1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CAMPAÑA PERMANENTE

Camino al plebiscito: la hora de la verdad del estallido social chileno

La cita con las urnas el 25 de octubre es la gran oportunidad para abrir una puerta que, desde aquel fatídico 11 de septiembre de hace ya 47 años, parecía cerrada y sellada como las puertas de un búnker

Facundo Ortiz Núñez Valparaíso , 9/10/2020

<p>Calles de Valparaíso (Chile).</p>

Calles de Valparaíso (Chile).

Facundo Ortiz Núñez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A un mes de que se cumpla un año del inicio del estallido social en Chile, los partidos tradicionales, las organizaciones sociales y los movimientos asamblearios que nacieron en las protestas van posicionándose frente a la cita con las urnas que les espera el 25 de octubre en medio de la pandemia. Mientras la derecha pivota su postura buscando constituirse como líder del proceso y la izquierda política se embarra en una batalla por el liderazgo, el inicio oficial de la campaña provoca poco entusiasmo en la ciudadanía, ya que, para los que tomaron las calles desde finales del año pasado, la auténtica campaña empezó el 18 de octubre.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

*****

En una de las comunas todavía en cuarentena, la familia se organiza para ver quién va a hacer la compra. Uno ya gastó sus dos permisos semanales, al otro le queda uno. Entra en la página de la Comisaría Virtual y selecciona de entre las opciones la que mejor calza: “compra de alimentos”. Tras introducir sus datos de identificación, motivación, dirección de origen y de destino y firmar electrónicamente la declaración jurada, el usuario pasa a disponer de tres horas de libertad legal para salir a la calle. Muchos salen igualmente sin pedir permiso alguno, confiando en no cruzarse con los carabineros ni con los militares, que tienen la posibilidad de detener a cualquiera sin permiso (o que haga un “uso incorrecto” del mismo, como usarlo para manifestarse). Pero es complicado: uno puede encontrarse a los agentes pidiendo los permisos a la entrada de los supermercados, rodeados por grafitis viejos y recientes en las paredes. Hay uno que resalta, en letras grandes, escrito a ambos lados de la entrada: “Apruebo”.

“Vámonos, poh, que están los pacos”, le dice una señora a otra en la fila para entrar a un Líder. “Ni siquiera sé utilizar el celular, imagínate si voy a saber sacar el permiso por internet”, me aclara antes de desaparecer. A pocos metros, los vendedores ambulantes y los malabaristas que entretienen a los conductores frente al semáforo prosiguen su día a día como si la cuarentena no fuera con ellos. Ahora bien, dos carabineros a caballo que cruzan el parque se acercan a una familia que descansa en un banco y el prolongado intercambio indica que algo no va bien con su presencia allí, quizá porque ni están consumiendo ni están produciendo, lo que los convierte, a diferencia de los anteriores, en transmisores a vigilar. 

En el Plan –denominación de la parte plana de la ciudad, corazón económico de la misma– de Valparaíso, la afluencia de gente no es muy distinta a la del momento previo a que se estableciera la “cuarentena total” en la comuna. Las imágenes de capitales europeas completamente vacías nunca se han llegado a ver a este lado de los Andes. Primero el hambre provocó nuevas protestas en las comunas más precarias, luego vino la batalla por recuperar el 10% de las cotizaciones de las AFP (administradoras de fondos de pensiones privadas), nueva derrota del ejecutivo de Piñera que hasta el último minuto apostaba por un sistema de créditos estatales para no tocar el imperio de las pensiones privadas. Incluso a ojos de sus aliados de coalición, la situación era clara: cualquier metedura de pata podría llevar a un nuevo estallido. Los políticos contrarios a la medida fueron funados (sufrieron escraches) en las redes. Llegaron incluso a amenazar a algún senador con ir a apedrear su casa si no se aprobaba la ley. Los cacerolazos y barricadas, recurrentes hasta la noche anterior a la aprobación en el Senado, fueron después reemplazados con aplausos y bocinazos de júbilo. Aquel golpe a las AFP se celebró como si Chile hubiera ganado la Copa América.

La rabia en Chile no se ha aplacado, solo se ha resentido por la mezcla de despidos masivos, el incremento de las dificultades económicas y el auge de depresión

La cosa no acabó ahí. Nuevos asesinatos de mujeres durante la cuarentena fueron respondidos con marchas contra la violencia sexual (una de ellas culminó a las puertas de la casa del agresor, a quien se le había concedido arresto domiciliario, hasta lograr que la Justicia diera marcha atrás y dictaminara prisión preventiva). En la Araucanía, se han sucedido huelgas de hambre de comuneros mapuches para pedir el arresto domiciliario, tomas de municipios para apoyar a sus compañeros, desalojos violentos por parte de grupos racistas y paros de camioneros. La rabia en Chile no se ha aplacado, solo se ha resentido por la mezcla de despidos masivos, el incremento de las dificultades económicas y el auge de depresión y los problemas psicológicos que han surgido a raíz de la “nueva normalidad”, que ha puesto de relieve la desigualdad y los problemas sociales estructurales que las manifestaciones de octubre denunciaron. 

Un plebiscito pandémico 

Quizá en la marcada sensación de falsa cuarentena tenga también algo que ver el hecho de que Santiago ya esté desconfinada, al igual que otros varios municipios, por mucho que las cifras del virus no sean muy halagüeñas: a nivel oficial, se sigue informando de más de mil casos de contagios nuevos y de alrededor de 40 fallecimientos al día. O quizá es que el respeto a la ley representada por los “pacos” está en sus horas más bajas, lo que deja a los uniformados el único recurso de ir controlando, multando o deteniendo con el único objetivo de desalentar y amedrentar, pero sin la capacidad efectiva de convencer a la población de encerrarse en casa, particularmente a los sectores que se encuentran sin trabajo ni recursos. La última medida anunciada, que justifica allanamientos de morada con uniformados por razones sanitarias, pone de relieve que la violencia sigue siendo el lenguaje más utilizado para controlar a la población. 

Pase lo que pase, los chilenos acabarán votando con los militares resguardando los puntos de votación

El progresivo desconfinamiento gradual y la violencia estatal, que no se ha interrumpido durante el estado de emergencia, ha llevado a que se reinicien nuevas movilizaciones en la plaza de la Dignidad y en regiones, contestadas con la represión y detenciones que parecen ya consanguíneas al diálogo entre gobierno y manifestantes. Las imágenes contrastan con el reciente paro del sector de los camioneros, que eran escoltados y protegidos por los agentes (incluso de otros manifestantes que protestaban contra los mismos camioneros), y cuyo petitorio de catorce medidas para aumentar su seguridad y la “mano dura” contra los mapuches en la Araucanía incluía diez que el gobierno había intentado convertir en leyes sin éxito. El paro terminó a los pocos días de que se difundieran vídeos de un grupo de camioneros celebrando asados en medio de las carreteras bloqueadas, acompañados de prostitutas, sin respetar medida de seguridad alguna, mientras provocaban desabastecimientos en plena pandemia.

Ante este escenario, en el que los trabajadores que han tenido la suerte de conservar su empleo van retomando sus actividades, el ministro de Educación sigue insistiendo en la posible reapertura de clases, el nuevo ministro de Sanidad subraya que la situación está mejorando y que hasta se hayan emitido permisos especiales para celebrar en familia las Fiestas Patrias, nada parece justificar un nuevo aplazamiento del referéndum sobre la nueva constitución que debía celebrarse en abril. Eso sí, Sebastián Piñera ya ha extendido nuevamente el estado de excepción por otros 90 días, lo que significa que, pase lo que pase, los chilenos acabarán votando con los militares resguardando los puntos de votación.

Las características de cómo se llevará a cabo el proceso aún están muy verdes. El voto online fue rápidamente descartado y, tras un breve debate, también la participación en el proceso de los contagiados de covid-19, que han recibido la amenaza explícita de ser detenidos si son descubiertos yendo a votar. A esa ausencia se le sumará la de las más de 2.000 personas que siendo detenidas durante las manifestaciones permanecen aún en las cárceles, y cuya condición de reos les impediría votar según la ley chilena. Más allá de eso, se sabe poco de cómo funcionarán las filas, de qué medidas de seguridad concretas se pondrán en marcha para asegurar que la jornada electoral transcurra exitosamente, y es esta indefinición la que aún suscita temores: un repunte de casos de covid-19, por otra parte esperable, podría dar una excusa para un nuevo aplazamiento que, esta vez sí, sería contestado con agresividad. La nueva constitución ni siquiera ocupa en los medios un espacio privilegiado, parece concentrarse en las columnas de opinión, donde intelectuales, asociaciones o periodistas señalan aspectos que deberían ser abordados en el proceso. Sin embargo, en las entrevistas y declaraciones públicas, tanto el plebiscito, como incluso su resultado, parecen haber sido asumidos por todo el arco político. El debate se ha ido reduciendo a otro: determinar qué fuerza o sector político será el que finalmente se apropie de la bandera de su resultado. 

Si no puedes con el enemigo, únete a él 

Antes de que el coronavirus llegase a Chile, la situación era explosiva. La UDI, uno de los partidos más conservadores, comparaba el referéndum con el bombardeo a la Moneda, y los más aguerridos defensores de la opción del “Rechazo” convocaban sus propias manifestaciones, algunos incluso ataviados con lumas (bastones que usan los carabineros) y armas de fuego, entonando el himno e incluyendo las estrofas militaristas que fueron retiradas después de la dictadura. Políticos de derecha (actuales o retirados) anunciaban el caos y la destrucción del país. La pandemia, como paréntesis (es un decir) al conflicto de fondo, ha dado tiempo a esos sectores conservadores a reorientar su discurso, conscientes del peligro que supondría jugárselo todo a una opción que ni ellos mismos ni ninguna encuesta consideran ya viable.

La única posibilidad de arrebatarle el poder a la coalición de centro-derecha es que se presente un proyecto alternativo coherente, algo que por el momento parece casi imposible

“Creo genuinamente en el ‘Apruebo’. Y lo que quiero hacer ahora es tratar de convencer que hay que abrazar este camino y jugársela”. No son palabras de un “vándalo”, como llamaba Piñera a los manifestantes de octubre, sino de Joaquín Lavín, miembro de la UDI, del Opus Dei, exfuncionario de la dictadura y actual alcalde de Las Condes, una de las comunidades más privilegiadas de Santiago. Situado hasta el momento como el más probable sucesor de Piñera, en tanto que potencial pegamento para mantener unida a la derecha en los futuros procesos electorales, su descarado coqueteo con la socialdemocracia parece casi un arranque de campaña para la elección presidencial de 2021. La élite chilena tiene una larga tradición de gatopardismo y, aunque tarde, ha aceptado la ola de cambio: no se equivoca al pensar que un candidato moderado podría valerle no solo los votos de una derecha aterrada ante un probable empuje de las opciones de izquierda, sino también votos de la DC o del Partido Socialista, demasiado desprestigiados para ganar las elecciones. Lavín no es el único. Incluso Pablo Longueira, antiguo candidato a la presidencia por la misma formación política, ha apuntado también a votar “Apruebo”, así como otras figuras que hace solo unos meses defendían con uñas y dientes la opción del “Rechazo”.

La sorpresa definitiva ha llegado del mismo presidente Piñera, que hace unos días presentaba un decálogo de medidas que, a su juicio, deberían estar presentes en la nueva constitución, entre las que llama la atención su llamado a respetar y promover los derechos humanos, su defensa de un sistema público y gratuito de educación y salud y asegurar pensiones dignas para todos. Curiosamente, es su mismo gobierno el que ha hecho todo lo que estaba en su mano para parar los pies a las masas que pedían esos mismos derechos, haciendo un uso desmedido de la fuerza policial e incurriendo en numerosas violaciones a los derechos humanos por el camino que ahora se acumulan en los juzgados bajo forma de denuncias a las fuerzas de seguridad.

Esta nueva estrategia, auspiciada incluso por sectores del empresariado, apunta a ocupar el espacio que, hasta la fecha, la izquierda política parece haber cedido para no ganarse la desconfianza del movimiento popular, que desconfía de los partidos. La ausencia de liderazgo permitió entender la movilización como un movimiento espontáneo, pero ese mismo vacío permite que esta reformulación moderada del proyecto de centro-derecha pueda calar entre todos aquellos que le temen los cambios radicales. Abandonando el camino de la negación y enemistad frontal contra la población descontenta, la derecha concentra así sus esfuerzos ahora en el “día después”, para asegurarse de que el timón de la nueva constitución quede en sus manos.

Unir a los frentes de Judea

Visto así, los conservadores parecen haber hecho sus deberes. Tienen candidato, programa y discurso de campaña, por mucho que Lavín represente los mismos intereses que el actual presidente (el mismo Piñera se presentaba como una opción moderada en su día). ¿Qué hay de la izquierda? Sus integrantes dan por sentada la victoria del “Apruebo”, y, al igual que los conservadores, sus miras están puestas en lo que suceda después. Si hay algo que es evidente para el nutrido y dividido cóctel de partidos progresistas es que la única posibilidad de arrebatarle el poder a la coalición de centro-derecha consiste en que se presente un proyecto alternativo coherente, unificado, algo que por el momento parece casi imposible.

Hasta ahora, solo un político se ha presentado a sí mismo como candidato para enfrentar el proyecto conservador: Daniel Jadue, alcalde de la comuna de Recoleta. Con una trayectoria sólida que ha privilegiado las políticas sociales en su municipio, lidera en la actualidad las preferencias presidenciables en las encuestas. Las ocasiones en que se presentó en la plaza Dignidad durante octubre y noviembre fue recibido con cariño y muestras de apoyo. Solo hay un problema: Jadue pertenece al Partido Comunista. Desde Salvador Allende, ningún político a la izquierda del socialismo ha logrado superar en Chile el 20% de apoyo en la primera vuelta presidencial. En esta desconfianza no solo influye el legado de la dictadura, sino también la colaboración del PC con el gobierno de Bachelet, que dejó descontento a buena parte del electorado que, en su día, esperaba que la Nueva Mayoría afrontase cambios de calado que nunca se materializaron. 

Los partidos progresistas buscan tanto consolidarse como los representantes del descontento que apenas están haciendo mención a sus propuestas concretas para la nueva carta magna

Por otro lado, Beatriz Sánchez, candidata del Frente Amplio, se mantiene en silencio a la espera de definir si repetirá como candidata o no, movimiento que, en todo caso, resultaría difícilmente provechoso: desde el estallido, el apoyo a la joven coalición progresista decayó abruptamente y algunos de los partidos que la conformaban se escindieron por diferencias con la formación. Los remanentes de la vieja Nueva Mayoría capitaneada por los socialistas, que debería representar la principal oposición del país, lleva un año sin un discurso ni liderazgo alternativo visible. En su reciente labor legislativa, se ha plegado y apoyado todas las leyes represivas de Piñera para contener las protestas, apoyando algunas medidas sociales, pero, en definitiva, convirtiéndose en la muleta de la coalición de Chile Vamos para que pueda mantener el Gobierno hasta la finalización de su mandato.

Todos estos partidos han acumulado rencores y desprecios mutuos en los últimos años, particularmente durante el pico de las protestas, por lo que la tarea de curarse las heridas y tejer una fuerza más extensa que los unifique se prevé complicada, tanto como el de unir a los frentes de Judea en La vida de Brian, un cliché de la izquierda que no por recurrente resulta menos cierto en Chile. Los partidos progresistas buscan con tanto afán consolidarse como los auténticos representantes del descontento que apenas están haciendo mención a sus propuestas concretas para la nueva carta magna. La iniciativa se la dejan a otros. Y a pesar de la simpatía por el alcalde de Recoleta, que no por su partido, la única opción de que su candidatura tenga recorrido es que logre contar con el apoyo (o al menos del voto en segunda vuelta), de toda una serie de fuerzas que siguen más preocupadas por subrayar lo que las separa que lo que las une. Pero no tienen demasiado tiempo. En caso de que los votantes aprueben la redacción de una nueva constitución, los constituyentes se votarían ya en abril. La elección se produciría al mismo tiempo que las elecciones municipales. ¿Podrán en seis meses hacer lo que no han hecho en todos estos años?

La campaña permanente

“Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor”. La voz de Salvador Allende emerge contundente desde un voluminoso altavoz que un vecino ha colocado en el borde de su ventana. De fondo resuenan las cacerolas y bombos, se oye en la distancia una canción de Víctor Jara. Es 11 de septiembre y se cumplen 47 años del golpe de Estado que acabara trágicamente con los sueños de toda una generación. El tiempo no ha borrado su recuerdo. Muchos trajeron aquellas palabras a colación durante los momentos álgidos del estallido, viendo en la posibilidad de una nueva constitución la posibilidad de abrir el candado del estado chileno y, con él, las famosas alamedas de las que habló el “Chicho”. Ni siquiera la pandemia ha impedido a organizaciones de familiares de desaparecidos realizar marchas o velatones a lo largo del país recordando a los torturados y asesinados en dictadura.

Al margen de los movimientos en las cámaras legislativas o platós de televisión, el principal protagonista de toda esta historia, ese magma popular de jóvenes, adultos y adultos mayores que conformaban las históricas manifestaciones de finales de 2019 y comienzos de 2020 sigue su propio camino, fieles a la convicción de que la solución a los dramas sociales del país solo podrá provenir de la acción y participación popular directa. Los llamados a ir a votar, y en particular a votar por la Convención Constitucional, invaden las redes sociales. La marea de mensajes reivindicativos que cubrían las paredes del país ha quedado ahora consolidada en una única palabra que puebla las planchas metálicas que cubren los bancos y supermercados otrora saqueados, que brilla en la noche mediante proyecciones láser contra los edificios, que cuelga de pancartas de los puentes, de ventanas de domicilios particulares: “Apruebo”. Junto al mítico “ACAB” dirigido al Cuerpo de Carabineros, “Apruebo” es lo que más se lee cada vez que uno pone el pie en la calle o espera en las filas de los establecimientos. En ocasiones, viene con una especificación: “Apruebo Convención Constitucional” (la única que permitiría candidatos independientes), o simplemente con un símbolo de “+”, que representa el trazo que debe seguir la mano para marcar la opción. Ninguna de estas acciones esperó a que el Estado declarara abierta oficialmente la campaña sobre el plebiscito; más bien empezó hace meses, ya en octubre, y desde entonces nunca se ha detenido. Es la única campaña auténtica en torno al plebiscito de la que nadie puede escapar. 

Llegar hasta a este referéndum histórico tan aplazado durante décadas, ha costado golpizas, mutilaciones, miles de detenciones y hasta decenas de vidas segadas solo en el último año

Muchas de las asociaciones formadas durante el conflicto social han seguido activas durante la crisis sanitaria. Bajo la consigna de “Solo el pueblo ayuda al pueblo”, han formado redes de ollas comunes a lo largo del territorio para paliar el hambre de sus comunas, se dedican a labores de sanitización en las zonas más abandonadas por el Estado y las más activas políticamente han seguido organizando encuentros en las redes en torno al proceso constituyente. También se han iniciado recientemente las llamadas “Caravanas por el Apruebo”, desfiles en las ciudades de coches portando banderas mapuches o letreros con mensajes apoyando el ir a votar. Algunos de los sectores más duros, todavía críticos con el Acuerdo de Paz que firmaron casi todos los partidos con Chile Vamos, siguen abogando por la Asamblea Constituyente, en oposición a la Convención que propondrá el plebiscito, pero el plan de escribir “AC” en las papeletas podría volvérseles en contra, ya que el temor a una posible anulación de dichos votos planea sombríamente sobre cualquier propuesta en esta dirección. Pero este resurgimiento de política a pie de calle en Chile es muy reciente, y la multitud de asociaciones nacidas en este tiempo vive todavía su capítulo de consolidación. Las redes entre ellas apenas están dando tímidos pasos, y sin una organización fuerte ni dirección clara, corren el riesgo de ir diluyéndose.

El día después

Si atendemos a los últimos procesos constituyentes de América Latina, hay una característica común que en el caso de Chile está ausente. Ya sea en Venezuela, en Ecuador o Bolivia, las nuevas constituciones fueron pilotadas por fuerzas políticas progresistas que contaban entonces con un apoyo mayoritario incuestionable de sus connacionales. Cambiar la Constitución era, en todos esos casos, parte de un programa más amplio que solo podía llevarse a cabo modificando primero las “reglas del juego”. Y después de conseguir el aval popular para derribar las viejas formas, todos estos procesos fueron inmediatamente seguidos de nuevas elecciones que asentaron a dichas fuerzas en el poder, permitiéndoles desarrollar las políticas sociales acordes que emanaban de las nuevas constituciones. Chile no cuenta en la actualidad con ninguna fuerza mayoritaria semejante. Aunque esto parece casar con el espíritu del clima nacional (rechazo a los políticos y la voluntad de que el proceso sea conducido directamente por ciudadanos independientes), el sistema no va a ponérselo fácil. La presión popular logró arrebatar concesiones: habrá paridad de género y cupos para pueblos originarios, aunque solo si gana la opción de la Convención Constitucional. Pero el sistema electoral de fondo no ha cambiado. Una explosión de candidaturas populares e independientes podría culminar en tal división del voto que los candidatos de los partidos institucionales se acaben repartiendo la tarta entre ellos, como es su tradición, perdiendo así el proceso toda posibilidad de aparecer como realmente representativo a ojos de la población. 

La participación será clave para la legitimidad del plebiscito. Como mínimo, debería superarse la participación de los últimos procesos electorales, algo que no debería ser difícil en un país con un marcado desinterés electoral: en las últimas elecciones, la segunda vuelta presidencial que hizo presidente a Piñera convocó a menos del 50% del padrón. Incluso personas que no suelen votar saben que quizá esta vez la situación sea distinta, que quizá esta vez “valga la pena”. Por mucho que todos sepan que el resultado no será la panacea (el proceso de redacción de la nueva constitución se prevé largo y conflictivo, en particular por la opción de veto de los conservadores a las medidas más estructurales), la posibilidad de contar con una constitución redactada en democracia, que barra definitivamente la constitución legada por Pinochet, supone un horizonte lo bastante estimulante como para vencer resistencias, al menos temporalmente. Ahora bien, las cosas han cambiado desde abril, y quien quiera ir a poner su voto por la nueva constitución tendrá que arriesgarse a la posibilidad de sumarse a los casi medio millón de contagiados de covid del país. Un nuevo precio a pagar para una población ya agotada entre crisis económica, social y sanitaria.

El plebiscito, por otra parte, no resolverá a corto plazo el futuro de Chile, menos aún si tenemos en cuenta el complicado panorama producto de la pandemia, pero no cabe duda de que es la gran oportunidad para abrir una puerta que, desde aquel fatídico 11 de septiembre de hace ya 47 años, parecía cerrada y sellada como las puertas de un búnker. Si hay una idea fuerte que mantuvo vivo el estallido durante tantos meses, y cuyos ecos siguen resonando ahora en todos los ámbitos de la vida en Chile, es la sensación de “Ahora o nunca”. Nadie tiene ganas de esperar otros 30 años a que la tierra se mueva, por muy poco ideales que sean las condiciones actuales. Llegar hasta aquí, a este referéndum histórico tan aplazado durante décadas, ha costado golpizas, mutilaciones, miles de detenciones y hasta decenas de vidas segadas solo en el último año. Reparar la violencia con que el Estado reaccionó a la revuelta requerirá con toda seguridad tiempo y un proceso de memoria y reconstrucción a lo largo de los próximos años, siempre y cuando la presión popular se mantenga activa. La posibilidad de un futuro de mayor justicia social, representado mediante un resultado contundente a favor del “Apruebo”, podría ser lo único que dé un horizonte de sentido y esperanza después de tanta sangre derramada. Pero si el proceso termina siendo manipulado y dominado por las mismas élites que llevan décadas gobernando el país, también podría acabar siendo un simple capítulo más de la interminable batalla de Chile.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Autor >

Facundo Ortiz Núñez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí