1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Entrevista a John Shipton / Padre de Assange

“La opresión de Julian es el gran crimen del siglo XXI”

Denis Rogatyuk (Internacional Progresista) 4/10/2020

<p>John Shipton, padre de Assange.</p>

John Shipton, padre de Assange.

weltnetzTV

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Julian Assange permanece en la prisión de máxima seguridad de HMP Belmarsh en Londres. A pesar de su mal estado de salud, su juicio de extradición a los Estados Unidos se ha reanudado este 7 de septiembre, tras ser pospuesto por la pandemia de la covid-19.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

John Shipton ha estado a la cabeza de la defensa de su hijo, Julian Assange, de la persecución política, los cargos falsos, el acoso y la calumnia por parte de figuras políticas, medios corporativos y el gobierno de los Estados Unidos. Aquí comparte con nosotrxs sus pensamientos y sentimientos sobre la lucha por traer a su hijo a casa.

La lucha por traer a Julian a casa ha sido un desafío monumental desde su injusta condena, pero ciertamente se ha vuelto mucho más difícil desde su expulsión de la embajada ecuatoriana en marzo de 2019. ¿Cuáles han sido las principales acciones que usted y la campaña han emprendido desde entonces?

Julian es un artefacto histórico. Nunca unx periodista, editorx de una publicación, enfrentó una embestida de esta intensidad. Cayeron contra él del Reino Unido, Suecia, los Estados Unidos y Australia, con todas las fuerzas que pudieron reunir.

Violaron todas las leyes de derechos humanos y el debido proceso al enviar a Julian a los Estados Unidos y destruirlo (como ser humano). Ante nuestros ojos hemos visto el asesinato gradual de Julian a través de la tortura psicológica, la interrupción incesante de los procedimientos y el debido proceso. Eso es contra lo que luchamos.

Durante la última audiencia, la jueza Baraitser le pidió a Julian que probara que no estaba bien porque no apareció en el video. Entonces, de nuevo, vemos que un proceso que presenciamos una y otra vez es culpar a la víctima. En el caso de Australia, lxs australianxs dicen que han ofrecido asistencia consular, que consiste en ofrecer el periódico de la semana pasada y ver si aún estás vivx. Eso es todo. El DFAT sostiene que han hecho 100 ofertas (en asistencia consular). Bueno, este es un profundo testimonio de fracaso.

Ya han pasado once años. Julian lleva detenido arbitrariamente once años.

El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria declaró que Julian fue detenido arbitrariamente y que debería ser compensado y liberado de inmediato. El último informe fue en febrero de 2018. Ahora es 2020 y Julian sigue en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh bajo encierro las 24 horas del día.

¿Cómo describiría la relación entre la campaña actual para su liberación y la organización WikiLeaks?

WikiLeaks continúa su trabajo y mantiene la biblioteca más extraordinaria de la diplomacia estadounidense desde 1970. Es un artefacto extraordinario que cualquier periodista o historiadorx, cualquiera de nosotrxs pueda buscar los nombres de aquellxs que han estado involucradxs en la diplomacia estadounidense en sus propios países, o con los Estados Unidos. Este es un gran recurso que se sigue manteniendo.

WikiLeaks lanzó otro conjunto de archivos, por lo que WikiLeaks continúa su trabajo. Las personas que defienden a Julian y Wikileaks incluyen a cien mil personas en todo el mundo que trabajan constantemente para lograr la libertad de Julian y detener esta opresión de la prensa libre, de publicación, de editorxs y periodistas. Trabajamos constantemente para hacer eso. Hay alrededor de 80 sitios web en todo el mundo que publican y se manifiestan por la libertad de Julian. Y alrededor de 86 páginas de Facebook dedicadas a Julian, así que hay muchxs de nosotrxs y el aumento de la ayuda continúa hasta que el gobierno de Australia y el Reino Unido reconozcan que este es el crimen, la opresión de Julian es el gran crimen del siglo XXI.

La última acusación contra Julian es con respecto a la supuesta conspiración con piratas informáticxs “anónimxs” no identificadxs, lo que parece ser otro intento de acelerar su extradición. ¿Cree que este es un síntoma de desesperación por parte del Departamento de Justicia?

No, yo no (…) A las personas que trabajan en el Departamento de Justicia se les paga, tengan éxito o no, si Julian es extraditado, se les paga, si no es extraditado, se les paga. Todavía se van a casa, toman una copa de vino, llevan a lxs niñxs al cine y luego vienen a trabajar al día siguiente y piensan en otro instrumento de tortura para Julian. Este es su trabajo.

Al Departamento de Justicia le gustaría ver el juicio retrasado hasta después de las elecciones estadounidenses. Por lo tanto, lxs abogadxs de la corte apelarán ante el hecho de que no han tenido tiempo de acomodarse e intentarán que se cambie la fecha de la audiencia. Eso es lo que me imagino. Pero no creo que sea un acto de desesperación en absoluto.

En todo caso, nos están dando a quienes defendemos a Julian más cosas de qué preocuparnos, de modo que nuestras energías no se centren únicamente en sacar a Julian, mientras que la conversación gira en torno a esta nueva acusación y quién está incluido en ella. Son Siggy y Sabu, quienes no son testigos creíbles. Siggy es un agresor sexual o estafador famoso que robó 50.000 dólares de WikiLeaks, etc. No hay testigos creíbles (de estas acusaciones). Supongo que es para retrasar la audiencia o para hacer que la conversación se desvíe de lo que es importante.

Se ha investigado y publicado mucho sobre la vida y los primeros días de Julian como hacker en la década de 1990. Me gustaría discutir los aspectos de su vida que le han dado la capacidad de recuperación y la fuerza para resistir los desafíos que enfrenta ahora. Julian está increíblemente comprometido a decir la verdad en sus entrevistas, es muy articulado y muy cuidadoso al comunicar y elegir las palabras exactas para describir las cosas. ¿Es algo que su familia le enseñó o es algo especial de Julian?

Sabes que eso es un regalo que me gustaría tener a mí. Entonces no sé de dónde vino. Supongo que tendrías que preguntarle a los dioses.

Ante nuestros ojos hemos visto el asesinato gradual de Julian a través de la tortura psicológica, la interrupción incesante de los procedimientos

Julian es su propio hombre por completo y el camino que ha forjado es distinto y claramente suyo. Lo admiro y estoy orgulloso de él por su capacidad de adaptación y su capacidad para continuar luchando a pesar de once años de incesante tortura psicológica, que no viene sin un costo.

Sin embargo, creemos que prevaleceremos y Julian podrá regresar a casa a Australia y quizás vivir en Mullumbimby o en Melbourne por un tiempo. Solía ​​vivir aquí en la esquina.

Julian mostró una increíble capacidad de recuperación física y mental durante los últimos 9 años, particularmente en los casi 8 años que pasó en la embajada ecuatoriana y el año pasado en la prisión de Belmarsh. ¿De dónde cree que proviene esta fuerza: sus convicciones morales y políticas o algo que desarrolló en su vida temprana en Australia?

Creo que es otro don que él tiene. Que continuará luchando por lo que cree. Y si hay elementos de verdad en aquello por lo que está luchando, bueno, entonces nunca se rinde. Es un aspecto de su carácter.

A mí no me interesa pelear, pero me fortalece luchar por Julian y cada insulto u ofensa contra Julian aumenta mi determinación de prevalecer y la determinación de lxs partidarixs de Julian de prevalecer. Cada insulto aumenta nuestra fuerza, ​​como cuando se presentó el segundo lote de acusaciones la semana anterior a la pasada, sus seguidorxs en todo el mundo alzaron la voz con incredulidad y comenzaron a crear conciencia sobre la situación de Julian. Así que es realmente interesante, el Departamento de Justicia podría pensar una cosa que nos hace fracturarnos, pero lo que realmente sucede es que la afluencia de apoyo continúa sin cesar.

John, quisiera hacerle una pregunta personal. ¿Cómo se siente ser el padre de un hombre como Julian, ver a su hijo pasar por todas estas dificultades y calumnias, y continuar viajando y luchando por su liberación por todo el mundo?

Es difícil creer lo que la gente dice sobre él. Como aquellxs políticxs estadounidenses que hablaban de dispararle, lxs empleadxs de UC Global en España que se suponía que velarían por la seguridad de la embajada ecuatoriana quienes especularon sobre cómo envenenar a Julian a instancias de la CIA, el Mossad o Sheldon Adelson.

Pero sabes, lo ignoro. No le presto la más mínima atención. Me sorprende que las personas pongan sus energías en insultar a Julian y nunca lo hayan conocido. Nunca lo han visto y sin embargo encuentran el tiempo y la energía para escribir cosas difamatorias.

Estoy muy sorprendido de que la gente ponga sus energías en ese tipo de cosas, pero no cuento el costo ni por un minuto. Hago lo que estoy haciendo aquí hoy contigo, hago lo que se presenta y luego paso a lo siguiente, pero nunca cuento los costos.

Desde que comenzaron las audiencias de extradición, el gobierno de los Estados Unidos, particularmente Trump, Mike Pence y Mike Pompeo, han estado duplicando sus ataques contra Julian y WikiLeaks. Pompeo incluso lo llamó “un servicio de inteligencia hostil no estatal, a menudo instigada por actores estatales como Rusia”. El establishment estadounidense parece estar totalmente en contra de ellos y ambos partidos principales están tomando parte ¿Cuál crees que debería ser la estrategia de activistas y periodistas en los Estados Unidos para desafiar esto?

Bueno, en primer lugar, Mike Pompeo es un fallido secretario de Estado, un fallido director de la CIA, que declaró la guerra a WikiLeaks para obtener el apoyo de la CIA para sus futuras ambiciones de postularse a la presidencia.

El secretario de Estado es un cargo importante. Sin embargo, Mike no me parece una personalidad históricamente significativa. El establecimiento estadounidense debe estar en línea con lo que la CIA quiere y piensa.

En ese discurso el 23 de abril de 2017, Pompeo deseaba obtener el apoyo de todxs sus trabajadorxs en su candidatura a la presidencia y también intimidar a periodistas, editorxs y publicaciones de todo el mundo. Su único objetivo es arruinar la capacidad de llevar al público ideas e información, y nuestra capacidad como miembros del público para hablar entre nosotrxs y resolver las cosas a través de esta conversación sobre lo que debemos hacer y cómo debemos vivir la vida. Solo quieren salirse con la suya, declarar la guerra a quien sea, asesinar a otro millón de personas, destruir Yemen, destruir Libia, destruir Irak, destruir Afganistán, destruir Siria, la lista continúa. Millones de personas refugiadas inundan el mundo y se mudan a Europa.

El Magreb en crisis. El Levante en confusión. Palestinxs asesinadxs. Este es su objetivo. Entonces, para nosotrxs, dependemos de ustedes para que nos brinden información veraz para que podamos tener opiniones justas sobre cómo se está moviendo el mundo a nuestro alrededor. Lo que Pompeo quiere es que se crea lo que él dice.

Pueden ver su historia, dicen que puede haber hasta cinco millones de personas que murieron desde 1991 como resultado de que los Estados Unidos y sus aliados invadieron Irak en una guerra ilegal. Puedes ver Collateral Murder (Asesinato colateral) y puedes ver a un buen samaritano arrastrando a un hombre herido a su auto para llevarlo al hospital, llevando a sus hijos a la escuela. Asesinado ante tus ojos. Los pilotos del helicóptero pidieron instrucciones para poder disparar a un hombre herido: dos niños y dos buenos samaritanos. Sin embargo, dependemos de ustedes, periodistas, editorxs, publicaciones, para que nos traigan los crímenes que comete el gobierno de modo que tengamos energía para prevenir estos asesinatos, toda la energía y determinación que podamos reunir para prevenir el asesinato y destrucción de todo un país.

Si me permites recordarles, en Melbourne un millón de personas marchó contra la guerra de Irak. Creo que un total de 10 millones de personas en el mundo. No queremos guerra. Nos mienten para tener guerras, por satisfacer cualquier cosa. Escuchar el lamento de las viudas, los gritos de lxs niñxs. Es monstruoso. Entonces necesitamos la información para decir no.

La nueva Guerra Fría entre los Estados Unidos (y la UE) por un lado y China (y Rusia) por el otro, amenaza con llevar a la gente común del mundo a otra confrontación en nombre de las élites políticas y económicas entre estos países. Según su experiencia de buscar apoyo internacional para Julian, ¿cuáles son las mejores formas de forjar la solidaridad a través de las fronteras?

Creo que la mejor manera es hablar con tus amigxs y discutir estas cosas para tomar conciencia fuera de lo que los medios de comunicación masiva quieren que veamos y escuchemos.

Entonces, solo las conversaciones cara a cara y luego las conversaciones en las redes sociales son suficientes. En las últimas dos semanas Facebook, YouTube y Twitter como plataformas eliminaron ciertos temas de discusión y ciertos canales. Los eliminan porque estamos teniendo éxito, no porque nadie los vea.

Pompeo es un fallido secretario de Estado, un fallido director de la CIA, que declaró la guerra a WikiLeaks para obtener el apoyo de la CIA para sus  ambiciones presidenciales

La Copa del Mundo de Sochi fue un gran ejemplo de esto, un éxito fabuloso. Todxs lxs que fueron a Rusia regresaron llenxs de admiración por Rusia y la hospitalidad rusa. Bueno, esto es lo que se necesita para que las personas comunes se conozcan y discutan asuntos importantes, sin depender de CNN o cualquier otra persona que hable sobre cómo debería sentirse sobre este o aquel tema. Simplemente hablen con amigxs, hablen con grupos de personas, hablen, intercambien ideas, intercambien dónde obtener buena información y las cosas cambiarán. Tengo una creencia inquebrantable en la capacidad y la bondad de la humanidad en general, y siempre tengo razón porque 10 millones de personas marcharon contra la guerra de Irak, pero unxs cientos manipularon naciones para destruir Irak. La gente común no quiere guerra. Queremos poder hablar con nuestrxs amigxs y cuidar a nuestras familias.

La pandemia de Covid-19 no solo ha revelado las deficiencias del orden económico neoliberal, sino también su creciente inestabilidad y desesperación por mantenerse. Esto también es cierto con respecto a los prominentes gobiernos de derecha de los Estados Unidos, Brasil y Bolivia que buscan silenciar periodistas e informes sobre la mala gestión de la pandemia. Estamos viendo el periodismo independiente bajo ataque en todo el mundo, a través de la censura, la intimidación, las amenazas, los asesinatos. ¿Cuál debería ser la mejor manera de luchar contra ellos?

Estos gobiernos no pueden siquiera cuidar a sus propias poblaciones, mucho menos ordenar el mundo de manera decente. Sus ambiciones son ordenar al mundo mientras ni siquiera pueden cuidar a la gente de Seattle (…) Por supuesto que oprimen a lxs periodistas. Por supuesto que oprimen a las publicaciones. Por supuesto que eliminan las autorizaciones para permitirles transmitir en un determinado espectro. Las plataformas se eliminan porque seguimos entendiendo y exponiendo sus deficiencias criminales.

De hecho, en realidad consideran que la frase inmunidad colectiva es algo científico y realmente contemplan permitir que mueran cientos de miles de personas mayores.

No envejeces y te mejoras, envejeces y te enfermas un poco más. La sola contemplación de eliminar la parte estabilizadora de una sociedad altera la estabilidad de las personas —lxs jóvenes están llenxs de vigor y lxs mayores llenxs de cautela, es un equilibrio justo en la sociedad— permitiéndoles morir, por cualquier razón que no podamos discernir. Ya no cuesta dinero cuidar un sector de la sociedad. No pierdes nada por ello, de hecho obtienes acceso a la experiencia y el juicio del sector más antiguo de tu sociedad. Por lo tanto es incomprensible, cómo el mismo neoliberalismo, nadie entiende por qué lo tenemos, pero está ahí.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

–––––––

Denis Rogatyuk es periodista en El Ciudadano; escritor, colaborador e investigador en varias publicaciones como Jacobin, Tribune, Le Vent Se Leve, Senso Comune y otras.

Este artículo se publicó originalmente en Internacional Progresista.


Autor >

Denis Rogatyuk (Internacional Progresista)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí