1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Días raros y broncos

Las nueve mejores polémicas de 2020

He aquí una de mis resoluciones para 2021: no ponerme a discutir en balde con la gente de las redes sociales. Pido la paz, aunque ni yo misma me haga caso. ¡A ver si lo hacemos todo un poco mejor y más decente en este año que entra!

Elizabeth Duval 8/01/2021

<p>Fotograma del videoclip Demasiadas mujeres de C. Tangana.</p>

Fotograma del videoclip Demasiadas mujeres de C. Tangana.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Como no estamos en ningún medio de origen estadounidense que haya realizado recientemente un expediente de regulación de empleo, cerrando de facto su producción (aunque sea cognitiva, cultural o de basura) en España, no puede servidora limitarse a acompañar algunas fotos bonitas con descripciones de dos líneas extraídas de la Wikipedia o de tweets ajenos. Se añade la circunstancia de que vivo en París, en una torre de marfil (más o menos) cercana a la petite ceinture parisina (que podríamos traducir por pequeño cinturón o, si estamos jocosos, cinturita): tengo conexión con lo que sucede en las Españas a través de las redes, y tampoco mucho, pues intento ir a mi bola. Este año, no obstante, he participado en guerras y he batallado hasta después de mi muerte; se me fue la pinza durante el primer confinamiento y me pasé muchas tardes grabando cortos vídeos en los que recitaba pasajes de la Biblia. De todo ello me arrepiento. He escrito mucho sobre las polémicas, no cabe duda, pero tampoco sé muy bien qué es constitutivo de una polémica o por qué las celebramos bajo la forma de agrupaciones abstractas, coaliciones de días raros y broncos. Lo miro todo un poco extrañada. He aquí las diez mejores polémicas del año, seleccionadas entre las polémicas del año de las cuales me acuerdo, que eran inicialmente menos de diez:

10. Cristina Morales y el libro al que no paraba de cambiarle el nombre

Yo ya he escrito sobre la nota a la edición de Cristina Morales en Últimas tardes con Teresa de Jesús o Introducción a Teresa de Jesús o Malas palabras, pero es que eso tampoco me parece lo más interesante del mundo moralesco. Lo es, en cambio, la página web cervanteyosoiguapa, que ya no existe (muy a mi pesar) y que una nota de un programa de Cadena SER describía en su momento como “un serial crítico, cáustico y sarcástico sobre el mundo editorial en España, con nombres modificados pero reconocibles de sellos como Seix Barral, Lengua de trapo, Lumen o Letras Libres”. Era una web en la que se hablaba de “contratos precarios, pagos, adelantos económicos, encargos de artículos, billetes de avión, fotos para revistas, editores y editoras”. Morales negó estar detrás de esa página web y declaró su aprecio por los “hackers maravillosos” que habrían entrado en sus cuentas de correo y sus comunicaciones privadas. Yo elijo pensar que, con una máquina del tiempo, Teresa de Jesús accedió a las epístolas privadas de Santa Cristina y lo publicó todo de forma guasona. No fue una polémica muy sonada: ¿cuánta gente se enteró de la creación de esa página? Hablo aquí para unos pocos afortunados.

Si lo que le interesa al lector es el TOP 10 y lo del libro al cual Cristina no paraba de cambiarle el nombre: yo dije hace tiempo, en respuesta a lo que Ignacio Echevarría calificó como “un ajuste de cuentas de Morales con la anterior editora de su libro, la veterana y muy meritoria Silvia Querini”, que la “Nota a la edición” era “una denuncia contra la voluntad de su primera editora de cambiar el título, de modificar contenidos, de doblegar la voluntad de Morales; en fin, una denuncia contra el entendido de que los libros son “una cuestión mercadotécnica y no literaria’”. Hay que defender públicamente la postura, igual de respetable que cualquier otra dentro del pluralismo y el pacto democrático que nos dimos entre todos en el 78, de Santa Cristina. Y ojalá más hackers maravillosos: son la alternativa a la dicotomía por Morales planteada. “Tú verás, Teresa: o calladita y con convento nuevo, o escritora y en la hoguera”.

9. Lo de C. Tangana

A mí me encanta, pero por justicia: demasiados hombres, ya está bien de ver a C. Tangana hasta en el gotelé; hace cuatro años, pues bueno, estaba muy guay, pero ya está bien. ¿Qué será lo próximo: ¿debatir sobre la ROSALÍA y el antigitanismo y la apropiación cultural y los colores rojos y el neofolklorismo y el resurgir de la cultura castiza y Almodóvar y las procesiones de Semana Santa que se parecen al Ku Klux Klan y el resurgir del catolicismo? ¿Puede surgir una polémica capaz de provocar más tedio, pereza y anhedonia que esta? Todo está por hacer y todo es posible.

 

8. Lo de Juana Dolores Romero Casanova

Durante el confinamiento decidimos darle una sobredosis de atención a una poeta. Declaró, en una entrevista, que la poesía de [AUTORA X], por muchos poemarios que hubiera publicado, no interesaba en lo más mínimo a los profesores universitarios más brillantes que ella ha conocido. Lanzó un grito, un manifiesto: “¡Basta de famosos de mierda publicando libros de mierda!”; la muchacha dijo, cuando se le reprochó el tono altivo, que debatir por Twitter formaba parte de la decadencia de Occidente, así que no había reproche posible. Resulta que las faltas de respeto y las broncas dan followers en las redes y que toda reacción en contra constituye una tentativa de ciberbullying. Yo puse veladamente negro sobre blanco en un artículo a través de una referencia al temita que pasó desapercibida, y declaré yo no venía a los debates públicos a escandalizar ni epatar a nadie, ni a que sus señorías de la “es-ce-ni-ta” me vieran llamar escritorzuelo a algún escritorzuelo de mierda, y tampoco quería con gesto impostado dinamitar andamiaje alguno de nuestro mundillo; “yo soy, en comparación a otras, como mucho, una socialdemócrata de tres al cuarto, y en mis costumbres, morales y dolores, más pequeñoburguesa que niñata”.

No sé si es buen augurio para nuestros mundillos twitterios y literarios que se celebre la falta de respeto, los ataques gratuitos, el victimismo y el ser malrollera: irrumpir buscando pelea y dándose codazos con la gente, porque nos encanta pelearnos, se ve que es motivo de celebración y jolgorio. La poeta dijo después que Platón atravesaba su poemario y que cosas como “el atrevimiento de mostrarme copia” o “esnifar la idea, colocar el discurso” eran plenamente platónicas, estando presente la dicotomía entre el mundo sensible y el mundo de las ideas. Hay quien hace con la Filosofía como Rimbaud con la Belleza: la sienta en sus rodillas, la encuentra amarga, la injuria. En fin: no quiero más dramas en mi vida, sólo comedias entretenidas.

7. La distinción entre cultura y entretenimiento

En abril, Paula Bonet colgó una imagen con el mensaje “Consumir entretenimiento y creer que es cultura”, lo cual dio lugar a uno de los primeros debates del confinamiento, y quizá uno de los más tontos. Alguien dijo que el debate se resolvía así: cultura es lo que me gusta a mí y entretenimiento lo que gusta a los otros. Especulo que las ondas electromagnéticas producidas por la reproducción en distintos balcones de la canción Resistiré provocaron una degeneración de los tejidos neuronales de gran parte de la población, reduciendo momentáneamente nuestras capacidades y llevando el nivel del debate a bajezas nunca antes vistas. Creo que después de este tema el siguiente fue el de los “huevos en la barbilla”; esto se me presenta, después del confinamiento, como un misterio indescifrable, pues yo ya no sé quién era confinada ni cómo me comportaba, y preferiría alejarme de la persona que no tenía mucho más que hacer que hablar en Twitter sobre estos temas.

6. Lo de los perros y los niños

Así de mal estamos: durante el confinamiento se desató una guerra diminuta entre los dueños de los perros, que podían sacarlos a pasear, y los dueños (sic) de los niños, que se creían en desventaja comparativa e inferioridad estructural, incluso opresión, en relación para/con los primeros. El País sacó una crónica titulada “Perros contra niños”. Dejo aquí su párrafo final, que es muy divertido:

“Me imagino ya que se van creando dos bandos en la ciudad: los que tienen niños y los que tienen perros. Se odian y empiezan a hacer pintadas acusatorias en las puertas, con incursiones nocturnas clandestinas. Al poco tiempo se convierte en una cuestión política: la derecha apoya a la facción de los niños (ahora no pueden pedir pin parental, ya los tienen controlados en casa); la izquierda defiende a la de los animales. Tratándose de España, hay gente con niños y perro que es la que peor lo tiene, los critican de los dos lados. Convertidos los perros en salvoconducto para pasear libremente, su precio se dispara. Empiezan a venderse en un servicio especial de Amazon y te lo llevan a casa. En las comunidades de vecinos, el que tiene perro lo alquila por horas a los demás. Al final los perros están deseando estar tranquilos en casa. Se niegan a salir, aprenden a hacerlo en el baño”.

No habría estado mal presenciar una guerra civil entre los amantes de los canes y los defensores de la infancia, o incluso manifestaciones consistentes en ver a padres pasear a sus niños con correa mientras estos vociferan pequeñitos “guau, guau”. De esto ya nos hemos olvidado, pero yo tengo amigos con perro que se acuerdan de este enorme conflicto social, de esta brecha que ha dividido familias y creado dos bandos irreconciliables. ¿Quién vendrá para volver a unirnos y hacernos ver que ninguna de sendas partes es tan mala, y que es más lo que nos une que lo que nos separa? Un verdadero drama, entiéndanme.

5. Lo de la Covid-19

Aparentemente, este último año se desató una pandemia global después de que se propagara con gran velocidad la enfermedad por coronavirus. Esto molestó a mucha gente y provocó muchas polémicas.

4. Lo de que se mueran los viejos

El 12 de marzo de 2020 la escritora Elizabeth Duval hizo las siguientes declaraciones, que recogemos en blanco y negro como reflejo de los doscientos años que han pasado desde entonces:

 

Me apetece escribir sobre esta polémica utilizando única y exclusivamente las respuestas de otros twitteros a estos tres tweets. Por lo visto, en marzo, la gente se metía cubatas de tres en tres por culpa de la angustia existencial que les generaba el capitalismo. Lo triste es que muchos ancianos honorables y valiosos, de largas barbas, serán desplazados en prioridad cuando sujetos como Elizabeth Duval, ejemplos de psicopatía, enfermen. Donde había futuro imaginable era en el gulag: ¿y si un cálculo demostrara la cantidad de gatos callejeros que alimenta Duval al día tras tomarse dos orujos? ¿Tiene patologías previas? Es el cáncer de la sociedad. ¿Y si se muere? Con ello contribuiría a reducir las emisiones. Que interne hoy mismo en un psiquiátrico: tiene un problema grave.

Un poeta francés, hace algo más de un siglo, propuso el signo de ironía, pensado para preceder una oración e indicar el tono en el que habría de ser interpretada en su lectura. Creo que hay muchos argumentos posibles en su contra: ¿no podemos acaso concebir la incomprensión de la ironía como un fracaso por parte del emisor a la hora de comunicarse? Corremos de igual manera el riesgo de que el signo de ironía preceda frases no-irónicas: “bébete un bote de lejía”, “espero que te fusilen”, “etnicista neofranquista malthusiana ecofascista”.

No me gusta hablar de linchamientos colectivos o emplear la terminología de las redes ardiendo. Un músico, productor y escritor español, especialmente conocido por ser integrante del grupo Los Chikos del Maíz, dijo, a raíz de mis tweets, que “este país nunca tiene intelectuales a la altura de su clase trabajadora”. Voy a traducir una línea de un artículo de la Wikipedia francesa, perdonen el intelectualismo:

La “autoderisión” es el hecho de reírse de uno mismo en una burla. Puede ser utilizada como una forma de humor o para disminuir las tensiones interpersonales.

Lo de que la temporalidad capitalista ha hecho que sea imposible imaginar futuros alternativos lo dice Mark Fisher y lo dicen ochenta intelectuales de izquierda en círculos de masturbación mutua. Comprendo que Twitter considere observar la realidad sub specie æternitatis como pecado y que las acciones morales o políticas no se rigen por criterios de eficiencia. ¡Yo no me arrepiento de nada! (sic) ¡Espero que tampoco lo hagan muchos twitteros que se me lanzaron encima y que hoy me quieren, me escriben menciones cariñosas, me aprecian! La preocupación por los tweets viejos es una preocupación pequeñoburguesa, ¡por legítima que sea! ¿Y si un cálculo demostrara que cerrar por decreto todas las redes sociales salvaría más vidas que la vacuna de la covid-19? Yo, por mi parte, tengo muchas ganas de vacunarme, y mi comportamiento en pandemia ha sido irreprochable. Mando un fuerte saludo a la rave de fin de año de Llinars: peor que la twittera posirónica ecofascista no pueden estar haciéndolo.

3. Lo de Rafael Cabaliere

En 2020 un tal Rafael Cabaliere se alzó con el premio Espasa de poesía y todo el mundo especuló con la posibilidad de que se tratara de un robot; llegó hasta tal punto que Espasa tuvo que sacar un vídeo en el cual un hombre, con tono parecido al de un secuestrado al que están apuntando con pistola, declaraba ser una persona de carne y hueso. Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por su inacción, permitir que un ser humano sufra daño. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la Primera Ley. Un robot debe proteger la existencia en su misma medida para no autodestruirse en la medida en que esta protección no entre en conflicto con las leyes anteriores. Teniendo en cuenta estas tres leyes de la robótica, a mí la hipótesis de que Rafael Cabaliere sea un cyborg me sigue pareciendo enteramente plausible. Comparto un poema del robot:

Hay personas con las

que tenemos una conexión

única y misteriosa,

personas con las

que somos felices

desde siempre.

Este poema podría haberlo escrito Terminator.

2. Lo de lo Terf y el argumentario del PSOE

El debate se presenta en parte como eco de lo sucedido en Reino Unido a raíz de la reforma del Gender Recognition Act 2004 propuesta por el gobierno conservador de 2018, pero con particularidades históricas y políticas: es quizá cuestión del reconocimiento de la autodeterminación de género como derecho jurídico (o no) para garantizar la autonomía de las personas trans en relación con sus cuerpos; pero es, también, la negación o aceptación de las identidades trans, o incluso la asunción de la biología o el sexo como determinaciones vinculantes para la construcción de la identidad mujer. También de cómo, para algunas, la teoría queer en general acarrearía un borrado sistemático de las mujeres y del régimen de la diferencia sexual (si lo interpretamos, otra vez, como estructura de dominación). Hemos visto a la histórica militante feminista Lidia Falcón preguntándose si “es de izquierdas hormonar a un niño para que cambie de sexo”, a la jurista Paula Fraga diciendo que la teoría queer significa la “institucionalización de la misoginia” y que las leyes de identidad de género “socavan los derechos de las mujeres”; al PSOE difundiendo un argumentario según el cual “la teoría queer [desdibuja y difumina] la realidad de las mujeres”, firmado por la vicepresidenta primera y secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, y su secretario de Organización y ministro de Transportes, José Luis Ábalos. Todas estas manifestaciones han sido criticadas, por parte del colectivo LGTB, como “muestras intolerables de transfobia”, y se han ido generalizando en el seno del Partido Socialista y del colectivo feminista.

La única propuesta de reconciliación o resolución de las tensiones entre estos grupos tiene que ser una que no pase por la metodología de la burla o del insulto, sino por la construcción de puentes y la cura de las heridas anteriores. Entiendo que, para círculos y entornos muy pequeños, los errores que una persona pueda haber cometido sean suficientes como para traer en consecuencia su cancelación inmediata, o que nos salga a todos la carcajada cuando vemos que alguien se burla de la jerga de esos “neomaterialistas” que tan mal nos caen y que nos tienen bloqueados en Twitter. Lo nocivo es que esta risa, como cadena que enlaza y estructura los grupos, nos afianza como afines a nuestros allegados, cierra aún más las fronteras de nuestro grupo y nos condena a mirarnos entre iguales cada vez más parecidos entre sí, pero más excluyentes. 

En política, en diversas ocasiones, es mucho más útil afianzar la identidad de un grupo e intentar que se construya sobre bases más sólidas que intentar elaborar un grupo más amplio y permeable a otras visiones e inquietudes. El hecho de que Pablo Iglesias, como vicepresidente segundo, ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030 y secretario general de Podemos, presentara en sociedad La distancia del presente, errático ensayo de historia reciente de España, es clara muestra de la parcial degeneración de los referentes intelectuales de un espacio político. Ese grupo de voces a escuchar, que hace un tiempo estaba compuesto de personas con algo que decir, o simplemente con cierta gravitas, hoy se ha metamorfoseado en una banda zalamera y aduladora que recupera la carroña de una coalición de partidos que se descompone. Pero es preocupante que, al mismo tiempo que la izquierda parece unida en sacrosanto matrimonio gubernamental, estemos tan ocupados en decepcionarnos los unos a los otros y querer arrancarnos las cabezas. Yo puedo compartir ciertas tesis con Bernabé, claro, pero la batalla por las ideas no puede convertirse en una serie de vendettas personales o en un debate en el cual ciertas posiciones queden excluidas por ser apriorísticamente inaceptables.

La única solución y camino, tanto para los problemas de la izquierda como para el feminismo y lo trans, pasa por un sentimiento de lealtad compartido. Si vemos una nueva ola de transfobia desde sectores feministas en los que antes la susodicha no podía plantearse, es, en parte, precisamente porque el subgrupo de las feministas ahora puede ser desleal al subgrupo trans sin sentir que está cometiendo una traición: el vínculo que existió entre ambos se está resquebrajando. Conllevará un recorrido más duro, desde luego, pero la única manera de salvar esos vínculos es a través de la pedagogía y del diálogo… incluso entre posiciones irreconciliables. No todos los intentos de conocer al otro e intercambiar pareceres con él tendrán sus frutos, y tampoco exijo que toda persona participe de ellos: habrá quienes, con razón, se sientan demasiado dolidos como para querer tener enfrente a alguien que haya ejercido violencia contra ellos. Pero creo que es importante la labor de quien quiera y pueda tender puentes: creo que necesitamos con urgencia a personas que quieran y puedan tender puentes, y escapar de la tentación de clasificar esos intentos como ejercicios de deslealtad o equidistancia.

1. El resto de novedades diarias

Aquí cabe lo de Juan Marsé, lo de Cataluña, lo de si está bien o está mal que el gobierno le conceda la nacionalidad a James Rhodes y haga de ello un paupérrimo acto de marketing público que acaba mal, lo del mecenazgo (aunque fuera en 2021), lo de si el Cid estaba a favor del multiculturalismo, lo de la americana que llevaba años diciendo que era mallorquina, lo de Salvador Illa siendo el candidato del PSC a las elecciones catalanas, Isabel Díaz Ayuso siendo Isabel Díaz Ayuso, el Merlos Place, la Isla de las Tentaciones, Iker Jiménez dando voz a la teoría de la gran sustitución, Jorge Javier Vázquez convirtiéndose en emblema de los bolcheviques, todo lo relacionado con Patria (que es una serie que no he visto y un libro que he pasado de leer), el caso Mainat (que es una película del mismo director de Knives Out, creo), Amazon siendo Amazon… Como el lector habrá entendido ya, esta es una lista de cosas que no tendrían que repetirse, pero que se repiten cíclicamente. Yo propongo mundos de reconciliación en los cuales ya no haya polémicas diarias. No siempre he obrado en este sentido, pues soy humana, fracaso y cometo mis errores, pero he aquí una de mis resoluciones para 2021: no ponerme a discutir en balde con la gente de las redes sociales. Pido la paz, aunque ni yo misma me haga caso. ¡A ver si lo hacemos todo un poco mejor y más decente en este año que entra!

Como no estamos en ningún medio de origen estadounidense que haya realizado recientemente un expediente de regulación de empleo, cerrando de facto su producción (aunque sea cognitiva, cultural o de basura) en España, no puede servidora limitarse a acompañar algunas fotos bonitas con descripciones de dos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Elizabeth Duval

Autora de 'Después de lo trans', 'Reina' y 'Excepción'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí