1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DEBATE

Identidades múltiples: la mezcla que somos

A propósito de los ensayos de Clara Obligado y Saïd El Kadaoui

Rubén A. Arribas 29/01/2021

<p> Clara Obligado y Saïd El Kadaoui. </p>

 Clara Obligado y Saïd El Kadaoui. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

01 | El problema de querer clasificarlo todo. Escritura nómada. Escritura desde la verja. Escritura del desarraigo y de quienes perdieron su patria. Escritura babélica, promiscua y bastarda. Escritura integrada y desintegrada. Escritura híbrida. De todas esas maneras nombra Clara Obligado en Una casa lejos de casa. La escritura extranjera (Contrabando, 2020) la singular flor que ha visto crecer entre las páginas de sus libros debido a la experiencia como persona migrada. Porque ¿en qué idioma escribe una persona que nació en Argentina, pero vive desde hace más de cuarenta años en España? ¿En qué estantería deben colocarse sus cuentos y novelas: en la de literatura argentina o en la de literatura española? 

02 | La complejidad sentimental era esto. El duelo migratorio es un proceso psicológico muy complejo porque es “parcial, recurrente y múltiple”. Lo explica Saïd El Kadaoui en su ensayo Radical(es) (Catedral, 2020) citando al psiquiatra Joseba Achotegui. Migrar siempre causa un desgarro –a veces de grandes proporciones– cuya cicatrización es tan lenta que suele acompañarnos de por vida. Es un dolor que siempre está ahí –aunque no siempre con la misma intensidad– porque todo movimiento migratorio nos obliga a entablar un tenso diálogo identitario con el entorno y, de algún modo, a ser una persona diferente de la que éramos. Kadaoui, un psicoanalista y escritor nacido en Beni-Sidel (Marruecos) y que vive en Cataluña desde los 7 años, conoce de primera mano esa experiencia.

03 | Nadie nace extranjero. Clara Obligado se exilió en España en 1976 para huir de la dictadura argentina. Sin embargo, su condición de extranjera sigue precediéndola allá adonde va. Da igual que haya vivido más tiempo a este lado del Atlántico que al otro. Da igual que haya publicado aquí las dos antologías de Por favor sea breveque haya ganado el premio Setenil por El libro de los viajes equivocados o que sea una de las pioneras de la enseñanza de escritura creativa. Da igual también que sus hijas sean españolas. A ojos de los demás sigue siendo extranjera. O mejor dicho: doblemente extranjera, pues ahora tampoco es una argentina fetén ni allá ni aquí. De eso habla cuando señala que “no se nace extranjero”: son los demás quienes nos colocan en ese lugar y hacen que se nos forme una segunda piel. Quizá incluso una costra o, peor aún, una coraza.

Las identidades monolíticas que plantean los nacionalismos excluyentes obligan a soluciones binarias: la hiperadaptación o el repliegue identitario

04 | Demasiada presión. La identidad es siempre una maraña de emociones turbias, afirma Saïd El Kadaoui. En el caso particular de las personas migradas, además, se entrecruzan múltiples cuestiones, algunas difíciles de apreciar a simple vista. ¿Por ejemplo? El carácter transgeneracional de los duelos migratorios no resueltos. También están los traumas colectivos, como los derivados de la colonización y descolonización (en el caso español, pensemos en Guinea Ecuatorial o Marruecos). A todo eso, hay que sumarle los discursos que identifican la inmigración con la pobreza, la delincuencia o la barbarie; el racismo institucional; la inseguridad jurídica, o las experiencias de inferiorización y humillación que padecen muchas personas a diario. Por último, añadamos a esa mezcla el bombardeo de discursos que ensalzan la pureza, la autenticidad, la reparación histórica o el nacionalismo, y dejémoslo cocer todo en el magma de este hipercapitalismo que todo lo devora... Parece normal, concluye Kadaoui, que las identidades más frágiles no soporten tanta presión y salten en pedazos. 

05 | El nacionalismo literario como limitación. Según Clara Obligado, el mundo académico se obstina en fijar lo nacional como parámetro a la hora de clasificar las producciones literarias. Tan inamovible y estéril le parece ese marco mental que califica esa práctica de “feudalismo académico”, y a la vez se pregunta por qué seguir viviendo tensionada “entre el deseo de ser aceptada y el cuestionamiento de las formas de lectura enmarcadas en lo nacional”. En su opinión, si el mundo académico “estudia solo una herencia nacional, se está cerrando una puerta donde debería abrirla”. Ella reconoce que le costaría años de terapia elegir si sus libros son literatura argentina o española, pero algo son, ¿no? ¿Para cuándo alguna categoría intermedia o una simple literatura en español? 

06 | Por una identidad más flexible. “Domesticar a la bestia de la identidad consiste en sentirse múltiplemente arraigado”. Esas palabras de Saïd El Kadaoui proceden de la fusión de un pensamiento de Amin Maalouf y otro de Salman Rushdie y resumen no solo el argumento de Radical(es), sino su espíritu. Según Kadaoui, nos haría mucho bien entender la identidad –nacional o no– como una amalgama de herencias heterogéneas y un conjunto flexible de pertenencias, y no como un molde único y rígido. Las identidades monolíticas que plantean los nacionalismos excluyentes obligan a soluciones binarias: la hiperadaptación (o asimilación contrafóbica) o el repliegue identitario (o retiro etnocéntrico). En ambos casos, las personas deben elegir un país y renunciar al otro, lo que conlleva un conflicto de lealtades y alienta el discurso de la traición. Además, como en el caso marroquí, señala Kadaoui, algunas identidades reducen la pertenencia a lo religioso y lo tribal, algo que hace todo aún más difícil. Por eso, él insiste en sentirse y declararse marroquí, catalán, español y europeo (aunque eso le moleste tanto a los guardianes de las esencias identitarias, sean estos los policías de la aduana marroquí o algún vecino de Barcelona).

07 | La falsa proximidad del idioma. Hablamos y no hablamos la misma lengua en América y en España (basta preguntarle a cualquier editorial que intente vender traducciones allá y aquí...). Eso que, en apariencia es gracioso y divertido, supone sin embargo un drama de gran calado para muchas personas, en especial para quienes trabajan de manera profesional con la lengua. De hecho, como explica Clara Obligado, sienten que su lengua original colapsa; primero, porque la mayoría a su alrededor habla diferente; y segundo, porque hay un “mercado editorial que no suele aceptar otras variaciones que las que incluyen cierto aire de exotismo latinoamericano”. Por tanto, hablar o escribir se convierte en un intenso –y muchas veces problemático– ejercicio de traducción y elección. Eso exige mucho tiempo y esfuerzo: es complicado construir una lengua capaz de mostrar el mestizaje íntimo que se vive a diario.

Kadaoui insiste la importancia de promover valores inclusivos que atraviesen las clases sociales y que aminoren la presión sobre las identidades más frágiles

08 | De la fragilidad identitaria al radicalismo. Al amparo de H. M. Enzensberger y de su ensayo El perdedor radical, Saïd El Kadaoui argumenta que no hay tanta diferencia entre un chico estadounidense que perpetra una masacre en su instituto o un centro comercial, y un chico de una familia magrebí que se radicaliza y realiza atentados como los de Cambrils o Barcelona en 2017. Ambos coinciden en algo: tienen identidades frágiles. A los dos los mueve una energía que está hecha de envidia y frustración por el éxito ajeno, una gran capacidad para culpar a los demás del fracaso propio y una gran dosis de desprecio por sí mismos. Son perdedores radicales. De ahí, insiste Kadaoui mientras cita a Amartya Sen, la importancia de promover valores inclusivos que atraviesen las clases sociales y que aminoren la presión sobre las identidades más frágiles. 

09 | Fenómenos editoriales y statu quo cultural. Clara Obligado recuerda que fue la propia Carmen Balcells quien afirmó que el Boom respondió a una estrategia de mercadotecnia. O dicho de otro modo: fue algo relacionado con ganar dinero, y no con promover la diversidad cultural o el mestizaje. De hecho, Macondo se convirtió en la capital ficticia de todo un subcontinente en el imaginario del resto del mundo. Si uno leía sobre Macondo, ya sabía cómo era el resto de América Latina... El efecto homogeneizador fue tan intenso que todavía hoy muchas personas, señala Obligado, se ufanan en firmar las actas de los premios como gallegos, catalanes o valencianos, y la relegan a ella a la categoría latinoamericana. En fin, que el Boom tuvo poco ver que con esa contaminación cultural de la que primero habló Carlos Monsiváis y sobre la que después cantó Pedro Guerra.

10 | La familia literaria. Kadaoui señala que lee a Hanif Kureishi, Chimamanda Ngozi Adichie o Edward Said como quien lee a un hermano o hermana mayor que se ha enfrentado a problemas similares a los suyos. Es más, aunque suceda en otro país, siente como propios pasajes como este de Kureishi: “Para mí y para los otros chicos de mi generación nacidos aquí, Inglaterra fue siempre el país al que pertenecíamos, incluso aunque nos dijeran –a menudo en términos de maltrato racial– que eso no era así. Lejos de resultar un conflicto de culturas, nuestras vidas parecían sintetizar elementos dispares: el pub, la mezquita, dos o tres idiomas, rock and roll, películas indias. Nuestra amplia familia y nuestra individualidad británica se entremezclaban”. 

11 | Flores olvidadas. Hablamos mucho, por ejemplo, de cuánto aportó la intelectualidad republicana a la cultura mexicana. Sin embargo, quizá no tenemos tan presente la cantidad de talento argentino que desembarcó en España en los setenta debido a la dictadura del general Videla. ¿Quién se acuerda ahora, se pregunta Obligado, de Héctor Tizón, Marcelo Cohen –que llegó a traducir del catalán a Quim Monzó–, David Viñas, Susana Constante, Griselda Gambaro, Daniel Moyano y tantos otros? ¿Modificó su presencia en algo la cultura de aquella joven democracia española? Aunque algo de todo ello lo recoge la propia Obligado en su ensayo Narrar el exilio, publicado en Memoria(s) en Transición. Voces y miradas en torno a la Transición española, echa en falta más aportaciones.

Tan necesario es modernizar el islam como aceptar que “no es la religión y la cultura de los otros”, sino que “forma parte también de nuestra sociedad”

12 | Oxigenar el espacio árabe. La cultura árabe no es una fuente de amenaza. Además de parafrasear a Edward Saïd, Kadaoui ha convertido su ensayo en un goloso itinerario intelectual. Así, mientras reflexiona sobre la identidad, se apoya en psicoanalistas como Mahfoud Boucebci –asesinado por los yihadistas–, Amina Bargach o Fethi Benslama. Cuando habla de cómo cambiar las estructuras tribales, alfabetizar a la población y lograr una organización social más democrática, nos pone sobre la pista de pensadores como Boualaem Sansal o Moncef Marzouki. Asimismo, trae al presente a Mohammed Abed al-Jabri, un filósofo que reclamó inequívocamente abrazar el pensamiento científico racional. El fin último de este itinerario es invitar al mundo árabe a realizar una autocrítica: “No sabemos quiénes somos. Ni de dónde venimos. Y ese es un problema central. ¿Cómo vamos a transmitir a nuestros hijos lo que no sabemos?”. 

13 | Una tradición al calor de otras tradiciones. Como buena escritora transterrada, Obligado ha terminado construyendo una biblioteca donde abundan las autoras y autores preocupados por el binomio identidad-patria. Es la literatura de quienes perdieron un idioma para ganar otro. Ahí figuran, por ejemplo, Agota Krystof, cuyo exilio en Suiza le supuso cambiar el húngaro por el francés como lengua literaria; Jhumpa Lahiri, de padres bengalíes, nacida en Reino Unido, infancia en Estados Unidos y que ahora escribe en italiano; o Fabio Morabito, a caballo entre México e Italia. Y, por supuesto, Roberto Bolaño, que fue capaz de contener en sí mismo a Chile, México y España, y acaso ser uno de los mejores amantes de la literatura argentina. 

14 | El islam, siempre el islam. Aunque es agnóstico, Kadaoui reflexiona largamente sobre el monotema musulmán. A Europa le pide –en sintonía con Sami Naïr en La Europa mestiza– que favorezca la existencia de un islam europeo. También que la izquierda acabe con ese relativismo cultural que la hace ser beligerante con el nacionalcatolicismo y permisiva con el integrismo islámico (cita, por ejemplo, el asunto del velo). Al mundo árabe, le reclama escuchar más a islamólogos como Mohamed Arkoun o Rachid Benzine y pelear por una lectura del Corán apartada del wahabismo o el salafismo. Según Kadaoui, se necesita una exégesis a la altura de los principios seculares y derechos sociales del siglo XXI: igualdad entre mujeres y hombres, libertad sexual, dejar la religión para el ámbito privado o respetar a quienes profesan otra religión o no profesan ninguna. Eso sí, tan necesario es modernizar el islam como aceptar que “no es la religión y la cultura de los otros”, sino que “forma parte también de nuestra sociedad”. 

15 | La alteridad como espejo. En 1988, Julia Kristeva publicó un libro de título premonitorio: Extranjeros para nosotros mismos. ¿Será posible la convivencia multirracial en la Europa del siglo XXI? En aquel ensayo, esta lingüista que nació en Bulgaria, escribió en francés y formó parte del comité de redacción de la prestigiosa revista Tel Quel sostenía que el extranjero nos enfrenta con “la posibilidad o la imposibilidad de ser otro”, y por tanto nos obliga a “reflexionar sobre nuestra capacidad para aceptar nuevos modos de alteridad”. Esa es la riqueza del extranjero, pero también su maldición: nos conecta con “la cara oculta de nuestra identidad” y aviva en nosotros el narcisismo de la diferencia. Por eso, ensayos como Una casa lejos de casa. La escritura extranjera y Radical(es) no solo nos familiarizan con los problemas cotidianos de nuestras vecinas y vecinos, o nos informan sobre la diversidad y riqueza cultural que nos rodea, sino que nos hablan de nuestra propia identidad. De cómo esa identidad, sea la personal o la del país, está cambiando gracias al sano ejercicio de mezclarnos y encontrarnos en (y con) el otro. De ahí que leer libros como los de Clara Obligado y Saïd El Kadaoui sea un primer paso para domesticar la bestia de la identidad que llevamos dentro.

 

01 | El problema de querer clasificarlo todo. Escritura nómada. Escritura desde la verja. Escritura del desarraigo y de quienes perdieron su patria. Escritura babélica, promiscua y bastarda. Escritura integrada y desintegrada. Escritura híbrida. De todas esas maneras nombra Clara Obligado en 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí