Transformar el mundo en materia literaria | ctxt.es
  1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lo que queda por contar (I)

Transformar el mundo en materia literaria

Bocetos para lo que algún día podría ser una novela

Helios F. Garcés 10/12/2020

<p>Cuadro de su serie <em>Books on Books</em>.</p>

Cuadro de su serie Books on Books.

Jonathan Wolstenholme

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Vargas, la nómina de escritores que hacen de sus novelas artefactos a medio camino entre la narrativa y el ensayo con el objetivo de convertir la propia escritura en tema literario y la propia literatura en tema ensayístico resulta interminable. Te estoy hablando de novelas incalificables –espera, no las nombres así. Todavía es pronto–. Llamémoslos manuscritos sin estructura interna, pergeñados por puros intrusos que se dicen escritores, disertaciones embutidas en párrafos interminables, cientos de páginas fletadas de discurso autorreferencial que se ahogan pidiendo socorro en océanos de comas [y de puntos y comas; (y de paréntesis) –y de guiones– y de conjunciones como «y»]; textos repletos de ocurrencias abruptas, amenazantes ladrillos sin historia concreta, sin inteligencia moral, estética o política ni interés alguno para quienes se atreven a leer ajenos, al menos conscientemente, a los aspavientos caricaturescos de escritorcillos patéticamente enamorados de sí mismos. Me refiero a esas supuestas protonovelas laberínticas/galimatías, llenas de farfulla, sin personajes creíbles, carentes de ideas reseñables; a esos extraños bocetos que son, o ni siquiera llegan a ser, manifiestos disparatados del todo todeando, la nada nadeandoy, mientras todo eso ocurre, el perro babeando y el lenguaje naufragando; mamotretos de paja en los que sobran adjetivos, adverbios, pretendidas transgresiones ortotipográficas y descripciones tan pormenorizadas como machaconas de lugares comunes cuya meta fundamental no es otra que ocultar la ausencia de un propósito honesto y la presencia de un escritor inmaduro sin nada que contar ni dominio de la técnica, el talento y el amor necesarios para hacerlo con destreza –sí, el amor–; de coros multitudinarios de subordinadas, de abalorios netamente retóricos, de reiteraciones acrobáticas que producen demasiado desconcierto inútil, demasiados dolores de cabeza prescindibles a quienes tienen la paciencia de leerlas y cólicos de ira con secuelas irreversibles en los críticos serios; ¿te resulta familiar? A mí no me mires.

Tenlo en cuenta: por mucho que busques, no hay nuevas historias. Te digo que los temas centrales de toda novela son siempre la literatura, la identidad y la moral. Y en toda novela bien comprendida, la ficción es tan solo un pretexto, un subterfugio para soslayar la forma inconfesable en la que quien escribe conjura al futuro escritor que persigue en sí mismo. «Escritor»: dícese de un horizonte la más de las veces enigmático. Un secreto a voces: escribir es, entre otras cosas, una forma específica de pensar y amasar la realidad vivida. Reconstruir el plano misterioso de la memoria. Tender un puente para encontrarse con el otro. Domesticar, falsamente, el miedo al futuro. Explicar el mundo que se es capaz de aprehender. Perfeccionar y materializar ESE deseo: transformarse en creador. Es decir, suspender fugazmente la condición de criatura. Un extraordinario y tortuoso despliegue de energía que frecuentemente desemboca en narcisismo. Mira, por ejemplo, tu caso:

Nombre: escribidor.

Apellidos: de Tres al Cuarto.

Lugar de residencia: el Barrio

Dramático. Porque puedes estar seguro de que el mundo no necesita más escritores cómodos en su papel de escritores que se regurgitan a sí mismos con la puñetera excusa del arte. Pero afortunadamente la novela siempre esconde otra historia. No hablemos entonces, al menos esta vez, de la historia que el escritor elige contar, que es destilación calculada, ensoñación más o menos lúcida de una aspiración oculta que desemboca en un objeto acabado llamado ‘libro’. Pensemos en la historia silenciosa de ese buscador de la escritura adecuada, no como personaje de su propia narración –que también–, sino como escribidor deseante, como cartógrafo involuntario de sus propias contradicciones, que son el verdadero puente que nos conecta como humanos. ¿Es posible? No lo sé... Pero medita sobre esas sombras, sobre esos márgenes. Quiero decir, el escritor es una imagen acabada, ahí está. ¿Lo ves? Una figura hierática. A la vista. El escribidor es otra cosa. Alguien que sigue hurgando, incompleto, precario. Oculto tras su trabajo. El escritor tiene su obra. El escribidor transita los márgenes de la que quizás, algún día, pueda ser su obra. El escritor es un busto en el centro de la plaza. El escribidor es un escarabajo luchando por sobrevivir en los hierbajos que crecen en las esquinas. Está a oscuras. Busca algo de luz. ¿Su objetivo? Dar en la clave del fino impulso imaginativo que palpita en una época, su época; en una historia, su historia; en un lugar, su espacio/tiempo; poner el dedo en los conflictos que luchan por salir del cascarón y que, al fin y al cabo, se retuercen en el texto concluido. Márgenes en los que se desvanece la ficción y afloran las razones del pretexto que legitiman ese objeto totémico llamado libro, El Libro de Siempre. Libro de Siempre que nos habla sobre el oficio sin beneficio conocido de la escritura como ejercicio perpetuo de indagación. Otro secreto a voces: escribir es tan solo una forma de leer. Y el oficio sin beneficio de la escritura como exploración y revelación de un escribidor particular que dialoga, discute y lucha consigo mismo eligiendo en cada instante qué mostrar y qué ocultar de su reconstrucción ficticia del mundo nos descubre cómo se fraguan las políticas, las políticas de la intimidad. Y desde la inmersión madura, amorosa –Sí, de nuevo el amor– en las políticas de la intimidad, quizás puedas apreciar el proceso particular a través del que un escritor concreto transforma su relación con el/su mundo en material literario. Fíjate en lo que te digo. No cómo crea, sino cómo transforma el/su mundo en materia literaria. Y no precisamente para transformar el plomo en oro. Sino todo lo contrario. Para tomar lo poco que puede de la/su realidad y verterla en circunloquio pseudo–intelectual, en literatura, en mediocre sucedáneo de una riqueza imponente, imposible de abarcar. Y el proceso a través del que un escritor concreto transforma su relación con el/su mundo en material literario nos abre las puertas del parlamento lleno de tarados que vive en el interior del escribidor.

Atiende:

En este enorme parlamento hay un sector de gritones y un sector de mojigatos. Los gritones luchan por ocultar a toda costa ciertos resquicios de la memoria y la imaginación del escribidor. Especialmente aquellos que ponen en cuestión y quiebran la imagen proyectada del escritor autoritario: la memoria del niño amoroso, los abusos sufridos, su voluntad fallida, pero hermosa, de ponerse en el lugar de los otros, los tachones, los bocetos, las notas al margen, su increíble comunidad de voces. A los gritones no les gusta evidenciar los conflictos ni las grietas del escribidor, buscan un escritor sólido, macho y dominante. Cuando Escribidor (con mayúsculas) intenta hablar de opresión, los gritones se ríen a carcajadas y le dicen que se deje de victimismos. Los gritones tienen una idea de la técnica literaria dogmática en la que cada palabra, cada personaje y cada capítulo ha de ocupar un lugar. Si el escribidor se interna en su memoria ancestral, los gritones se inquietan. Si el escribidor utiliza un lenguaje diferente, los gritones se levantan y se marchan indignados del hemiciclo. A los gritones no les agrada que el escribidor conciba la novela no como algo de su propiedad sino como parte de un terreno que pertenece a quienes lo trabajan. Y al ver entrar en el libro a otras palabras, otras ideas, otros giros, otras historias que reclaman su derecho inalienable al texto, que ponen en peligro al Libro de Siempre, los gritones se enervan y boicotean al escribidor provocando en su interior fuertes bloqueos que le persiguen durante días, meses e incluso años. Para impedir su escritura, construyen fronteras ficticias entre literatura y vida, entre literatura y política, entre literatura y sociedad, entre ética y estética; y en cada falso «entre» se abre un vacío abismal, gracias al cual la literatura anda cada vez más asfixiada y el escribidor más ensimismado y atrofiado.

Por su parte, los mojigatos nacen de la renuncia, así que hacen lo que pueden. Sin más. Se contentan con que el escribidor no ceda demasiado ante los chantajes de los gritones. Si el escribidor quiere hablar de opresión, adelante. Si quiere explorar su sensibilidad herida, adelante. Si necesita abordar la realidad de El Libro de Siempre utilizando su lenguaje mestizo, todos encantados. A los mojigatos les encanta que el escribidor escriba de todas estas formas y sobre todas estas cuestiones. Y siempre terminan por arrogarse el mérito de forma hipócrita. Pero si ampliamos el foco, en el parlamento interior del escribidor hay otras comunidades de voces: grupúsculos minoritarios que llenan los rincones de un parlamento con las puertas abiertas. Hay voces que se quedan dormidas, aburridas por el maniqueo e incesante cacareo del hemiciclo. Voces que deambulan por los pasillos y conspiran para terminar con el debate sobre estructuralismo y postmodernidad. Hay voces escondidas en el baño, huyendo de la necesidad o no de establecer límites entre narrativa, poesía, crónica, relato. Voces que suenan en cabezas ajenas desbaratando la cordura del escribidor. Y cuando esas puertas inmensas del parlamento –¿las ves, allí a lo lejos?–  se abren, hay calle: voces sobre la función individual y social del lenguaje, hay barrio: voces sobre los hechos del lenguaje, hay gentío: voces explicando los porqués del lenguaje, voces que mandan a la mierda a Saussure, voces que preguntan quién carajo es Saussure y terminan con la conversación aumentando el volumen de la música preferida de Escribidor.

Algunos piensan que la novela total ha de ser un panfleto claro sobre la tiranía del verbo, otros piensan en la estructura narrativa, otros en la apariencia formal

Y ahí suenan, te decía, miles de voces que quieren dejar la mediocridad creativa de ese parlamento maniqueo atrás. Y eso, los mojigatos del parlamento interior del cabezón del escribidor también tienen problemas para aceptarlo. Porque están tan apegados a la Frontera como los gritones. No se les ocurre cuestionar la existencia de esa Frontera, con mayúsculas. Y se niegan a aceptar que El Libro de Siempre se construye gracias a las palabras, a las historias y a los saberes que habitan la Frontera y que viven al otro lado del texto y su frontera, y en otros textos, y en textos muy otros; que la palabra y la imaginación transitan sobre un suelo común: condiciones materiales que obedecen a procesos históricos, procesos políticos en los que moral y poder lo contaminan todo; seres humanos contaminados por todo; y que El Libro de Siempre es también, lo quieras o no, parte de todo ello. Entonces, dentro del escribidor hay comunidades de voces que sueñan con una novela que contenga una gramática revolucionaria, que rompa el canon. Pero cada uno de esos movimientos elige una dimensión de la gramática. Algunos piensan que la novela total ha de ser un panfleto claro sobre la tiranía del verbo, otros piensan en la estructura narrativa, otros en la apariencia formal. Otros prefieren okupar otros textos, sin que muchos de sus lectores se percaten de ello, y hacerse fuertes allí, ir incubando la posibilidad de otra literatura, otro abecedario más allá de los diccionarios de la Real Academia de la Lengua. Otros creen que la cosa no va con los lectores, sino con los escritores. Y ahí los someten a tormento, depresión, sensación de fracaso, bloqueos de escritura; los boicotean para que no sigan fortaleciendo su sistema literario.

Pero también hay redadas de los gritones y de los mojigatos, que envían a su policía de estilo y sentido, hay expulsiones de posibilidades narrativas, hay violentas palizas a las voces itinerantes. Y muchas de estas formas de escribir y de leer –porque ya te he dicho que escribir es una forma de leer– acaban reducidas a la servidumbre, pero no completamente aniquiladas. Viven en los márgenes, agrupadas en guetos en los que residen hablas, acentos y gestualidades incómodas para el parlamento interior del escribidor, que amenazan con terminar con la institucionalización de la rebeldía literaria. Así que, míralo de esta manera: para internarnos en las políticas de la intimidad tenemos que analizar las políticas de la exterioridad. El parlamento interior del escribidor ha sido impuesto a dedo ‘desde fuera’. Y si consiguiéramos abrir en canal el corazón emocional del escritor sin comenzar cada nueva frase con la conjunción «Y», lo que encontraríamos en él sería ni más ni menos que, voilà, un síntoma. Por lo tanto, un escritor, después de ser desprovisto de su áurea de prepotencia, tras ser alejado de ese insoportable y apestoso clima de autosuficiencia en el que a menudo es educado, sobre todo si ha tenido la suerte de pertenecer a la élite, se rebela como un escribidor, síntoma de su tiempo: siglo XXI

Estado: confinado en casa ajena durante el estado de alarma.

Causa: una pandemia internacional llamada covid-19 .

Lugar: el Barrio. Pleno centro de la ciudad cosmopolita.

Situación: trabajador de una gran fábrica en la era de la modernidad neoliberal y de camino hacia el inevitable colapso planetario.

(To be continued)

Autor >

Helios F. Garcés

Nacido en Cádiz (1984), es aprendiz de escribano.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí