1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Erradicacionismo

Por una tercera posición en la cuestión de la prostitución

Que un Estado se declare abolicionista es una declaración de intenciones positiva, porque marca agenda política. El problema empieza cuando no se tiene en cuenta a los sujetos que supuestamente se quiere proteger

Mamen Romero Gallego 13/11/2020

<p>La fête de la patronne (Edgar Degas, 1878-1879).</p>

La fête de la patronne (Edgar Degas, 1878-1879).

Musée Pablo Picasso

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Coincidiendo con el Día Internacional contra la explotación sexual y la trata de personas, el Gobierno anunció varias medidas que tienen a la prostitución y a la trata de mujeres con fines de explotación sexual como protagonistas. Entre estas medidas, la posible modificación del Código Penal para incluir la penalización del proxenetismo y la tercería locativa –lucrarse al proporcionar un local para el ejercicio de la prostitución– y la de poner en marcha un Plan Nacional Integral para garantizar los derechos sociales, laborales y económicos de las víctimas de explotación sexual. Este anuncio genera bastantes temores y dudas, sobre todo respecto a qué objetivos responden estas medidas.  

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Vaya por delante que soy –o al menos siempre he pensado que lo era– abolicionista. Este posicionamiento identitario es importante para entender desde dónde realizo la crítica y las dudas que me despiertan estas medidas. A pesar de esto, me temo que después de lanzarme a escribir estas líneas voy a ser desprovista del carné de abolicionista y de feminista. 

El principal temor tiene que ver con las consecuencias de que se esté mezclando constantemente prostitución, trata y explotación sexual, y si las medidas propuestas están siendo abordadas desde los objetivos de protección y atención integral de las víctimas conforme a los estándares e instrumentos internacionales contra la trata. Esta confusión de términos y de abordaje de fenómenos sustancial y legalmente diferentes no es casual, alude a la proclama abolicionista de igualar prostitución con violencia de género. Sin embargo, considerar la prostitución una forma de violencia de género, entendida esta en un sentido amplio y estructural, no necesita de la equiparación a la baja del fenómeno de la trata y no ayuda a su abolición.

¿No se protegería mejor a las mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual o en situación de prostitución si se aborda la trata de una manera integral y específica, incorporando a todas las víctimas y todas las formas de trata desde una mirada de género y con enfoque de derechos? Este enfoque es, de hecho, el que recomiendan los organismos internacionales y las entidades especializadas que abogan por la puesta en marcha de una ley integral que incluya todas las formas de trata y a todas las víctimas. 

En mi ideal de mundo igualitario y sin discriminaciones de género ni de clase (es decir, sin patriarcado y sin capitalismo), la prostitución como institución no tendría cabida ni sentido

Exigir al Gobierno que no mire hacia otro lado y aborde la actual situación ambigua entre la permisividad y la estigmatización social de las mujeres que ejercen prostitución, cualquiera que sea su situación, no implica forzar su posicionamiento en la controversia relacionada con la prostitución. Hay serias dudas de que se mejore en algo la vida de las mujeres en situación de prostitución y/o trata por conseguir que el Gobierno haga un acto de expresión pública que más bien parece la exigencia al converso. He aquí un objetivo del movimiento feminista vinculado al PSOE y preocupado por la vertiente proderechos de algunos sectores dentro de Podemos.

Otro temor fundamental es el hecho de que se esté aprovechando el anteproyecto de la anunciada Ley de libertad sexual para incluir en ella a las mujeres víctimas de explotación sexual y trata. Y es en el marco de esta normativa en el que se pretende encajar –a martillazos– el anunciado plan de atención a las víctimas y la reforma del Código Penal que incluya la penalización de la tercería locativa y del cliente. Considero que es un encaje forzado para el que se ha tenido que escindir la trata de mujeres con fines de explotación sexual como si no formara parte del mismo fenómeno que otras formas de trata. Lo que no significa que no haya de ser abordado desde una visión de género y atendiendo a las consecuencias que tiene para la vida de las mujeres que la sufren. Así, se escinde de otras formas de trata, privándola de sus especificidades –que responde a factores multicausales y globales– para equipararlo a una forma más de agresión sexual. De esta manera, en el anteproyecto no figura ni una sola medida específica que atienda a la particularidad de la trata con fines de explotación sexual en línea con las recomendaciones internacionales y de las entidades especializadas entre las que hay abolicionistas y proderechos y que defienden estas recomendaciones más allá del debate abolición-regulación. A pesar de todo, el anuncio de estas medidas en la mencionada ley se ha celebrado y vivido como un triunfo y un avance hacia una ley abolicionista.  

Desde mi ángulo de feminista que también ha aportado su granito de arena a las cuestiones relativas a las agresiones sexuales en el ámbito del activismo, este intento de aprovechar la coyuntura para meter la agenda abolicionista en una apuesta legislativa ambiciosa, necesaria y demandada por consenso por el movimiento feminista, emponzoña y amarga el logro de una batalla que desde hace años, llevan adelante muchas feministas. Otra vez el fin de conseguir el deseado y anhelado triunfo del discurso por parte del abolicionismo. 

Si tuviera que hacerse una “Ley abolicionista”, ¿cómo sería? ¿Se dice que se abole y ya? Porque el movimiento feminista abolicionista siempre se ha desmarcado del prohibicionismo y, por tanto, no se debería regular desde esa posición. En el caso de la esclavitud, que suele compararse y poner de ejemplo, la abolición tenía un sentido porque el esclavismo era una estructura legal legitimada y regulada y, por tanto, su abolición acababa con el sistema. (Aunque incluso esta tuvo sus consecuencias negativas para las propias personas cuyos derechos se pretendía garantizar.) En este caso, sin embargo, no hay un sistema legal sobre el que regular para eliminar lo que ahora funciona en un limbo legal, y si no se quiere prohibir, ¿cómo pretende abolirse desde la legislación? Entiendo que el triunfo aquí es que se actúa contra los consumidores de prostitución –léase puteros– y de los proxenetas que se lucran de ella –tercería locativa–. El problema es quedarse ahí o poner esto en primer término. La abolición, como ente finalista a lo que debe estar supeditado todo lo demás, afecta a las mujeres que viven de la prostitución de forma negativa en el medio y corto plazo, mientras que el abolicionismo solo obtiene la satisfacción de una batalla ganada.  

En el anteproyecto no figura ni una sola medida específica que atienda a la particularidad de la trata con fines de explotación sexual en línea con las recomendaciones internacionales 

Que un Estado se declare abolicionista es eso, una declaración de intenciones, que siempre está bien porque marca agenda política en relación a los pasos a dar, si bien el problema empieza cuando eso se confunde con un fin en sí mismo sin tener en cuenta a los sujetos que supuestamente se quiere proteger –por ellas, pero sin ellas–. 

Porque podría ocurrir que, después de haber llevado adelante todas las medidas y acciones que consideremos, haya mujeres que no lo vean claro a priori y prefieran seguir ejerciendo o no sepan cómo dejarlo. Lo comprobamos todos los días en el caso de las víctimas de violencia en el ámbito de la pareja. Entendemos que la toma de conciencia de la violencia forma parte de un proceso, ponemos alternativas al alcance de las mujeres víctimas, las acompañamos, pero no las forzamos a denunciar. Dudo de si en el caso de la trata y la prostitución vamos a tener la misma comprensión. La prostitución está tremendamente estigmatizada y estereotipada. También la trata. La mayoría de las personas de la calle, que no han estado en contacto directo con ella, y esto incluye también a feministas, tienen una imagen de la víctima que no siempre concuerda con la realidad. Las campañas de las fuerzas y cuerpos de seguridad y de algunas organizaciones con imágenes de víctimas atadas a cadenas, tiradas en el suelo, semidesnudas, no ayudan a reconocer la capacidad de obrar y decidir que en alguna medida aún tienen en las situaciones más dramáticas. Así que, en cuanto encontramos a una mujer que está en situación de trata que no corresponde con este imaginario, que rehusa o desconfía de nuestra solícita y bienintencionada ayuda para salir de lo que nosotras pensamos es la peor situación imaginable –en términos de daño psicológico estoy convencida de que lo es–, cuestionamos su condición de víctima y entramos en conflicto con nuestros esquemas estereotipados.

Yo quiero que desaparezca la prostitución como institución, como sistema, como forma de relación entre hombres y mujeres, como única salida para muchas mujeres, como medio de explotación y dominación favorecido por las desigualdades más extremas. En mi ideal de mundo igualitario y sin discriminaciones de género ni de clase (es decir, sin patriarcado y sin capitalismo), la prostitución como institución no tendría cabida ni sentido. En un mundo de relaciones libres entre los seres humanos, de no constricción sexual, de fomento de valores sexo-afectivos positivos y sanos, de poner los cuidados de las personas en el centro –sí, también tiene que ver, hay mucho putero que busca afecto del que carece en el consumo de prostitución, y, aunque no es justificable, es una realidad–, el intercambio de sexo por dinero sería una cuestión residual y no respondería tanto a un patrón de vulnerabilidad que fomentara estructuras de dominación. 

Por todo esto, estoy por declararme “erradicacionista”. Me siento más cómoda en ese posible espacio intermedio donde no se ensalzan las bondades de la sexualidad comercial ajena al cuerpo físico y emocional de las mujeres, que defienden algunas posiciones regulacionistas, o donde no se establece como objetivo el acto de fe que a veces exige el abolicionismo.  

Tengo la convicción desde hace mucho tiempo de que el movimiento feminista necesita esta tercera vía en la que muchas feministas, que asisten al conflicto con el corazón partido, se sentirían mucho más cómodas. Podría ser también un espacio de encuentro entre posiciones menos enquistadas para empezar a debatir, dejando las emociones más viscerales al margen y encontrando posiciones de consenso sobre las que marcar una agenda común. La cuestión está en dilucidar por qué no hemos conseguido hacerlo y en ponernos manos a la obra para vencer las resistencias que lo impiden. 

–––––––

Mamen Romero Gallego es psicóloga experta en trata y violencia de género. Activista feminista.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Autora >

Mamen Romero Gallego

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí