1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CULTURA (ANTI)CRÍTICA

Un arte del hambre

El arte ya no se piensa ni se hace por o para los más desfavorecidos. La pobreza es un problema que no existe para artistas, para comisarios, para coleccionistas, para museos, para ferias, para galerías, para espectadores

Juan José Santos Mateo 31/10/2020

<p>El Louvre Abu Dhabi (Emiratos Árabes).</p>

El Louvre Abu Dhabi (Emiratos Árabes).

Louvre Abu Dhabi

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Una conciencia culpable debe confesar. Una obra de arte es una confesión.
Albert Camus

 

El artista famélico, el mísero místico de la novela de Hamsun, el poeta pobre de Spitzweg. O el artista del hambre de Kafka, el ayunador exhibicionista que murió de inanición porque no encontró una comida de su gusto. “No den de comer al artista”, decía el animal de zoo Marc Montijano profetizando una época de mayor carestía como la actual, que promete el surgimiento de un Nuevo Arte Povera compuesto por el coro de Esquilo suplicando por un Federal Art Project que pueda financiar a la Berenice Abbott española en tiempos de Gran Depresión, o de depresión con salida en “U”, o en “L”, o en “W”, o en una “O” obscena y eterna, o en un queteden solemne dejando a los pobres artistas pobres a punto de abrirse un Only fans donde mostrar sus culitos y sus freenipples a coleccionistas sin mascarilla.

A lo que voy es si el agente artístico español es un sarabaíta que no tiene derecho ni revés a la hora de hablar de necesidades, o un udarnik, el entusiasta tan bien glosado por Remedios Zafra o por William Deresiewicz, y descrito por Hito Steyerl en su visión del arte como laboratorio de los nuevos pobres: “Proletarios de la cultura caracterizados por un trabajo de choque (udarny trud), entusiasta y superproductivo, empujado al parloteo trivial y la pose, vendedores de sí itinerantes. Trabajo alimentado de agotamiento y fechas límite, de becarios de posgrado y otros vagabundos digitales, genios jovenzuelos de la tecnología y traductores supersónicos, dispuestos a dar y hacer por algo de reconocimiento o visibilidad, casi siempre sin sueldo”. Excreciones del anarcocapitalismo o explotados de feria VIP. Proscritos o hipócritas.

Mientras el sistema arte sigue ensimismado entre la purpurina y la mortadela sin aceituna, leemos que la crisis actual enviará sin billete de vuelta a entre 110 y 150 millones de personas a la extrema pobreza. Pero no hay que irse ni al futuro ni a África para atestiguar la necesidad. En España hay artistas que están viviendo en la calle. Y más de cuatro millones de personas están en pobreza severa ¿Les interesa su padecer a artistas de discurso anti-capitalista? ¿Alguna iniciativa artística en torno a quienes se mueren de hambre hoy? ¿Por qué no?

La senda del arte

En una encuesta tan ilusoria como la de la monarquía preguntaría a los artistas, comisarios, y directores de museos cuáles son los asuntos de los que hablan sus obras y sus exposiciones. Todos sabemos las respuestas: feminismo, post y anticolonialismo, ecologismo, anti-capitalismo y post-antropocentrismo. Y son luchas por las que, aunque tengan el foco mediático, merece la pena crear. Pero ¿un problema como la pobreza, el hambre, o la batalla proletaria, no recibe ninguna atención?

1. Un museo del hambre: El museo del siglo XXI es un edificio con mucha piedra y mucho mármol, mucho arquitecto top y muchos metros cuadrados, pero que, en esencia, podría reducirse a una pared y listo. Aquella en la que aparecen cincelados los nombres de los patronos. Avanza hacia el modelo del arte como industria creativa y sólo tiene ojos para ti, turista. Cobra diez pavos por el uso de la audioguía y paga el sueldo básico a sus trabajadores, mientras ofrece seminarios internacionales sobre la revolución proletaria. Su política de adquisiciones ha sido arrastrada por un caudal de lodo poblado de trophy hunters ávidos de reliquias con las que adornar el altar de su templo. Los santos tienen que tener apellido exótico. Contenedores rellenos de personal con doctorados en universidades pijas de Londres, los doctores de la iglesia. El museo franquicia que se te planta lo mismo en Abu Dhabi que en Bilbao, confundiendo a los alucinados yonquis del barrio de San Francisco (“Ey colega, ¿es eso un trozo de papel Albal gigante?”). 

2. Un espectador del hambre: En Costa Rica, la indignación popular hizo que una maternidad esculpida en andesita por Francisco Zúñiga en 1935, en la que aparecía una mujer con rasgos indígenas, fuera sustituida por otra hecha en 1909 por Juan Ramón Bonilla, un escultor becado para que aprendiera en Carrara el noble arte de la lápida funeraria. Su propuesta era un conjunto llamado Héroes de la miseria, en el que aparecía madre e hijo de rasgos europeos unidos por el hambre. Esos son los pobres que el espectador/turista/cliente quiere. El espectador/turista/cliente del arte no quiere obras con esos incómodos cristales que brillan cuando aparecen de fondo en sus selfies, no quiere museos apestados de gente, no quiere obras políticas, sucias, efímeras o precarias. Y nosotros, comisarios, museos, artistas, tenemos que darle lo que quieren, ¿no? Mediante ecuaciones, tests, encuestas, excels y formularios hallamos al espectador “medio”, que es un ser blanco, hombre, de mediana edad, estudios superiores, nivel adquisitivo alto y nivel de vástagos bajo. A por ellos, oe.

3. Un comisario del hambre. Vuela más que una azafata, come mejor que Monedero y viste mejor que un actor en la alfombra roja. Le susurra al oído a su coleccionista partner que le presente al concejal de cultura. Es capaz de obrar milagros, como que aparezca en un story de Instagram con un artista en Usera mientras bebe champán en un vernissage en Doctor Fourquet.

4. Un coleccionista del hambre. ¿Ni siquiera me has mandado flores? Le escupía Robert Rauschenberg al coleccionista Robert Scull en una audición organizada por este último, en la que vendió a precio de oro obras que le había mal comprado al artista a precio de saldo. Coleccionistas que no ven colores sino ceros, que administran empresas explotadoras mientras adquieren piezas de arte político. El caso Rauschenberg es cismático. Muchos recitan ese pasaje de la biblia del arte contemporáneo como un acto de rebeldía, casi herejía, del artista contra el anarcocapitalismo del incipiente coleccionista todopoderoso. No ven más allá del segundo 38, cuando ambos, el ávido especulador y el creador incorruptible –que se hizo millonario– se funden en un abrazo. Rauschenberg aceptó que su trabajo lucrara exponencialmente un avaro. El que el arte sea hoy la industria desigual que es no es únicamente culpa del patrón. El obrero se vendió hace décadas, y en su ecuación de estadista no entraba el volver trabajar para o sobre los desposeídos. Si no por encima de. Se acabó reflejar en su arte la pobreza. Por eso es cándido aceptar que quiera renegar ahora de un sistema neoliberal que él ha ayudado a erigir, e irónico asimilar su equiparación con el olvidado ahora que de la factoría se tambalea. Vaya con el artista del hambre.

5. Un artista del hambre. Aquel que, si se convocan unas ayudas de emergencia en tiempos de pandemia, aunque no lo necesita –y lo sabe–, le encarga a un becario la postulación. Y lo gana. Aquel que pasea por la Habana, ve a un vendedor de huevos que le parece fotogénico, y lo envía en un vuelo low cost a Basel para exponerlo como si fuera un plátano. Exhibir mendigos es un deporte. Propongo un ejercicio al artista preocupado en parir instalaciones o performance de arte que hablen sobre la pobreza: sitúen su magna obra en una barriada pobre de un barrio pobre. Abracadabra.

6. Un crítico del hambre. Los Denis Diderot millennials que aún huelen el pestazo de la muchedumbre en los salones parisinos cuando decidieron abrir sus puertas a todo bicho viviente. Los comentaristas de salón bronceados por el blanco que emana de sus Mac, que bucean por la nube buscando citas a Jameson, Hegel, Gramsci o Bloch para escribir su texto sobre la última expo del Reina Sofía mientras ensayan su baile para Tik Tok. Sufren el síndrome del burgués de la película de Buñuel: no son capaces de salir de Madrid Central. Si les pides que escriban sobre un artista de Murcia, se marcan un Andreotti.

7. Una galería del hambre. Galerías de clase alta que piden subvenciones porque son una empresa más, aunque piden exenciones fiscales porque no son una empresa más, ya que promueven conocimiento y cultura. ¿Pensarán en eso cuando preguntan a artistas candidatos si tienen “buenos contactos”? ¿Pensarán en promover el conocimiento y la cultura cuando quieres entrar a su local y lo primero que miran son tus zapatos? ¿Eres un galerista, o un portero del Pachá?

8. Bienales y ferias del hambre. Bienales aferiadas, ferias abienalizadas, que cada año aumentan los metros cuadrados de la zona Vip en detrimento de los pasillos, instituciones que caminan renqueantes pegadas a su soporte de goteo de patrocinio público mientras ponen la entrada a 50 euros para que no entre nadie sospechoso de cobrar el IMV. Arte para todes.

9. Educación del hambre. Universidades rellenas de profesores con sueldos precarios, edificios de premio Pritzker a los que les faltan las chimeneas; son fábricas destinadas a generar artistas del hambre, formateados para desarrollar arte político con materiales precisos y preciosos, adoctrinados en las asignaturas “sistema del arte contemporáneo”, “branding”, “inserción en escena” y “cómo postular a concursos” que nunca se van a ofrecer.

10. Investigador del hambre. El síndrome del eterno estudiante, flotando en un bucle investigativo sin fin ni finalidad, haciendo su postdoctorado en New York acerca de cómo la globalización ha afectado al arte sin preguntarse cómo el arte ha afectado a la globalización, porque nadie quiere escribir una tesis que se titule “De Karl Popper al popper: el arte como commodity y la dilatación del esfínter”.

Del We are the world a All the world´s futures 

Muchas de las obras de Shakespeare, como Rey Lear, estaban pensadas para empoderar a la clase baja, para que esta fuera consciente de sus derechos, y para alentar a la clase alta a solidarizarse con los menos favorecidos. Valiéndose de la propia estructura del teatro The Globe (en la base del escenario –pit– se amontonaban de pie los menos pudientes –groundlings–, mientras que en la más alta se sentaba la aristocracia), dirigía escenas de sus obras a los del patio, y otras a los de arriba. De la toma de conciencia vamos a una conciencia de la toma. La culturización de la clase baja la emancipa, la vigoriza. Y, a su vez, la culturización de la clase alta la motiva a querer que el que menos tiene pueda acceder a privilegios. De ese compromiso del autor con su público, surge el espectador comprometido con el autor. Todos salen ganando, excepto el recaudador. En 1809, la subida de precios de la obra Macbeth en Covent Garden motivó un amotinamiento de los espectadores, que se negaron a abandonar el teatro hasta que no se volviera a los antiguos importes. Y lo consiguieron. ¿Por qué motivo hoy sería impensable que algo así ocurriera? 

El arte, todos sus agentes involucrados, olvidaron a su público en algún lugar de la senda. Obnubilado, extasiado con sus problemas de primer mundo, con las inquietudes de una élite, finge divertido una felación con la banana de Mauricio Cattelan. Pienso en la propuesta del comisario Okwui Enwezor para la Bienal que Venecia del 2015 que tituló All the world´s future. Me estoy refiriendo a Arena, un espacio en el se hizo una lectura del libro de Marx Das Kapital en bucle. Imaginemos que plantamos como espectador a un proletario en esa instalación (cosa que hay que imaginar, porque ni un proletario puede pagar la entrada de la bienal, ni tiene tiempo, ya que está forzado a trabajar para mantener a su familia, ni tiene interés en ir, ya que no se le han ofrecido oportunidades educativas para favorecer su curiosidad cultural). A nuestro proletario se le pondría la cara de Bob Dylan en We are the world, aquella canción colectiva lanzada para recaudar fondos para el hambre en África. 

El arte contemporáneo comparte la mirada del coleccionista millonario. Y esto no lo están corrigiendo las iniciativas públicas

¿Qué artistas pintan hoy los pies desnudos y sucios de los pobres, como hizo Caravaggio? ¿O los comedores de patatas, a la manera de Van Gogh? Este genial artículo de Jonathan Jones se lo pregunta. Concluye que el arte contemporáneo comparte la mirada del coleccionista millonario. Y esto no lo están corrigiendo las iniciativas públicas. Quienes dictan las políticas culturales de los gabinetes citan a Milton Friedman, no a Lewis Hyde. Hay miles de iniciativas que se podrían plantear para fomentar el acceso cultural de las clases bajas. Entradas a museos y eventos artísticos gratuitas para gente sin ingresos, incluyendo visitas guiadas especializadas, inclusión de programas culturales en la televisión pública, ofrecer actividades, talleres, y una programación de calidad en zonas de riesgo de pobreza, bolsas de becas para estudiar y para trabajar en instituciones culturales, etcétera, etcétera, etcétera. 

Pero el cambio más necesario no es de estrategia, sino de mentalidad. Si no (nos) concienciamos (de) que necesitamos un esquema más equilibrado ricos-pobres, no cambiará este mundo, injusto, cruel, desequilibrado, en el que miles de personas mueren de hambre al día en el sur, mientras el norte está agonizando en el apocalipsis definitivo por un virus que no nos deja ir a la barra del bar. No estoy invocando misioneros culturales, ni el arte tiene como objetivo cambiar el planeta, pero vista su insistencia y utilidad en su compromiso con el feminismo, post y anticolonialismo, ecologismo, anti-capitalismo y post-antropocentrismo, podría encontrar un hueco en su agenda para lanzar una mirada a la miseria. Si nadie habla del problema, el problema no hará sino crecer. 

Me alienta el agravio comparativo. Cada año muchas películas, incontables discos, tienen como temática la pobreza y la desigualdad. Hay compromiso, hay solidaridad. ¿Por qué se puede hablar de esos temas de forma honesta en el cine y en la música? Porque dependen de los espectadores y de la crítica de clases media y bajas. He llegado a la dolorosa conclusión de que el arte ha aprendido a ser autónomo de ellos. No los necesitan.

 

Autor >

Juan José Santos Mateo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí