1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gramática rojiparda

Camarada Marlaska, despéjeme la zona

Lo que estamos viendo en las calles es una cara del descontento social, una de las caras del fracaso en la gestión política del malestar

Xandru Fernández 21/02/2021

<p><em>Disturbios</em></p>

Disturbios

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La pasada primavera, mientras se celebraba una manifestación contra el gobierno de Sánchez, uno de mis conocidos de la grada izquierda de Twitter animó al “camarada Marlaska” a enviar a la policía contra los cayetanos en pie de guerra. Por definición, me desagrada que alguien, del signo político que sea, reclame mano dura a las autoridades. Pero en aquellos momentos no tuve ojos más que para lo de “camarada Marlaska”. Me pareció una completa excentricidad que alguien situado, en principio, muy a la izquierda del PSOE considerase al ministro del Interior un camarada. Además, la palabra “camarada” me hace pensar en gorras de plato con una estrella roja en el frontal, un outfit insólito para cualquier ministro de cualquier cosa en cualquier democracia occidental.

Debo aclarar que no era un tuit sarcástico, sino más bien un ejemplo de cómo cierta izquierda había adoptado, en los primeros meses de la pandemia, un tono progubernamental teñido de fraseología bolchevique y referencias a climas más propicios a las colectivizaciones. Más de uno se creyó que la pandemia acabaría con el capitalismo (¡salve, Žižek!) o que, en el peor de los casos, se nacionalizaría algo. Luego vino la desescalada aspiracional y el estado de alarma permanente. A casi un año del inicio de la pandemia, la policía del camarada Marlaska ya no tiene problema en cargar contra los manifestantes. Solo que ya no son aquellos, son los de siempre.

¿Los de siempre? A ojos del espectador construido por los medios de comunicación españoles durante las últimas décadas, sí, los de siempre: antisistema, violentos, independentistas (¿en Madrid?). Antisistema (ya lo he dicho). Los mismos que salen en Patria (la serie) desalojando autobuses para quemarlos. ¿Han visto Patria? Va de eso, de cómo los antisistema se nos van de las manos. De cómo se empieza quemando contenedores y se acaba disparando en la nuca a pequeños y medianos empresarios. Podrían ser nuestros hijos. Vectores de contagio.

No es un problema de contenedores, es un problema de marcos. Al poner el foco en la violencia callejera estamos comprando el marco de la lucha antiterrorista tal como se diseñó en los años 90 y, con él, estamos aceptando que se equipare la protesta con el terrorismo. No es una estrategia nueva en absoluto, hemos convivido con ella durante más de veinte años, pero quizá no éramos conscientes (o no lo era yo) de estar librando una guerra por los derechos del mobiliario urbano.

Es cierto que la mayoría de los cambios políticos no se habrían producido sin el concurso de la violencia. Pero, catalizó el cambio político, no lo produjo

Si hace falta, lo explico: no es solo que no crea en la utilidad política de la violencia callejera, es que ni siquiera creo que la violencia callejera sea política. Es otra cosa: expresión de un malestar, rito de paso, folklore, pero no política. La política viene antes, o después: es la protesta que la policía revienta con la excusa de “los violentos” o, simplemente, revienta sin excusa ninguna, como ocurrió en Valencia hace unos días. Claro que hay formas de articulación de lo político con lo sentimental por las cuales cada uno ve en esas escenas lo que conviene a su sensibilidad política, previamente entrenada: algunos ven cachorros de ETA, otros ven mineros asturianos, los hay que evocan el París del 68 o el Pekín del 89. No me malinterpreten: es cierto que la mayoría de los cambios políticos, incluidas las conquistas de derechos que hoy consideramos fundamentales, no se habrían producido sin el concurso de la violencia. Pero, o bien era otro tipo de violencia (insurreccional o militar), o bien, si era violencia callejera, catalizó el cambio político, no lo produjo.

En todo caso, tendrán que obligarme a nacer de nuevo para que llegue a creerme que por ponerte un pasamontañas, volcar un contenedor y tirarle un ladrillo a un policía ya eres un activista político. Me temo que el activista político, en todo caso, es el policía. Él es el que está representando un papel político en esa escena callejera, y es a él a quien hay que juzgar políticamente, desde parámetros políticos, con instrumentos políticos y, a ser posible, también jurídicos. El chico del pasamontañas no sigue instrucciones, no obedece a consignas políticas; el policía sí lo hace. Al primero lo podrán detener y juzgar conforme a la ley, pero es ridículo perder el tiempo discutiendo si su estrategia es la adecuada, si su violencia es legítima. Al segundo, además de procesarlo, hay que apartarlo de sus funciones, hay que investigar qué protocolo legitimó su actuación y, acto seguido, hay que exigir responsabilidades políticas y judiciales en el ministerio correspondiente. Si tienes tres diputados, o treinta y cinco, es difícil. Si te sientas en el Consejo de Ministros con el ministro del Interior, con el camarada Marlaska, es mucho más fácil.

La historia no suele hacer casting de líderes y chivos expiatorios. Coge lo que le dan. Se las arregla con lo que los humanos vamos dejando por ahí

Se nos da muy mal explicar la historia, volverla accesible, un relato masticable. Contamos cuentos que son como esas infografías de la prensa deportiva donde aparece la alineación de un equipo de fútbol antes del partido: nadie espera que esos once jugadores permanezcan sin moverse en esa posición durante noventa minutos, pero por alguna razón todo el mundo espera que las revoluciones sean causadas por condiciones objetivas y cristalinas, lideradas por individuos íntegros e instruidos, secundadas por masas disciplinadas y estoicas y filmadas por Eisenstein o Bertolucci. Hemos fracasado en explicar que las sociedades son sustancias muy dúctiles, compuestos plásticos, altamente moldeables e inflamables, donde las pautas y los esquemas se reconocen a posteriori, pero casi nunca antes. Por eso es tan habitual que muchos de nuestros conocidos más politizados, mejor formados en teoría política, desdeñen lo real como una mala copia, en el mejor de los casos, del modelo ideal de sus lecturas inspiradoras y, en el peor, como una traición y una farsa de esas que se comentan citando El 18 Brumario de Luis Bonaparte.

Si lo piensa uno detenidamente, estaría bien que estos estallidos de violencia epidérmica fueran, a corto o medio plazo, el catalizador de un cambio político sustancial, yo qué sé, que los Borbones salieran por piernas en dirección a Estoril, pero quedaría feo, nadie lo niega, que en el futuro se dijera que España se volvió republicana por el encarcelamiento de un tipo como Pablo Hasél. Lo entiendo, ninguna gana de convertir en héroe o mártir a alguien cuya principal virtud parece ser una insólita combinación de incontinencia verbal y falta de sentido de la oportunidad. Pero es que la historia no suele hacer casting de líderes, iconos y chivos expiatorios. Coge lo que le dan. Se las arregla con lo que los humanos de carne y hueso vamos dejando por ahí, con sindicalistas homófobos, guerrilleros machistas, agitadores engreídos, periodistas rijosos y filósofos feos. A veces de la conjunción de esos despojos humanos sale un bello relato revolucionario, y otras veces de la combinación de almas bellas, seres de luz y aspiraciones angélicas sale un cuento de terror.

En todo caso, no está el horno para creerse que de aquí saldrá un bollo republicano. Me temo, más bien, que estamos viviendo la penúltima cocción de un pastel policial que al gobierno, a este o al que venga después, le será muy útil para hacer frente a la desescalada económica y social. Lo que estamos viendo en las calles es una cara, la más reconocible, del descontento social, juvenil para más señas, una de las caras del fracaso en la gestión política del malestar; pero hay más, y mucho me temo que esas otras caras son más atractivas para el régimen policial en curso. De momento, ya vimos a una chica demonizando al “judío” y a un fascista pidiendo: “¡Abrazaos!”. Podemos seguir perdiendo el tiempo con discusiones sobre la legitimidad de la violencia callejera, pero en el fondo lo único que hacemos es comprar un marco. El marco. El de siempre. El que hará mucho más fácil digerir la solución bonapartista que alguien, seguro, ya está cocinando.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. manmar1995

    ¡Cuadradica tenemos ya la cabeza con tanto marco! A ver si vamos a ser los nuevos alemanes de Europea pero sin tantos marcos, los contantes y sonantes de otra época... Ahora en serio: ¡gran artículo! ¡Gracias!

    Hace 3 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí