1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

José Luis Rodríguez Zapatero / Expresidente del Gobierno

“Los españoles merecemos alguna explicación del rey emérito”

Miguel Mora Madrid , 28/01/2021

<p>Imagen del expresidente tomada en la Gran Vía madrileña a mediados de diciembre de 2019.</p>

Imagen del expresidente tomada en la Gran Vía madrileña a mediados de diciembre de 2019.

CHRISTIAN GONZALEZ GARCIA / PÚBLICO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Es la primera vez que CTXT entrevista a José Luis Rodríguez Zapatero, y es raro que hayamos tardado seis años: la ultraderecha dice de él que es un podemita narcobolivariano, y de CTXT dicen cosas incluso peores. El caso es que el expresidente del Gobierno se conecta puntual a la cita por Zoom, y responde a las preguntas con su conocido talante, tranquilo, analítico y optimista, durante más de 50 minutos. En la conversación, Zapatero defiende las medidas más sociales del Gobierno de coalición, crítica de forma velada a Felipe González por no ser leal con el Ejecutivo, y reflexiona sobre la polarización, el negacionismo y la extrema derecha, a la que llama a combatir con debates y diálogo, pues en su opinión “el fondo de armario de la sociedad española es muy democrático”.

Sobre la actual crisis, Zapatero dice sentir “sana envidia” de cómo está actuando el BCE, y echando la vista hacia la Gran Recesión, reconoce que pudo ser “demasiado utópico” esperar de Europa cosas que no podía ofrecer. El expresidente asume sin medias tintas sentir “dolor” por la actuación del rey emérito, le pide que dé explicaciones a la ciudadanía y se muestra partidario de abrir un “debate sosegado” sobre la monarquía para pactar una ley que reforme su funcionamiento y mejore su transparencia: “Abrir un debate sobre la reforma de Estado, dadas las mayorías parlamentarias existentes, sería defraudar por adelantado”. 

No sé si se acordará, pero usted y yo coincidimos en Cerdeña en 2009, durante una Cumbre hispano-italiana. En la rueda de prensa le pregunté a Berlusconi por el escándalo de las jóvenes 'velinas' y él se puso a presumir de sus hazañas de Casanova. Usted, un presidente feminista rodeado de ministras feministas, lo escuchaba asombrado y solo acertó decir: Está interesante”.  

Sí, es un día que recuerdo. Aunque intento quedarme siempre con lo positivo de las experiencias, y aquel día no tuve una buena cosecha. Solo puedo decir que la realidad a veces supera a la ficción. 

Después de la conferencia de prensa fue a Villa Certosa con Berlusconi en helicóptero. ¿Cómo era la mansión del pecado? 

No estoy en disposición de contestar a eso todavía.

¿No lo puede desclasificar aún?

No. Por pudor, sobre todo, y por sentido institucional, no ha llegado el momento de desclasificar aquellas experiencias...

En otra visita a Roma, dijo usted que España había hecho el sorpasso a Italia y que íbamos a por Francia y Alemania… Y entonces llegó la Gran Recesión y el austericidio. ¿Cómo vivió aquel paso de la euforia a la tragedia? 

Dos consideraciones: todavía necesitamos tiempo para analizar lo que ha pasado y está pasando en Occidente. No entenderemos todo lo que ocurrió a raíz de 2008 ni el Brexit ni Trump si no analizamos este proceso de crisis del modelo de bienestar occidental a partir del reequilibrio global de la riqueza y geopolítico que se produce con la emergencia de Asia. Por otro lado, debo decir que las sociedades y los gobiernos necesitan experiencia para aprender de crisis imprevisibles, como fue la de 2008 y como es la de ahora. Europa reaccionó aquella vez con una política conservadora, ortodoxa, lanzando un mensaje de rigor y austeridad, diciendo que los culpables, entre comillas, eran los que se habían aprovechado más del euro, a pesar de que la crisis pusiera de manifiesto precisamente las deficiencias del euro, de la unión económica y monetaria. Y esa reacción iba a perjudicar claramente a países como España. Afortunadamente, esa lección se aprendió, y ahora la postura del BCE ha cambiado radicalmente. Siento una sana envidia de ver lo que está haciendo ahora el BCE respecto a lo que hizo entonces, que fue no ayudar a países que necesitaban liquidez y compromisos para financiarse. Aunque quizá ahora sería irresponsable no ver el nivel de endeudamiento que está adquiriendo Europa en este momento, pero eso será más a largo plazo.

Siento una sana envidia de ver lo que está haciendo ahora el BCE respecto a lo que hizo en 2009, que fue no ayudar a países que necesitaban liquidez y compromisos para financiarse. 

El final de su carrera de presidente y el de Berlusconi fueron casi paralelos. A los dos les costó muy cara la crisis. Usted transigió, e hizo los recortes. Berlusconi se negó, y le sustituyó un Gobierno técnico dirigido por Monti… ¿Cómo recuerda aquello?

Haré un matiz, que es a la vez una reivindicación personal: yo no competí en las elecciones de 2011, aunque objetivamente la derrota era previsible, porque me había comprometido a hacer solo dos mandatos. Cuando asumes la responsabilidad de dirigir un país desde convicciones democráticas, con autenticidad, uno sabe que asume riesgos y que puede vivir circunstancias difíciles. El momento que dejó más huella en mí fue cuando en el Parlamento dije: “He tomado estas decisiones cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste”. No quise responsabilizar a nadie más. Era mi responsabilidad. En todo caso, mis recuerdos de mi etapa en la presidencia del Gobierno son muy enriquecedores, y aquella crisis no movió un ápice ni mis pasiones, ni mi fe en la democracia, ni mis convicciones progresistas. 

Usted tuvo a Solbes de ministro, Sánchez tiene a Calviño. ¿Es obligatorio que las carteras de Economía las ocupen ultraliberales pese a lo que piensen los presidentes de gobierno? ¿Una ley no escrita de la UE? ¿Había algún margen de maniobra para desobedecer a la Comisión Europea? 

El prisma para juzgar aquello debe ser el del momento de la construcción europea en que nos encontrábamos. En ese momento habíamos dado ya un paso decisivo: la moneda común era el euro, y el Banco Central Europeo era el banco de todos los países. Yo no podía revocar aquella cesión de soberanía. El BCE, que es la única institución realmente federal de la UE, está haciendo ahora una gran tarea. Tuve el margen que tuve. Nunca he tratado de disculparme. Yo tenía una visión algo más utópica de las posibilidades que la UE y la Zona Euro nos ofrecían como país, y pensé que en ningún caso una dificultad de financiación externa nos podría bloquear dada la fortaleza del euro. Pero ahí se rompieron todos los paradigmas, e igual que tuve cuatro años en que llegamos a la tasa de paro más baja de la historia, un 7,8%, luego en menos de dos años vimos subir el paro a una de las cifras más elevadas. Las contradicciones de la vida y de la política. Las crisis deben servir de lección, para ver las debilidades que tienen los países. Nuestras debilidades son: por qué España crece más que el resto cuando hay expansión pero destruye más empleo que nadie cuando llegan las crisis; dos, por qué tenemos el problema del sector inmobiliario y la vivienda, que hace una burbuja cuando crecemos y luego dificulta el acceso a ella de una parte importante de la gente; y tres, por qué no somos una economía más productiva. Estos tres problemas los arrastramos desde los años 80. 

Una de las debilidades de España es el sector inmobiliario y la vivienda, que hace una burbuja cuando crecemos y luego dificulta el acceso a ella de una parte importante de la gente

Se habla mucho ahora de la necesidad de cambiar el modelo productivo. ¿Podremos hacerlo? ¿Qué ideas propone?

Partimos de desventajas evidentes respecto al resto de Europa: no tuvimos revolución industrial, vivimos 40 años bajo una dictadura, y llegamos con 30 años de retraso al Estado de Bienestar. En estos 40 años nos hemos puesto al día en algunas cuestiones: la apertura de la economía, el desarrollo de las infraestructuras y las telecomunicaciones, y, pese a lo que diga PISA, la educación. Y no hemos llegado en I+D+I. En los años 80 había cero inversión en esto. Y los fondos europeos fueron, sobre todo, para transportes y agricultura. Ahora tenemos una gran oportunidad de revertir este retraso, para hacer  en cuatro años  lo que no hicimos en 15. Pero no podemos obviar que hay unas fuerzas telúricas que empujan a todos los países hacia determinados sectores de actividad. Y España, por su geografía y su historia, tiene una tendencia hacia el turismo y lo inmobiliario. Seguramente por la falta de tradición en investigación y ciencia, cuesta mucho incorporar este esfuerzo. Pero ahora se puede hacer. Hoy estamos todos llamando a la puerta de la ciencia... 

No podemos obviar que hay unas fuerzas telúricas que empujan a todos los países hacia determinados sectores de actividad. Y España, por su geografía y su historia, tiene una tendencia hacia el turismo y lo inmobiliario

Hablemos de su sucesor no designado, Pedro Sánchez. Creo recordar que usted hizo campaña por Susana Díaz. ¿Cómo es hoy su relación con Sánchez? ¿Se lleva mejor con Pablo Iglesias? 

Mi relación con Sánchez es buena, ha venido siendo progresivamente mejor en los últimos tiempos, lo cual me parece positivo. Siempre he pensado que cuando alguien ha dirigido un partido su actitud debe ser la de intentar colaborar, y yo siempre tendré una deuda con el PSOE; siempre me apoyaron con afecto y entrega, y quiero devolver al partido socialista lo que me dio. Según voy cumpliendo años, cada vez valoro más la lealtad, la amistad y la solidaridad. 

Llevamos ya un año de Gobierno de coalición. ¿Cuál es su balance?

Siempre defendí que España necesitaba un gobierno de coalición. Del balance de este año quitaré la hojarasca: lo relevante es lo que va a quedar. Y lo que va  a quedar es que ha sido un Gobierno muy comprometido socialmente, el esfuerzo con los ERTEs, con los autónomos, el Ingreso Mínimo Vital, el esfuerzo por frenar los desahucios... Creo que es un esfuerzo sincero y con todas las armas que permite la UE.

¿Y estaría de acuerdo en aprobar la regulación de los alquileres?

Es un tema siempre vidrioso… Creo que podrá haber una solución, aunque sea temporal, para que ese problema real se pueda afrontar. No prejuzgaré cuál, porque podrían decirme “¿y usted por qué no lo hizo?”. Recuerdo las discusiones en el Consejo de Ministros, con la rama económica del Gobierno, sobre este asunto e imagino que se estarán reproduciendo ahora. Pero el compromiso social del Gobierno es esperanzador. 

La única forma de afrontar la polarización es extenuar el diálogo, y sobre todo ahora, en medio de una pandemia

En sobrevivir a la crispación es usted un maestro a la fuerza. ¿Cuál es el secreto?

Estamos en medio de una crisis de salud, y me preocupa el destino de la democracia: la pandemia debería haber ayudado a forjar más consensos, más acuerdos y más solidaridad. Viendo lo de EE.UU. he tenido un cierto consuelo; si la primera democracia del mundo está en ese nivel de confrontación, nosotros no estamos peor. Ahora estoy leyendo un libro, Extraños en su propia tierra, de una socióloga estadounidense muy prestigiosa [Arlie R. Hochschild], que analiza el fenómeno de la Alt Right, un movimiento que ha acabado en la Toma del Capitolio. Creo que la única forma de afrontar la polarización es extenuar el diálogo, y sobre todo ahora, en medio de una pandemia. Deberíamos abrir de verdad una política de encuentros. ¿Qué podemos hacer en España? Profundizar en el diálogo. Creo que lo vamos a necesitar y que vamos a poder hacerlo porque el fondo de armario de la sociedad española es muy democrático y muy de convivencia, a pesar de los pesares. La derechización de la derecha ha venido acompañada de un movimiento de negacionismo universal. Pero esto en España no se ha producido de momento. No ha habido reticencias a las vacunas, por ejemplo…

Al contrario, muchos se han saltado la cola…

Sí, pero me quedo con lo bueno: no ha habido negacionismo. 

¿De verdad cree que se puede y se debe dialogar con Vox, un partido que niega el feminismo, que niega el Estado autonómico...? 

Ese es el dato indiciario preocupante, porque es claro que Vox es trasunto en gran medida de la Alt Right norteamericana, que ahora se ha dado con el muro de las urnas y con el de su no proyecto, ese proyecto falso culminado en la Toma del Capitolio. Creo que esa experiencia de derrota puede ser interesante para este conato de negacionismo, traducido en unos millones de votos, que hemos tenido en España. Sigo pensando que en España hay al menos dos tercios claros de la sociedad que están en la afirmación de valores racionales: democracia y derechos humanos.

En España hay al menos dos tercios claros de la sociedad que están en la afirmación de valores racionales: democracia y derechos humanos

Pero la extrema derecha española está en las instituciones. Y los medios han contribuido a promover su agenda, tan parecida a la de la Alt Right, y su guerra cultural. No sé si es un diálogo imposible… ¿No sería mejor hacer un cordón sanitario como Francia y Alemania? 

Cada país tiene sus características. En España la responsabilidad del ascenso de la extrema derecha es más del PP, que atraviesa una crisis de identidad, de la que espero que se recupere. Y sobre que Vox tenga la posibilidad de aupar a gobiernos del PP, la responsabilidad la tenemos que asumir los partidos de izquierda: tenemos que ganar allí donde ganan ellos. Hay que recuperar esas mayorías, y para eso son importantes dos cosas: una, promover una idea de unidad y convivencia basada en el respeto y el diálogo, dando ejemplo, y dos, tener la capacidad de poner en pie proyectos sólidos y creíbles. Cuando la extrema derecha y sobre todo la derecha constitucional se colocan en el desvarío máximo de situar al PSOE fuera del orden constitucional, eso me preocupa mucho. Es la derechización de la derecha. Y no creo que en Estados Unidos haya sucedido porque los demócratas se hayan ido a la izquierda, precisamente. Ese desvarío que les lleva a decir, por ejemplo, “las leyes ideológicas de Zapatero”... 

La dictadura progre…

Claro. ¿Detrás de eso qué hay? Una gran debilidad ideológica de la derecha. Y una reacción contracultural, basada en fantasmas, miedos y falsas liebres. Por eso es tan necesario el debate. La Alt Right no va a dejar huella en la historia. Y yo no voy a abdicar de mi fe en el progreso y en la ciencia... 

Cuando la extrema derecha y sobre todo la derecha constitucional se colocan en el desvarío máximo de situar al PSOE fuera del orden constitucional, eso me preocupa mucho

¿Cómo juzga el intento de apropiación de las derechas de la figura del Rey? ¿Y qué piensa de la situación de la monarquía? Imagino que leería la encuesta que hizo el instituto de opinión de Belén Barreriro, 40dB, para CTXT y otros 15 medios de la Plataforma de Medios Independientes… 

Me aproximo con sentido institucional y también con un sentido de la necesidad de que haya un debate en el país sobre el tema. Defiendo la monarquía parlamentaria por lealtad a la Constitución, y consciente de que cualquier otro debate nos conduce a ninguna parte. Dadas las mayorías parlamentarias que hay, abrir o intentar abrir ese debate sería defraudar de manera anticipada. Añado que, cuando algo sucede, algo hay que hacer, porque la democracia es un régimen de respuestas. Y en este caso han sucedido cosas. No digo que deba ser hoy o mañana, pero los españoles merecemos alguna explicación del rey Emérito. Yo tuve buena relación con él, conmigo se portó respetuosamente en mis funciones como jefe de Gobierno, pero tengo, en fin, un dolor, un dolor, y creo que muchos españoles queremos una cierta explicación. Sería muy positivo para nuestro país, donde tenemos esa tradición de no hablar... Segundo, visto lo que ha sucedido y el respaldo potencial del rey Felipe VI, debería haber una regulación de la Corona, porque no la hay. Y yo, que he sido presidente del Gobierno, puedo decir que, salvo por los artículos de la Constitución, que no son muchos, en el día a día funcionábamos por la costumbre. Una democracia basada en valores republicanos cívicos exige reglas claras. Muchos de los problemas que hemos tenido no se habrían producido si hubiéramos tenido una mejor regulación y una institucionalización clara de la Corona, como la tienen los demás poderes del Estado. Se puede hacer un debate sosegado, que regule las relaciones con el Parlamento, con el Gobierno, sus capacidades y potestades, la financiación... Parece que hay algún indicio de que puede ir por ahí…

Miguel Mora y José Luis Rodríguez Zapatero, durante la entrevista. 

Miguel Mora y José Luis Rodríguez Zapatero, durante la entrevista. 

Tibios indicios… No ha citado la inviolabilidad, que en la encuesta es uno de los asuntos que más chocan a la ciudadanía.  

Ojalá la reflexión de futuro sea que nunca tengamos que discutir en qué punto es inviolable del jefe del Estado. 

No digo que deba ser hoy o mañana, pero los españoles merecemos alguna explicación del rey Emérito

¿Usted se ofrece para redactar esa reforma? 

No, pero si me piden opinión la daré. Insisto, esa regulación no tiene más que ventajas para la democracia. Sería muy positivo para la jefatura del Estado y para la propia estructura del Estado.

El PSOE está dividido. Las bases socialistas son republicanas, pero Felipe González y los barones no quieren saber nada de abrir ese melón.

Yo he sido presidente del Gobierno, me reconozco en el pensamiento republicano cívico, y he estado cómodo con la institución monárquica, con la jefatura del Estado. No he sufrido ninguna injerencia, no me ha impedido llevar adelante ningún programa político. Ahora bien, añado que esa institución debe, como todas, poder ser sometida a una reforma. A partir de ahí, claro que hay un espíritu republicano en el PSOE, cómo no va a haberlo. Fuimos un partido decisivo en la II República española, y ahora que se habla tanto del exilio, cabe recordar que yo fui el presidente que reconoció por ley al exilio español en la Ley de Memoria 2007. El vínculo afectivo existe, pero eso no supone que se vaya a transformar en programa político. El PSOE va a estar donde ha estado siempre: con el sistema constitucional que pactó, entendiendo que fue un acuerdo muy difícil de alcanzar y que debemos preservarlo porque nadie ha planteado una alternativa mejor a la Constitución del 78. 

Ya que lo ha citado, ¿qué le pareció la comparación de Pablo Iglesias entre Puigdemont y el exilio republicano? 

Bueno, hay que matizar que quien hizo la comparación fue el periodista. Y sí, Iglesias quizá deberá matizar o aclarar sus palabras. Dicho esto, con humildad pero con la autoridad de ser el primer presidente que promovió el reconocimiento legal del exilio, produce cierto sonrojo que quienes nos han acusado hasta de querer resucitar las derrotas de nuestra trágica Guerra Civil, ahora se den golpes de pecho porque el exilio republicano haya sido maltratado. Pero no hay mal que por bien no venga. Y si la frase de Iglesias ha dado lugar a que una parte de la derecha española reconozca con más afecto al exilio republicano, bienvenida sea. 

Si la frase de Iglesias ha dado lugar a que una parte de la derecha española reconozca con más afecto al exilio republicano, bienvenida sea

¿Y qué me dice de Ayuso y Almeida? ¿Cómo valora su actitud respecto al Gobierno, y viceversa? 

Son gobernantes que llevan poco tiempo, y yo no los voy a valorar ni les voy a aconsejar, no sería mi papel. Creo que la sociedad va a salir de la pandemia con una herida grande, sobre todo las familias que han perdido seres queridos, y por tanto habrá una visión distinta del hecho político y social. Y creo que, a medio y largo plazo, quienes hayan mostrado ahora una actitud de utilizar el momento político y partidista no saldrán bien parados. Puedes complacer a los tuyos, pero, y con eso, ¿qué has hecho por tu país? ¿Qué has hecho por tu Comunidad Autónoma?

Bueno, para terminar, una nota personal: estamos a punto de llegar a los 10.000 suscriptores y nos gustaría que sea usted el suscriptor 10.000. De momento no tenemos presidentes del Gobierno, sería usted el primero... 

Cuente con ello. Trato de leerlo todo y las cosas que tienen calidad, y muchas de las vuestras la tienen, siempre me resultan atractivas e interesantes. 

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí