1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Redes sociales

‘MAGA Patriots’, cómo construir un movimiento al margen de la realidad

La Alt Right estadounidense utiliza Twitter, sirviéndose especialmente de ‘hashtags’, para dar forma a un discurso que justifica actos como el asalto al Capitolio

Isabel Martín 8/01/2021

<p>Simpatizantes de Trump piden que se 'detenga el robo' de las elecciones frente al Capitolio de Minnesota.</p>

Simpatizantes de Trump piden que se 'detenga el robo' de las elecciones frente al Capitolio de Minnesota.

Chad Davis

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La frase “el medio es el mensaje, popularizada por Marshall McLuhan en 1964, defendía que en la era de la comunicación de masas las características del canal de transmisión tienen tanto o más peso que lo que se quiera decir. Este concepto se adapta hoy de una manera peculiar al universo de Twitter, una red social cuyo valor desde el punto de vista del relato político no es tanto el de vehículo de transmisión de información sino el de generador de posibles discursos.

Pero ¿en qué medida nos importa lo que se diga o deje de decir en la red de microblogging si sus usuarios solo suponen un porcentaje mínimo y segregado de la sociedad? La respuesta parca es que la política no es Twitter pero Twitter sí es un termómetro de la política. En otras palabras, sirve para intuir por dónde irán los tiros. La plataforma propicia una conversación entre sujetos politizados que fluye mucho más rápido que en otros medios, que carece de moderadores rígidos y que, al final del día, la lideran prescriptores (influencers) que inciden en el relato institucional, como lo son los políticos, actores y periodistas de renombre. Por ello, Twitter sirve para que los lobbies se hagan una idea del éxito que podrían tener sus relatos, utilizando a los usuarios que no son influencers como grupo piloto.

 

La base con la que trabaja este artículo es, pues, que Twitter ni se acerca a representar la sociedad. Sin embargo, la efectividad de un determinado relato como, por ejemplo, no hemos perdido las elecciones, nos las han robado se puede probar antes allí que en otras plataformas. En otras palabras, Twitter como paso previo a la agenda setting.

En el contexto del debate político en esta plataforma, el hashtag es una herramienta fundamental. La importancia del hashtag reside en que guía a los navegantes, desorientados o conocedores del panorama de la red, para asegurarles que lo que leerán no solo les interesará sino que pertenecerá a una línea ideológica con la que se sienten cómodos. De esta reflexión extraemos una premisa: el hashtag se erige como sello de calidad que puede llegar a sustituir al fact-checking. De “el medio es el mensaje” pasamos a “el hashtag es el mensaje”..

En este pequeño análisis repasaremos cómo la Alt Right americana utiliza esta plataforma, sirviéndose especialmente de los hashtags, para dar forma a su discurso.

El análisis se basa en el estudio de los 14.000 tuits que se publicaron entre el 26 de mayo y el 1 de junio con el hashtag republicano #Trump2020Landslide, término que Trump todavía utilizó el 6 de enero, mientras sus simpatizantes asaltaban el Capitolio.

Los tuits más exitosos

Los prescriptores de Twitter del republicanismo proTrump tienen un alcance excepcional. Para entender el contenido de aquellos mensajes con mayor capacidad para influir vamos a analizar los 10 más leídos. A la cabeza nos encontramos con uno que alcanzó a 1.439.362 internautas (casi 5 veces la población de Islandia) y que defiende que se utiliza la cuestión de la raza para dividir la sociedad americana como parte de un plan político para menoscabar la candidatura de Trump. El segundo, ajeno a los conflictos raciales, argumenta que a algunos no les gusta Trump porque no pueden controlarle. Es impredecible pero siempre da en el clavo, viene a decir este internauta. Una tercera tuitera advierte de los peligros de la extrema izquierda con un tuit dirigido a una periodista. La oficina donde trabaja la reportera ha sufrido destrozos durante los conflictos de Black Lives Matter y la tuitera la acusa de ser responsable de los mismos por el contenido que escribe. En cuarto lugar, una publicación aplaudiendo un desfile naval con iconografía proTrump. Todos los tuits que van del cuarto hasta el décimo puesto fueron escritos por la misma usuaria. En quinto, séptimo, noveno y décimo lugar, esta usuaria da las gracias a otros internautas por incluirla en distintas listas públicas de influencers de los MAGA Patriots. MAGA es un acrónimo del eslogan trumpista Make America Great Again, que en castellano significa devuelve la grandeza a América. En sexto lugar, defiende que hay que enfrentarse a los robos y a la violencia e incluye el hashtag #2ndAmendment, que hace referencia a la segunda enmienda de los EE.UU. que estipula el derecho a portar armas de fuego. En octavo lugar, un vídeo en el que aparece un afroamericano diciendo que votará a Trump.

Perfil demográfico de la Alt Right

Analicemos el 1% de las cuentas más populares, es decir, de entre todos los mensajes nos centraremos en los usuarios cuyos tuits llegaron a más gente porque entendemos que son los que tienen más capacidad para influir en su público. Dejaremos al margen cuentas de medios de comunicación o de colectivos, y sólo contaremos una vez a cada usuario.

Cabe destacar que cerca del 52% fueron mujeres, frente a un 25% de hombres. Un 55,7% son caucásicos. El porcentaje de latinos y afroamericanos entre los líderes de opinión es muy bajo. No se puede determinar la etnia de cerca del 41%.

Casi un 33% de los tuiteros analizados expresan apología de las armas en su biografía, ya sea con textos explícitos, imágenes, menciones a la Asociación Nacional de Rifle o citando la segunda enmienda. Si se sesga por género, vemos que un 15% de las mujeres hacían referencia a este asunto frente a poco más de un 8,5% de los hombres.

Respecto a la adscripción religiosa, el 47% se definen como cristianos. En prácticamente la totalidad de las biografías (98,57%) también podemos encontrar una exaltación de la patria que adopta diversas formas: banderas, imágenes, texto, hashtags…

La gran mayoría (67,87%) no hace referencia a ninguna profesión o gremio. Los militares, con una representación de casi el 8%, son el grupo más numeroso. Además, muchos han optado por, independientemente de si se definían o no como cristianos, incorporar consignas de apoyo a Israel. Los hashtags #Bluelivesmatter y #Backtheblue, que reivindican la importancia de las vidas de los policías, también aparecen con frecuencia. Por último, y en menor medida, también se ven proclamas provida.

Un discurso que justifica acciones como las del Capitolio

De este análisis establecemos que hay ciertas estrategias comunicativas de la Alt Right americana que permiten construir un discurso que justifica moralmente acciones peligrosas para el Estado de Derecho, como el asalto al Capitolio del 6 de enero.

1. El emisor de la Alt Right busca proyectar la imagen de figura ajena a la política

Los mensajes que lideraron el hashtag #Trump2020Landslide partieron de la sociedad civil y no de famosos, políticos o medios de comunicación. De este modo se construye la idea de que se trata de un movimiento social, una noción que coincide con la proyección de figura independiente de la política que promueve Trump de sí mismo. Se crea el relato de que, al no ser políticos profesionales, no poseen una agenda oculta. En un reportaje de ITV News, vimos cómo uno de los participantes de la revuelta afirmaba que “ellos [los congresistas] trabajan para nosotros. No son quienes para decirnos que no vimos lo que vimos”. Acusa así a la clase política de participar del fraude electoral.

2. El emisor cuida su identidad grupal

Esta imagen de movimiento social busca reforzar la identidad de grupo, tal y como demuestran la proliferación de listas donde se recomiendan influencers afines y las autodenominaciones como MAGA Patriots. Si el hashtag #Trump2020Landslide tiene carácter institucional, ya que el nombre de un partido o el de un político se explicitan en la etiqueta misma, a menudo aparece acompañado de #MagaPatriots, algo que dota el mensaje de carácter de movimiento popular.

3. El emisor vincula su ideología a valores morales

La comunicación proTrump en Twitter se nutre de la exaltación efusiva –ya sea mediante hashtag, texto o iconografía–, del patriotismo americano y del cristianismo. Un 47% de las cuentas más populares hacían referencias explícitas a la religión cristiana en sus biografías. Se presenta una sociedad en blanco y negro donde si eres republicano y proTrump eres un buen ciudadano y un buen cristiano. El usuario que inserta #Trump2020Landslide en sus mensajes conecta el republicanismo con esos valores; al otro lado se encuentra el antiamericanismo demócrata. Otro de los seguidores de Trump que logró entrar en el Capitolio defiende que se trata de una protesta por la libertad: “Nosotros respetamos la ley, somos buenas personas. El Gobierno nos hizo esto. Éramos gente normal [...] buenos ciudadanos y vosotros nos hicisteis esto. Queremos recuperar nuestro país. En estos momentos protestamos por nuestra libertad. Esa es la diferencia”.

Fuente: ITV News.

4. El contexto se sobredimensiona

La alta actividad de los MAGA patriots sobredimensiona el ruido que hacen. Siete de los diez tuits más relevantes que incluían la etiqueta  #Trump2020Landslide fueron escritos por una misma persona. Teniendo en cuenta que el menos popular de esos tuits fue visto por 210.149 personas, entendemos que cuatro prescriptores concentran una capacidad tal para incidir en el relato que da la sensación de que son muchos más. Este fenómeno también se aplica al total de la muestra ya que, a pesar de estar analizando aproximadamente 14.000 tuits, estos se escribieron desde solo 7.972 cuentas.

5. El mensaje se caracteriza por su rigidez

La Alt Right tiene una agenda de temas que funciona al margen de la actualidad. De los diez tuits más vistos, solo cuatro trataban de manera directa o indirecta el conflicto racial (Black Lives Matter), tópico que, junto con la pandemia, estaba dominando la realidad social de Estados Unidos. El hashtag #Trump2020Landslide posee una agenda y unos ritmos propios. Haría falta un estudio propio para analizar cuantitativamente el rédito o éxito que obtienen ciertos temas en segmentos de la población.

6. El código se fundamenta en argumentaciones emotivas

A la hora de defender cualquier idea se suelen utilizar 5 tipos de argumentos. Hagamos un ejercicio de simplificación para entenderlos. En primer lugar, el argumento de la mayoría: Todo el mundo sabe que la pizza con piña está mala. En segundo lugar, el argumento de autoridad: el catedrático de Harvard de estudios culinarios confirma que la pizza con piña está mala. En tercer puesto, el argumento de causa-efecto: si comes pizza con piña pierdes la sensibilidad para distinguir entre el dulce y el salado. En cuarto lugar, el argumento emotivo: cada vez que comes pizza con piña estás haciendo daño a un gatito. En quinto lugar, el argumento de la experiencia personal: el vecino del 5º comió pizza con piña y ahora no puede caminar. Sé de lo que hablo porque lo vi. Las estrategias emotivas, de mayoría y personales permiten que aportar datos cuantitativos pase a un segundo plano. Centrémonos en el discurso de Donald Trump que precedió al asalto al Senado. Trump afirmó a su audiencia que, literalmente, todo el mundo sabe que las elecciones fueron un robo.

Durante este mismo discurso, se dirige a sus asistentes para afirmar con una enorme carga emocional (vosotros, que sois valientes y decentes) que hay que recuperar el país: vamos a intentar dotar a los republicanos, a los más débiles porque los fuertes no necesitan nuestra ayuda, el tipo de orgullo y valentía que necesitan para que recuperemos nuestro país. Las referencias al principio de su intervención a la decencia o no de su segundo, Mike Pence, también son emocionales.

7. El hashtag es el mensaje

La Alt Right muestra abiertamente su falta de confianza hacia los medios de comunicación, centros de investigación, expertos, etc. Para compensar esta inseguridad informativa, ofrece su propia información, transmitida a través de medios y figuras afines. En Twitter promueven ciertos hashtags. Así, el hashtag se erige como sello de calidad del mensaje al que acompaña creando un canal de comunicación seguro que no genera dudas: el fact-checking es el hashtag y la veracidad pasa a un segundo plano. Todos los hashtags mencionados hacen las veces de sello de calidad.

8. Los que reciben información también crean información

Los canales propios creados gracias a los hashtags son multilaterales y permiten, como decíamos, crear un entorno seguro de flujo de información. En este entorno, el tuitero que escribe mensajes que incluyen el hashtag #Trump2020Landslide también recibe tuits con este hashtag. En otras palabras, el emisor también es receptor, y tiene unas convicciones que nutre a través de una serie de contenidos que produce y recibe de personas que comparten las mismas convicciones, creando una burbuja informativa que dificulta la recepción de inputs externos.

9. Hacia un búnker informativo

Tenemos ante nosotros un aparato informativo muy eficiente que afirma que ha nacido como movimiento popular. Un mecanismo que a menudo recurre a los mismas temas. Unos emisores que argumentan conmoviendo con casos particulares que pueden o no ser inventados. Una estrategia diseñada para plantear un panorama en blanco y negro incómodo donde o estás con ellos o estás contra ellos (la frontera de Yuri M. Lotman). Y, muy importante, un engranaje con unos canales de flujo de información multilaterales que garantizan la verdad. Un búnker informativo que facilita que cualquier teoría se pueda convertir en una propuesta defendible.

-------------------------

*Los datos demográficos se basan estrictamente en lo que los tuiteros cuentan de sí mismos en su biografía de Twitter aplicando un conjunto de preguntas cerradas.  La primera es la afinidad explícita a un partido. Para ello se tendrán en cuenta mensajes de apoyo a representantes políticos, hashtags, eslóganes de campaña o referencias explícitas. La segunda hace referencia a la etnia. Para ello se tendrán en cuenta menciones explícitas en la biografía como #LatinasForTrump, fotografías de perfil así como también nombres y apellidos. La tercera es el nivel de patriotismo; se tendrán en cuenta referencias expresas como banderas, logos, eslóganes, hashtags (#MAGA, #KAG…) y cualquier tipo de apología a la nación. La cuarta es la religión, pudiendo optar entre cristiano, judío, musulmán, ateo, agnóstico, no especificado y otros. La quinta es la apología de las armas, con imágenes y apoyo explícito a organizaciones y leyes. La penúltima tiene en cuenta la pertenencia a un gremio o profesión. Por último, se constata el género. Aquí se incurre en una simplificación, ya que a no ser que en el perfil se especifique cisgénero o “no me identifico con ningún género”, se clasifica como hombre o mujer en base al nombre del perfil o la imagen. Es importante entender que se trata de estadísticas de autodefinición, es decir, de cómo quiere vender su imagen en Twitter cada sujeto. Hay ocasiones en las que no se facilita un dato, como la religión, pero eso no quiere decir que la persona no profese ninguna fe.

Este análisis presenta la deficiencia de que solo se hayan manejado mensajes pertenecientes a un espacio de 5 días, así que los datos extraídos pueden entenderse como una introducción o esbozo. Los tuits están geolocalizados en EE.UU. y todos se escribieron en inglés.

Autora >

Isabel Martín

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí