1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Corrupción

Deconstruyendo a Villarejo (I)

La causa Tándem ha sido y es todavía una oportunidad histórica para romper la sagrada ley de la inercia del poder, esa ley de acero que afirma que los poderosos van a seguir siéndolo al margen de los cambios políticos

Gloria Elizo 30/01/2021

<p>Fotograma de la entrevista al excomisario Villarejo en el programa 'Salvados'</p>

Fotograma de la entrevista al excomisario Villarejo en el programa 'Salvados'

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Comienzan los trabajos de la Comisión de Investigación Kitchen. La operación presuntamente montada por el Ministerio del Interior de Fernández Díaz y por el ínclito comisario José Villarejo con el presunto fin de robar la presuntamente comprometedora documentación que guardaba el extesorero del partido, Luís Bárcenas, presuntamente conocido como Luis el Cabrón, a quien, quizá para ilustrar su presunto mote, no se le había ocurrido otra cosa que ponerse a publicar los nombres y apellidos de los grandes estadistas y pequeños fontaneros que aparecían entre los presuntamente agraciados en la presunta “contabilidad B” de un partido que –después de muchas contrataciones en diferido y muchos mensajes de apoyo– lo había dejado finalmente tirado en el barrizal de Gürtel, es decir, en la trama montada precisa y presuntamente para que, a través del propio Bárcenas, algunos de los principales empresarios de este país soltaran presuntamente la pasta que nutría esa caja B, que luego servía para abonar desde campañas electorales hasta cumpleaños infantiles.  

Presuntamente, el PP aprovechó el Ministerio del Interior para hacer con él exactamente lo contrario de su función: para sustraer a la Justicia las pruebas de una investigación

Resumiendo, que –siempre presuntamente– el Partido Popular aprovechó su presencia en el Ministerio del Interior para hacer con él exactamente lo contrario de su función: para sustraer a la Justicia las pruebas de una investigación. Y lo hizo contratando, presuntamente con el dinero de todos, al grupo criminal del excomisario José Villarejo, que –como él mismo gusta decir– para eso “es la hostia de bueno” y por eso “la izquierda y la derecha” le encargan “las cosas más delicadas”.

Policías al servicio del partido del Gobierno. Un escándalo viejo, no crean. Las cloacas... Me viene a la cabeza una frase de un viejo compañero en esta guerra un poco quijotesca e inacabable contra la corrupción en este país: “En España la historia no se repite. Simplemente no avanza”. 

Fíjense. Primavera de 1985. El 22 de mayo, un diputado sube a la tribuna y comienza su exposición, con esa soltura de quien no ocupa ese lugar por primera vez: “...se trata de examinar un problema político. Un problema político que está en el ambiente desde hace mucho tiempo...” dice. Es don Manuel Fraga, representante de Alianza Popular, un viejo connoisseur de la política en este país, falangista perdedor en la batalla contra el desarrollismo en los 60, aperturista perdedor en la batalla por la transición en los 70 y que, ahora en los 80, aún aspira a lograr la ansiada presidencia del Gobierno –tantas veces burlada en los tejemanejes del tardofranquismo– en el campo de batalla electoral, un terreno mucho más escarpado de lo que él nunca pensó. 

“...Estamos ante un hecho de enorme importancia. Ha despertado enorme interés en la prensa nacional y extranjera y se han señalado con razón paralelos importantes de hechos semejantes ocurridos en otros países, entre los cuales, ciertamente, uno de ellos que dio lugar al acontecimiento más extraordinario de la historia del pueblo de los Estados Unidos, cuando hubieron de dimitir el presidente y el vicepresidente de los Estados Unidos”.

Está interpelando al entonces ministro del Interior, José Barrionuevo, sobre las escuchas ilegales del Gobierno a su partido. José Barrionuevo, el ministro del Interior más longevo de la democracia... Carlista de joven –de esos que acusaban de “socialistas” a los fascistas del SEU–, Barrionuevo se reconvirtió pronto en falangista monárquico de los de Torcuato Fernández Miranda, en cuya Secretaría General del Movimiento franquista destacó como jefe de gabinete, hasta que –llegada la democracia– se hizo centrista y se fue a trabajar con Jiménez de Parga al Gobierno de Suárez, donde obtuvo una plaza de funcionario en el Ministerio de Trabajo.

Puede que a alguien esta evolución le resulte extraña, pero en realidad ha sido de lo más común. De hecho, el mejor atajo del franquismo a la democracia empezaba en los sindicatos fascistas y llegaba a las tan sensibles cuestiones laborales y, a partir de ahí, ya solo se trataba de aprovechar el axioma compartido por todos los políticos –los de antes, los de después y los de siempre durante “la transición”– de que todo conflicto laboral es un problema de orden público, por usar los conceptos de otro compañero en ese alegre camino del fascismo a Interior, pasando por los sindicatos del Régimen: Rodolfo Martín Villa. 

Así que cuando José Barrionuevo sintió “la llamada del socialismo”, escribió unas cuartillas sobre orden público y acabó en el gobierno del Ayuntamiento de Madrid como concejal de Seguridad, compartiendo penas, alegrías y plenos municipales con Álvarez del Manzano y López del Hierro, con Joaquín Leguina, con Luis Eduardo Cortés o con el mismísimo Florentino Pérez, que para entonces aún no se había hecho rico, o al menos no lo suficiente como para decirle a la ultraderecha de este país cuándo tenía que abstenerse en una votación.

Barrionuevo debió destacar mucho en el ámbito de la “seguridad” porque enseguida fue nombrado ministro del Interior por Felipe González, poniendo en marcha el plan ZEN de la CIA para combatir el terrorismo en Euskadi, un plan en el que –bajo la recomendación expresa de “utilizar los medios de comunicación como propaganda fundada en la mentira y la manipulación de la información”– se pretendía una “guerra integral” contra el independentismo. Resulta que la “post verdad” ya era algo muy viejo en los 80, tan viejo como que bajo el control total de la información cualquier actuación ilegal siempre es posible.

Casualidad o no, es justo en ese momento cuando José Villarejo, un joven policía condecorado en Euskadi –ese lugar donde habrían de forjarse las nuevas fuerzas de seguridad del búnker franquista– dice “hasta luego” a la Policía y empieza una larga carrera dedicada a la “gestión de crisis” o, dicho de otro modo –como años después le confiaría a María Dolores de Cospedal en la séptima planta de la sede de Génova, intentando explicar sus trabajos para el PSOE–, “a ganar dinero”. 

Resulta que la “post verdad” ya era algo muy viejo en los 80, tan viejo como que bajo el control total de la información cualquier actuación ilegal siempre es posible

Por supuesto fueron tantos los servicios constitucionales, extraconstitucionales o directamente anticonstitucionales que prestaron ambos servidores públicos, que no tardaron en sentirse intocables. De hecho, Barrionuevo acabó siendo tan “intocable” que cuando al final lo metieron en la cárcel por secuestro y malversación –los delitos de naturaleza política en España rara vez se hacen gratis– sus compañeros de grupo le siguieron pagando el sueldo de ministro, digamos “en diferido”. 

En cualquier caso, y por volver a la historia: buen conocedor de que la opacidad en el Ministerio del Interior vale para un roto y un descosido, Fraga Iribarne subía a la tribuna del Congreso a interpelar –más escandalizado que el comisario Renault en Casablanca– al señor ministro del Interior sobre unas investigaciones llevadas a cabo por funcionarios de la Brigada de Interior de la Comisaría General de Información, que curiosamente incluían datos concretos sobre las más secretas actividades políticas de su partido.

En realidad, eso era lo de menos. Porque el espionaje era a Alianza Popular... y al resto de partidos, claro. Hasta dentro del propio PSOE –que hay que enterarse de todo– y, cómo no, a las organizaciones sindicales… Si alguien había pensado que “el cambio” de Felipe González iba a afectar a las cloacas policiales del franquismo –que se lo digan al comisario Baniandrés y a su compañero Medina– es porque no sabía que con algunas cosas no se juega. Desde luego no lo creyó Fraga como tampoco el PCE, que desde el Grupo Mixto denunció en numerosas ocasiones el mantenimiento de la cúpula policial franquista, responsable de múltiples casos de torturas, asesinatos y desapariciones, ahora destinadas, sin mejor excusa que la prevención del golpismo, a la vigilancia de los adversarios políticos.

El propio director general de la Policía en esos momentos, Rafael del Río –una persona tan relevante en estos asuntos que no encontrarán sobre él gran cosa en los archivos públicos–, se permitía declarar que la Policía estaba en su perfecto derecho de investigar a los partidos políticos y organizaciones, y obtener por los medios oportunos información sobre ellos. Era el renacimiento “democrático” de una policía política que, organizada desde un sindicato de mandos policiales, mantendrá a partir de entonces de forma ininterrumpida su presencia en la cúpula policial, gobierno tras gobierno –hasta nuestros días–, ofreciendo a unos “información”, a otros “control sindical”, a los de más allá “blanqueo” y a los más desesperados “gestión de crisis” para salir de cualquier atolladero. Son, en suma, “los troncos” de José Villarejo –el más listo de la promoción– que entra y sale a su antojo de la Policía. El más listo y el más rico, especialmente desde que descubrió que lo realmente rentable era chantajear a sus clientes. Presuntamente.

Porque, en gran medida, de lo que se trata aquí es de que algún día podamos escribir esa parte de la historia que al final nunca se sabe. De eliminar, en juicio público y con todas las garantías, ese ‘presuntamente' que nos condena al silencio de los susurros de una minoría informada. Por justicia, por reparación y, sobre todo, por reconocernos como la sociedad que ha sido capaz de hacerse digna de su propio relato democrático. Porque el solo hecho de conocer la verdad cambia el futuro. Y sí, siempre supimos que no iba a ser fácil.

Sin embargo, puede que fuera Clío –la musa de la Historia– o quizá solo un puñado de “nadies” –de insistentes fiscales, de periodistas valientes, de policías que en el momento crítico decidieron ser honrados–, el caso es que –contra todo pronóstico y para sorpresa y disgusto de muchos de los supuestos padres de la patria con los que nuestra sociedad fue maldecida en las últimas décadas– el devenir de los hechos en este país nos dio otra oportunidad. Una oportunidad que, en realidad, sólo la infinita prepotencia y la no menos infinita codicia de un expolicía corrupto que se creía “la hostia” –y por lo tanto capaz de arreglar su propio procedimiento penal– nos podía regalar. La oportunidad única de conocer y juzgar una parte de la historia de este país que cambia todo lo que nos han contado, de confrontar el relato de la mentira con el relato del poder y, ya de paso, la oportunidad de poner a cero el marcador de la decencia de nuestras instituciones, de conjurarnos como una sociedad que respeta sus propias leyes más allá de excusas partidistas y de grandilocuentes soflamas políticas, de esas cuyos resultados fácticos acaban siempre en una cuenta en el extranjero. 

La causa Tándem (o Caso Villarejo) ha sido y es todavía una oportunidad histórica para romper la sagrada ley de la inercia del poder, esa ley de acero que afirma que los poderosos van a seguir siéndolo al margen de los cambios políticos si no se lleva a cabo una decidida acción política para imponer la igualdad de todos los ciudadanos ante unas nuevas leyes justas. Pero Tándem es sobre todo un reto. Porque la Historia no es un cajón estanco que podemos meter en el trastero: hay políticos en activo, hay negocios en marcha, hay jueces, hay periodistas famosos, empresas del IBEX, consejeros delegados, altos funcionarios… todos presuntos. Y hay también un comisario en la cárcel muy capaz de ponerse a descifrar en voz alta los cuarenta terabytes de información encriptada que le fueron incautados y a los que, sorprendentemente, la Fiscalía Anticorrupción no ha sido capaz de meter mano… Demasiados intereses, demasiados poderosos, demasiada información y demasiado miedo con el que negociar…   

El archivo Jano, el informe Crillón, la operación Olariaga, la operación Catalunya, el Informe PISA, la operación Kitchen…  Las cloacas en España no son un problema del PP, ni del PSOE, ni de Podemos, ni del pasado franquista... son la auténtica alianza política, económica, mediática, judicial y policial que ha pervivido y se ha hecho fuerte gracias a la impunidad, los intereses y la voluntad de las élites de este país, son el fatídico descubrimiento de que las estructuras clandestinas que la CIA había inoculado en el franquismo eran de extrema utilidad para unos y otros, unas estructuras que rápidamente crearon vida propia y pusieron su propia pervivencia –ya como el puro negocio de hacer legal lo ilegal– como primer objetivo, dedicándose a satisfacer las necesidades –eso sí– de la más selecta clientela política y empresarial de nuestro país.

La corrupción vive de la ignorancia, del desconocimiento de la realidad de un poder que oculta sus negocios a una opinión pública que de otra forma reclamaría su derecho a juzgarlos. La justicia reclama su legitimidad en el cumplimiento de las leyes por los poderosos y en la defensa de los derechos de la gente corriente, porque si algo nos ha enseñado la Historia es que, para defender sus derechos, los poderosos no necesitan leyes, que las leyes son, o al menos debieran ser, la última línea de defensa de los que ya no tienen nada.

Tándem ha sido y aún es una discontinuidad en la inercia de la ignorancia y del poder. Tándem es el reto de una sociedad que tiene que decidir si merece la pena arrimar el hombro para conocerse a sí misma, arrimar el hombro porque para desentrañar Tándem –mucho me temo– no va a ser suficiente la fuerza de las instituciones. Tándem es la oportunidad –quizá la última– para que la Historia deje de repetirse en España constantemente, para que avancemos de una vez, sin silencios incómodos ni ángulos muertos, sin miedos ni chantajes, para que, como legítimos propietarios de nuestra Historia –con todo su orgullo y toda su vergüenza–, podamos mirar por fin nuestro futuro sintiéndonos orgullosos de una democracia no otorgada, de una democracia que, a fin de cuentas, nos hayamos ganado.

Comienzan los trabajos de la Comisión de Investigación Kitchen. La operación presuntamente montada por el Ministerio del Interior de Fernández Díaz y por el ínclito comisario José Villarejo con el presunto fin de robar la presuntamente comprometedora documentación que guardaba el extesorero del partido, Luís...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Gloria Elizo

Es diputada de Unidas Podemos y vicepresidenta del Congreso.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. victoruiz7

    Donde dije Casals digo Planas.

    Hace 9 meses 24 días

  2. Víctor

    A los 4 días de publicado este artículo, aparece la noticia de un discreto almuerzo en Madrid entre Florentino Pérez, la Fiscal General del Estado, el ex-juez Garzón (reconvertido a defensor de El Gordo, imputado en Tandem) y un tal Ferreras, del Grupo Atremedia, cortijo de un tal Planas, dueño también de Planeta y de La Razón, e íntimo de..... Villarejo! Apenas se ha hablado de esto en los medios, claro. Apenas tenemos esto de Ana Pardo de Vera: https://blogs.publico.es/dominiopublico/36264/la-insostenible-concurrencia-en-la-fiscalia-general/

    Hace 9 meses 24 días

  3. luismi-fernandez

    Excelente artículo, solo una pega señora Elizo: El plan ZEN no se hizo contra el independentismo vasco, sino contra un grupo terrorista que causaba cien muertos al año y era un factor de desestabilización enorme en un país donde la democracia no estaba precisamente consolidada... No debemos confundir nunca conceptos, porque luego ponemos al mismo nivel al exilio republicano y a los vividores procesistas que están en Bruselas viviendo de mis impuestos...

    Hace 10 meses 1 día

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí