1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Discurso

Exordio teórico-musical contra la ultraderecha

Si pensaba que la musicología no puede ayudarnos a comprender y detener a la ultraderecha es que todavía no ha leído este artículo

Carlos García de la Vega 26/11/2020

<p>Notación musical en un muro de la basílica de Saint-Quentin (Francia).</p>

Notación musical en un muro de la basílica de Saint-Quentin (Francia).

Rolf Kranz / Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La musicología como ciencia encargada del estudio de la música se dividía en el origen de la disciplina en dos ramas: la histórica y la sistemática. La primera trataba la música como devenir en el tiempo; la segunda aspiraba a fijar reglas más o menos perdurables a través del análisis musical. Con la llegada de la postmodernidad y todas sus posibilidades, se escindió una tercera, la etnomusicología, que aportó metodologías de otras ciencias como la antropología. Aislar formas de saber de una manera tan radical en una misma disciplina conduce a cierta atrofia del conocimiento. Solo los musicólogos que son capaces de combinar perspectivas y métodos epistemológicos de las tres ramas ofrecen aportaciones profundas e incisivas.

La única manera de sortear el miedo, el asco y el rechazo que me provoca el auge de la ultraderecha y sus voceros ha sido observarla etnográficamente. Aplicar este método a las personalidades, a los movimientos sociales –e incluso a mí mismo cuando no me entiendo–; tratarlo y mirarlo todo como el que está estudiando el comportamiento de un grupo humano cuyas reglas desconoce contribuye a escapar de la pereza intelectual que supone responder a sus provocaciones.

La única manera de sortear el miedo, el asco y el rechazo que me provoca el auge de la ultraderecha y sus voceros ha sido observarla etnográficamente

Allá por mayo, durante la desescalada, era muy optimista. Durante el confinamiento algunos lo fuimos en legítima defensa de nuestra salud mental. Estaba convencido de que la creatividad de balcón nos estaba salvando de estallidos negacionistas como los que ya se veían en Estados Unidos y Alemania. Nada más lejos de la realidad. Enseguida llegaron las manifestaciones de Nuñez de Balboa en Madrid y esta defensa rampante de no se sabe qué cosa que esa gente confunde con la libertad. No fui capaz de anticipar la neurosis postraumática que todos estamos sufriendo, incluso los que no se han visto afectados sanitaria o económicamente. Este corte radical en nuestra forma de entender la sociabilidad ha disparado exponencialmente los comportamientos neurasténicos. Todo el supuesto buen rollo de los balcones se ha transformado en una caterva de ciudadanos crispados, a la gresca y, sobre todo, ensimismados en un individualismo irracional y aterrador. Adolescentes adoctrinados en TikTok, toreros y taurinos que ejercen la violencia callejera, antivacunas y antimascarillas, cafres de Falange haciendo imaginarias en Galapagar… Aunque para mí lo más inquietante ha sido la reaparición de una inusitada violencia verbal y a veces física contra los colectivos en los márgenes: mujeres, personas inmigrantes, personas racializadas, personas trans, y resto del colectivo LGBTIQ+, y ahora los ciudadanos de los barrios obreros.

A la primera conclusión que llegué observando etnográficamente el comportamiento de los ultraderechistas de varios países fue que, sin excepción, repetían consignas muy similares. Todos parecían enarbolar un discurso prefabricado. Es poco probable que fuese coincidencia, mucho menos sabiendo que salían del supuesto ingenio de gente tan indigente intelectualmente como Trump, Bolsonaro, Johnson, Abascal, etc. Está claro que las estrategias son comunes y, aunque seguramente no consensuadas, beben de la misma forma de articular las ideas.

Siempre he odiado el análisis musical porque me daba la sensación de que destripaba la gallina de los huevos de oro inagotable que es el disfrute estético de la música. No tenía ningún sentido desmembrar algo tan maravilloso para convertirlo en una yuxtaposición de elementos constructivos. Sin embargo, durante mi paso por la universidad tuve que analizar muchísimas partituras de todos los estilos y de todas las épocas, desde hexacordos de la antigua Grecia a fragmentos de piezas serialistas. Curiosamente, y contra todo pronóstico, ese conocimiento que consideraba yermo y que tenía anquilosado en el cuarto de atrás ha servido para entender racionalmente cómo funciona discursivamente la extrema derecha y por qué está ganando tantos adeptos.

Entre los siglos XVI y XVII, la forma de organizar jerárquicamente los sonidos pasó de estar basada en modos a estarlo en tonalidades. Los modos eran derivaciones sofisticadas, pero aún arcaicas, provenientes del canto gregoriano. Las tonalidades surgieron como una especie de manifestación musical que anticipaba la cosmovisión de la Ilustración: un artefacto que perfeccionaba esos modos con precisión matemática y cuya piedra angular consistió en introducir mínimas correcciones en la afinación de las notas de la escala para que todo cuadrase circularmente. Es imposible, como oyentes de nuestro tiempo, que no percibamos la tonalidad como un espacio seguro, de satisfacción musical. Gran parte de la música clásica de repertorio está basada en el sistema tonal, así como el pop y el rock. Cuando los compositores han recurrido a la modalidad desde un entorno tonal ha sido para sazonar sus piezas con un toque orientalista, adanista, folclorique, evocador. Si nos aburre la seguridad y la previsibilidad, si nos decepciona el presente, echamos la vista atrás a un tiempo recreado como idílico, y por lo tanto ficticio. En términos de cultura política, la modalidad es la sociedad estamental y el asentamiento progresivo de la tonalidad –puesto que obviamente no se hizo de un plumazo– es la Ilustración y la consolidación gradual de las democracias parlamentarias: una convención ficticia que nos da sensación de seguridad.

En el periodo de la historia de la música en el que la modalidad se estaba transformando en tonalidad, cuando la maraña textual de la polifonía hacía difícil la comprensión de los textos, los compositores y teóricos pensaron que era muy necesario establecer una serie de reglas que reforzaran el valor semántico del mismo. Recurrieron a los principios de la retórica y la dialéctica grecorromana, cogiendo lo que les interesó de Aristóteles, Cicerón o Quintiliano y recodificaron una serie de figuras del discurso retórico para adaptarlo a la palabra puesta en música. Su objetivo principal era, y aquí reaparece la tribu internacional de los ultraderechistas, darle al lenguaje escrito o hablado una organización efectista y, por lo tanto, conferirle poder de seducción, de identificación e, incluso, de conmoción del oyente. El único fin del orador era alterar las reacciones emocionales de quien le escuchaba. Manipularlo.

En este momento sociopolítico que vivíamos ya antes de la pandemia, la dialéctica de la democracia parlamentaria estaba resultando ineficaz por el maltrato que de ella hace el neoliberalismo más abrasivo y una clase política internacional postrada a sus pies. Quizá esta deriva se explique por el hecho de que, todavía dentro del ámbito de la tonalidad, su evolución consistió en la sacralización del individualismo, encarnada por los grandes compositores-mito a partir del pobre Beethoven. Durante todo el siglo XIX, estos compositores estrella se dedicaron a tensionar el sistema sin romperlo, otro ejemplo perfecto de lo que significa el neoliberalismo y su desprecio a los valores comunitarios. La siguiente vuelta de tuerca dialéctica fue de los planteamientos del pensamiento postmoderno, cuya inoperancia discursiva –por fragmentaria y ensimismada– era tan elitista como manifiesta. Siguiendo con la analogía entre sistemas de organización de los sonidos, esta nueva forma de articular el discurso entroncaba con el galimatías de la ruptura tonal que supuso la dodecafonía y el serialismo en las primeras décadas del siglo XX. Fenómenos muy interesantes teóricamente, pero incapaces de articular en torno a sí a grandes aficionados por su complejidad y, por supuesto, poco susceptibles de provocar la más mínima emoción en el oyente. En este contexto es donde los mensajes politextuales, a veces incluso contradictorios, pero estructurados de forma eficazmente manipuladora de la extrema derecha han encontrado su audiencia. Estamos volviendo a la modalidad, y sin ser eso necesariamente nocivo en términos musicales, en términos sociopolíticos y periodísticos se nos está haciendo el oído a una cantinela que parecía que estaba más que superada.

Estamos volviendo a la modalidad, y sin ser eso necesariamente nocivo en términos musicales, en términos sociopolíticos se nos está haciendo el oído a una cantinela que parecía más que superada

Lo más preocupante es que ciertos colectivos, que en principio no tendrían por qué dejarse llevar por este discurso tóxico-estructurado, han dado un doble salto mortal con tirabuzón y, para no quedarse atrás –por puro arrebato autoral romántico– en la relevancia social han pensado –cual genio de la foto de Colón– que introducir en la agenda de sus reivindicaciones pinceladas ultraderechistas es lo que toca con los tiempos que vivimos. Me estoy refiriendo al engendro dialéctico que supone el feminismo transexcluyente o el vergonzante movimiento LGB.

El ascenso meteórico de Podemos en España hace unos años seguramente tuvo que ver con una primera estrategia basada en una retórica adanista, bien estructurada y muy manipuladora. De hecho, parece que el trasvase de votos entre Podemos y Vox no es anecdótico. Que quede claro que no los equiparo, Vox es un partido que atenta desde su programa electoral contra los derechos humanos, mientras que Unidas Podemos jamás lo ha hecho y esa diferencia es la que hace imposible cualquier comparación. El problema de UP es que no ha sabido hacer la transición de la modalidad a la tonalidad. Han llegado al Gobierno, pero su discurso es errático y han perdido mucho fuelle electoral. No han logrado hacerse mayores y estables, ilustrados y reconfortantes. La debilidad de Podemos en su paso a la tonalidad nos hace tener un punto de esperanza respecto a Vox. Sabemos perfectamente que no van a ser capaces de mantener el discurso fuera de la modalidad, y que se irán deshilachando como un tejido de mala urdimbre porque sus cuadros, a diferencia de los de UP, son un erial intelectual.

Pero, si empleamos la imaginación histórica, hay otro motivo de esperanza. Muchas veces solo hace falta conocer bien el pasado para decidir cómo actuar en el presente. Muchas figuras retórico-musicales que se codificaron en el último Renacimiento fueron recicladas en el paso al primer Barroco, el de la monodia (una sola voz y, por lo tanto, un solo texto) acompañada por un bajo continuo. Un puñado de compositores y –por una vez en la historia– compositoras brillantes las agruparon desde un nuevo marco epistemológico de nombre precioso: la teoría de los afectos. El propósito ya no era manipular, sino emocionar. Se trataba de identificar todos los tipos de pasiones humanas, incluso las de carácter negativo, y ser capaz de traducirlas poniéndolas en música mediante convenciones estilísticas. Cuando uno se da cuenta de que cualquier pasión es susceptible de analizar, aislar, codificar y emular musicalmente, se da cuenta de que contra la barbarie intelectual de la extrema derecha lo único que hay que hacer es no reaccionar a su calculada provocación. De lo que se trata es de recurrir a la teoría de los afectos para confinar esas malas pasiones que pretenden provocarnos y responder, al menos ante una misma, con serenidad y raciocinio. En definitiva, no comprarles la retórica tóxica. Solo desde una epistemología del afecto, del respeto y de la escucha a los demás se puede vencer al discurso de la extrema derecha, y si no que se lo digan a Albert Rivera, que ahora solo canta flamenquito.

Autor >

Carlos García de la Vega

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí