1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La gran mentira

Historia personal del trumpismo

Este martes tres de noviembre no solo está en juego el próximo inquilino de la Casa Blanca, sino la propia naturaleza de un país que continúa negándose a reconocerse en la imagen que le devuelve el espejo en el que se mira

Diego E. Barros 1/11/2020

<p>Donald Trump se dirige a sus seguidores en un mitin en Pensilvania este sábado 30 de octubre.</p>

Donald Trump se dirige a sus seguidores en un mitin en Pensilvania este sábado 30 de octubre.

Campaña Trump

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No esperen hallar en las siguientes líneas predicción alguna. Más allá de lo que auguren las encuestas y los modelos estadísticos, creo que nadie sabe nada. La razón me dice que ninguna persona decente con sentido común y cierto nivel de empatía hacia los demás puede querer cuatro años más de lo mismo. Las entrañas –hace tiempo que el corazón dejó de servir para estos menesteres– me advierten, como al ángel de Benjamin, de que todo está escrito y es inevitable que el huracán de la historia nos empuje hasta la próxima e irremediable dentellada. Trump, a la vez síntoma y enfermedad, es apenas una casilla más.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Esto es una historia personal y va de sensaciones que se resumen en una: ansiedad. Ansiedad general y familiar, arrastrada durante cuatro años desde que, frente al televisor, una noche de noviembre de 2016, mi esposa se preguntaba incrédula cómo podría mirar a la cara al día siguiente a sus estudiantes, todos hispanos, algunos indocumentados. Algo se rompió hace cuatro años, quizás el país que comenzó a agrietarse la misma noche de la optimista victoria de Barack Obama en 2008. Cuando todo parecía posible nadie supo apreciar un ruido que empezó casi de inmediato.

Nadie o casi nadie lo vio venir tampoco hace cuatro años y sin embargo las señales, como ahora las banderas –siempre de batalla y de odio contra el otro–, estaban por todas partes. Solo hacía falta asomar la cabeza fuera de lo que los norteamericanos llaman nuestros respectivos safe spaces (espacios seguros, zonas de confort), que, en Estados Unidos, significan la América urbana, especialmente las costas y la pequeña isla del Midwest –clave en 2016 y centro de la batalla actual: Michigan, Wisconsin y, sobre todo, Pennsylvania–. Illinois, estado en el que vivo, estado demócrata en el que Trump no tiene nada que hacer, es una buena radiografía del país: permanece azul gracias a Chicago y su área metropolitana, gigantesca aldea de Astérix, inexpugnable e inaccesible rodeada de un mar rojo que, sin embargo, no se ve traducido en votos en el Colegio Electoral. Las dos Américas. Trumplandia comienza justo donde se pierde de vista el skyline de la Ciudad del Viento, convertida ahora en Chi-Raq, en el “desastre” que, junto a urbes como NY, LA, Seattle, Filadelfia, Minneapolis y otras, son el paradigma de “todo lo que funciona mal” en el país de acuerdo a la retórica trumpiana.

Chicago, la ciudad con una alcaldesa lesbiana y afroamericana. Una suerte de símbolo cuyo reverso es el de siempre en América. Cuando vienen mal dadas, como este verano tras el asesinato de George Floyd, lo importante es lo importante: sálvese quien pueda, pues lo importante es salvaguardar lo que, de verdad, es la esencia de la nación desde sus orígenes, la propiedad y toda su carga mitológica. Así en esta democracia ejemplar y única que es la nuestra, en Chicago, como en las demás ciudades a lo largo de todo el país, se apuran planes de contingencia en previsión del unrest (la agitación, los disturbios) que, se dice, provocarán los resultados del próximo martes; in God we trust pero, sobre todo, en su profeta el dólar. 

Algo se rompió hace 4 años, quizá el país que comenzó a agrietarse la noche de la victoria de Obama en 2008. Cuando todo parecía posible nadie supo apreciar un ruido que empezó de inmediato

Si no hay resultados claros, es posible que sea peor. Esa es precisamente una baza a la que el trumpismo parece haber fiado toda su campaña, incluyendo los llamamientos a los suyos a “montar guardia” en los centros de votación. Hay pocas propuestas, pues ningún candidato se ha explayado o nos ha explicado cuál es su plan para los próximos cuatro años. Biden, quizás de manera testimonial, si bien su idea fuerza ha sido la de una vuelta a un antes impreciso, prepandémico, reconocible y confortable hasta cierto punto: el mundo perdido de la aburrida normalidad pre covid-19 y, sobre todo, pre Donald Trump. Somos la única democracia –¿plena?– del mundo que ante una cita electoral convierte algo tan básico como el derecho –privilegio en EE.UU.– al sufragio no solo en centro del debate, sino en foco de sospecha. Somos la única democracia del mundo, insisto, en la que los representantes –en esto el Partido Republicano es campeón de campeones– no solo no hacen mucho por animar a sus representados a acudir a las urnas, sino que se esmeran por activa y por pasiva, sin pudor alguno, en tratar de evitar que lo hagan. En realidad, esto tampoco es nuevo. La novedad radica ahora en que, por primera vez en la historia del país, han sido los blancos los que han visto peligrar el mandamiento sagrado de un hombre un voto.  

He ahí la encrucijada que, como todo en EE.UU., hay que explicar yendo a un origen situado en el pensamiento mágico: el milagro, la esplendorosa Ciudad sobre la colina. Algo que, en fin, Eddie S. Glaude Jr. ha bautizado en su reciente libro Begin Again como “la mentira”. Esta es, en realidad, un cúmulo de varias que se resumen en una: “América es fundamentalmente buena e inocente y justifica sus malas acciones como errores subsanados en su camino hacia una más perfecta unión”. Bajo el paraguas de ‘la mentira’, pues, América ha ocultado todo lo pasado, presente e, incluso, lo que está por venir: genocidios varios, esclavitud, Jim Crow, desigualdad económica, de raza y de género –tríada indisoluble–; y, por supuesto, el incesante goteo de afroamericanos abatidos por las balas de la policía no son más que molestos recordatorios de esa mentira original grabada con letras doradas en la Constitución: “Todos los hombres son creados iguales”. Ni esos momentos son eventos menores, ni excepcionales, en el seno de la gran historia (letras mayúsculas) de la “nación redentora”, ni, ni siquiera, señala Glaude en un brillante ensayo, en el que dialoga con la obra del escritor afroamericano James Baldwin, son simples consecuencias de un tiempo en el que todo eso estaba admitido: “Cada uno de esos momentos representa una profunda revelación de lo que somos como país –de la misma forma que los momentos de resistencia frente a ellos dicen algo de lo que aspiramos a convertirnos”. 

Para muchos, tanto los denominados aquí liberales –entre ellos, los más progresistas– como para los más acérrimos trumpistas, “América” es una identidad que merece la pena ser protegida a toda costa. El problema es que esa identidad nunca había sido puesta en tela de juicio como ahora. Un buen ejemplo de ello es la última película de Aaron Sorkin. Con su poética habitual, el director nos lleva a la América de 1969, a los primeros meses de la administración Nixon y su pretensión de castigar de manera ejemplar (en realidad lo hizo) a los activistas organizadores de las protestas anti Guerra de Vietnam que tuvieron lugar durante la Convención Demócrata de 1968 en Chicago. En realidad, a Sorkin no le interesa nada de lo sucedido aquel año. Lo que quiere es hablar del trumpismo, sus personajes están hablando de la América de 2020 todo el rato, pero el director necesita un hombre de paja. Cabe preguntarse si Sorkin hace una película (una buena película, por cierto) sobre el activismo político y la respuesta del Estado en 1969 porque, en realidad, no se atreve a hacerla sobre el activismo político –Black Lives Matter, por ejemplo– y el poder del Estado hoy, en el cuarto año de la era Trump. Me atrevo a aventurar una respuesta afirmativa. Y lo creo porque para hablar de América hoy –y de Trump como síntoma y enfermedad– es imposible no ser despiadado en el juicio sobre el Partido Demócrata, empezando por la presidencia de Barack Obama. Sorkin, paradigma de ese demócrata liberal de la torre de marfil, lo sabe. En realidad, todos lo sabemos: es este secreto, a voces, acallado durante toda la presente campaña. Y por eso ni siquiera Sorkin puede resistirse a ese (atención spoiler) apoteósico final, con el personaje de Tom Hayden que desafía al tribunal que habrá de condenarlo, leyendo en voz alta los nombres de los últimos caídos en la selva vietnamita, logrando incluso redimir al mismísimo fiscal que busca su castigo severísimo. 

Para muchos, tanto los denominados aquí liberales como para los más acérrimos trumpistas, “América” es una identidad que merece la pena ser protegida a toda costa

Más que un final, el de la película de Sorkin es un monumento a la mentira de la que habla Glaude. Al fin y al cabo, las mentiras de Sorkin siempre han sido indigestas como los huevos con patatas fritas, pero quién puede decirle que no a unos huevos con patatas fritas. 

Nos han dicho que el trumpismo es una excepcionalidad, un accidente, e incluso una amenaza para la democracia americana y, por extensión, mundial. Esta visión de Trump como suceso individual nos exonera a todos, especialmente a la propia idea de “América”. Muy al contrario, creo que precisamente Trump ha venido a recordarnos algo incrustado en el propio origen de la nación: ante todo, Trump es la reafirmación de que América es y siempre será una nación blanca, entendiendo lo anterior no como un color o una raza –que también–, sino como una forma de ver(se) dicha nación, junto a un desprecio inherente hacia el mundo exterior. A nada más que a esto apela el lema de “Hacer América grande otra vez (otra vez)” convertido en el grito de guerra que enarbolan furiosamente orgullosos las legiones de seguidores del actual presidente. Es una apelación constante a una suerte de paraíso perdido –libertad, fe, familia, propiedad, patria– a causa de los desafíos de la llamada modernidad. Este ha sido desde el principio el caballo de batalla del líder de un movimiento que nació sin partido hasta comerse uno y que finalmente se ha convertido en la respuesta a todas las plegarias del conservadurismo estadounidense, ya sea entendido este como la amable jubilada de un pueblo, el miembro de una milicia libertaria, el alto ejecutivo o CEO wannabe que vive con el imaginario del Wall Street de Oliver Stone (ambas películas) metido en vena o el neonazi hipster de los Proud Boys.   

Los cuatro años de Trump nos dejan una factura en números rojos con poco que llevarnos a la boca. Su labor se ha concentrado en la destrucción del legado (más bien pobre) de Obama. Resiste la Affordable Care Act, conocida comúnmente como Obamacare, aunque se espera una última embestida vía Tribunal Supremo. Ni siquiera cuando el GOP (Grand Old Party, nombre con el que se conoce al Partido Republicano) tuvo la mayor concentración de poder (Presidencia, Senado y Cámara de Representantes, de 2016 a 2018) se mostró capaz de sacar adelante una agenda legislativa coherente, con la excepción del cacareado recorte general de impuestos. En el limbo siguen una alternativa al Obamacare, el anunciado plan de infraestructuras o la reforma migratoria, más allá de la sistematización de la barbarie en la frontera sur.

Trump es la reafirmación de que América es y siempre será una nación blanca, entendiendo lo anterior no solo como un color o una raza, sino como una forma de ver(se) dicha nación

El conservadurismo americano sabe que no se trata ya de economía. El paradigma neoliberal es incuestionable en ambos partidos y hasta Obama –desaparecido en combate en 2016 y recuperado en los últimos días como arma invencible– ha salido rápido a decir que cómo va a ser Biden un socialista si fue su vicepresidente. Más allá de shows, fotografías vergonzantes y una ilusión de aislacionismo, poca variante ha incrustado Trump en la política exterior de un país en el que esta es cuestión de Estado más o menos consensuada. 

La única batalla que resta, la única gran diferencia entre republicanos y demócratas, es esa que llaman ahora “guerra cultural” y que no es otra que una apelación directa a los instintos más primarios: religión, sexo, raza, identidad, propiedad. El enfrentamiento eterno entre lo que se es y lo que se aspira a ser, incluyendo aquí una aparente e inexorable sensación de pérdida. Y recalco lo de aparente porque no hay mayor metáfora de esa pretendida apariencia de animal desvalido y maltratado por el sistema que esas largas caravanas de trumpistas montados en gigantescas, potentes (y caras) pick ups.  

Autores como Corey Robin vienen insistiendo en que el conservadurismo estadounidense está en retroceso por obra y gracia de la demografía estadounidense pero que, como animal amenazado, se resiste haciéndose fuerte en una suerte de vuelta al origen. “En la mente estadounidense, la Constitución está asociada con todo lo bueno y democrático, pero un propósito central de ese documento es controlar al gobierno de la mayoría, dando a un pequeño grupo de élites el poder de frustrar la voluntad de la mayoría democrática. Eso es precisamente lo que están haciendo ahora los republicanos”. Frente al espejismo de los que, tanto después de 2008 como de 2012, auguraban un Partido Republicano más abierto, moderado y diverso, ha sido Trump quien ha venido a demostrar al GOP que su único futuro radica precisamente en todo lo contrario –unido al evitar que vote quien no debe–, en apelar a la épica originaria, a la mitología primigenia y sin pecado concebida, que obvia los pequeños lunares que una amalgama de globalistas, minorías, liberales, “socialistas” y élites de “profesores radicales” se empeña en recordar constantemente para ensombrecer la brillante historia nacional. 

Dos de las tres últimas presidencias republicanas no se debieron a la voluntad de la mayoría de los votantes, sino al dictamen del Colegio Electoral (270 votos electorales son necesarios para hacerse con la presidencia). En el Senado, centro del poder legislativo, los 53 senadores (de 100) del Partido Republicano representan hoy al 48% de la población de Estados Unidos. Aun perdiendo esa mayoría, los republicanos seguirían contando con senadores suficientes para bloquear cualquier legislación progresista emanada de una mayoría demócrata. Por último, estaría el sistema judicial. Mitch McConnell, gran hechicero del GOP durante los últimos años, fue el primero en verlo al negarse siquiera a entrevistar al candidato nominado por Obama, el moderado Merrick Garland, para llenar la vacante en el Supremo dejada por el fallecimiento de Antonin Scalia, ocho meses antes de las presidenciales de 2016. 

En tan solo cuatro años, Trump, con la supervisión de McConnell ha colocado tres jueces en el máximo órgano legislativo estadounidense frente a los dos de Obama en sus ocho años de mandato. La última de ellas, la jueza Amy Coney Barret, ha venido para apuntalar una mayoría conservadora (ultra) de seis a tres; para más inri, en sustitución de un mito del progresismo estadounidense, la jueza Ruth Bader Ginsburg. Pero el asalto conservador a la judicatura ha sido aún mayor en los escalafones inferiores: 163 jueces de distrito y 53 del circuito de apelaciones, instancias estas en las que se resuelve la inmensa mayoría de los casos de la justicia federal. La mayoría de ellos, blancos, la mayoría, hombres y la mayoría, procedentes de universidades de élite y de ultraconservadoras asociaciones judiciales como la Federalist Society, caracterizadas por una interpretación “literal” y “originalista” de la Constitución: es decir, siguiendo el espíritu de quienes la escribieron hace 233 años. Es en estos tres pilares, según Robin, donde se librará la gran batalla en un país cada vez más dividido. 

Todo esto tendrá que esperar, con suerte, al martes bien entrada la madrugada. Durante las últimas semanas nos han repetido que América se encuentra ante la “elección más trascendente de su historia”. No lo sé. Estoy seguro, sin embargo, de que no solo está en juego el próximo inquilino de la Casa Blanca, sino la propia naturaleza de un país que continúa negándose a reconocerse en la imagen que le devuelve el espejo en el que se mira.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

No esperen hallar en las siguientes líneas predicción alguna. Más allá de lo que auguren las encuestas y

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Diego E. Barros

Estudió Periodismo y Filología Hispánica. En su currículum pone que tiene un doctorado en Literatura Comparada. Es profesor de Literatura Comparada en Saint Xavier University, Chicago.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí