1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

racismo antimusulmán

La (vieja) hoja de ruta de la islamofobia en Francia

El Estado francés, en ‘shock’ por el asesinato del profesor Samuel Paty, caldea el ambiente para imponer nuevas normativas, disimulando su carácter represor y racista y haciéndolas pasar por medidas de protección

Ángeles Ramírez 21/10/2020

<p>Manifestación en Toulouse contra la islamofobia.</p>

Manifestación en Toulouse contra la islamofobia.

Gyrostat

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unos días, un terrible crimen ha vuelto a poner a Francia en la actualidad informativa: un profesor de secundaria, Samuel Paty, fue decapitado al grito de Allahu Akbar por un chico de apenas 18 años. Todo esto ha creado un clima de pánico e inseguridad en el país.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Este asesinato ha venido a echar leña al fuego de la sempiterna discusión sobre la población musulmana en Francia y a legitimar el despojo de sus derechos civiles. El islam vuelve a estar –si es que alguna vez no lo estuvo– en el punto de mira, y los musulmanes y musulmanas, bajo sospecha, reforzándose la idea de la potencialidad criminal de algunas versiones del islam y de la radicalización de las personas musulmanas, como una espada de Damocles que pende sobre todas ellas y que, por la vía religiosa, convierte en terroristas a los musulmanes. La radicalización sería una especie de muestra de la esencia maligna del islam, de la que habla el historiador Fernando Bravo: personas musulmanas maléficas, que materializarían la malignidad del islam y que amenazan a las sociedades democráticas no solo con sus valores fanáticos, sino con la violencia real que de ellos se deriva de modo natural. Se enlaza esta idea con toda una construcción orientalista y colonial: la de que las gentes musulmanas ponen la religión –con lo que quiera que eso signifique– por encima de todo, siendo incapaces de asumir otro sistema de valores o de leyes que no sea el que marca el islam, de modo que se justifica para el Estado la necesidad de proveerse de los instrumentos que aseguren la adhesión a las verdades republicanas. Son dos, fundamentalmente, la laicidad y la mixidad. 

Los hitos del otoño

Apenas un mes antes del homicidio de Conflans-Sainte-Honorine, a mediados de septiembre, estallaron dos polémicas relacionadas con el pañuelo musulmán. En la primera de ellas, en el curso de una comisión en la Asamblea Nacional sobre los efectos de la covid en la juventud, dos diputadas conservadoras, una de ellas del partido del gobierno, abandonaron la sala ante la presencia de la representante de estudiantes, con hiyab, por entender que en el espacio donde reside el corazón de la democracia no es admisible un signo que cuestiona la igualdad entre hombres y mujeres y el principio republicano de laicidad; en la segunda, una periodista veterana de Le Figaro, el diario conservador, retuiteaba una propaganda de un programa de recetas cuya cocinera lleva hiyab. El tuit se acompañaba de la frase “11 septembre” y de otros mensajes que explicaban que el propio programa era una promoción del velo islámico, nombrándolo como ideología mortífera y afirmando al mismo tiempo que no quería asociar a la joven cocinera, Imane, a una terrorista. La periodista fue amenazada en las redes, provocando una ola de solidaridad. 

El 2 de octubre, el presidente francés, Emmanuel Macron, presentó un plan contra el “separatismo islamista”, en línea con la lucha contra el islamismo radical

Por último, un par de semanas antes del asesinato del profesor Paty, el 2 de octubre, el presidente francés, Emmanuel Macron, presentaba un plan contra el “separatismo islamista”, en línea con la lucha contra el islamismo radical que “afirma que sus propias leyes son superiores a las de la República”, con su adoctrinamiento y sus prácticas culturales, que buscarían la constitución de una contra-sociedad. Aunque daba la impresión de que el preanuncio de la ley se había ido apoyando en estas pequeñas polémicas previas, no había sucedido nada especial que justificara este discurso ni la ley que anunciaba. Más bien al contrario, ya que existe una clara continuidad de las políticas de Macron con sus predecesores en el cargo; con Sarkozy especialmente, que se tomó como una cruzada la lucha contra el islam, incluso cuando ya no era presidente, instigando a la prohibición del burkini en las ciudades del sur que estaban en manos de su partido; pero también con Hollande, expresidente socialista, que en 2012 resucitó el Observatorio de la Laicidad, para tener un instrumento regulatorio de ciertas prácticas que consideraba contrarias a los valores republicanos. Uno de los objetivos era la extensión de la prohibición  de 2004 del pañuelo musulmán a otros ámbitos fuera del ámbito escolar, como el sanitario o restringiendo la presencia de las madres con pañuelo en las excursiones escolares, impidiéndoles así cualquier forma de implicación en los espacios educativos. Como dato curioso, hay que añadir que hace meses que se cuestiona la continuidad del actual responsable del Observatorio a causa de su moderación respecto a las restricciones de derechos para musulmanas y musulmanes en Francia, ya que ha rebajado la dureza discursiva y la capacidad restrictiva de este organismo en la gestión del islam en el espacio público.

No sería arriesgado suponer que la necesidad de un dispositivo más fuerte esté en relación con la promulgación de esta nueva ley que reforzará la exclusión de la población musulmana mediante el aumento de las regulaciones en el espacio público, como la obligación de neutralidad religiosa para las personas asalariadas de las empresas concesionarias de servicio público, especialmente en el caso del transporte. Macron menciona especialmente los signos ostensibles religiosos, empleando el mismo lenguaje de la ley de 2004. La aplicación de esta normativa se traducirá en que las mujeres con pañuelo –que siguen siendo el objetivo fundamental de estas normativas– verán aún más reducidas sus ya mermadas oportunidades laborales. Ya se intentó excluirlas de la universidad pública en 2015, sin éxito.

En este contexto, cobra sentido que Marlène Schiappa, la ministra de Ciudadanía, planteara antes del discurso del 2 de octubre, que en esta nueva ley también estarían prohibidos los certificados de virginidad y que se sancionaría al personal médico firmante, por ir contra la dignidad de las mujeres, utilizando en este caso el argumento feminista para sostener el enésimo intento de estigmatizar y criminalizar a la población musulmana a través de la relación entre hombres y mujeres. Se trataba de movilizar la artillería para recabar el apoyo de otros sectores a esta ley paracaidista que aparece en plena pandemia.

El ministro del Interior admite que la operación contra decenas de individuos que no tienen una relación con la investigación responde a que “tiene ganas” de pasarles un mensaje

El dramático asesinato del profesor, junto con el lanzamiento de la ley, que se hará efectiva en diciembre, ha compuesto la tormenta perfecta, que favorecerá sin duda el apoyo a la segunda y permitirá más soltura en la toma de medidas represivas contra musulmanes religiosos antes de que pueda demostrarse siquiera que tuvieron algo que ver con la comisión de ningún delito. Es el caso de Sefrioui, un hombre franco-marroquí, descrito como “islamista radical” por los medios franceses, que apoyó una reclamación de un padre de la escuela contra el profesor asesinado, con el argumento de que las caricaturas de Mahoma que mostraba en la clase ofendían a los escolares. Ante la falta de éxito, organizó una concentración a la puerta del colegio. Ahora está en arresto domiciliario, junto con otras personas, por haber podido incitar al homicidio de Paty. Algunos hablan de la fatwa de Sefrioui no en el sentido que realmente tiene el término, de opinión legal sobre un asunto, sino de sentencia de muerte proferida contra alguien por herejía. Así, Sefrioui habría condenado al docente, al señalarlo en las redes. No sabemos aún si tuvo o no un papel, pero lo que sí sabemos es que aunque no hubiera sucedido así, él y su familia estarán ya permanentemente bajo sospecha, igual que cientos de miles de musulmanas y musulmanes franceses para los que la religión ocupa un lugar importante en su vida y que no se esconden para rezar en la mezquita o para mostrar públicamente su religiosidad llevando un pañuelo. Puede ser que mucha gente no comparta esas ideas o que, directamente, tenga problemas con la religión, pero eso en ningún caso debería ser un argumento para el despojo de los derechos ciudadanos. La impunidad de estas acciones por parte del Estado roza los límites de lo creíble, ya que el ministro del Interior admite que la operación contra decenas de individuos que no necesariamente tienen una relación con la investigación responde a que el ministerio “tiene ganas” de pasarles un mensaje.

También las asociaciones antirracistas, particularmente las que luchan contra el racismo antimusulmán, se están viendo arrastradas en esta caza de brujas, como muestra el caso del Colectivo contra la islamofobia (CCIF) –entre otras– para la que el propio ministro del Interior – cuyo segundo nombre es Moussa– pide en estos días la ilegalización por estar “manifiestamente implicada” en los hechos que condujeron al asesinato de Paty, declarando a la asociación enemigo de la República. En un texto que ha divulgado en redes sociales, la propia asociación, que cumple 20 años, remarca cómo hace diez, solo la extrema derecha se atrevía a pedir su cierre, mientras que hoy es el propio ministro del Interior quien lo hace, forzando a los partidos, a los movimientos sociales y a la gente común, a elegir entre la lucha antirracista o la lucha antiterrorista. El Estado francés se apresura a seguir caldeando el ambiente para imponer las nuevas normativas, disimulando su carácter represor y racista y haciéndolas pasar por medidas de protección a la población, que sigue conmocionada con el asesinato. Es, sin duda, un paso más en ese proceso que ha sido bautizado como lepenización de los espíritus y que refleja la fuerza creciente de los valores de la extrema derecha tanto en la clase política como en la sociedad. 

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

–––––––

Ángeles Ramírez es antropóloga y profesora de la Universidad Autónoma de Madrid.

Autora >

Ángeles Ramírez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí