1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA VITA NUOVA

Procesando el decret

El Govern ha decidido, con consciencia, ceder su potestad de solucionar un problema político a un tribunal. Algo inusual y sorprendente incluso en la República de Lepe. El Govern se ha hecho un 155, vamos

Guillem Martínez Barcelona , 20/01/2021

<p><br />Pleno del 24 de abril de 2020, en el que la cámara aprobó los presupuestos de la Generalitat.</p>


Pleno del 24 de abril de 2020, en el que la cámara aprobó los presupuestos de la Generalitat.

Parlament de Catalunya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Informar sobre Cat es, desde hace unos años, como informar sobre las novedades en el pasodoble, ese ritmoZzzz que no ha vivido ninguna novedad desde el hallazgo, en Atapuerca, de Amparito Roca, el pasodoble fosilizado del que tanto se ha hablado. 

2- De vez en cuando, no obstante, la disciplina del pasodoble sufre una incorporación sorprendente. No sé, Qué viva España, o Tengo un tractor amarillo. Se trata de incorporaciones incalificables y que, de forma imprevisible, hunden aún más hondo el género, cuando se podía pensar que eso era ya imposible.

3- Esto es lo que ha pasado hace escasas horas, con las escenografías que han culminado con la decisión del TSJC –aún no definitiva; cuidadín– de que las elecciones cat se celebren el 14F. Se lo explico por partes, que todo es tan sencillo como complicado y desmesurado.

4- Las elecciones eran el 14F por modo piloto automático. Torra, como estaba calculado por Waterloo –Waterloo, calculando con el XXXX desde 1815, podría ser el lema del Patronato de Turismo de la ciudad; se pondrían las botas; de nada–, fue en su día defenestrado por el TS –el TS es en Esp lo que Facebook en los USA: el que te suspende la cuenta–. Por imposición –otra vez Waterloo– se decidió no sólo que no se votaría otro presi, sino que Aragonès, vicepresi que tendría que ser presi, no aceptaría ese título ni función –algo, ya verán, importante en este relato–. Ni, ya puestos, ocuparía –nadie dijo que ser cat fuera fácil–  el despacho del presi, ni el Ala Este de la Gene, que permanecería clausurada en homenaje al Ausente 2.0. La Gene, en fin, está a dos ceremonias y tres símbolos de ser un monasterio Shaolin. En ausencia de presi elegido por el Parlament, y como especifica el Estatut, llegado a un punto se pasó automáticamente a elecciones. El 14F, lo dicho. Nadie convocó las elecciones, vamos. Lo que, como verán en breve, es la madre del cordero.

5- Era –y es– alto improbable que el 14F se celebraran las elecciones. A saber: la fecha coincide con la previsible punta covid en su tercera ola. Entre otros inconvenientes, unas elecciones el 14F dejarían sin derecho al voto a cientos de miles de personas contagiadas, en cuarentena, en riesgo u hospitalizadas. Sí, se podrían crear las condiciones para que esas personas ejercieran su derecho al voto de otra manera. Pero el Govern, cuyo mayor logro en pandemia ha consistido en la creación de una Agencia Espacial –esa noticia creó inquietud en los nativos de Ratikulín, planeta libre de covid, hasta que incluso Ratikulín comprendió que la Agencia era el fake procesista un millón; para celebrarlo hicieron la I Ratikulín Oktoberfest–, parece incapaz de garantizar el derecho al voto de esos colectivos. Y sí, puede ser ilógico que una sociedad que va cada día al cole, el domingo no pueda ir al cole a votar. Pero, en ausencia de capacidad gubernamental, eso supondría exponer a la sociedad a un riesgo, diría, excesivo. Sin un Govern que pueda garantizar la normalidad electoral en pandemia, hay que velar por ella de otro modo. Protegiendo a la sociedad de su Govern –esto es bestia; pero es así– mediante un aplazamiento de un derecho por unos días limitado, lo que, al cabo, es muy feo, huele y traspasa, pero no conculca ningún derecho completamente. Lo que nos lleva, en todo caso, a la primera pregunta del millón: ¿puede uno o más partidos aplazar unas elecciones automáticas?

La Mesa de partidos decidió aplazar las elecciones, pero el decreto, firmado por Aragonès, no informaba de un aplazamiento, sino de, zas, una suspensión

6- No, no puede, diría. Pero ante un problema sanitario, un hecho excepcional, una decisión colegiada de partidos es mejor que la de un solo partido. Y algo se tenía que hacer. Esto es un territorio virgen. Una Mesa de partidos puede ser una solución precaria, pero decorosa. Había otras. Como someter el asunto al arbitrio jurídico, o abrir la negociación y el debate con otras instituciones, en busca de soluciones edificantes. Hubiera sido importante, en fin, crear precedentes democráticos en esta toma de decisiones sin precedentes. No ha sido así. De hecho, se han creado precedentes postdemocráticos. Algo sumamente inquietante.

7- Y aquí empieza el lío. La Mesa de partidos decidió aplazar las elecciones, pero el decreto del Govern que comunicaba eso al mundo, firmado por Aragonès, no informaba de un aplazamiento, sino de, zas, una suspensión. Se dice rápido.

8- El decreto no refleja el encargo de la Mesa de partidos, sino que va a su bola y más lejos de los límites de la cultura democrática. Sí, era un documento de difícil redactado. Pero, en ese trance, lo normal es hablar con un abogado. O, si eres presi autoproclamado vicepresi, consultar a tu servicio jurídico. No se ha hecho, o el servicio jurídico de la Gene sorbe ayahuasca. Vayamos por partes.

9- Aragonés, vicepresi por imperativo de Waterloo, ONG no electa, no puede actuar como presi. Por lo mismo que un señor vestido de bisonte no puede actuar como presi del Congreso USA. Y Aragonès, en el decreto, a) actúa como presi. Por otra parte, ese vicepresi b) desconvoca las elecciones del 14F. Algo que no puede, en tanto que no las convocó. Las elecciones, recuerden, eran por la vía automática. La cosa a) y b) son la diferencia con el caso gallego y vasco, dos objetos menos problemáticos.

10-  Las últimas elecciones vascas y gallegas son el único precedente de elecciones en pandemia. A diferencia del decreto cat, fueron convocadas y aplazadas por el cargo que debía hacerlo, y no por su cuñado. Lo que imprime ciertas garantías formales al asunto. La otra diferencia es que, en aquellos casos, las elecciones estaban planteadas antes de la pandemia, mientras que las elecciones cat –automáticas, no convocadas– han transcurrido, en su periplo, en pandemia full-time. Hay poco o nada en común entre el caso cat y el gallego-vasco, dos elecciones que, por cierto, conculcaron derechos a sus votantes –votantes enfermos, frágiles y en cuarentena–. Lo que indica la baja calidad democrática por aquí abajo y, por lo mismo, que la cultura local, muy campechana con el concepto democracia, ofrece a sus usuarios gubernamentales un amplio margen para pastelear soluciones sin salirse del trade-mark democracia, sumamente elástico en este topos. Pues bien, incluso ese margen desmesurado ha quedado hecho trizas.

Las elecciones vascas y gallegas son el único precedente en pandemia. A diferencia del decreto cat, fueron convocadas y aplazadas por el cargo que debía hacerlo, y no por su cuñado

11- El decreto tiene más sorpresas. Se fija el 30 de mayo como posible fecha para las elecciones. Pero no está claro, pues la cosa depende de a) la pandemia –que durará varios años, todo apunta a ello; glups– y b) de la deliberación del Govern. Vamos, que el 30M habría elecciones como en las corridas de toros. Si la autoridad no lo impide. El Govern, que no tiene potestad para desconvocar unas elecciones que no ha convocado, tampoco las tiene para, llegados al día 30M, desconvocarlas otra vez, o pintarlas a topos, que es a lo que da pie el documento, un diseño para posponer elecciones.

12- Un aplazamiento de elecciones comporta modificaciones en la dinámica inicial prevista. Por fuerza. El censo cambia, por ejemplo. Personas que el día previsto inicialmente para las elecciones no tenía la mayoría de edad, en su prórroga pueden tenerla. Por lo que hay que adoptar, para los nuevos incorporados al censo, cambios que posibiliten su voto o, incluso, su acceso a una candidatura. Pero el decreto va más lejos. De lo decoroso. Permite cambios de cualquier tipo en cualquier lista. Permite, incluso, crear nuevas coaliciones. Son, en fin, otras elecciones, no una prórroga. Permite especular, jugar, hacer política. Lo que explica que el decreto tiene un gran sesgo político. No parte de una meditación sanitaria –que no existe en Cat desde marzo–, sino de una meditación política.

13- El decreto es un documento postdemocrático, iliberal. Un documento bielorruso. La democracia liberal es lo que es, pero no puede ser aún menos, o apaga y vámonos. Con este decreto es mucho menos. Un Gobierno suspende las elecciones –unas elecciones automáticas, imparables y, por lo mismo, difíciles de posponer, imagínate suspender– y, con criterios políticos, se dota de la capacidad de decidir su ejecución, a tenor de sus deliberaciones futuras. Se suspende un derecho fundamental, y con un formato legal que genera no solo dudas funcionales, sino democráticas. Se trata de un documento tan democráticamente y legalmente defectuoso que conlleva de serie su judicialización. Es decir, un Govern ha decidido, con consciencia, ceder su potestad de solucionar un problema político a un tribunal. Algo inusual y sorprendente incluso en la República de Lepe. El Govern se ha hecho un 155, vamos.

14- La solución –la única, me temo–, sería obligar a otro redactado del decreto, que respete las formas democráticas, que limite la creatividad de un Ejecutivo, y que, entre otras cosas, aplace unas elecciones, y no convoque otras nuevas, sin fecha y sin criterios sanitarios objetivables y públicos. Que el texto se acomode a las formas y a la cultura democrática, y no sirva como precedente de un golpe de fuerza en cualquier punto del Estado. Siendo complicado, lo es menos que otras posibles soluciones. Hay que esperar que la decisión final de TSJC vaya por ahí, y no por los cerros de Úbeda, complicando, judicializando, ideologizando, barroquizando más la situación, buscando rédito político a esa búsqueda de rédito político que es el decreto. No todo debe ser castigo en la Justicia. La Justicia debe ofrecer también funcionalidad, satisfacción y reparación. El buenismo ha ofrecido al mundo, históricamente, menos mal que, como su nombre indica, el malismo.

15- Dicho lo cual, la pregunta es: ¿qué ha pasado? Les ofrezco, por el mismo precio, varias respuestas.

16- Respuesta 1. Incompetencia. Un Govern creado y prolongado a partir del concepto selección negativa, ha adquirido, con Torra + pandemia, proporciones no ya de selección negativa, sino de Selección de Malta. Algo de eso, mucho, hay en el decreto. Pero en el decreto, en el que se junta el hambre con las ganas de comer, hay más cosas.

17- Respuesta 2. Cálculo electoral. ERC –conselleries de Sanitat y Benestar Social, esos dos pifostios– está bajando en picado. Un punto por cada escándalo sanitario, me dicen. Mientras que JxC –su lista consiste en una colección de frikis de la tele y de tuiter, que en Cat es lo mismo, trumpistas, Puigde, y una cabeza de lista seriamente acusada de mangoneo en contratos–, aprovecha ese bajón. El interés de ERC y JxC es, por tanto, retrasar las elecciones. Hasta que la pandemia mejore –caso de ERC–, o hasta que la cabeza de lista de JxC sea encausada, momento en el que la industria del lazo amarillo volvería a su edad de oro –caso de JxC–.  

18- Respuesta 3. Victimismo de Hombre Blanco. La decisión del TJSC de votar el 14F –insisto, provisional– es la respuesta a la petición de medidas cautelarísimas de un particular. Algo loable. Los ciudadanos deben denunciar a sus gobiernos más de lo que lo hacen. El particular, en este caso, parece ser, no obstante, un usuario del procesismo, un mosso d’esquadra –en castellano, un guardia civil–, que en el tiempo ya presentó varias demandas, no atendidas, por cosas de procesistas. Lo que sería un indicio de que, tanto el decreto como su demanda, tienen algún tipo de coordinación. El objetivo sería así la judicialización del proceso electoral. Es decir, la explotación de ello en forma de campaña electoral, para lo cual el procesismo tiene medios de comunicación que ya echan humo. Al poco de hacerse pública la sentencia, portavoces de ERC y de JxC ya explicaron al mundo que la decisión del TSJC era un 155 reloaded. La CUP iba también por ahí. Parece que esa será la campaña del procesismo –que ya ha empezado–, a falta de éxitos sanitarios y políticos. Y, tal como está el Barça, deportivos. También, parece, están intensificando la suspensión electoral por la defensa de la salud de los ciudadanos, disciplina en la que aún no se han estrenado. El procesismo, recordemos, no es independentismo, no es una escuela de pensamiento que busca el enfrentamiento con el Estado, sino una disciplina que busca, para fines electorales, para mantenerse en el poder, la ritualización de ese enfrentamiento, su sentimentalización, de manera canalizada y sin que la sangre llegue al río. Algo que no siempre consigue, por otra parte. 

19- Respuesta 4. El Lado Oscuro de la Fuerza. Un Govern que no está claro que pueda organizar unas elecciones sin que tengan aspecto de rave en pandemia, que no está claro que haya hecho algo al respecto de unas elecciones en estos meses, y cuyo único objetivo es mantenerse en el poder, busca judicializarlas, liarlas, confundirlas, para desprestigiarlas, para poder así impugnarlas, más de forma discursiva que legal, lo que es una buena definición del procesismo. ¿Les suena, por cierto, esa ocurrencia tan americana y del siglo XXI?

20- En Cat se vive una debacle ética y democrática. Ese tipo de decretos no pueden existir sin una debacle ética y democrática. Cat no es el único punto del Estado o de Europa en la que se apunta esa situación. Pero eso no rebaja la gravedad de la dinámica. Este decreto permite visualizar la cosmovisión de unos líderes que, en algunos casos, son presos políticos –Luis Candelas sometido a un abuso judicial político, no obstante, sigue siendo Luis Candelas, y no Gandhi–, y exiliados –lo son, como en su día lo fueron el general Cabrera, Sanjurjo, Carlos March, o Ruiz-Mateos; el exilio no presupone ningún legado ético, en este caso inexistente; ese tipo de legados se adquieren a través de valentía y del compromiso con valores democráticos, humanitarios y de progreso, sin desprecintar en el procesismo–. Permite ver cuán lejos se ha llegado en la putrefacción de la política y, por lo mismo, de la sociedad. Permite ver cómo se gesta una nueva ola propagandística hacia la permanencia en el poder tras el abandono social en una pandemia. Permite ver cómo funciona intelectualmente uno de los trumpismos locales. Han venido a quedarse. Ese decreto es un intentar quedarse, de hecho. 

 21- Continuará, me temo.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí