1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA VITA NUOVA

Exilio vs. exilio

Cada vez que alguien compara el exilio de 2017 con el de 1939, muere un gatito, uno anarquista, socialista, comunista, republicano, federalista, catalanista. Y nace un león con dientes de sable. Ese bicho será, me temo, la campaña electoral cat

Guillem Martínez 28/01/2021

<p>Carles Puigdemont durante la celebración de la Diada en Bruselas (2019).</p>

Carles Puigdemont durante la celebración de la Diada en Bruselas (2019).

Consell per la República Catalana

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- En las Coplas a la muerte de su padre, Manrique habla, como su nombre indica, de la muerte de su padre. Pero en la vida nada es lo que parece ni, mucho menos, lo que su nombre indica. Para hablar de su padre Manrique utiliza datos y modas de cuando su abuelo, no de cuando su padre. La razón es que el abuelo, la época de los abuelos, es donde se establece la perplejidad biográfica. Y, con ella, la curiosidad, el magnetismo. Lo que explica que los abuelos, seres sobredimensionados, son importantes. Ofrecen una época –falsa, no vivida por el nieto– que, por lo que sea, el nieto utiliza para su imaginario, las interpretaciones de la vida y su sentido. La muerte de las humanidades –están, en fin, pajarito,– impide ver estos secretos. Y otros aún mayores. La primera y principal consecuencia de la muerte de las humanidades es, en definitiva, la muerte de las humanidades.

2- Hola, soy el punto 2. De vida corta, nací para explicarles que, si el autor está fino, hoy finalizará en pleno punto 1, un punto muy importante en esta historia. Por lo demás, ya me estoy muriendo. Les ruego que pasen, por tanto, al punto tres, no sin antes oír mis últimas palabras, que no son otras que las que siempre dicen los moribundos interesantes: “El tesoro está en...aaargh”.

3- En efecto, los políticos que han culminado este proceso en la cárcel o en el exilio son presos políticos y políticos exiliados. La prueba del algodón que confirma esas dos condiciones ha sido la imposibilidad de ninguna extradición a partir de los cargos, remitidos a Europa, por la Justicia. Lo que indica que los cargos eran inexportables, y solo se explican en una cultura local, antes que en ningún código legal.

La prueba de la magnitud del exilio del 39 es, precisamente, la facilidad con la que es posible raptarlo

4- El exilio es una palabra muy digna en castellano y en cat. Alude, por su frecuencia, a una tradición de compromiso ante conceptos fundamentales, iniciada con la huelga japonesa de Fernando VII y continuada, sin grandes novedades estilísticas, en los exilios de 1823, 1874, 1923 y 1939, el más numeroso, el más trascendente. Y el más efectivo. El exilio de 1939, en fin, no volvió, o volvió demasiado tarde. Por otra parte, el exilio del 39 fue una metáfora inaudita de algo tan salvaje que sufrió intentos de rapto por parte de la derecha esp. El primero, a mediados de los setenta, a partir del concepto exilio-interior, ese neologismo trilero de Laín Entralgo, que nunca jamás se produjo en la realidad intelectual de Esp. Salvo Dionisio Ridruejo, y algún anónimo –los hubo–, ningún falangista, en fin, sufrió en silencio el exilio o las almorranas. El segundo intento de rapto fue en los ochenta y a partir de la idea de que el exilio cultural tuvo contacto fluido y normalizado con la cultura del interior. No lo tuvo en absoluto. Era literalmente imposible. Era exilio del 39, esa región del Holocausto. La prueba de la magnitud del exilio del 39 es, precisamente, la facilidad con la que es posible raptarlo. Ilustra la desaparición de un sustrato cultural, de varias culturas, que no pueden defenderse, por tanto, ante el rapto. Aún hoy, por lo visto.

5- Hay aún, por cierto, otro exilio, me temo, por formular. Ya que estamos, se trata del exilio de –pongamos– 2012. Predocs, postdocs, docentes y profesionales precarios, la inteligencia huida por una decisión económica. Es decir, política. Por la desaparición del Bienestar, un cambio radical en la democracia. Se dice rápido.

Gracias al nexo de ese exilio con el del 39, se dota al procesismo de una naturaleza de la que carece

6- El exilio de 2017 no creo que se ubique en toda esta tradición de modernidad, inteligencia y progreso huido por piernas. Hablamos, al fin y al cabo, de políticos responsables del exilio de 2012. Y que, posteriormente, mintieron a su sociedad a lo largo de cualquier etapa del procés, incluso las actuales. Por todo lo alto. Hablamos de políticos que, desde su exilio, han mantenido contactos con extremas derechas europeas –en el interior, los ha habido con fascismos locales–, y han modulado, a través del fake y el esencialismo, lo que hoy es la actual derecha cat. Una derecha neoliberal, iliberal, racista, clasista, supremacista. Por definición, algo que necesita la ruptura de la unidad social antes que la ruptura política.

7- Desde el exilio de 2017 –y desde los medios que cortan el bacalao en Cat, una sociedad que vive el urdacismo a tutiplén–, se reivindica el palabro exilio. Pero también se intenta unir ese exilio al de 1939, como hicieron otras derechas en los setenta, para limpiarse. Lo que me parece una deshonestidad intelectual parecida a la que creó el concepto exilio-interior. Gracias al nexo –artificial, premeditado– de ese exilio con el del 39, se dota al procesismo de una naturaleza de la que carece. Y que facilita lo que hoy es su objetivo político. Sigue sin ser la indepe. Es, simplemente, mantenerse en el poder. Y experimentar, para ello, con una reformulación de la identidad nacional. En la línea de la Lega, u otra derecha trumpista.

8- Make América, o Cat, o las Hurdes, great again, presupone ubicar el momento en el que, cualquiera de esos entes fue grande anteriormente, y redibujarlo, dotarlo de un nuevo sentido. En los USA es la Revolución Americana, en Vox, la Reconquista, En el caso Cat, está suponiendo olvidar y neutralizar todas las tensiones históricas de sus últimos 500 años, y reducirlas a una. Y dotar a esa única tensión de componentes y estéticas que dibujan una continuidad, a través del tiempo, hasta llegar a la nueva derecha creada. Radicalmente nueva. Al eliminar la mayoría de piezas del puzzle, se fija una derecha trumpista como un objeto neutro y anclado en una tradición local, incluso –vía el pack exilio del 39– avanzada y puntera. No es así.

9- Me parece que la postura democrática ante el exilio de 2017 es abogar por cambios que posibiliten la excarcelación de presos y la vuelta de exiliados. Pasa por una –improbable– reforma profunda de la Justicia y de las policías. Pero también pasa porque –también improbable– los políticos liberados y retornados desaparezcan de la política, por su alta toxicidad, y den explicaciones. Y no en su canal de tele favorito. Y no un día o dos, sino, tal vez, toda la vida. Que hablen de lo que han prometido y no han hecho, y de lo que han hecho efectivamente, como crear una derecha excluyente y, a la vez, apropiarse del exilio del 39. Cada vez que alguien compara el exilio de 2017 con el de 1939, muere un gatito. Un gatito anarquista, socialista, comunista, trotskista, republicano, federalista, catalanista –una suma de contrarios asociados en un proyecto, algo opuesto a lo acaecido en 2017; 2017 fue la negación de todo ello y, más importante aún, sigue siéndolo–. Y nace una bestia solo parecida a un gatito: un león con dientes de sable. Ese bicho, y su inclusión en un exilio que no le corresponde, será fundamental en esta campaña electoral cat. Será, me temo, la campaña electoral cat.

Los abuelos han sido importantes en la Cat del procesismo. Han mentido mucho, o se les ha reinterpretado demasiado, diría

10- El exilio, así, a palo seco, no presupone ninguna categoría ética. Para entender el exilio de 2017, y las categorías y reinterpretaciones en las que se ha podido mover, ahí va este objet trouvé en el magnífico Aquí no hem vingut a estudiar / Aquí no hemos venido a estudiar –L’Arpa, 2020–, de Enric Juliana, un libro que habla de la necesidad, para las izquierdas, de no confundir el dogma con la realidad, lo percibido con lo estudiado, lo que parece con lo que es. Y, para el caso, el exilio de 1939 con el tocino. En la página 114, se alude brevemente –el fragmento no pertenece al cuerpo estricto del libro– a un pastelero de un pequeño pueblo de Girona, profundamente católico y cercano al carlismo. En la Guerra Civil ocultó a un par de curas y a un militar –algo meritorio–. No quería ir al frente –algo más que respetable hoy–, por lo que cuando se le pidió el ingreso al Ejército Republicano, optó por el exilio –algo en nada censurable–. Desde Francia, una cosa llevó a otra, acabó en la Zona Nacional y en la prisión de Burgos, el topos en el que Juliana reconstruye el debate intelectual más sólido y trascendente de la oposición franquista. El pastelero, por cierto, no era ningún preso, sino carcelero. Fue proveedor de la cárcel para las Ligas 1938-40. Compraba la comida, que luego sería el rancho escaso. Cuando volvió a su pueblo, lo hizo “con un uniforme falangista en la maleta”. Según cuentan en Amer, su pueblo, trajo un par de uniformes más. Uno para cada hijo, que con el tiempo serían, respectivamente, el padre y el tío de Carles Puigdemont, expresi de la Gene exiliado. El abuelo exiliado en la Guerra Civil y sus hijos uniformados vivirían, a partir de los setenta, el exilio-interior ese, y el acercamiento, desde el carlismo –una de las corrientes unificadas en el Movimiento– al catalanismo, se supone. En todo caso, el del pastelero no fue un caso aislado. El catalanismo conservador, desde 1975, vivió incorporaciones totalmente imprevisibles en 1939. Lo que no es necesariamente malo, siempre que ello no suponga una reformulación del pasado, en la que el pulpo sea animal de compañía. Siempre, en fin, que el abuelo no se incorpore al mito y lo explique.

11- El punto 13 se entiende a la luz del punto 1.

12- Nadie es culpable de su padre o de su abuelo. Ni siquiera se es culpable de otras vidas vividas en la propia biografía. En el contexto de una guerra civil se pueden establecer algunos criterios certeros para valorar las dimensiones éticas. Más cuando esa guerra es contra el fascismo. Pero la gama de grises es, sigue siendo, inaudita, incomprensible y de difícil valoración. En una no-guerra-civil la cosa es más sencilla, afortunadamente. Y puede ser descrita con mayor facilidad. O, al menos debería. El primer paso es no confundir categorías. No confundir un exilio con otro sería algo básico. No justificar abuelos que no fueron justificables todo el rato.

13- Los abuelos han sido importantes en la Cat del procesismo. Han mentido mucho, o se les ha reinterpretado demasiado, diría. Lo que se ha traducido en un relato mítico asfixiante, rampante, falso, en el que el pasado depurado coincide con el presente pretendido, más que con el pasado y el presente reales.

14- Algo normal, si cedemos la palabra a los abuelos /punto 1. Manrique lo hizo. Pero para hacer poesía, no historia o política, esos objetos solo permeables a la poesía en tramos fatídicos.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. luismi-fernandez

    Gracias Guillem, por desenmascarar de forma tan amena, divertida y elegante a toda esta panda de jetas, sinvergüenzas y vividores que llevan diez años alimentando el cuento chino de la independencia y de la futura "República de la Barra Libre de Cerveza", como la he bautizado yo, porque mayor maravilla, no veremos en el orbe!

    Hace 4 meses 14 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí