1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Adicción digital

Las redes que somos. Las redes que hacemos

El autor reflexiona en torno a ‘The Twittering Machine’, de Richard Seymour. El ensayo aborda la “industria social”, esto es, la producción y recogida de datos y la traducción de la vida social a formas numéricas

Vicente Rubio-Pueyo 19/01/2021

<p>Übermut Exubérance de Paul Klee (1939).</p>

Übermut Exubérance de Paul Klee (1939).

Zentrum Paul Klee

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Terminé 2020 leyendo The Twittering Machine, del ensayista británico Richard Seymour, publicado originalmente en este ya pasado año por Verso Books, y traducido recientemente por Alcira Bixio para Akal en España. Es un gran libro, un estupendo y muy necesario ensayo que tiene la capacidad de verbalizar las inquietudes e intuiciones que muchos usuarios de redes sociales tenemos hacia las mismas. Seguramente muches conocemos esa relación ambivalente (amor y odio) hecha de cierta dependencia o incluso, como dice Seymour, de adicción. Las redes se han convertido en un espacio que nos provee de esa corriente continua y entremezclada de noticias, opiniones, entretenimiento que informa nuestra vida cotidiana, abriéndonos (especialmente en estos tiempos de pandemia y confinamiento) a un remedo de (problemática) esfera pública. O encerrándonos en ella. 

The Twittering Machine es un ensayo poderoso e inquietante, cuya lectura suscita como primera reacción en el lector (al menos en este lector) cerrar de inmediato todas y cada una de sus cuentas en redes. Como tantos usuarios, y especialmente en los últimos años, pienso a menudo en cerrar mi cuenta de Twitter (abandoné Facebook hace unos tres años). Por diversas razones. El deseo de usar mi tiempo de otro modo, el cansancio y saturación ante la velocidad de las noticias y las reacciones, la frecuente sensación de una suerte de tedio o hastío para-depresivos generados por la amplificación que las redes dan a un contexto social y político ya de por sí deprimente: la pandemia, la omnipresencia gritona de Trump, continuas exhibiciones de agresiva ignorancia de esencialismos varios, por supuesto desde la derecha voxera y trumpiana, pero también desde supuestos sectores de izquierdas (terfs, pseudo-obrerismos varios). No sé para ustedes, pero para mí una de las palabras del año que acabamos de terminar ha sido el término (popular en el Twitter de EEUU) ‘doomscrolling’, esto es, el gesto del continuo refrescar del feed o timeline de Twitter, en una búsqueda compulsiva e insomne de la próxima mala noticia por venir. Algo muy próximo a lo que otro gran ensayista británico, Mark Fisher, denominaba “hedonismo depresivo”. 

No cerré mi cuenta de Twitter. Viendo que empezábamos 2021 con nuestros timelines colonizados por la presencia de discusiones y sujetos tristes, decidí compartir unas notas sobre el libro. Al hacerlo supongo que caía en una primera contradicción. Pero es una que ayuda a explicar el libro mismo. The Twittering Machine es, por un lado, una poderosa crítica a la infraestructura material y discursiva de las redes, y a los síntomas sociales que explicitan y multiplican. Uno de ellos –y de ahí mi contradicción– es la necesidad de generar contenidos que compartir compulsivamente en las redes. O, como dice Seymour, la necesidad autoimpuesta de escribir, de una escritura compulsiva y reactiva siempre a la última polémica del día. Pero el libro es al mismo tiempo también –sobre todo hacia su final– una necesaria propuesta para imaginar otros usos, prácticas y espacios en las redes.

Relaciones de escritura y trabajo

Seguramente lo mejor del libro es que esquiva los lugares comunes de las discusiones en torno a redes, tecnología, etc. Seymour es un gran ensayista y logra siempre enfocar las discusiones en formas contraintuitivas, desarmando marcos recibidos, desautomatizando ideología, en suma. Es un libro sobre las redes que empieza hablando, por ejemplo, sobre los quipus, los nudos y trenzados de cuerdas usados por los incas para marcar fechas y guardar información. Es la forma en que Seymour nos introduce en el problema desde un enfoque basado en la materialidad de las tecnología o, más exactamente, en la materialidad de la escritura misma entendida como tecnología. Y en su historicidad misma, esto es, las mutaciones de la escritura a través de diferentes medios y soportes históricos, y que determinan sus sucesivos usos y efectos. Máquinas, soportes y medios no son meros instrumentos inertes, sino procesadores, generadores y transmisores de relaciones sociales. 

Ese enfoque profundamente materialista de Seymour, sin embargo, no se concentra, o no sólo, en la materialidad de internet entendida como el monopolio de las grandes compañías y corporaciones que gestionan esos espacios, o como la infraestructura material e instrumentos técnicos (cables, fibra óptica, servidores, sistemas de almacenamiento, códigos de software). Podría parecer que eso traiciona su perspectiva materialista. Pero más bien es lo contrario. Existen muchos libros sobre esas cuestiones. Es simplemente que Seymour prefiere concentrarse más bien en cuestiones relativas a las relaciones sociales que se generan, construyen y mantienen en las redes sociales. Quizás porque precisamente Marx insistía en que el puro desarrollo de las fuerzas de producción (esto es, entre otras cosas, las tecnologías) no era un mecanismo de explicación suficiente. Es por eso que la argumentación de Seymour, a pesar de presentar una visión demoledoramente crítica de las redes, huye de sus habituales caracterizaciones demonizadoras, o, de hecho, demoníacas, que tienden a presentarlas como causa última de los males, como espíritu maligno que nos posee y controla. El mal, o el bien, no reside, o no del todo, en ellas mismas, sino afuera. Para Marx, la clave siempre residía, y reside, en las relaciones sociales de producción. En el mundo social que las máquinas y sus usos reflejan, procesan y generan a su alrededor. 

En otras palabras, Seymour se concentra en cuestiones relativas a lo que llama “industria social”, basada principalmente en la producción y recogida de datos y en la objetificación y cuantificación de la vida social en formas numéricas. En definitiva, en toda esa máquina –y aquí la palabra adquiere una tonalidad deleuziana– que nos atrapa en una red o maraña hecha de tiempo, de atención, de hábitos, de adicción. De escritura. A partir de ahí, The Twittering Machine despliega seis capítulos, cada uno de ellos titulado mediante la primera persona del plural, “todos”, seguida de todo un desfile de figuras y comportamientos comunes en las redes: “Todos estamos conectados”, “todos somos adictos”, “todos somos famosos”, “todos somos trolls”, “todos somos mentirosos”, “todos estamos muriendo” y las conclusiones finales: “todos somos escriturantes” (traducción propia). A lo que Seymour intenta apuntar es a la condición colectiva, y por tanto política, de estas figuras y lógicas. No se trata de establecer una mirada moral, juzgadora, basada en la crítica de conductas individuales. Todos estamos, efectivamente, no sólo conectados, sino enredados en estas lógicas y figuras. Por la propia infraestructura de las redes, todos ejercemos y participamos, en un momento u otro, en mayor o menor medida, de aquellas. Porque además, los problemas “de las redes” nunca son tales. Como Seymour insiste repetidamente, las redes únicamente revelan –y ciertamente amplifican– problemas que ya existían o existen antes o afuera de ellas. Si tenemos una dependencia hacia las redes, no está causada (o no sólo) por la cualidad adictiva de su diseño (la generación de dopamina, la satisfacción del premio en forma de likes, como suelen subrayar los análisis más psicologicistas) sino porque había algo, un vacío, en nuestras vidas, que las redes han venido a llenar.

Para mí una de las palabras del año es ‘doomscrolling’, el gesto del continuo refrescar el timeline de Twitter, en una búsqueda compulsiva de la próxima mala noticia

De este modo, The Twittering Machine construye una persuasiva fenomenología de tantos hábitos y efectos que nuestra escritura y nosotros experimentamos en las redes: la búsqueda (como una suerte de ludopatía) del tuit o post que nos lance a la fama; la necesidad de reaccionar a la última polémica, mostrando enfáticamente nuestra indignación, aprobación o rechazo... Finalmente, como Seymour señala, una cantidad inmensurable, pero perfectamente calculable, de palabras, de tiempo, de escritura. De trabajo.

Parte del problema de las redes puede explicarse mediante otra clásica oposición marxiana, la de valor de uso frente a valor de cambio. Quizás hayan notado cómo la palabra “contenido” ha adquirido una relevancia especial en internet. Hablamos continuamente del contenido que consumimos en las redes, ya ni siquiera para referirnos a contenidos discretos, unidades singulares, sino del contenido como una sustancia infinita que se genera y circula constantemente. Básicamente, en las redes se da una exacerbación del valor de cambio del contenido (lo que importa es la continua producción y circulación de contenido nuevo) frente a su valor de uso. La producción de novedad constante frente a la lentitud del aprendizaje y de la discusión de esa misma producción. Al mismo tiempo, las redes nos individualizan como receptáculos de capital simbólico: somos individuos que, lo queramos o no, compartimos lo que hacemos, lo ponemos en circulación, esperando las inmediatas reacciones de otros, acumulamos conexiones, followers, likes, retuits.

Para construir otras redes
En sus conclusiones, Seymour rescata la noción de ‘acedía’, una pasión triste, cercana a la melancolía y el tedio vital. Tal vez la monotonía y el encierro impuestos por la pandemia han aumentado si cabe esa sensación. Quizás por la multiplicación de tareas que ha supuesto el teletrabajo, estos últimos meses, nuestro tiempo en pantallas (y por tanto en redes) ha aumentado. De alguna manera, se genera una pérdida de valor del tiempo propio que lleva, paradójicamente, a que no importe perderlo todavía más en las propias redes. Ese tedio y falta de cuidado y de autovaloración de la propia vida y del propio tiempo es la acedía que, acompañada por la adicción, genera una escritura de lógicas compulsivas, y una la continua necesidad o (auto) obligación a expresarse. La libertad de expresión es ahora una obligación, una compulsión (auto)inducida. 

Como señalábamos al principio, hay muchas dimensiones y frentes en la lucha política por otras tecnologías y redes. Está la cuestión del control de los monopolios de las grandes compañías (Amazon, Facebook, Twitter) y de la propiedad y uso de los datos que se generan. Autores como Nick Srnicek señalan la necesidad de luchar por la nacionalización de estas empresas. Están las consecuencias políticas del poder que estas corporaciones ejercen sobre la esfera pública, como ejemplifica el reciente caso de la suspensión de la cuenta  de Twitter de Trump y sus posibles ramificaciones. 

Seymour prefiere concentrarse en cuestiones relativas a las relaciones sociales que se generan, construyen y mantienen en las redes sociales

Seymour, como decíamos, prefiere centrarse en el “nivel usuario”, planteando la necesidad de “utopías de escritura”, de otros espacios y usos colectivos de las redes. Reflexionando acerca de la necesidad y posibilidad de la transformación de los hábitos gracias a la neuroplasticidad cerebral, el ensayo de Seymour construye un bello paralelo implícito final, diríamos que spinoziano, con la estructura misma del libro. Si todos estamos conectados, y formamos parte por tanto de ese cerebro colectivo que son las redes, transformar colectivamente nuestros hábitos resulta similar a esa neuroplasticidad cerebral, ahora en la escala total de las redes. Seymour concluye hablando de la necesidad de un nuevo cyber-utopismo, y de un neo-luddismo (matizando el habitual uso peyorativo de la expresión). “Si queremos –dice Seymour en sus conclusiones al libro– lograr expresarnos libremente hoy, ya no es suficiente demandar la abolición de las constricciones políticas. Debemos liberar la expresión de la incesante producción de redundancia, y liberarnos a nosotres mismes de la compulsión del trabajo. Debemos retirar nuestro trabajo y reclamar los placeres de la escritura como tiempo de ocio” (traducción propia).

Nadie dice, por supuesto, que eso sea una tarea fácil. Y mucho menos Seymour, cuyo libro como digo es un demoledor retrato de una realidad tan cotidiana y omnipresente. Pero reflexionar sobre las preguntas que lanza me parece un ejercicio urgente y necesario. De un tiempo a esta parte vienen produciéndose numerosos abandonos de redes, y debates y preocupaciones recurrentes acerca de su uso por la permanente toxicidad, por la creciente presencia de esencialismos ideológicos, a izquierda y derecha, o debido a los peligros de la llamada “cultura de la cancelación” (si bien esa expresión debe ser discutida y matizada). En este mismo medio, recomiendo especialmente la entrevista de Marta Cambronero a Geert Lovink, acerca de su libro Tristes por diseño. Hace unas semanas, Nuria Alabao y Emmanuel Rodriguez compartían unas reflexiones acerca del moralismo político en redes, al hilo del conocido ensayo de Mark Fisher “Salir del castillo de los vampiros”, una referencia imprescindible para pensar en toda una sintomática del discurso político en redes, y que fue objeto de una sesión –con Nuria Alabao, Clara Serra, y quien esto firma– en un reciente seminario del Instituto de Estudios Culturales y Cambio Social. También hay propuestas y prácticas concretas, como el trabajo que está haciendo la cuenta @nolesdescasito para concienciar acerca del funcionamiento de las redes en relación a la presencia de la ultraderecha y su búsqueda de atención. 

Se trata por tanto de una reflexión colectiva acerca de cómo y para qué usamos las redes, y de cómo podemos usarlas de otras formas, y no ser usados por ellas. Una conversación necesariamente colectiva, puesto que afecta a un aspecto (crecientemente importante) de nuestra convivencia. Y como tal, una cuestión política, esto es, no reducible a una bienintencionada elección de mejores maneras o actitudes individuales. ¿Qué queremos hacer en/con las redes? ¿Cómo queremos usar nuestro tiempo y nuestra escritura? ¿Para qué? ¿Qué espacios podemos construir? ¿Qué prácticas y hábitos necesitamos estimular?

La única propuesta que puedo hacer de momento es apelar a la lógica de lo colectivo. Fuera de las redes de internet, por supuesto, pero también dentro de ellas. Esto es, abrir y participar en espacios colectivos capaces de, efectivamente, “generar contenidos”, hacer divulgación y aprender cosas nuevas. En otras palabras, combatir la temporalidad individualizada de la corriente del contenido cuantitativo con los tiempos compartidos de lo cualitativo. Se trata no sólo de consumir datos y hechos, sino encontrar y generar sentidos compartidos. De este modo tal vez podamos, por un lado, articular nuevas narrativas y sentidos a lo que nos ocurre y atraviesa y, a la vez, proporcionar lógicas de cooperación y colaboración capaces de reconstruir un sentido orgánico de los espacios que ocupamos en internet. Hay ejemplos, prácticas, y espacios como Nociones Comunes-Universidad Experimental de Madrid, la Hidra Cooperativa, el Instituto de Estudios Culturales y Cambio Social, entre muchos otros, o los que proveen medios independientes como el que están leyendo ahora mismo.  Pero es necesario pensar juntes en cómo hacerlos sostenerse, crecer y adaptarse a este contexto.

---------------------

Vicente Rubio-Pueyo es profesor adjunto en el departamento de lenguas modernas de Fordham University (Nueva York). Investigador en estudios culturales y culturas políticas en la España contemporánea.

Autor >

Vicente Rubio-Pueyo

Es profesor adjunto en Fordham University (Nueva York). Investiga y escribe sobre cultura y política en la España contemporánea.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí