1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA VITA NUOVA

Debajo de lo que ocurre

JxC y ERC han hecho de la mentira la realidad y de la triquiñuela una discilplina. Mientras, el CIS ya apunta una mayoría socialista. Que puede no existir, o no plasmarse en Govern, pero que es un indicio, un indicativo de cierto cansancio

Guillem Martínez 24/01/2021

<p>El candidato del PSC a la Generalitat, Salvador Illa, en el Comité Federal del PSOE junto a Pedro Sánchez (23 de enero).</p>

El candidato del PSC a la Generalitat, Salvador Illa, en el Comité Federal del PSOE junto a Pedro Sánchez (23 de enero).

PSOE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Dice Chomsky que lo peor no es que las personas no sepan lo que ocurre, sino que ni siquiera saben que no saben lo que ocurre. Y no, no habla del amor.

2- En general, los políticos dicen lo que creen que ocurre. En ocasiones, incluso, con sinceridad –en 1981, por ejemplo, el diputado chipriota Papiloma Papayas, hizo unas declaraciones en las que expresó, sinceramente, lo que creía–. Estadísticamente, no obstante, los políticos no dicen lo que ocurre, sino que, más y mejor, son lo que ocurre.

3- Cat. Elecciones. ¿Qué ocurre? ¿Qué ocurre debajo de lo que se cree que ocurre? 

4- Recordemos, hermanos, que por un arranque de incompetencia, o de habilidad orientada hacia el yuyu, el Govern perdió toda oportunidad de solucionar un problema aún no creado, lo creó y, yupi, cedió toda solución posible a los tribunales. Nadie se había complicado tanto la vida en tan poco tiempo, si exceptuamos un día que el amigo de un amigo confundió el pote de lubricante con el de loctite, doctor. El miércoles, el TSJC abrió la boca de la cara: que las elecciones serían el 14F. El viernes, el oráculo del TSJC volvió a hablar a los niños y niñas de Cat, dando pie y pábulo al punto 5.

La única posibilidad de aplazamiento de las elecciones consistiría no en un aumento de la gravedad de la pandemia, sino en un aumento en las disposiciones legales

5- Básicamente, el TSJC no hizo leña de ese árbol, levitante, que es el Govern. No entró a valorar el decreto dadá, no habló de categorías democráticas sino que, con carácter más ecuménico, amplio y sin entrar al detalle, habló de la incompetencia del Govern. El Govern, en fin, no fue descrito, ni descalificado, sino, mucho peor, fue tratado como algo/alguien del que no se espera mucho, salvo que no se mee encima. Con un voto particular, el TSJC tira para adelante las elecciones del 14F, en modo aún-no-lo-sé –sí, no es buena idea traspasar a la Justicia la convocatoria de unas elecciones–, y reservándose la decisión final para el 8F. Todo apunta, y los precedentes parecen confirmarlo, que con cautelarísimas en marcha no habrá cambio en la decisión del tribunal. La única posibilidad de aplazamiento de las elecciones consistiría no en un aumento de la gravedad de la pandemia, que a efectos legales ya da igual, sino en un aumento en las disposiciones legales ante él. En la declaración del estado de alarma, vamos. Y, con él, otro confinamiento, que delimitara los desplazamientos a los colegios electorales. No creo que se pueda realizar un confinamiento sin estado de alarma, al menos. Y hoy eso es algo poco probable en una economía que está a dos medidas gubernamentales de un Mad Max.

6- El futuro, no obstante, queda abierto hasta el 8F. Hasta esa fecha el TSJC irá respondiendo a los recursos planteados ya por varios partidos. Y, a los que puedan ir cayendo. Esto, en fin, puede ser un no parar. Como bien saben los pobres, no es bueno estar en manos de la Justicia. Hace imprevisible el futuro. En todo caso, y si el TSJC se levanta flamenco, aún se pueden aplazar las elecciones en mitad de campaña. Algo que no sería un gran problema vital: desde hace 10 años la sociedad Cat vive campañas electorales interrumpidas por campañas electorales, en lo que es la campaña electoral más larga del mundo. El problema sería económico. El decreto de los XXXXXXX supondría, en caso de que el TSJC acabara aplazando la cosa, un gasto electoral de 25-30 millones €. Más de lo gastado en rastreos Ferrovial –19 millones–, y con idéntico resultado final. Ninguno. Y, claro, el otro gran problema sería democrático y funcional.

7- Cientos de miles de personas perderían, zas, el derecho al voto, por enfermedad o cuarentena. Y amplias capas de la sociedad se lo pensarían dos veces antes de ir a votar. Como los ancianos. Lo que afectaría más al procesismo que a otras opciones, por cierto. Por otra parte, se espera un escaqueo descomunal para los cargos de mesa electoral, que pueden desaparecer como ninjas, zas, con justificante. La Gene ha empezado a asegurar que las medidas de los colegios serán de aúpa, y que para algunos trámites se proveerá a las mesas de trajes EPI, que vendrían a sustituir el habitual traje de Blas. Lo que nos lleva al punto 8, y a la pregunta, ¿qué ocurre debajo de lo que parece que ocurre? 

Amplias capas de la sociedad se lo pensarían dos veces antes de ir a votar. Como los ancianos. Lo que afectaría más al procesismo que a otras opciones

8- El Govern ha perdido el dominio de la situación, un tanto gratuitamente. Con el decreto eligió muette, pudiendo haber elegido chusto. Y, con las únicas herramientas de las que dispone –medios de comunicación–, se enfrenta a un dilema. Hacer a) campaña a favor de las elecciones, de que son salubres, de que son posibles, de que son tan realizables como, por ejemplo, una semana blanca en las escuelas, de la que se habla para esas fechas, en las que los niños y niñas  irían a esquiar como posesos, y así crear algo de gasto keynesiano en los telesillas. O b) apostar porque las elecciones son insalubres, un abuso de la Justicia esp sobre el modo de vida cat. Un abuso modulado por una conjura del Estado, formulada por el TSJC y el PSOE, para que Illa sea Presi de la Gene, ocupe nuestros palacios, y fría sardinas en el suelo.

9- No es un problema baladí. Un sistema propagandístico y complejo, y con medios de comunicación propios, como el cat, puede hacer mucho. Pero no puede hacer dos cosas. Los sistemas propagandísticos son buenos para canalizar hacia un marco todo lo que ocurre. Pero no pueden apostar por dos marcos contradictorios. Lo contradictorio: a) apuestas porque las elecciones, que organizas tú, son inmaculadas y bien calculadas, o apuestas por b) levantar sospechas sobre ellas, por una conjura trumpista que invalide los resultados. No puedes apostar por a) y por b). Como dijo el creador de la moderna propaganda: o cañones, o mantequilla. O somos competentes para organizar unas elecciones y ganarlas, o el TSJC nos chulea, por lo que perdemos unas elecciones que no debían haberse celebrado. O a) ya lo dije, o b) ya lo dije. 

ERC, en fin, desde 2012 no ha parado de emitir malos cálculos. Y de quedarse con el muerto. Lo que debería hacerle meditar

10- El procesismo está, además, desunido. JxC, en cualquier momento, podría –debería; esto es una campaña electoral, un momento de agresividad descomunal, en el que nadie conoce a su padre, imagínate, como es el caso, a tu hijo– desmarcarse del decreto, decir que fue una chapuza. O apostar en solitario por la conjura, por la validez del decreto y por la invasión de la Justicia. ERC se quedaría, en todo caso, con el muerto. ERC, en fin, desde 2012 no ha parado de emitir malos cálculos. Y de quedarse con el muerto. Lo que debería hacerle meditar. En 2012 participó con CiU en la austeridad. En vez de reírse de la consulta de 2014, denunciarla como fraude propagandístico y distanciarse de CDC, participó de su ficción. En 2015, en vez de buscar un discurso individual frente a la propaganda, se sumó a ella e incluso participó de la lista electoral de CDC. En 2017 fue y organizó y se responsabilizó públicamente de otra consulta, de la que solo se sabía que no se realizaría. Se expuso al fracaso, del que solo le salvó la desproporción del Estado en su respuesta ante una manifestación. Lo que, con el paso del tiempo, y con una solución al abuso sobre los presos, puede acabar siendo poco ante tanto volumen de deshonestidad propagandística. El 27O, una chica ERC, con lágrimas en los ojos por la emoción, engañó a su sociedad, explicando una DUI que no era cierta. Un fake.

11- La propaganda no es una disciplina para genios. Es más técnica que inteligencia, si no la negación de eso último. Es un inevitable, una herramienta usual en la política. Lo patológico es cuando la propaganda se convierte en política, una seña esp y, mucho más aguda, cat. Como decía Olof Palme, el mayor error político es prometer aquello que no puedes cumplir. Es decir, que hacerlo no sólo es un error político, sino que te ubica, además, lejos de Palme. ¿Qué ocurre debajo de lo que se cree que ocurre y que no se sabe que ocurre? Un partido trumpista, JxC, imprevisible, reducido a propaganda, vertical, en el que un líder se mueve por impulsos ya ilógicos, como Trump-last-days. Y ERC, un partido familiarizado con la mentira, que la ha usado con anterioridad al procés, con el que –se quejan de ello el resto de partidos– se temía llegar a acuerdos, pues te podían sorprender no cumpliéndolos. Ambos partidos han hecho de la mentira la realidad. Y de la triquiñuela una discilplina. El resultado es la ilegalidad. No la ilegalidad pretendida y vociferada –frente al Estado, frente a la CE78–, sino ante su sociedad. Ilegalidad en la tramitación de la Renda Garantida de Ciutadania, al abandonar la Sanidad al valor y entrega de sus sanitarios, al no hacer un decreto de elecciones ya no bajo criterios democráticos, sino bajo criterios de Barrio Sésamo. Ilegalidad, disfunción en el autogobierno y, vía la incompetencia resultante, fortalecimiento del Estado, y aplazamiento llamativo de opciones como el federalismo o la indepe. Ilegalidad cotidiana que conduce a la crispación social, a la ruptura de la unidad social. Se trata, todo ello, de una originalidad en el Occidente europeo, ya maltrecho. Una originalidad esp, incluso, cuando no gobierna PP. 

12- Si no hay intervención salvaje, desproporcionada, política, del Deep State, el decreto puede ser el fin de todo esto. La implosión de 10 años de propaganda, esa ilegalidad con la sociedad. Sobre la intervención del Deep etc: siempre es posible. Esta semana, la Justicia, colapsada en pandemia, que sólo acomete casos graves, como cargos de homicidio, ha encontrado un momento para condenar a un Conseller a inhabilitación, por su participación en el 1-O. Es decir, por una manifestación. 

Illa, en todo caso, es una operación emitida por un partido que entiende el Estado y que ha elaborado una lista para ganar, no para enfrentarse ritualmente con el catalanismo conservador

13- En todo caso, el CIS ya apunta una mayoría socialista. Que puede no existir, o no plasmarse en Govern. Pero que es un indicio, un indicativo de cierto cansancio. Más si pensamos en el Illa que conocemos. Un político que no ha corregido barbaridades MAD o Cat, que no ha evitado accesos propagandísticos e inhumanos, MAD y Cat, a la pandemia. Pero que no ha creado problema territorial, que no ha gritado, que no ha entrado en las dinámicas clásicas que MAD y Cat le proponían. Illa, tal vez, es solo un tono. Y, por lo que sea, un tono escuchado.

14- ¿Illa es una operación de Estado? En este momento –a la espera de lo que haga Illa con el concepto Constitucionalismo, por el que no hay mucha afición en Cat, ni en los votantes del PSC– más bien es una operación del PSC y del PSOE. Uno, uno y medio, o dos partidos de Estado. Por aquí abajo, y esto es una originalidad, la tendencia del mayor partido de izquierdas es responsabilizarse antes del Estado que de las sociedades. Illa, en todo caso, es una operación emitida por un partido que entiende el Estado –algo inusual en Cat; su originalidad–,  y que, por primera vez desde el Pujolismo, ha elaborado una lista para ganar, no para enfrentarse ritualmente con el catalanismo conservador. Por primera vez, por tanto, no se asume el Pujolismo como una mole a respetar y con la que convivir a cambio de pactos y política, dos cosas que no se producen en 10 años. En esta ocasión puede ser, incluso, sencillo. No habría que hacer nada. Literalmente. Ni un Estatut, ni una Consti, ni el pino-puente. Tan solo no gritar. Tan solo hacer decretos no surrealistas. 

15- Ya veremos.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí