trabajo era aquí. Esto ocurrió en un momento crucial para Europa porque es cuando se asentaron las bases para que fuera tal y como la conocemos hoy, pero España era una dictadura y nadie reconoció esta contribución. Aquí se trabajó tanto como lo pudo hacer cualquier obrero alemán.

¿Hasta qué punto es cierto que en Baleares gobiernan más los hoteleros que el Govern?

Discrepo de la mayoría porque considero que el sector con más influencia durante los primeros años de la democracia fue el sector inmobiliario. Esto quedó patente cuando el presidente Gabriel Cañellas (Alianza Popular, después en Coalición Popular y finalmente como miembro del Partido Popular) dijo que Baleares tenía que ser la segunda residencia de Europa.

¿Cómo y cuándo fue incrementando la influencia hotelera?

Cuando el PSIB-PSOE perdió las elecciones de 2003 creo que hizo una lectura errónea del momento y una parte del partido dictaminó que yo era el culpable de la debacle por la política turística que había encabezado, debido, principalmente, a la aprobación de la ecotasa. En el segundo Pacte de Progrés [también encabezado por los socialistas] se actuó de otra manera y se le dio la Conselleria de Turisme a Unió Mallorquina (UM), que promovería políticas neoliberales incrementando el poder de los hoteleros. Podría haber sido una buena estrategia si los miembros de ese partido no hubieran acabado como lo hicieron.

Pone nombre y apellido a la derechización del PSIB-PSOE.

Todo este proceso se confirmaría todavía más con una resolución que firmó la consellera de Turismo Joana Barceló (PSOE), que permitía a los propietarios del hotel Son Moll seguir reformando un hotel sin licencia pese a haber habido un accidente que causó la muerte de cuatro trabajadores. Esto daba un mensaje claro: que los hoteleros hagan lo que quieran. Es más, el director general de Barceló durante el segundo gobierno progresista fue Antoni Munar, que había sido gerente de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca. Era un mercenario y agitador al servicio de Gabriel Escarrer [Meliá]. A partir de ese momento el peso político y la influencia de los hoteleros no ha dejado de crecer. 

Ha sido el primer y último conseller de Turismo balear que ha desafiado el poder del sector hotelero respondiendo contra Escarrer ¿Qué ocurrió?

Cuando quedaban 72 horas para empezar la campaña electoral de 2003, Escarrer amenazó con llevarse sus empresas de Baleares si volvía a ganar la izquierda. Esto lo dijo después de cuatro años interviniendo en la política balear. Cuando los periodistas me preguntaron sobre estas declaraciones dije que hacía mucho tiempo que Escarrer se había ido de Baleares. Tenía toda una industria fuera de las islas que pudo crear gracias al capital acumulado a través de la explotación de los trabajadores. El ejemplo más claro era que las camareras de piso –las kellys– hacían 32 habitaciones diarias.

¿Por qué estas declaraciones fueron determinantes para usted?

Los periodistas preguntaron lo mismo a la entonces alcaldesa socialista de Calvià, Margarita Nájera, que respondió que estaban haciendo un estudio sobre las condiciones de trabajo de las camareras de pisos. Haciendo 32 habitaciones diarias no hacía falta ningún estudio, eran condiciones inhumanas. Esta respuesta demostraba la existencia de dos PSOE muy diferentes. Además, los representantes sindicales también dijeron la suya y afirmaron que Escarrer era uno de los mejores empresarios.

Después de tantos años, ¿sigue pensando lo mismo?

Un punto neurálgico de la democracia actual es el voto. El Govern tiene la obligación de velar por el bienestar y defender el interés general frente al particular. El conseller de Turismo no es de los hoteleros, lo es de una comunidad que le ha encargado llevar a cabo una política determinada.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Autor >

Kike Oñate

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí