1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reseña

La educación es el futuro compartido

Educar para la complejidad del mundo y las gentes evitará que intolerantes caudillos nos simplifiquen la realidad por nuestro bien

Marta de Gonzalo / Publio Pérez Prieto 28/01/2021

M.G. y P.P.P.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cerrando el triste primer trimestre de este, esperemos que único, curso completo bajo la pandemia, ahora que parece que habrá una nueva ley de educación fallida, leemos el libro Pedagogías y emancipación, publicado por el MACBA bajo la dirección de Pablo Martínez, en busca de preguntas pertinentes. De voces ajenas que vengan a removernos al tiempo que nos contagiamos de ambiciones e intenciones renovadas. El coro de voces necesarias de este libro nombra muchos de los problemas invisibles, tapados por la urgencia de lo cotidiano, que ahogan a nuestra escuela y apuntan con agudeza muchas de las irrenunciables tareas pendientes.

Lamentablemente muchas de ellas no se abordan en esta nueva ley que transformará demasiado poco, a pesar de venir acompañada del espectáculo falaz de rasgado de vestiduras de los tertulianos y los portavoces en nombre de la educación. Como suele ser habitual, lo más importante de la puesta en escena de esta performance mediática de dudosa calidad es lo que no se dice. Lo que no se dice sobre las condiciones reales, materiales y humanas en las que tiene lugar la experiencia educativa cada día y de sus consecuencias. Y eso que es muy fácil deducir de los datos la relación directa entre fracaso escolar, pobreza y nivel educativo de lxs tutorxs legales. Espejo siniestro de la sociedad cruel que somos.

De una reforma educativa deberíamos al menos esperar la valentía de imaginar otro futuro, de señalar ese futuro como algo a redefinir y construir en comunidad en contra de lo abyecto del presente. Pero, para estos cambios profundos, se necesita una sociedad civil que empuje desde abajo, que reclame que la educación sea un espacio de confianza afectiva, de disfrute y complejidad, de complicidad, ambición y cuestionamiento, de apertura a la inteligencia y el deseo. Donde aprendamos que nos apela lo de todxs. Una escuela que no se conforme con la intención manifiesta de no serlo, sino que efectivamente ponga los medios para no ser el primer obstáculo por razón de tu sangre, hogar, barrio, color o deseo.

Herederos del temeroso subdesarrollo cultural de la dictadura y del borrado de memoria de clase que ejerció la cultura de la transición, nos dejamos entretener con la libertad de elección que oculta la segregación, la mercantilización, la recalificación de terrenos y la financiación ilegal; la “lengua vehicular” como estandarte de una españolidad excluyente; o la confesionalidad del Estado aconfesional. Ninguno de estos debates con repercusión mediática son sobre educación aunque digan serlo; pertenecen al terreno de la disputa partidista y la guerra cultural, asociada a la difusión simbólica del incuestionado modelo económico.

La reclusión forzosa de la pasada primavera pudo ser un momento para la reflexión colectiva y para sacar conclusiones, también sobre la educación. Muchxs se dieron cuenta, solo cuando no estaba, de la importancia de la escuela y de lxs que allí trabajamos, niñxs, jóvenes y adultxs; de lo difícil e insustituible que resulta y lo que supone la pérdida de su formato presencial. Pero no se quiso o no se supo o no se pudo, y ahora que hemos vuelto parece que poco importa ya debatirlo. En estas urgencias pandémicas, en este malestar deprimido y enmascarado en las calles y las escuelas, nos estamos dejando hacer. Continúa la extracción de fondos públicos y cesión a contratas privadas, mientras la tramposa meritocracia oligárquica aprovecha ya esta siguiente crisis y pone nuevos taludes para mantener inalterada la reproducción social. El futuro no existe en los tiempos políticos contemporáneos, aún menos el futuro de todxs, el común. Quieren convencernos de nuestra incapacidad para pensar, proyectar y hacer el futuro.

Sin embargo, es precisamente con una concepción del tiempo presente enfocada en la idea de la construcción de un futuro, con la que se vive, se hace, se trabaja y se encarna la práctica educativa y se va a la escuela. Imposible esta dedicación común sin una buena dosis de fe en un futuro mucho mejor para aquellxs que no lo tienen ya asegurado. Si viviésemos la escuela sólo desde el hoy, nadie la aguantaría.

Es imposible la dedicación común a la práctica educativa sin una buena dosis de fe en un futuro mucho mejor para aquellxs que no lo tienen ya asegurado

Emociona ver la palabra emancipación en el título de este libro sobre pedagogía cuando es un término progresivamente desterrado de las leyes educativas. Para ser libres, y este término en plural debe entenderse como condición previa e indispensable, es imprescindible formarse, adquirir saberes y conocimientos y no solo competencias; desarrollarse, configurar una identidad y agenciarse herramientas de confrontación crítica con la construcción de lo real, que se ejerce jerárquicamente desde los poderes no democráticos; imaginarse, desear cambios y entender que buena parte de ellos solo pueden ser colectivos; y, en vez de mecanizar comportamientos exclusivamente adaptativos, aprender a reconocer el poder y la libertad de producir junto a otrxs otras formas de vida.

Otras maneras de vivir, ya que la que tenemos sigue siendo, fuera de toda duda, inadecuada, dañina, opresiva, explotadora, enfermiza, terrible e injusta para una enorme parte de la población local y global. Porque reescribiendo un fragmento de la primera frase del sugerente texto de Marina Garcés, la educación es una práctica humana antigua precisamente porque no sabemos vivir. Seguimos como humanidad aprendiendo a vivir. Y a menudo, como nos cuenta la historia, hemos olvidado catastróficamente lo aprendido. Es hermoso pensar que si supiéramos vivir, no necesitaríamos de la educación. Como apunta Garcés, la emancipación puede ser aprender a vivir juntos pensando cadx unx por sí mismx, siendo el papel de la escuela dotar de los tiempos y lugares para esa emancipación, en la que todxs nos comprometamos diciendo: “No sé quién eres, pero aquí estamos”.

En los otros capítulos de este libro a cargo de Janna Graham, val flores, Concha Fernández Martorell y Jordi Solé Blanch, asistimos a un emocionante repaso por el legado de las pedagogías radicales; se advierte cómo el “giro educativo” en las instituciones artísticas y culturales se emplea para enmascarar cómo se degrada y abandona el sistema público de educación; se reclama el valor del tiempo como elemento fundamental para hacer/vivir de otra manera en el entorno educativo; se da cuenta de un hacer no resignado que construya ya contra el presente; se habla de un acompañamiento que implique escucha y demanda de las condiciones materiales de vida como parte de los cambios necesarios dando espacio a todo eso que, en realidad, es el fuera de campo de lo que trazan las leyes educativas.

También se revisita críticamente el lenguaje y se nos invita a practicar nuestra tarea poéticamente y atándola a la experiencia. Hacer poesía es hacer arte, es romper con la comprensión automática del mundo. Un aprender para no dar por consignado y cerrado, para no dar por sabido, aprender para seguir preguntando, para seguir habitando la quiebra ante lo dado como inevitable, para negarse a ocupar una posición subalterna. Abrir el aula a lo raro y extraño, al feminismo y la disidencia sexual, rompiendo la transparencia y claridad capitalistas, cuestionando modelos de innovación educativa que desvinculen el aprendizaje de la adquisición de saberes o que proyecten la tarea educativa como una forma de control social, atomizando a los sujetos y otorgando a la educación la finalidad de la construcción de identidades enfermas, forzadas a simular (como las empresas en las redes) estar siempre expandiéndose, eternamente optimistas, acríticas, absolutamente disponibles y flexibles. La máquina sonriente del malestar que tanta patología individual y colectiva genera.

Un objetivo prioritario de la nueva ley debería haber sido romper la definición circular según la que los buenos estudiantes son los que han estudiado, cuando los que estudian son solo los ya predeterminados

Oímos como se habla de la apatía y abulia en lxs jóvenxs, como se les hace responsables, en su irresponsabilidad, incluso de la expansión de la pandemia, somos testigos de cómo se les reprocha falta de entusiasmo o se diagnostica su hiperactividad. Simultáneamente se recrimina a los docentes no estar educando adecuadamente a las nuevas generaciones en la adquisición de competencias clave para el siglo XXI, como aprender a aprender o sentido de iniciativa y espíritu emprendedor (sí, se llama así) que tanto tienen que ver con este discurso del autocontrol emocional, de la automotivación, de la concepción de lxs otrxs como competidorxs, de aceptación de la autoexplotación, de convertir la existencia en un libro de autoayuda y después ir al gimnasio a descargar la ira. Pero nadie se molesta en reconocer en estos síntomas acciones de resistencia. No son tontxs nuestrxs jóvenes, perciben e intuyen buena parte del plan y nos mandan a paseo.

Un objetivo prioritario de la nueva ley debería haber sido dar una oportunidad real, romper la definición circular según la que los buenos estudiantes son los que han estudiado, cuando los que estudian son solo los ya predeterminados para ser los buenos estudiantes. Que no lo sea duele más viniendo de un gobierno que se autodenomina social. Si la escuela solo sirve para reproducir lo que ya traen de casa, algo estamos haciendo rematadamente mal.

Esta nueva ley es una vuelta a la LOE –con su lenguaje empresarial, que no es exclusivo de las leyes educativas del PP–, a la que se aporta esperemos que algo más que un titular sobre objetivos de la agenda de desarrollo sostenible e igualdad de género. Y si bien es positivo que se rescate la diversificación curricular y que la enseñanza pública recupere parte de los recursos económicos que se le han venido sustrayendo a lo largo de las últimas décadas, se echa en falta valentía para abordar una reforma educativa radical y experimental, con mayor ambición de futuro y más objetivos ligados a otros aspectos políticos de reducción de las desigualdades, vinculando y forzando los recursos a las dificultades detectadas, bajando la ratio para atender a la individualidad y la diversidad, estabilizando plantillas que puedan trabajar a medio plazo, reivindicando las enseñanzas artísticas y la filosofía, racionalizando currículo y deberes, generando programas para familias, educación de adultos y acción y proyectos sociales de mejora en el entorno como parte de las actuaciones de los centros educativos. Esto no es un trabajo que podamos asumir en exclusiva los educadores, de la misma forma que los sanitarios no pueden hacer frente, solo con su vocación, a las limitaciones de personal o la reducción de medios materiales, o a la irresponsabilidad individual o colectiva. La mano izquierda del Estado, que decía Bourdieu, o tiene un respaldo social o se desploma.

No es la educación lo que produce seres infelices y malestar social, son los modos de vida impuestos e injustos que nuestrxs jovenxs experimentan en sus hogares todos los días. Es la vida precaria de la mayoría, que conviene y enriquece tan sólo a una élite que tiene los medios para imponer su visión del mundo sobre el conjunto. Somos una sociedad deprimida y desde la depresión es difícil imaginar el mañana. Pero esta depresión es inducida y de ella saldremos cambiando rutinas, empeñándonos en vivir otras cosas y no las mismas, resistiéndonos a educar para la resignación, inventando aprenderes ilusionantes que enraicen en la ambición de vivir juntxs de modos más complejos, sostenibles y felices. Educar para la complejidad del mundo y las gentes evitará que intolerantes caudillos nos simplifiquen la realidad por nuestro bien. En eso estamos muchxs y en eso seguiremos, más allá de las leyes y las pandemias, porque tenemos la responsabilidad de acompañar a niñxs y jóvenes a un futuro que estará en su mano definir. Y que será mejor para el común o no será futuro sino prolongación de un presente interminable.

--------------------------------------------

Marta de Gonzalo y Publio Pérez Prieto son artistas y profesores de secundaria.

Cerrando el triste primer trimestre de este, esperemos que único, curso completo bajo la pandemia, ahora que parece que habrá una nueva ley de educación fallida, leemos el libro Pedagogías y emancipación, publicado por el MACBA bajo la dirección de Pablo Martínez, en busca de preguntas pertinentes. De...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Marta de Gonzalo /

Autor >

Publio Pérez Prieto

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí