1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Arte

Niño de Elche se baña en Val del Omar

Sobre la exposición ‘Auto Sacramental Invisible. Una representación sonora a partir de Val del Omar’ en el Museo Reina Sofía

Daniel Valtueña 25/12/2020

<p>'Auto Sacramental Invisible: una representación sonora a partir de Val del Omar'. Niño de Elche. MNCARS, 2020. </p>

'Auto Sacramental Invisible: una representación sonora a partir de Val del Omar'. Niño de Elche. MNCARS, 2020. 

Jose Hevia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Vaya tres patas para un banco. Pero en el mejor de los sentidos. O tal vez ni en el mejor ni en el peor, sino en otra dirección. El exflamenco Niño de Elche, el erudito sonoro Miguel Álvarez-Fernández y el curioso arquitecto Lluís Alexandre Casanovas Blanco sostienen el proyecto indisciplinar Auto Sacramental Invisible. Una representación sonora a partir de Val del Omar que puede verse en el Espacio 1 de la primera planta del Edificio Sabatini del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid hasta el 26 de abril de 2021. Y ese banco es José Val del Omar.

José Val del Omar (Granada, 1904-Madrid, 1982) es una figura de difícil clasificación. Tal vez conocido principalmente por su producción audiovisual a partir de las obras que componen Tríptico elemental de España, el trabajo de Val del Omar atraviesa un sin fin de disciplinas, pero sobre todo coincide –como esta exposición se encarga de subrayar– con el creciente desarrollo de la electroacústica de la que su trayectoria fue paralela. El militante compromiso de José Val del Omar para con el sonido lo llevó a participar como técnico cinematográfico en el proyecto republicano de las Misiones Pedagógicas para después de la Guerra Civil idear también el totalitario Circuito Perifónico de Valencia al servicio del bando nacional. Sus incansables investigaciones sonoras florecerían posteriormente en la España franquista, lugar y tiempo que sin embargo no pudo inventar.

La exposición Desbordamiento de Val del Omar, inaugurada precisamente en el Museo Reina Sofía en el año 2010 bajo el comisariado de Eugeni Bonet, o la publicación ese mismo año de sus Escritos de técnica, poética y mística a cargo de Javier Ortiz-Echagüe ya iluminaron el trabajo de un creador cuya difusión es indisociable del esfuerzo que el Reina Sofía ha hecho en la última década por ahondar en su figura. Este convencimiento viene dado en buena medida gracias a la conservación de su archivo tras su donación en el año 2011 por parte de sus herederos. Auto Sacramental Invisible. Una representación sonora a partir de Val del Omar no llega entonces por casualidad. Sus éxitos tampoco son de ningún modo fortuitos.

Auto Sacramental Invisible. Una representación sonora a partir de Val del Omar de Niño de Elche se divide en dos salas. La primera de ellas contextualiza las circunstancias sonoras de José Val del Omar, así como su obra Auto Sacramental Invisible. Un encomiable trabajo de archivo admirablemente preciso en su presentación a cargo de Lluís Alexandre Casanovas Blanco recorre perimetralmente la sala a modo de original cronología visual. A continuación, el visitante se adentra en una sala en penumbra que presenta la sorprendente creación de Niño de Elche: 37 minutos de sobrecogedora instalación sonora que gracias a los sapientísimos diseño sonoro y producción musical de Miguel Álvarez-Fernández emulan la obra homónima de Val del Omar en un diseño arquitectónico de brillante factura a cargo de Lluís Alexandre Casanovas Blanco sostenido por una iluminación de Carlos Marquerie y David Benito que se apoya en la ingeniería de sonido de Juan Andrés Beato.

El Auto Sacramental Invisible de Niño de Elche es un proyecto de relectura en torno a una de las obras más desconocidas de José Val del Omar. Inspirado en el género teatral contrarreformista de inspiración alegórica, Val del Omar inicia en 1949 el borrador de su Auto Sacramental Invisible que dará por concluido en 1951. Su estreno fragmentado y única presentación pública tuvieron lugar en el Instituto de Cultura Hispánica en el año 1952. El carácter “invisible” del auto sacramental valdelomariano no es sino una afirmación de su carácter sonoro. Pensado para ser representado en un “auditorio completamente a oscuras, iluminado puntualmente por lámparas votivas, con un total de catorce canales de reproducción” el Auto Sacramental Invisible de José Val del Omar se pensaba como una instalación sonora. Sin embargo, aún quedaban años para que siquiera los términos “instalación” o “arte sonoro” –tal y como Miguel Álvarez-Fernández maravillosamente se encarga de apuntar– existiesen. Esta exposición cumple así el justo objetivo de amplificar originalmente una pieza de imperativa incorporación al canon de la historia del arte del siglo XX.

Niño de Elche ha dicho en más de una ocasión que no existe nada más revolucionario que escuchar. El Auto Sacramental Invisible del ilicitano no solo busca ser escuchado como brillante pieza de arte sonoro, sino que se define fundamentalmente como un generoso acto de escucha. Gracias al trabajo de Lluís Alexandre Casanovas Blanco este proyecto escucha a un tiempo –el de la posguerra– cuyos ecos cada vez se hacen más audibles y no por ello menos confusos. Trabajos impulsados desde el propio museo como la exposición Campo cerrado. Arte y poder en la posguerra española. 1939-1959 comisariada por María Dolores Jiménez-Blanco en 2016 ya han demostrado ejercicios de memoria radicalmente histórica que abrazan lo que para unos y otros es una insatisfactoria contrariedad. José Val del Omar se presenta aquí como un desafío cuyo volumen esta exposición aumenta no para escucharlo “mejor”, sino para sumergirse en sus distorsiones sin ningún atisbo de remasterización.

'Auto Sacramental Invisible: una representación sonora a partir del Val del Omar'. Niño de Elche. Foto: José Hevia

'Auto Sacramental Invisible: una representación sonora a partir del Val del Omar'. Niño de Elche. Foto: José Hevia

Revolucionaria también es la dialéctica escucha que este Auto Sacramental Invisible propone en diálogo con el visitante. Esta exposición no se propone solo sonorizar el universo de José Val del Omar, sino que se piensa –tal vez como todo proyecto ambicioso– como una reflexión mediática. El Auto Sacramental Invisible de Niño de Elche es un experimento –siguiendo también aquí a Val del Omar– sobre la exhibición-audición del arte sonoro en el espacio del museo. El Auto Sacramental Invisible de Niño de Elche dignifica el arte sonoro través de una cuidadosa estrategia estética. Con este proyecto la necesaria incorporación del sonido al relato de la creación artística se presenta cada vez más próxima. Su ejemplar instalación ofrece las líneas maestras para que futuros proyectos sonoros puedan ser por fin escuchados. 

'Auto Sacramental Invisible: una representación sonora a partir del Val del Omar'. Niño de Elche. Foto: José Hevia

'Auto Sacramental Invisible: una representación sonora a partir del Val del Omar'. Niño de Elche. Foto: José Hevia

Nadie como Niño de Elche para abrazar, por un lado, la ambivalencia de Val del Omar y propiciar, por otro, la escucha del arte sonoro en el museo. Subversivo para muchos y reaccionario para otros, Niño de Elche ni quiere ni puede ser un artista coherente. Traicionarse a sí mismo es un ejercicio que habla de su honestidad. Tal vez por este motivo y desde 2014 Niño de Elche se haya aproximado en numerosas ocasiones al universo valdelomariano. Su disco Antología del cante flamenco heterodoxo (2018) ya incluía la pista Mensaje Diafónico de Val del Omar gracias al acompañamiento del también fascinado por Val del Omar Pedro G. Romero. Este año, y de la mano de nuevo de Miguel Álvarez-Fernández, Niño de Elche estrena nuevo disco: La distancia entre el barro y la electrónica. Siete diferencias valdelomarianas. Su anfibio trabajo del lado de éxitos comerciales como el más reciente Tu me dejaste de querer junto a C. Tangana y La Húngara, así como experimentales propuestas como su participación en el último espectáculo de Angélica Liddell, hacen de Niño de Elche una voz con una audiencia ampliamente objetiva. La decisión de encargarle un proyecto como este se revela como una inteligente decisión institucional. Sin embargo, bien es cierto que el dificilísimo equilibrio del protagonismo compartido entre José Val del Omar y Niño de Elche –que la exposición constantemente subraya– se inclina, tal vez inevitablemente, en beneficio de este último. 

La pandemia de la covid-19 ha sido un arma de doble filo para esta exposición. Por un lado, retrasó su inauguración originalmente programada para el verano y ahora limita el aforo de la instalación. La sala documental se transforma así en una suerte de sala de espera que, para bien, obliga al visitante a detenerse en el material histórico que contextualiza la propuesta. Sin embargo, me pregunto hasta qué punto esta realidad se hubiera desvanecido en el caso de que la pandemia no hubiera desembarcado también en el museo. El misterioso canto de sirena al otro lado de la cortina de granadas nucleares que da paso a la instalación tal vez le hubiera jugado una mala pasada al meticuloso trabajo de documentación. Nota al pie: miren y, si pueden, toquen esas cortinas, una maravilla del diseño que resume la genialidad de este proyecto. Bien es cierto que la propia arquitectura de las salas deja a un lado la contextualización del proyecto a la que sin embargo la rigidez del protocolo sanitario convenientemente da acceso. Una vez en el interior bien sea por la reducidísima exhibición de arte sonoro a la que estamos acostumbrados bien por la disposición un tanto unívoca de las gradas históricas que abren la propuesta, la instalación se repliega parcialmente hacia una teatralidad que limita la circulación del visitante por el espacio. Desde mi punto de vista. esta disposición detiene parcialmente la multidimensionalidad que la propuesta se esfuerza –casi siempre exitosamente– por visibilizar.

Foto: José Hevia. 

Foto: José Hevia. 

Auto Sacramental Invisible. Una representación sonora a partir de Val del Omar de Niño de Elche, Miguel Álvarez-Fernández y Lluís Alexandre Casanovas Blanco es un baño del que salir sucio. Su admirable trabajo se detiene en un archivo histórico para facilitar el trabajo de un creador contemporáneo proponiendo un acertado camino para la exhibición artística por venir. Nadie que visite esta obligatoria exposición pensaría que fuera posible ensuciarse de un modo tan limpio.

----------------------

Auto Sacramental Invisible. Una representación sonora a partir de Val del Omar. Niño de Elche. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Edificio Sabatini, Espacio 1. Hasta el 26 de abril de 2021. Más información

Vaya tres patas para un banco. Pero en el mejor de los sentidos. O tal vez ni en el mejor ni en el peor, sino en otra dirección. El exflamenco Niño de Elche, el erudito sonoro Miguel Álvarez-Fernández y el curioso arquitecto Lluís Alexandre Casanovas Blanco sostienen el proyecto indisciplinar

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí