1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

baloncesto

Yelena Leuchanka: cuando criticar al poder te lleva a la cárcel

La baloncestista bielorrusa fue recluida en condiciones infrahumanas por participar en manifestaciones contra el régimen de Lukashenko acusado de fraude electoral, persecución a los opositores y violación de derechos humanos

Ricardo Uribarri 1/12/2020

<p>Yelena Leuchanka, durante una manifestación en Bielorrusia. </p>

Yelena Leuchanka, durante una manifestación en Bielorrusia. 

Yelenaleu

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Podría vivir sin preocupaciones en otro lugar del mundo. Podría buscar a sus 37 años un epílogo tranquilo a su brillante carrera deportiva, en la que destaca su nominación a mejor pívot del mundo en 2010 y finalista de la WNBA (la liga estadounidense de baloncesto femenina) ese mismo año, además de ganar campeonatos en Lituania, Rusia y Polonia, ser dos veces olímpica y lograr varias medallas con su selección en el Europeo. Podría haberse hecho eco de la situación que atraviesa su país, Bielorrusia, desde la distancia, sin correr riesgos. Pero Yelena Leuchanka decidió arriesgarlo todo e involucrarse sobre el terreno en las protestas contra el autoritario presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, sin importarle los riesgos que asumía. Y esa decisión le ha supuesto experimentar en primera persona la represión del régimen.

Falta de libertades, persecución a los opositores y violación de derechos humanos son algunas de las principales acusaciones que se le hacen a Lukashenko, en el poder desde 1994 tras haber sido reelegido como presidente en seis ocasiones entre constantes denuncias de fraude electoral por parte de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Los últimos comicios tuvieron lugar el pasado 9 de agosto, en los que se impuso con un 80,23% de los votos. Todos los demás candidatos presentaron apelaciones pidiendo la invalidación de la votación. La propia Unión Europea señaló que “no reconocía los resultados falsificados”, por lo que el nuevo mandato “carece de toda legitimidad democrática”. Además, los líderes de la UE han impuesto sanciones a 59 personas en Bielorrusia, incluido su presidente, por la represión contra la oposición democrática. “Gobernar con estilo autoritario es una característica mía y siempre lo he admitido”, declaró hace años Lukashenko.

La Leuchanka es una de las integrantes de la Asociación Libre de Atletas Bielorrusos, creada para denunciar la violencia y la arbitrariedad de las autoridades

En ese contexto, Leuchanka participó junto a miles de personas en dos manifestaciones multitudinarias en Minsk, la capital, los pasados 23 de agosto y 27 de septiembre en protesta contra el Gobierno. La baloncestista es una de las integrantes de la Asociación Libre de Atletas Bielorrusos, creada hace unos meses para denunciar la violencia y la arbitrariedad de las autoridades y que el pasado 25 de septiembre publicó un video en el que denunciaban que “los organismos estatales violan a diario y en todas partes la Constitución, las leyes y la Carta Olímpica y los derechos humanos básicos: intimidan, detienen, reprimen y torturan a las personas”. El nombre de Yelena también está entre los más de 800 deportistas que firmaron una carta abierta a las autoridades y funcionarios de seguridad sobre las violaciones electorales y la necesidad de poner fin a la violencia contra los manifestantes. En la manifestación del día 27 se la vio portando una pancarta en la que se leía “El pueblo campeón”.

Leuchanka también ha sido muy crítica con el decreto emitido por el ministro de Deportes, Serguei Kovalchuk, que obliga por contrato a los deportistas a aprenderse el himno nacional y a no hacer declaraciones a la prensa sin la autorización de su club o federación. Al mismo tiempo, este solo permite que utilicen la bandera nacional y no la enseña de color roja y blanca, símbolo de las protestas. La jugadora afirmó que “según el artículo 33 de la Constitución, cada persona tiene libertad de opinión, convicción y expresión. Nadie puede ser obligado a expresar sus opiniones o renunciar a ellas. Es decir, se está violando la Constitución. ¿Cómo es posible? En el siglo XXI no es posible adoptar estos métodos en el centro de Europa”.

La respuesta gubernamental a los actos de protesta que tienen lugar cada domingo desde los comicios electorales ha sido la detención de más de 18.000 personas, de las que unas 900 se enfrentan a cargos penales, según la organización de derechos humanos Vesna. 

Leuchanka tenía previsto viajar a París el pasado 30 de septiembre para tratarse de una lesión de rodilla, pero fue detenida en el aeropuerto y llevada al centro de detención de Okrestina, donde opositores del régimen han denunciado ser objeto de malos tratos. La acusación que recayó sobre la deportista fue la de haber participado en manifestaciones no autorizadas y desobedecer la autoridad policial, cometiendo una infracción administrativa, por lo que un tribunal la condenó a estar 15 días recluida. Cuando parecía que iba a ser puesta en libertad, la retuvieron de nuevo al presentarse nuevos cargos, y solo fue liberada tras un segundo juicio en el que fue condenada a pagar una multa de 810 rublos (314 dólares). El relato que dio en aquel momento da una idea de la pesadilla vivida: “Han puesto en peligro mi salud. Me requisaron el colchón y las sábanas y tuve que dormir sobre vigas de hierro. No había agua caliente ni calefacción. No me permitieron ducharme durante 13 días. Estuvieron cinco días sin sacarme a pasear. Bloquearon la cadena del váter. Esto es un nido de bacterias. Tengo piojos. Es asqueroso”.

Hay deportistas que pertenecen al ejército, a la Agencia de Seguridad del Estado o al ministerio del Interior, que todavía no se atreven a apoyar las protestas por miedo

La detención de Yelena, que llegó a jugar en 2007 en el Estudiantes madrileño, junto a la de otros deportistas contrarios al régimen, como Anton Saroka, Andriy Kravchenko, Ivan Ganin, Alexandra Sitnikova, María Shakuro y Yuri Bulat, se entiende como una advertencia del Gobierno al mundo del deporte sobre lo que puede pasarles si expresan su opinión. El equipo de balonmano del Vityaz de Minsk lo sabe bien. Se negó a jugar un partido en solidaridad con Yelena y el Gobierno lo ha expulsado del campeonato nacional. Por eso, y teniendo en cuenta que hay deportistas que pertenecen al ejército, al KGB – la Agencia de Seguridad del Estado– o al ministerio del Interior, hay quién todavía no se atreve a apoyar las protestas por miedo a las consecuencias. Una de las disidentes, la exnadadora Aliaksandra Herasimenia, ganadora de tres medallas olímpicas, ha preferido exiliarse a Lituania, donde ha creado el Fondo Bielorruso de Solidaridad Deportiva, una fundación que se dedica a prestar ayuda legal, logística y económica a los deportistas que han sido detenidos o no pueden seguir entrenando en Bielorrusia.

Herasimenia, en representación de todos los deportistas bielorrusos críticos con el Gobierno, entregó hace unos días una carta firmada por 900 de ellos al Comité Olímpico Internacional (COI) en la que se pedía que se suspenda a Bielorrusia por no cumplir la Carta Olímpica y actuar con discriminación y violencia contra los deportistas. La exnadadora considera que el COI debería dejar fuera al país de las competiciones y permitir que los deportistas compitan en los Juegos de Tokio bajo la bandera olímpica. 

La respuesta del presidente del organismo deportivo, Thomas Bach, ha sido enviar una carta a Lukashenko “pidiéndole que confirme que los deportistas bielorrusos podrán seguir preparándose para los Juegos Olímpicos, cualesquiera que sean las opiniones que hayan podido expresar durante estos tiempos difíciles”. El dirigente del COI señala que el organismo “tiene el mandato de asegurar que sus deportistas estén disfrutando de todos sus derechos, en cumplimiento con la Carta Olímpica. Esto significa en particular que no se les discrimina por sus opiniones políticas. Reforzaremos nuestra investigación para determinar si el comité de Bielorrusia ha cumplido con sus obligaciones hacia los deportistas. De apreciarse cualquier infracción, se aplicarán las sanciones oportunas”. Bach reconoce que también ha preguntado por el caso específico de Leuchanka, recibiendo la respuesta por parte del Comité local de que “ella ya no es miembro del equipo nacional desde principios de 2018, pero que si pide apoyo, está dispuesto a considerarlo”.

Bielorrusia tiene concedida la celebración del Mundial de hockey sobre hielo, para los meses de mayo y junio del próximo año, de forma conjunta con Letonia, pero Herasimenia y otros deportistas están haciendo campaña para que la Federación Internacional elija otra sede. La plataforma social Golos, al frente de la que está el ingeniero programador Pavel Liber, creador de un programa de observación digital que probó la falsedad de los resultados de las elecciones, ha hecho una encuesta entre la población bielorrusa en la que el 90% de las personas consideran que el campeonato debería posponerse. 

La experiencia sufrida en prisión no ha hecho mella en la voluntad de Yelena, que ahora mismo se encuentra en Grecia intentando recuperarse tras haber sufrido covid-19 y ponerse en forma para volver a jugar. Además, está decidida a seguir luchando por lo que cree justo. “No he cometido ningún crimen. Me detuvieron solo porque tengo voz y no podía quedarme callada. Me detuvieron porque tengo ojos y he visto cómo se golpea a la gente en las calles todos los días. Me detuvieron porque tengo un corazón llamando a la puerta de la verdad. Y si todos avanzamos juntos, el éxito vendrá sólo”.

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital y Marca. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí