1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

espacio de diálogo

Elementos para la normalización democrática de EH Bildu

La coalición vasca recoge en sus estatutos el expreso rechazo de la violencia y, en su momento fundacional, obligó a cada uno de sus candidatos a firmar un compromiso de oposición al uso de la violencia

Óscar Barroso Fernández 16/11/2020

<p>Mertxe Aizpurua, Oskar Matute, Nacho Álvarez y María Jesús Montero, durante una reunión en el Congreso. </p>

Mertxe Aizpurua, Oskar Matute, Nacho Álvarez y María Jesús Montero, durante una reunión en el Congreso. 

@EHBilduCongreso

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El reciente apoyo por parte de EH Bildu a los presupuestos del Gobierno ha vuelto a despertar la indignación entre todos aquellos que consideran que la izquierda abertzale debe quedar fuera del espacio de diálogo político. No se trata de una marginación meramente ideológica –es obvio que el acuerdo entre Bildu y el PP o Ciudadanos es metafísicamente imposible–, sino de una exigencia moral fuertemente implantada en el imaginario colectivo independientemente de las adscripciones ideológicas. Por eso, dirigentes del PSOE, como el presidente extremeño Guillermo Fernández Vara, también se han opuesto de forma enérgica y desde las entrañas a cualquier tipo de negociación política con la formación vasca. Obviamente, la censura moral se explica por la identificación sin matices de Bildu y ETA. 

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Llama la atención que mientras que todos los presidentes del gobierno emprendieron negociaciones políticas con ETA para acabar con la lucha armada, se repudie de forma tan radical cualquier tipo de negociación con aquellos que se encontrarían, incluso asumiendo la identificación de ETA y Bildu, en la vía política. Pero es que esta identificación constituye no sólo un error, sino también una mentira, que –construida sobre el uso eficaz del dolor de las víctimas– obedece a los intereses ideológicos de la derecha; una mentira en la que el PSOE se ha dejado atrapar. En este, como en tantos otros casos –piénsese por ejemplo en el tema monárquico–, el partido socialista ha sido incapaz de elaborar un relato alternativo y, en su ausencia, muchos cargos electos socialistas se ven obligados, para sobrevivir, a hacerse eco del rechazo no matizado y visceral, es decir, irracional, que procede de una parte importante de sus bases electorales. Mientras continúe esta situación, el PSOE tendrá serios problemas para acompañar a la izquierda abertzale en su camino hacia la normalización democrática y, por lo tanto, también para contar con ella en el impulso de políticas socialesPor ello, es preciso que el socialismo se esfuerce en la construcción de un relato alternativo al de la derecha. Con la vista puesta en tal objetivo, considero que la atención a los siguientes aspectos podría ser de gran ayuda.

Bildu no sólo recoge en sus estatutos el rechazo a la violencia, sino que en su fundación obligó a firmar un compromiso de oposición a cualquier tipo de violación de los DD.HH. y a su uso

En primer lugar, es preciso subrayar y recordar lo que debería ser obvio: ETA anunció el cese definitivo de la lucha armada en 2011. También hay que hacer comprender que este feliz hecho depende explicativamente al menos de tres factores: en primer lugar, el eficaz acoso legislativo, judicial y policial de la organización terrorista y su entorno, incluyendo una Ley de Partidos que ahogó el apoyo político de la lucha armada; en segundo lugar, el proceso de diálogo con ETA abierto por el Gobierno de Zapatero entre los años 2005-2006; por último, el liderazgo de la opción política encabezada por Arnaldo Otegi en el interior de la izquierda abertzale. Hay que subrayar que Otegi, independientemente del juicio moral que cada uno de nosotros pueda hacer de su persona, mantuvo la necesidad de defender la independencia de Euskal Herria por vías estrictamente pacíficas, aun cuando, en palabras del propio tribunal europeo de Estrasburgo, fue encarcelado tras un juicio injusto que intentaba desvirtuar su papel en el final de ETA; cosa que, por cierto, esta última intentó utilizar para seguir imponiendo la lucha armada. 

En segundo lugar, hay que explicar que Bildu no sólo recoge en sus estatutos el expreso rechazo de la violencia, sino que en su momento fundacional obligó a cada uno de sus candidatos a firmar un compromiso de oposición a cualquier tipo de violación de los derechos humanos y al uso de la violencia; dicho positivamente, les obligó a asumir el “firme compromiso de actuar utilizando única y exclusivamente vías y métodos políticos, pacíficos y democráticos”.  

En tercer lugar, hay que mostrar que Bildu no ha vacilado a la hora de reconocer el sufrimiento de las víctimas de ETA. En este sentido, el diputado en el Congreso Oskar Matute afirmaba a principios de 2020 que “en EH Bildu asumimos que la violencia de ETA generó dolor” y que “una sociedad no se construye en términos de una convivencia positiva si no se hace desde el reconocimiento a las víctimas”. Por ello, Bildu ha participado en diversos homenajes a las víctimas de ETA, algunos de ellos tan significativos como el de Miguel Ángel Blanco en Ermua en julio de 2019.

En cuarto lugar, hay que hacer ver que Bildu no solo nace rechazando la violencia, sino que tal rechazo estaba ya en la historia de los partidos políticos que le dieron origen. El cincuenta por ciento de la militancia provenía de Eusko Alkartasuna, Aralar y Alternatiba, tres partidos políticos en cuyo ADN estaba inscrita una firme oposición a la violencia de ETA. Es cierto que el otro cincuenta por cierto procedía de Sortu, partido heredero de la ilegalizada Batasuna; pero no lo es menos que era un partido legal desde junio de 2012. La legalización fue sancionada por el Tribunal Supremo gracias a que Sortu hacía explícito el rechazo en sus estatutos “de la violencia como instrumento de acción política o método para el logro de objetivos políticos, cualquiera que sea su origen y naturaleza; rechazo que abiertamente y sin ambages, incluye a la organización ETA, en cuanto sujeto activo de conductas que vulneran derechos y libertades fundamentales de las personas”. 

Vox no solo no ha condenado el terrorismo de Estado durante la dictadura, sino que además algunos de sus miembros han coqueteado con la defensa de un golpe de Estado contra el gobierno actual

Llegados a este punto, quisiera tomar distancia de una posible interpretación de mis palabras. En los últimos días he escuchado cómo algunos representantes políticos de la izquierda comparaban el acuerdo con Bildu con el blanqueo o legitimación democrática de Vox por parte del PP y los medios de comunicación afines. Pienso que esta comparación es improductiva y carece de fundamento. Bildu se presenta como un partido profundamente democrático, no sólo porque rechaza la violencia como medio para la consecución de objetivos políticos, sino también porque en su ideario hay una defensa radical de los derechos humanos, expresada en la igualdad de género, la libertad sexual, la protección de los derechos de todos los seres humanos independientemente de su lugar de nacimiento o la necesidad de proteger el medio ambiente no solo para evitar, en el extremo, la extinción de la humanidad, sino también para aminorar las desigualdades que produce el cambio climático. Es cierto que hay que seguir exigiendo a Bildu que condene la violencia de ETA y que lo haga más allá de una finalidad instrumental –recordemos que en verano de 2015 lo hizo para poder entrar en el gobierno de Uxue Barkos en Navarra–. Pero es que Vox no solo no ha condenado el terrorismo de Estado que tuvo lugar en España a lo largo de casi cuarenta años de dictadura, sino que además algunos de sus miembros han coqueteado con la defensa de un golpe de Estado contra el gobierno actual, estrictamente legítimo desde el punto de vista democrático. Tampoco su líder, Santiago Abascal, ha dudado a la hora de considerar que el franquismo es preferible a este gobierno. Por último, no debemos olvidar que se trata de un partido que atenta contra los derechos humanos y los principios democráticos en diversos frentes:  promoviendo políticas racistas, machistas y homófobas; negando el cambio climático con falsedades o, más generalmente, impulsando la confusión y el odio con su participación en la difusión de bulos. 

--------------------------

Óscar Barroso Fernández es profesor de la Universidad de Granada.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Autor >

Óscar Barroso Fernández

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí